Blog de e-park

Súbete en la bicicleta

Somos muchos a los que nos encanta la bicicleta porque es un deporte que puede practicar todo el mundo y que se adapta a cualquier tipo de persona. La bici siempre ha sido un medio eficaz y limpio para moverse por las ciudades y las carreteras de todo el mundo.

Si no conoces los beneficios de ir en bici, aquí te decimos unos cuantos: es bueno para tu salud cardiovascular, tonifica tus piernas, mejora la posición de tu espalda, fortalece tus articulaciones, elimina el estrés, y disfrutarás de bellos paisajes. ¿Te animas a salir de ruta? Elige alguna de estas y adelante:

La Transpirenaica

Has de saber que esta ruta no es para ti si no eres un experto sobre la bici. La transpirenaica es la ruta de las rutas y siempre supone un reto para quien la hace.  Una ruta a través de los Pirineos con casi 900 kilómetros y con unos desniveles importantes.

En esta ruta atravesamos la cordillera entre hermosos paisajes, frondosos bosques, prados y valles, puertos de montaña a más de 2.000 metros, y vivimos una experiencia única rodeados de naturaleza.

Es una ruta que puede hacerse en ambos sentidos. Podemos partir desde Hondarribia, en Guipúzcoa, hasta llegar a Llançà, en Girona, o viceversa.

La ruta suele hacerse en unos 16 días, por lo que deberás decidir si llevar algo más de peso en las alforjas para incluir un saco de dormir o una tienda de campaña, o prever algún alojamiento a lo largo del trayecto.

El Camino de Levante

Así conocemos esta ruta que parte desde Orihuela, en Alicante, y que acaba su trayecto en el santuario de la Vera Cruz, en Caravaca de la Cruz, Murcia. Esta ruta discurre por 117 kilómetros entre pistas sin apenas tráfico, está muy bien señalizada y no cuentas con demasiados desniveles.

Al partir desde Orihuela se circula por el carril ciclista y peatonal que va junto al río Segura durante unos kilómetros, antes de entrar en la mota del mismo en dirección a Alguazas, donde entramos ya en tierras del río Mula por la vía verde del Noroeste que antiguamente unía Caravaca con Murcia en tren.

Este tramo no tiene apenas desniveles y no hay que pedalear demasiado, por lo que es ideal para cualquier persona y para familias. En toda la ruta nos encontramos localidades importantes donde poder parar a avituallarnos y en las que encontrar muchos restaurantes que ofrecen menús muy asequibles a los ciclistas.

Camino de Santiago portugués

Esta es una de las rutas en las que más disfrutamos de la tranquilidad y de los hermosos paisajes de Portugal y de esas aldeas perdidas que son una maravilla. No tiene muchos albergues para peregrinos, lo que hace que sean muchos los que se animan a hacerla en bici.

La ruta va desde Lisboa hasta Compostela, 606 kilómetros de trayecto. La primera parte es prácticamente llana y atraviesa la comarca del Ribatejo. Después el camino es más heterogéneo, pero sin demasiados desniveles.

El camino portugués es de los más llanos, muy asequible para la bici, pero también cuenta con menos infraestructuras y servicios que otros caminos, lo cual al final redunda en un mayor disfrute de la soledad, la intimidad y la tranquilidad de hacer una ruta en bicicleta.

Podemos dormir en los albergues juveniles que hay o incluso en los cuarteles de bomberos voluntarios suelen dar alojamiento a los peregrinos. Cuando pasamos Oporto ya hay más albergues para peregrinos, y una vez entramos en Galicia, la oferta es infinita.

Vía verde de Ojos Negros

Desde que se comenzó a recuperar kilómetros de vías férreas en España, esta es una de las más representativas de todas. Comienza en Algimia de Alfara, en Valencia, y acaba en Cella, en Teruel. El trazado que sigue es el del antiguo tren minero que transportaba el hierro.

La ruta nos tiene preparada 162 kilómetros que transcurren por el valle del Alto Palancia, un río que acoge muchos pueblos coloridos con aroma a levante y a morisco como Jérica o Segorbe. De todas las vías verdes, esta es la más larga.

Es ideal para hacerla en bicicleta porque apenas tiene desnivel, pero debemos tener en cuenta que, aunque el desnivel no es muy pronunciado, hay tramos en los que sí es bastante continuado, por lo que puede resultar algo duro.

La mejor opción para hacer esta ruta es la de hacerla desde Teruel hasta la costa, aprovechando que prácticamente todo el trayecto es bajada. Pasaremos por muchas localidades donde encontrar todo tipo de servicios y donde podremos comer y dormir sin problema. La vía de Ojos Negros es una ruta muy interesante.

Vía de la Plata

La Vía de la Plata es una de las mejores rutas que podemos hacer en primavera. Esta ruta jacobea arranca en Sevilla y acaba en Santiago viajando por las coloridas dehesas del norte andaluz, de Extremadura y de Salamanca.

La Vía de la Plata sigue en su mayor parte el antiguo trazado de las calzadas romanas que comenzaban en Sevilla y Mérida y acababan en Astorga tras pasar por Cáceres, Salamanca y Zamora.

La ruta tiene casi 500 kilómetros que transcurren por pistas, caminos, carreteras y sendas que se hacen de forma placentera y que quedan alejadas del tráfico, aunque hay que señalar que no siempre siguen el trayecto de la antigua vía romana.

La ruta está muy bien señalizada desde Sevilla. De allí pasa a Guillena y Almadén y después a Mérida. Se cruza Badajoz, Cáceres, Salamanca y Zamora, pasamos por puentes de piedra sobre el Tajo, el Duero y el Tormes, y terminamos en Astorga.

El Camino del Cid

Esta ruta sigue las huellas históricas y literarias del Cid Campeador y atraviesa España desde el noroeste hasta el sureste. Se puede hacer como cicloturista o con una bici de montaña.

De los lugares por los que pasó Don Rodrigo Díaz de Vivar se han rescatado unas cuantas rutas que van desde los 50 hasta los 300 kilómetros, todas tematizadas y unidas una con otra.

Así, por ejemplo, nos encontramos con rutas como las de El destierro, por Burgos, Soria y Guadalajara; Tierras de frontera, por Guadalajara, Zaragoza y Soria; y la conquista de Valencia, por Teruel, Castellón y Valencia.

La Ruta de Don Quijote

Esta ruta es una de las más extensas con casi 2500 kilómetros repartidos en 10 tramos que van pasando por 158 municipios en las provincias de Castilla-La Mancha. Las rutas transcurren por caminos históricos, vías pecuarias, vías férreas y riberas fluviales.

La ruta es de un enorme interés cultural y por ello ha sido declarada Itinerario Cultural Europeo. Pasaremos por bellos espacios como los parques nacionales de las Tablas de Daimiel y Cabañeros, seis parques naturales, seis micro reservas y 12 reservas naturales. Todo un paseo por plena naturaleza.

La TransAndalus

Esta ruta se pensó para hacer un recorrido por las ocho provincias andaluzas, comenzando por el paisaje inigualable y volcánico del almeriense Cabo de Gata, hasta llegar a la onubense Doñana.

La transAndalus es una ruta que no está señalizada y que tiene un recorrido de unos 2.000 kilómetros. Más de un tercio del recorrido transcurre por zonas naturales protegidas.

Esta ruta se fue creando gracias a los ciclistas andaluces que han ido recopilando y aportando todo tipo de información sobre el territorio de cada uno para ir formando el mapa de esta ruta. En la web de la TransAndalus encontrarás toda la información necesaria para lanzarte a la aventura.

El Canal de Castilla y León

Esta ruta se creó partiendo de una red de canales navegables que llevarían el cereal de Castilla y León hasta los puertos del Mar Cantábrico y de los que solo se llegaron a construir 207 kilómetros.

Es una ruta muy frecuentada no solo por ciclistas, sino también a caballo, a pie o en barco turístico. Comienza en Alar del Rey y va hasta Calahorra de Ribas en Palencia, pero desde allí puedes tomar dirección a Medina de Rioseco en Valladolid, a El Serrón en Palencia o llegar hasta Valladolid.

La Ruta del Cister

Esta ruta de 108 kilómetros es conocida como la ruta del Cister, y pasa por 65 municipios entre Tarragona y Lleida, atravesando una naturaleza única y viviendo de primera mano todo el patrimonio artístico y religioso, sus tradiciones y fiestas, sus vinos, su artesanía y sus gentes.

La ruta pasa por los tres monasterios cistercienses más importantes de las comarcas: el monasterio de Santa Creus, el de Poblet y el de Vallbona de les Monges.

Estos son solo unos ejemplos de las muchas rutas que se pueden disfrutar encima de una bicicleta. Las hay para todos los niveles y todos los gustos. Unas transcurren por paisajes más tranquilos, otras por tierras áridas, muchas por sendas llenas de verde y colorido. Es la magia de las rutas en bicicleta.

Como ves, en España contamos con algunas rutas para bicicleta que sencillamente son espectaculares y con las que podrás disfrutar montado a lomos de tu bici. No te lo pienses más y echa a rodar por la ruta que prefieras.

Esta páxina web utiliza cookies para mellorar os servizos ofrecidos. Se continúa navegando, consideramos que acepta o seu uso e instalación. Para máis información faga click aquí.