Blog de e-park

Madrid Central restringe el acceso de vehículos contaminantes

Lee con atención este texto porque es posible que a partir del 30 de noviembre no puedas acceder con tu coche al centro de Madrid. Y es que comienza a funcionar madrid central, un gran área de tráfico restringido de 480 hectáreas de extensión que se ubica en pleno corazón de la ciudad. Solo podrán acceder en coche o en moto al centro urbano quienes residan en este área de la ciudad o aquellas personas que conduzcan vehículos que cuenten con el preceptivo distintivo ecológico. Así se establece en el Área de Prioridad Residencial (APR) promovido por el Ayuntamiento, que limita el acceso desde la zona de Plaza de España, Bailén y Gran Vía, hasta la Puerta de Toledo, Atocha y Colón. Los no residentes sin tarjeta ecológica solo podrán acceder a pie, en bicicleta o en transporte público.

Se trata de una decisión adoptada por el Ayuntamiento, cuyo fin último es el de reducir los índices de contaminación atmosférica. Semejante objetivo solo se puede conseguir disminuyendo drásticamente las emisiones de dióxido de nitrógeno, CO2 y de otras partículas contaminantes, que tanto perjudican al medio ambiente.

Es una novedad saludable que está pensada para reducir los altísimos niveles de polución a los que los madrileños tienen que hacer frente a diario, y que se agravan de forma considerable en invierno cuando se ponen en marcha las calefacciones.

El APR es un plan estratégico que se ha concebido para reducir la presencia del vehículo privado en el centro de la ciudad, otorgando un mayor protagonismo al peatón, al ciclista y al usuario del transporte público. De lo que se trata es de mejorar la calidad del aire que respiran las madrileñas y los madrileños, un noble objetivo que justifica la puesta en marcha de iniciativas de este tipo.

De esta manera se pretende conseguir una ciudad más habitable, en la que respirar no ponga en riesgo la salud de las personas. Madrid se suma de esta forma a una nueva corriente ideológica de vanguardia que cree que en las ciudades todo debe girar alrededor del bienestar de las personas. Madrid quiere ser mucho más verde, amable, saludable y ecológica.

Es una apuesta medioambiental de calado que conlleva la protección de una extensísima zona del centro de Madrid, que queda delimitada por calles como Alberto Aguilera, Carranza, Sagasta o Génova, los paseos de Recoletos o El Prado, las rondas de Atocha, Valencia y Toledo, la Gran vía de San Francisco, Bailén, la plaza de España, Princesa y Serrano Jover.

La circulación estará restringida en el interior del perímetro que delimitan estas vías, con la excepción de las calles Santa Cruz de Marcenado, Mártires de Alcalá, Gran Vía de San Francisco, Bailén, Cuesta Ramón, Algeciras, Ventura Rodríguez y Duque de Liria. Esta salvedad obedece a razones de fuerza mayor porque en para las vías mencionadas no hay alternativas viables que ayuden a ordenar el tráfico.

Con la introducción de estas restricciones Madrid dejará de ser ese hábitat inhóspito para el peatón en el que en algunos momentos, épocas y zonas se había convertido el centro urbano. El Ayuntamiento está firmemente decidido a cambiar la dinámica que durante décadas ha imperado en la capital.

Con la apuesta por madrid central se pretende eliminar un 20 % el tráfico de paso y reducir en un 40 % las emisiones de gases contaminantes. La filosofía es clara: los coches dejan de ser la prioridad para que lo sean las personas; los residentes de la zona centro o quienes estén de paso.

Son las primeras medidas del Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático elaborado por el gobierno municipal para rebajar la contaminación y proteger la salud pública. Una iniciativa pensada para favorecer la movilidad y la seguridad de las personas, que podrán elegir entre caminar, ir en bicicleta o desplazarse en transporte urbano.

La apuesta por madrid central llevará aparejada una importante transformación de la ciudad, ya que se van a implementar una serie de medidas que están llamadas a cambiar parte de la fisonomía del casco urbano.

Entre otras, la duplicación de la superficie habilitada para el aparcamiento de motos. En este sentido hay que destacar que se habilitarán 61 nuevas ubicaciones para la realización de este tipo de estacionamientos. Además, 1250 plazas del SER azules se reconvertirán en verdes, que podrán ser utilizadas por los conductores residentes.

Las restricciones están relacionadas con la tecnología de fabricación de los coches

La ciudad de Madrid veta a los vehículos contaminantes restringiendo el acceso al centro y el tránsito por el mismo. Todo dependerá de la tecnología con la que esté fabricado cada coche y de si posee la etiqueta ecológica emitida por la Dirección General de Tráfico (DGT).

Los cálculos con los que trabaja el Ayuntamiento contemplan la posibilidad de que carezcan de este distintivo el 13,41 % de los turismos, el 19,1 % de los camiones pesados, el 18,74 % de las furgonetas y el 6,55 % de las motocicletas que circulan por el centro de la capital de España.

Para los vehículos, la medida afecta afecta a los modelos diésel anteriores a 2006 y a los de gasolina fabricados antes de 2000. En cuanto a las motos, las afectadas son las construidas antes de 2003.

Los vehículos que sí pueden acceder al centro

Como norma general, únicamente estará permitido el acceso a este área de los residentes empadronados y de sus invitados, con un máximo de 20 por mes. También habrá vía libre para los conductores que tengan movilidad reducida y para las bicicletas, vehículos ECO o cero, servicios públicos esenciales y vehículos de emergencias y sanitarios.

Por su parte, los taxis, vehículos de alquiler con conductor con servicio previamente contratado y las motocicletas y ciclomotores podrán acceder si disponen de la etiqueta ambiental. No obstante, hay que hacer la salvedad de que con los distintivos B y C solo estará permitido acceder para estacionar en los aparcamientos públicos .

Debes tener en cuenta que los residentes podrán circular por el centro de Madrid aunque carezcan del distintivo ecológico de la DGT hasta 2025. A partir de esa fecha se exigirá la etiqueta de la DGT a todo tipo de vehículos. También a los de los residentes en el centro.

Novedades en 2020

En 2020 acabará la moratoria de acceso para los invitados de los residentes, dueños de garaje o vehículos carsharing o de reparto sin distintivo ambiental. La restricción también afectará a partir de 2025 a las personas con movilidad reducida, salvo en el caso de que sus vehículos estén convenientemente adaptados.

Dos meses sin multas

El Ayuntamiento de Madrid ha establecido un periodo de dos meses para la adaptación a la norma. Por lo tanto, en diciembre y enero no se impondrán sanciones, sino que se llevará a cabo una oportuna labor de concienciación con avisos.

A partir de febrero de 2019, los vehículos que entren en el centro de Madrid incumpliendo la normativa correrán el riesgo de ser multados. La sanción será de 90 euros.

Vehículos que tienen totalmente vetado el acceso salvo para estacionar en un parking

  • Furgonetas ligeras y turismos de gasolina matriculadas antes de enero de 2006 con etiqueta B o C.
  • Furgonetas ligeras y turismos diésel que se matricularon antes de enero de 2014 que posean la etiqueta B o C.
  • Vehículos con más de 8 plazas y de transporte de mercancías matriculados antes de 2014, con etiqueta B o C, ya sean diésel o gasolina.

Los vehículos que sí pueden circular por el centro Madrid

Independientemente del año de matriculación, pueden acceder y estacionar en el centro todos los vehículos que estén en posesión de las etiquetas ECO y CERO. Son los siguientes:

  • Turismos enchufables híbridos, cuya autonomía híbrida sea inferior a 40 kilómetros.
  • Automóviles no enchufables híbridos propulsados por gas natural o gas licuado de petróleo.
  • Furgonetas ligeras, vehículos de más de 8 plazas y vehículos para el transporte de mercancías que tengan una propulsión similar a los dos anteriormente referidos.

Posibles excepciones

El ejemplo más claro en este apartado es el de los padres y madres que necesiten acceder a la zona restringida para llevar sus hijos al colegio o para recogerlos. En estos casos se puede solicitar una autorización que debe ser tramitada por los propios centros educativos.

Un segundo ejemplo que ha generado muchas consultas, es el los propietarios de una vivienda en el centro en la que no están empadronados. En estos casos, solo podrás acceder con tu automóvil si estás en posesión de una etiqueta ambiental expedida por la DGT, aunque es preciso que tengas en cuenta que si el distintivo es B o C solo podrás aparcar en un parking o en una plaza de garaje. Si la etiqueta es ECO o CERO podrás entrar y moverte por el centro con total libertad.

En caso de que tengas una moto, necesitarás una etiqueta B o C para acceder entre las 07.00 horas y las 22.00 horas. Con los distintivos ECO o CERO no habrá ningún tipo de restricciones.

Para resolver todas las dudas que puedan surgir, el Ayuntamiento de Madrid ha habilitado unos canales de información que se pueden consultar a través de internet, para que nadie se lleve a equívoco.

Analiza tu situación personal, mira la documentación de tu vehículo y obra en consecuencia. Lo más prudente es que desistas de entrar en madrid central si tienes el paso restringido. La multa puede ser de 90 euros.

Esta páxina web utiliza cookies para mellorar os servizos ofrecidos. Se continúa navegando, consideramos que acepta o seu uso e instalación. Para máis información faga click aquí.