Blog de e-park

¿Qué sistema es mejor: los vehículos eléctricos o Uber y aplicaciones similares?

La aparición de las nuevas tecnologías ha revolucionado por completo nuestras vidas. Y es que hemos cambiado nuestras rutinas y comportamientos, como la forma de comunicarnos o desplazarnos, gracias a las redes sociales o aplicaciones como Uber, Cabify o Taxi. Y es que, muchas veces, movernos por las grandes ciudades es una verdadera locura a consecuencia del tráfico. Aparcar también se ha convertido en una misión imposible, y no digamos nada a la hora de pagar la ORA (Ordenanza Reguladora de Aparcamiento) que está implantada en la mayoría de las ciudades españoles. Por si fuera poco, hay que estar siempre atentos para no recibir una multa.

Afortunadamente, para evitar todos estos problemas existen aplicaciones como Uber, Taxi o Cabify. Sin embargo, hay bastantes diferencias entre estas aplicaciones. A continuación, vamos a analizar las tres más usadas del mercado.

¿Cuál es mejor opción? ¿En qué caso debemos optar por una u otra?

Vamos a comenzar hablando de la más conocida de todas: Uber. Esta aplicación es el terror de los taxistas europeos, no en vano su lema en las campañas de publicidad es: “El conductor privado de todo el mundo”. Este servicio se define como una movilización para las personas, ya que permite conectar a pasajeros con conductores de vehículos privados que están registrados con sus coches. 

Uber cobra 1,2 euros por kilómetro y 0,10 euros por cada minuto de marcha. Por ejemplo, si realizamos un viaje de ocho kilómetros en el que tardamos 20 minutos, el coste es de 16,60 euros. Ten en cuenta que el servicio mínimo es de 5 euros, los cuales se cargan a favor del conductor en caso de cancelar el servicio.

Las ventajas de esta famosa aplicación son las siguientes:

  • Facilidad de uso: Gracias a nuestro smartphone y una aplicación adecuada podremos acceder fácilmente a los coches autónomos disponibles y seleccionar el más próximo.
  • Puntualidad. Se acabaron las esperas en la parada de taxis. En menos de cinco minutos el coche está disponible para llevarnos a nuestro destino.
  • Pago de forma segura. Gracias a su aplicación, Uber nos garantiza el pago aunque no llevemos dinero en efectivo. De esta forma evitamos cualquier problema, ya que no tenemos que llevar la cartera encima. Por supuesto, el pago está asegurado y conectado con plataformas de pago online (PayPal y, en algunos países, Apple Pay) o, si lo deseamos, con tarjetas de crédito o débito. Solo hay que registrar la forma de pago al instalar la aplicación y listo.
  • Seguridad. Los coches son nuevos, ya que deben tener menos de cinco años. Además, aunque los conductores no son empleados directos de Uber, pasan rigurosas pruebas de selección y se les pide su número de la Seguridad Social y sus antecedentes penales para garantizar que todo está en orden.
  • Pago por el uso, ni más ni menos. El sistema de pago se realiza por kilómetro. No hay problemas por el tiempo, ni hay sobrecostes por llevar maletas o pagar con tarjeta.
  • Extras adicionales como agua, comida o leer el periódico son ofrecidos por algunos conductores en determinados viajes y ciudades, para que el tiempo del viaje nos pase volando.

Cabify: el competidor de Uber

El funcionamiento de Cabify es bastante similar al de Uber, sin embargo, existen algunas diferencias que te contamos a continuación.

Cabify es una empresa innovadora que ha conseguido que algunas compañías como Securitas Direct o FCC, entre otras, se hayan decidido a usar los servicios de sus coches autónomos. La legalidad es un aspecto que preocupa a esta empresa que está intentando hacerse un hueco en el mundo de servicios de transporte privado. Gracias a todo ello ha conseguido más de 300.000 descargas de la aplicación.

En la capital española Cabify ronda el 40 % del total del sector de alquiler de vehículos. Hay más de 4000 conductores registrados. Un viaje tipo desde Cibeles hasta el Aeropuerto Adolfo Suárez- Barajas puede salir por 21 euros, mientras que un taxi rondaría los 30 euros del ala. Y es que el precio es bastante competitivo y una de las razones de su éxito. Además, te permite la posibilidad de ganar dinero y ser empresario del sector. Hay tres formas: como empresario y conductor a la vez; ser conductor y depender de que te contrate un empresario que esté asociado con Cabify; o bien pues ser empresario y dueño de la licencia y el coche. Si utilizas un vehículo eléctrico seguro que lo rentabilizas al máximo.

Los precios son bastante sencillos, más incluso que Uber. Pagas solo por kilómetro recorrido, por ejemplo: 1,65 para los veinte primeros y 1,10 para los siguientes. Lo bueno es que da igual el tráfico, ya que no pagas por tiempo. Por esa razón, el coste mínimo es de 6 euros, un poco más que Uber (un euro más).

El servicio no cambia demasiado con respecto a Uber, calvo que con Cabify es posible hacer una reserva. Hay diferencias mínimas como pedir que nos abran la puerta, tener activado el aire acondicionado o disponder de música ambiental. Los coches que se pueden alquilar son bastante amplios y modernos. Muchos conductores cuentan con vehículos eléctricos, lo que permite un ahorro, tanto para el conductor como para los pasajeros, por lo que salen ganando ambas partes. Además, Cabify ofrece la posibilidad de convertirse en un conductor privado y, en consecuencia, contribuye a generar empleo. Y es que no es una opción laboral descartable la posibilidad de conducir coches autónomos, o vehículos ecológicos que ahorran costes, y beneficiarse de un negocio redondo que permite a algunas personas obtener hasta 3000 euros al mes.

Taxi

Es la opción más tradicional y también la más cara. Sin embargo, es la más fiable y extendida. No todas las ciudades españolas cuentan con los servicios de Uber y Cabify; en cambio, existen taxis por todo el territorio nacional y en la mayoría de los países. La posibilidad de parar un coche que va por la calle o ir a una parada de taxis otorga seguridad a mucha gente que no se atreve a utilizar los servicios de otras empresas.

El uso es el mismo que el de Uber y el de Cabify, por medio de una aplicación instalada en el móvil. Existen varias, como mytaxi o Gett, que puedes utilizar para pedir un taxi en cualquier momento. En caso de que quieras optar por lo clásico y seguro, te recomendamos pidetaxi.es, una aplicación móvil para pedir taxis de ARTE (Asociación de Radio Taxis de España) que reúne a más de 18.000 taxis por todo el territorio nacional.

Una de las diferencias más destacadas con respecto a Uber y Cabify es el precio ya que es más caro. Si comparamos los precios de un viaje desde Cibeles al aeropuerto de Madrid, vemos que en taxi, con la aplicación de ARTE, es de 30 euros; mientras que si se realizacon un conductor de Uber el precio tipo es de 20 euros (según lo anunciado en su web). Por otra parte, si te decides a utilizar los servicios de Cabify, el precio será de unos 25,08 euros.

Es decir, Taxi es la opción más cara de las tres, seguida de Cabify. Los mejores precios, hasta la fecha, son los de Uber, que también ganan en los viajes cortos (menos de cuatro kilómetros). Así, por ejemplo, en un viaje desde Ifema a la T4, cuya distancia es de 5,3 kilómetros, supuso un tiempo de siete minutos y un precio de 8 euros.; en cambio, con Cabify, es de 8,75 euros y con Taxi de unos 17,66 euros.

Desde luego, hay que tener en cuenta que los precios de un taxi varían en función del destino y la ciudad. También influyen otros aspectos, como los atascos o el tráfico.

En definitiva, ¿cuál es la opción más barata?

En general Uber tiene los mejores precios. Los atascos y un viaje que dure mucho son la gran diferencia en el uso de cualquiera de estas aplicaciones. Cabify es la mejor alternativa en caso de atasco, ya que no cobra por tiempo. La aplicación tradicional Taxi es la más cara en casi todos los casos, ya que cobra por kilómetro y tiempo, el cual se incluye en la bajada de bandera. Sin embargo, aunque son más caros, mucha gente opta por la posibilidad más segura de encontrar un taxi.

Últimamente muchos taxistas también están optando por la compra de vehículos eléctricos. Los coches autónomos y eléctricos son, cada vez más, usados por los conductores de Uber y Cabify. La demanda de estos servicios aumenta las posibilidades para los pasajeros. Cada vez hay más ciudades con plazas de aparcamiento con enchufe en las que cargar los vehículos eléctricos. En algunas paradas de taxi también existen este tipo de dispositivos, que permiten poder recargar los coches mientras se espera a los clientes.

En todo caso el cambio de modelo de coches autónomos y vehículos ecológicos redundará en el precio final y, a medida que se vaya cambiando el parque de automóviles en España, el precio bajará. De momento, Uber es líder en el mercado de conductores privados y es normal que los taxistas vean amenazado su negocio.

Esta páxina web utiliza cookies para mellorar os servizos ofrecidos. Se continúa navegando, consideramos que acepta o seu uso e instalación. Para máis información faga click aquí.