Blog de e-park

Nueva Zelanda, un destino increíble

Nueva Zelanda, o Aotearoa en la lengua maorí (‘la tierra de la gran nube blanca’), es un país que puede presumir de contar con los paisajes más espectaculares del mundo. De hecho, en los últimos años se ha convertido en uno de los destinos más visitados y codiciados por los turistas.

Gran parte de la culpa la tiene la famosa trilogía de El señor de los anillos, cuyos escenarios, en su mayoría, están en su territorio, lo cual ha servido para impulsarla definitivamente. Pero no son solamente estos sus atractivos. Las dos grandes islas que conforman esta nación oceánica tienen muchas cosas que ofrecerte.

La tierra que inspiró a Peter Jackson para su obra maestra

¿Qué te parece si comenzamos a desmembrar los alicientes de visitar Nueva Zelanda hablándote del lugar que eligió Peter Jackson para grabar sus obras maestras y que inspiró a Tolkien para sus novelas? No encontramos una mejor manera, teniendo en cuenta que se trata de una de las sagas más exitosas de la historia, cuyas tres películas están entre las 30 más taquilleras de todos los tiempos y ostentan entre todas nada más y nada menos que 17 premios Óscar.

Hobbiton, un viaje a la Tierra Media

Si eres un fan incondicional y te entusiasman las aventuras de sus personajes, como Gollum, Aragorn, Frodo Bolsón, Sauron o Gandalf, te encantará recorrer la zona que se convirtió en Hobbiton, localidad ficticia del Legendarium de Tolkien, donde describió su mitología sobre la Tierra Media y que aparece en sus novelas El hobbit y El señor de los anillos.

En la historia es uno de los pueblos más antiguos de la Comarca, y en la realidad se trata de la Granja Alexander, que está a 161 kilómetros de Auckland. Se compone de un paisaje de unas 500 hectáreas de extensión lleno de pequeñas y verdes colinas en las que pastan alrededor de 13 000 ovejas y unas 300 vacas.

Matamata, donde se ubica este paraje, se hizo famosa desde que en 1998 se eligiera como escenario para las películas. Se trata de una pequeña localidad situada en la isla norte, que desde entonces vive de este atractivo turístico gracias a que se decidió mantener intacto este set de rodaje compuesto de pequeñas casas excavadas en las colinas.

¿Tienes ganas de visitarlo? La única manera es contactar con la empresa Hobbiton Movie Set Tours y reservar una visita guiada de unas dos horas de duración que concluye en la posada El Dragón Verde, donde podrás degustar una exquisita cerveza producida en la comarca. El precio ronda los 70 dólares, pero merece la pena porque se trata de una experiencia única.

Auckland, primera parada

Como Matamata está relativamente cerca de Auckland y esta será, probablemente, la ciudad en la que aterrices a tu llegada, no es mala idea que dediques una parte de tu tiempo a descubrir sus encantos. Es capital de una de las 16 regiones que conforman el territorio de Nueva Zelanda y destaca por ser el principal motor económico y su corazón financiero.

Es una urbe construida sobre un campo volcánico formado por 48 conos que dibujan unas vistas espectaculares. Sobre algunos de ellos se colocaron parques, por los que te recomendamos pasear y relajarte. Además, te brinda una actividad frenética y una amplia diversidad cultural.

En un par de días tendrás tiempo para subir a Mount Eden, el cono volcánico más alto con 196 metros, recorrer Queen Street, la arteria principal que cruza la ciudad y en la que se ubican edificios emblemáticos como el Civic Theatre, el ayuntamiento o la Plaza Aotea, o bien entrar en la Auckland Art Gallery Toi o Tamaki, un palacete que alberga lo mejor del arte kiwi.

También te proponemos que pases por Albert Park, un precioso jardín victoriano, el campus de la Universidad de Auckland, Britomart, el barrio de moda de la ciudad, Viaduct Harbour, el antiguo puerto comercial, y Wynyard Quarter, un barrio muy ecléctico donde se respira la cultura hípster por todos sus rincones.

Es interesante subir a la plataforma de observación de la Sky Tower, de 328 metros de altura, y recorrer el Auckland Domain, una amplia zona verde en la que el Museo de Auckland, en su punto más alto, el Auckland War Memorial Museum​ y el Wintergarden son paradas obligadas.

¿Qué ver en Wellington, la capital del país?

Evidentemente, viajar a Nueva Zelanda sin pasar por su capital, Wellington, resulta un tanto descafeinado. Por eso te sugerimos que dediques otros dos o tres días de tu aventura a conocer todos sus atractivos. Vamos a contarte cuáles son algunos de ellos.

En esta ciudad joven y multicultural tendrás la oportunidad de empaparte de la cultura ancestral y conocer a fondo los orígenes del país. Sobre todo si entras en lugares como el Te Papa Tongarewa National Museum, el principal museo de Nueva Zelanda y, probablemente, uno de los más sorprendentes del mundo.

No dejes de pasear por el Jardín Botánico, una zona verde de unas 25 hectáreas, ni tampoco te pierdas las maravillosas vistas que se contemplan al subir al monte Victoria, de 196 metros de altura, donde se ubica uno de los más conocidos miradores de la ciudad.

La calle Cuba es un ejemplo claro de esa mezcla de culturas de la que te hablamos. Si eres un gran amante de la gastronomía oriental, en ella encontrarás los mejores restaurantes. El Parlamento y Space Place, un observatorio, son otros dos de sus imprescindibles.

Old Bank Shopping Arcade es una de las áreas comerciales más populares, y un icono de la ciudad junto con su teleférico. Wellington también cuenta con un rincón que los amantes del cine y de la trilogía de Jackson no deben dejar de descubrir. Se trata de Weta Cave.

Zealandia, un tanto apartado de la ciudad, es el lugar ideal para concluir tu visita a la capital y entrar en conexión directa con la naturaleza.

¿Dónde ver fiordos en Nueva Zelanda?

El país es igualmente conocido por sus fiordos, como ocurre con Noruega. Motivo por el cual no querrás irte sin haberte emocionado con sus sobrecogedores paisajes. Te invitamos a que te desplaces hasta el Parque de Nacional de Fiorland, para lo cual te tendrás que mover hasta la isla sur.

La joya, sin duda, el fiordo de Milford Sound (Piopiotahi en maorí), que se conserva prácticamente virgen. Para admirar su belleza tienes la opción de tomar un barco, que sale de su pequeño puerto varias veces al día, o bien alquilar un kayak y recorrer sus aguas acompañado por un guía autorizado.

Recorrer la Milford Highway para llegar hasta la zona, una carretera que comienza en Tea Anau, te permitirá descubrir parajes como los valles de Eglinton, Hollyford y Greenstone, los Mirror Lakes y las Earl Mountains que los rodean.

También en la región de Fiordland tienes la posibilidad de contemplar el Doubtful Sound, más grande pero menos conocido que Milford Sound, al que no es posible acceder por carretera.

Cathedral Cove, la puerta de entrada a Narnia

Nueva Zelanda ha servido también de escenario para muchas otras obras maestras del cine, como es el caso de Las Crónicas de Narnia. ¿Te seduce la idea de conocer el que era el portal de entrada a este mundo de fantasía? Si es así, otra parada obligada en tu ruta es Cathedral Cove.

Tendrás que volver a la isla norte, al distrito de Coromandel. Allí disfrutarás de uno de los sitios más pintorescos. El arco de piedra natural que daba acceso a Narnia es visitable a pie cuando la marea está baja, y la playa de Cathedral Cove es sin lugar a dudas la más bonita del país.

La reserva marina Te Whanganui-A-Hei, en la parte sur de Mercury Bay, tiene muchos otros atractivos turísticos que te encantará conquistar, como por ejemplo Gemstone Bay y Shakespeare Cliff Lookout.

Otros atractivos turísticos y paisajes de ensueño que contemplar en Nueva Zelanda

No queremos concluir nuestra particular guía dejándonos algo interesante en el tintero. Por eso cerramos con este cajón de sastre en el que te vamos a sugerir otros atractivos turísticos y paisajes de ensueño que podrás incluir en tu aventura por Nueva Zelanda.

Parque Nacional de Kahurangi

Es el segundo más grande de los 14 que hay en el país y en su terreno podrás realizar numerosas actividades deportivas al aire libre, como escalada, rafting, senderismo o el descenso de sus cañones. Tendrás ocasión de completar The Heaphy Track, una de las rutas más famosas de Nueva Zelanda, de 82 kilómetros. Se ubica en la isla sur y también ha servido de escenario para el rodaje de El señor de los anillos.

Elephant Rocks

En una granja privada a 5 kilómetros al sur de Duntroon, en el valle de Maerewhenua, perteneciente a la región de North Otago, podrás contemplar estas enormes rocas de piedra caliza erosionadas por la naturaleza de manera que parecen elefantes gigantes. Aquí también se filmó parte de Las Crónicas de Narnia.

Wai-O-Tapu, una zona de intensa actividad geotérmica, las cuevas de Waitomo o el Parque Nacional de Tongariro, que rodea los volcanes Tongariro, Ngauruhoe y Ruapehu y te ofrece un paisaje de contrastes, son otras de nuestras sugerencias.

Nueva Zelanda es un destino increíble con muchos encantos, Esperamos que nuestra guía te sirva de ayuda para descubrirlos y vivir una experiencia inolvidable y maravillosa. ¿A qué esperas para empezar a organizar tu escapada? No te arrepentirás.

Esta páxina web utiliza cookies para mellorar os servizos ofrecidos. Se continúa navegando, consideramos que acepta o seu uso e instalación. Para máis información faga click aquí.