Blog de e-park

Ya puedes tener un estudio de grabación en tu móvil

Hace poco más de diez años que a la hora de elaborar material musical había que recurrir a costosos estudios de grabación. El impacto de las nuevas tecnologías también ha supuesto una revolución en la forma de hacer música, incluso con el móvil.

Los comportamientos del usuario han ido cambiando a medida que se lo ha ido permitiendo la tecnología. En el campo musical, disponer de un estudio de grabación para crear contenidos de audio ya puede ceñirse al uso del smartphone y alguna que otra aplicación móvil.

La revolución tecnológica y los cambios de comportamientos

Todos hemos ido evolucionando a medida que lo hacía la industria. La adaptación a los dispositivos móviles ha sido rápida y satisfactoria. La valoración de la experiencia del cliente ha motivado a los fabricantes de smartphones y tablets. Se han conseguido aparatos multiusos, capaces de ofrecer un sinfín de prestaciones adicionales.

Al mismo tiempo, los desarrolladores de utilidades y herramientas han desatado su imaginación. El resultado: aplicaciones muy válidas en cualquier campo profesional o sector de interés para los usuarios.

Pero, sin lugar a dudas, los miembros de la generación Z y los millennials, han sido los impulsores de una renovación conceptual. Ellos han nacido con Internet. Traían un smartphone, en lugar de un pan, debajo del brazo.

No conciben su mundo, sus aficiones, su trabajo y estudios, incluso sus relaciones sociales, sin las habilidades y posibilidades que les confiere la movilidad. Este hecho ha contribuido aún más a que los dispositivos móviles, en especial tabletas y teléfonos, puedan servir prácticamente para cualquier cosa.

El smartphone se ha convertido en la navaja suiza de la tecnología de a pie. Cargado con las apps apropiadas, el usuario podrá componer una herramienta que sirva prácticamente para cualquiera que sea su propósito o necesidad.

Este hecho está unido a la destreza, cada vez mayor, de los consumidores y al nivel de conocimientos en cuanto a comportamientos y hábitos de consumo. Hablamos de un usuario mejor informado, con más capacidades de indagación y la oportunidad de realizar mejores comparativas.

La incidencia en la industria musical

Comenzábamos haciendo alusión a las dificultades que un músico podía encontrar para grabar hace apenas poco más de una década. Si se deseaba un producto decente, con una calidad aceptable de sonido, el único recurso válido era el estudio de grabación profesional.

Espacio, equipos, personal, tiempo… todo ello encarecía el proceso, de manera que muchos artistas y aspirantes veían sus sueños segados por la falta de posibilidades.

En la actualidad, todo eso ha cambiado. La transformación ha sido tan grande que grabar un disco está al alcance de cualquiera que disponga de un smartphone. Es decir, prácticamente todo el mundo, a tenor de las cifras facilitadas por la entidad que organiza el Mobile World Congress (MWC) de Barcelona.

En su último informe ha dejado claro que el 66 % de la población mundial tiene un teléfono móvil. Por si esa cifra resultaba poco estimulante, el número de tarjetas SIM supera por primera vez a la cantidad de gente que vive en este planeta. Según los organizadores del MWC, el número de tarjetas en activo es de 7800 millones, un 103 % de los habitantes del mundo.

Los dígitos resultan abrumadores y también dan buena cuenta de la importancia del smartphone para mucha gente. Entre sus grandes virtudes está el dar accesibilidad al uso de recursos a un tramo de la población mundial que no dispone de otros medios.

Es el caso de muchos músicos que habitan en las zonas donde más crece el número de teléfonos móviles: África subsahariana, América Latina, Pakistán, Bangladés, China, India, Indonesia…

Para ellos, convertir el teléfono móvil en un estudio de grabación no solo es un aliciente. Puede tratarse de la única vía a través de la cual puedan estudiar, practicar y mostrar su talento al resto del planeta.

La grabación con el móvil también es utilizada por profesionales

La industria musical ya no concibe que compositores, productores, intérpretes o estudiantes de música prescindan del smartphone como herramienta de trabajo. Se emplea tanto para la creación como para la distribución de contenidos.

Se dan casos en los que un trabajo completo es desarrollado por un profesional con la única ayuda del teléfono móvil. Es el del cantautor argentino Raúl Cazabet. Al margen de su importante carrera como solista, este músico es conocido por abanderar proyectos versátiles y alternativos.

El profesional ha lanzado al mercado Canciones al cel, un disco grabado en su integridad a través de un smartphone. El cantante afirmó en un medio de comunicación, refiriéndose al maridaje de la música con esta tecnología: “creo que se puede hablar de democratización, de igualdad de posibilidades también… tecnología mediante”.

El argentino ha decidido que Canciones al cel fuera elaborado enteramente con un móvil. Así que sonido y vídeo han sido captados de esta manera. Todo el proceso, desde la captación hasta la mezcla y los arreglos se han realizado a través de este aparato.

Desde la cadencia clásica de los chelos hasta la incorporación de toques funk con arreglos ouds, todo ha sido elaborado y tamizado por el smartphone convertido en estudio de grabación musical.

Según las declaraciones del intérprete: “yo creo que la tecnología democratiza, pero para no irnos de lo musical, lo primero para mí es exponer a la tecnología y su uso, sobre todo en esta época de bolsillo flaco… y flaquísimo de los músicos”.

Steve Lacy, de productor de Kendrick Lamar a compositor mobile

Tiene 19 años y hasta ahora había sido conocido por producir el trabajo de Kendrick Lamar, el rapero norteamericano que cuenta con doce premios Grammy. Sin embargo, en 2017 Lacy se lanzó a la aventura de mostrar sus cualidades como músico de la mano de su iPhone.

Su debut ha llegado en forma de demo compuesta de seis tracks y una duración de aproximadamente un cuarto de hora. Él mismo se ha encargado de escribir, mezclar y producir el trabajo y ha sido suficiente como para que lo cataloguen como la joven promesa del soul y el funk.

Está claro que los comportamientos están cambiando incluso dentro de la propia industria musical. Gracias a la innovaciones técnicas se pueden ver notables ejemplos de excelente calidad.

Los ordenadores y portátiles están siendo aparcados. Su lugar lo empiezan a ocupar tablets y, sobre todo, smartphones. Con este panorama no es de extrañar que cada vez surjan más herramientas y aplicaciones enfocadas a que el usuario pueda disponer de su propio estudio de grabación a través del móvil.

Las ‘apps’ que necesitas para tu revolucionario estudio

Las aplicaciones que utilices van a ser el quid de esta cuestión. En muchas ocasiones, encontrar la adecuada resulta mucho más importante que las facultades técnicas de tu dispositivo móvil. Las principales categorías que debes visitar en tu tienda de apps son las siguientes:

– Grabadora. Imprescindible para cuando te sorprenda la inspiración en cualquier momento. Tan solo precisarás el micrófono del smartphone. Tararea, entona la melodía, guarda un ritmo… todo quedará registrado al instante y luego podrás mejorarlo.

Es cierto que los móviles con sistema Android cuentan habitualmente con una app básica. No obstante, se puede echar un vistazo a otras soluciones alternativas como WaveEditor.

– DAW. También conocidas como estaciones de trabajo. Como con casi todo este tipo de aplicaciones para estudios de grabación, existen muchas más opciones para iOS. En este caso, la abanderada para iPhone es GarageBand.

Pero también los usuarios de Android tienen derecho a trabajar con sintetizadores, filtros y samples decentes. En este caso, podemos sugerir Planet-H G-Stomper Studio, para Android 5 o superior.

Ya no habrá nada que nos detenga para empezar con una base de percusión, añadir un bajo, meter el sonido de las cuerdas de una guitarra y cerrar con voz y acompañamiento. Y si eres dj… no tendrás límites.

– Instrumentos. Si trabajas con Android, iReal Pro es capaz de simular bandas y orquestas completas. En el caso de los teléfonos de Apple, IK Multimedia SampleTank es un clásico que se renueva constantemente. Su biblioteca de más de 2000 instrumentos es una de las más reputadas. Contiene muestreado prácticamente cualquier tipo de instrumento o sintetizador que busques. Para iOS 8.0 o superior.

Beats. Estas apps son capaces de generar una extensa pluralidad de sonidos electrónicos. A eso hay que añadir la cantidad de instrumentación acústica y las bases que proveen. Su funcionalidad es tan alta que permite la creación de contenido auténtico y personal, evitando que las composiciones suenen o recuerden a las de otros músicos.

Korg Gadget viene preparado para eso y para muchísimo más. Es una de las apps más apreciadas del momento, aunque solo está disponible para los usuarios de iPhone y iPad. El paquete es completísimo.

Cientos de sonidos y una treintena de dispositivos: sintetizadores, cajas de ritmo, efectos y versiones de software para producir música electrónica. Los usuarios de Android pueden acudir a Korg Kaossilator. Esta app tampoco los defraudará.

Esto es solo el principio de lo que nos espera a la hora de disponer de un estudio de grabación con solo un smartphone. La tecnología mobile está en pleno desarrollo y la industria musical no le quita ojo.

Esta páxina web utiliza cookies para mellorar os servizos ofrecidos. Se continúa navegando, consideramos que acepta o seu uso e instalación. Para máis información faga click aquí.