Blog de e-park

Tu smartphone, la llave del futuro para tu coche

Abrir el coche y ponerlo en marcha con solo acercar tu smartphone ya es una realidad. El Car Connectivity Consortium (CCC) acaba de publicar las especificaciones de la que será la primera versión de la llave digital del futuro. Una tecnología que se denomina Digital Key y que ya se encuentra en su fase 1.0, es decir, lo suficientemente estable como para ser implementada en cualquier vehículo.

Entonces ¿por qué llevar más cosas en el bolsillo cuando lo puedes tener todo en el móvil? En un entorno cada vez más conectado, ya puedes controlar desde el dispositivo las luces o la climatización de tu casa antes incluso de llegar a ella. También puedes realizar pagos sin llevar la cartera encima. ¿Por qué no también administrar el acceso a tu vehículo? Ese es el objetivo del CCC para los próximos años.

La llave del futuro será tu smartphone

Los vehículos conectados ya están entre nosotros. Aunque, por el momento, la mayoría de las marcas desarrollan sus modelos con tecnología diseñada únicamente para mejorar los aspectos multimedia y de navegación. Pero esa tendencia está cambiando para ampliar las funciones que serás capaz de controlar a través de un teléfono móvil.

Además, algunas marcas ya distribuyen sus propias aplicaciones para smartphone desde las que llevar a cabo tareas cotidianas relacionadas con el coche, desde el control del mantenimiento hasta conocer el estado de carga de las baterías, especialmente en el creciente mercado de automóviles eléctricos.

Y el siguiente paso natural es el de usar el teléfono como llave para abrir la puerta del coche o incluso ponerlo en marcha. Una tarea que pretende estandarizar el CCC con el desarrollo de un protocolo común para todos los fabricantes. El objetivo, en primer término, es el de facilitar las cosas al consumidor al evitar la fragmentación tecnológica que suponen muchos proyectos simultáneos, que es el punto en el que se encuentra el mercado.

En la actualidad, cada fabricante trabaja en sus propios sistemas de conectividad. Y esto se traduce en latentes diferencias que obligan al conductor a asumir los cambios y la consiguiente curva de aprendizaje asociada. Con esta centralización tecnológica se favorecerá, igualmente, la construcción de un protocolo más robusto y seguro al servicio de todos. Mientras que las firmas de automóviles seguirán decidiendo por su cuenta qué opciones habilitan para el conductor.

Esta primera versión de la llave digital del CCC gestionará la autorización para abrir y cerrar el vehículo en función de la proximidad, poner el motor en marcha, reconocerte como usuario o incluso compartir la llave con otra persona, a la que desees prestar o alquilar el coche. Incluso podrás establecer límites horarios para utilizar las llaves compartidas. Y también te facilitará la transferencia de la propiedad cuando decidas poner el vehículo a la venta.

Tesla y Mercedes, los precursores.

Te preguntarás cuándo empezará a usarse esta tecnología. Es una cuestión de tiempo. No obstante, ya hay en el mercado vehículos con sistemas de desarrollo propio para permitir la apertura o la puesta en marcha a través del móvil. Es el ejemplo de Tesla y de algunos modelos de la casa Mercedes. Incluso Volvo ha implementado un protocolo similar en su nuevo XC40, por el que puedes prestar o alquilar tu coche a terceros a través de una aplicación móvil.

Entre los ejemplos que ya puedes encontrar en el mercado, prima la utilización del NFC del móvil para abrir el vehículo al acercar el terminal. Así funciona la tecnología desarrollada por Mercedes, por ejemplo. No obstante, en el caso de Tesla, el vehículo reconoce tu smartphone a través de la red de tu operadora de telefonía. Es precisamente esa fragmentación la que se pretende evitar con la estandarización de un protocolo seguro, fiable y, sobre todo, común.

NFC o bluetooth para transmitir órdenes al coche

Según las nuevas especificaciones del Consorcio, el móvil se comunicará con el vehículo mediante los protocolos NFC o bluetooth, basados ambos en factores de proximidad. Por lo tanto, bastará con acercar el dispositivo al sensor del coche para abrirlo o ponerlo en marcha. Algo muy similar a las llaves electrónicas que llevas unos años utilizando en algunos modelos tecnológicamente más avanzados. Con la diferencia de que estará incluida en tu teléfono móvil. Y si lo pierdes o te lo roban, podrás revocar el acceso fácilmente y desviarlo a un nuevo terminal. Tampoco tendrás que preocuparte de dónde habrás guardado las llaves la noche anterior, pues ya no las necesitarás.

Pero ¿qué es y cómo funciona eso del NFC?

NFC son las siglas en inglés de Near Field Comunication (algo así como Comunicación de Campo Cercano). Y es un protocolo que seguramente ya habrás utilizado alguna vez debido a su alto grado de implantación en los últimos años.

Un ejemplo de ello son las tarjetas bancarias con tecnología Contactless. Estas incluyen un chip para autorizar pagos a corta distancia. Por eso ya no es necesario introducir la tarjeta en el datáfono cuando vas a la tienda. Basta con acercarla al aparato receptor para enviar el importe de tu compra.

Pero no solo está en tus tarjetas de crédito o débito. También se encuentra en muchos de los llamados wearables, como las pulseras y relojes inteligentes, o en los teléfonos móviles de gama media o alta. De este modo, ni siquiera tienes que salir de casa con la cartera en el bolsillo para ir de compras.

Incluso muchos aparatos electrónicos modernos, como cámaras de fotos o altavoces inalámbricos, incorporan esta tecnología para facilitarte la conexión con tu smartphone, ya sea para descargarte sin cables tus últimas fotografías o para escuchar una lista de reproducción de forma remota. Hasta el nuevo modelo de DNI dispone de un chip para facilitar su lectura electrónica.

Dicho esto, el NFC no deja de ser lo que su nombre indica, un protocolo de comunicación entre dispositivos que se caracteriza por la proximidad, ya que el alcance de la señal apenas supera el centímetro de distancia. ¿Qué significa esto? Pues que para establecer la conexión tiene que haber una intencionalidad por parte del usuario, ya que el rango es mucho más reducido que, por ejemplo, una señal bluetooth con un radio de varios metros.

No obstante, ambas tecnologías se pueden combinar para, primero establecer una comunicación con el vehículo y autentificarse como usuario y, posteriormente, controlar los parámetros del coche a una mayor distancia. Serán los fabricantes los que determinen, en último término, cómo se va a producir ese intercambio.

La importancia de un estándar para la seguridad

En cualquier caso, el empeño del Consorcio es el de mejorar la seguridad a través de un frente común. Pues un desarrollo ampliamente respaldado por fabricantes de coches y móviles ayudará a intervenir con mayor rapidez ante cualquier posible ataque externo.

En un momento de la historia en el que la delincuencia está encontrando nuevas formas de expresarse a través de la Red, la fragmentación tecnológica existente en la actualidad no haría más que agravar los potenciales riesgos. En cambio, el desarrollo de un protocolo común sólido podría atajar muchos de esos males a través de rápidas actualizaciones de programación.

De hecho, recién lanzada la versión 1.0 de la llave electrónica, el CCC ya anuncia su segunda generación, en la que está trabajando. Desde esta entidad consideran que la Digital Key 2.0 estará lista para su presentación durante el primer trimestre de 2019.

Apoyo mayoritario del sector

El Car Connectivity Consortium (traducido como el Consorcio para la Conectividad del Coche) es una organización compuesta por fabricantes de teléfonos móviles y vehículos que ya se encuentra detrás de otras tecnologías como el MirrorLink, que puedes encontrar en modelos de varias marcas muy populares, como Citroën, Seat o Peugeot. Se trata de un primer acercamiento a la conectividad entre smartphones y vehículos mediante un protocolo que facilita la presentación de contenidos de los primeros en las pantallas de los segundos.

Como ya se ha dicho, es una primera fase comunicativa centrada, principalmente, en los aspectos multimedia de la conducción. Si bien la nueva llave electrónica profundiza más en la seguridad.

Para ello, el CCC cuenta con el apoyo de las principales firmas del motor. Audi, BMW, Volkswagen, General Motors y Hyundai, entre otras, ya han mostrado su compromiso con el Consorcio y se han sumado al desarrollo de la versión 2.0 de esta Digital Key. Y lo mismo sucede con marcas tecnológicas como LG, Panasonic o Samsung, que hacen lo propio desde el terreno del desarrollo de software y la fabricación de smartphones que serán compatibles con este protocolo.

En términos generales, la organización encargada de programar esta llave digital cuenta con el respaldo de más de 70 firmas que representan al 70 % del mercado mundial del automóvil y el 60 % de las empresas tecnológicas orientadas a la comercialización de teléfonos móviles inteligentes.

En conclusión, si estás pensando en adquirir un nuevo coche, en breve te encontrarás en el mercado con los primeros automóviles en aplicar esta tecnología en sus sistemas electrónicos. Pues la llave digital del futuro está más cerca de lo que piensas.

Esta páxina web utiliza cookies para mellorar os servizos ofrecidos. Se continúa navegando, consideramos que acepta o seu uso e instalación. Para máis información faga click aquí.