Blog de e-park

Los coches autónomos, de Google, ya circulan por la ciudad

Google comenzó a interesarse por la conducción autónoma en 2009, antes de que los principales fabricantes de automóviles y otras compañías como Uber se decidieran a poner en marcha proyectos relacionados. Tal vez ese temprano interés haya sido el factor principal por el que la multinacional norteamericana se haya situado en primera línea. No en vano, su modelo de coche autónomo que vio la luz a finales de 2016 ya circula en solitario por las calles de Chandler, en el estado de Arizona.

Waymo, empresa subsidiaria de Google, nombre que recibió en ese momento el proyecto perteneciente a Alphabet, ya ha puesto en marcha las pruebas de funcionamiento para lo cual ha acotado un perímetro de 260 kilómetros cuadrados.

La compañía, que estos años atrás ya ha estado poniendo a prueba sus vehículos con el tráfico abierto, aunque con un conductor de seguridad al volante, ha dado un paso al frente al iniciar los tests con el asiento del piloto vacío. En estos momentos, las pruebas se encuentran en una primera fase inicial, en la que ingenieros de Waymo viajan en el asiento trasero por si se ven obligados a intervenir ante cualquier emergencia o eventualidad.

Los monovolúmenes Chrysler Pacífica que la empresa utiliza para sus pruebas ya interactúan en solitario con el mundo real en Chandler, que pertenece al área metropolitana de Phoenix. Estos automóviles se encargan de buscar y trasladar a los voluntarios que colaboran en el proyecto para cumplir con actividades rutinarias como ir a trabajar, al mercado o a recoger a los niños del colegio.

¿Te imaginas poder gozar del privilegio de montar en un coche autónomo que te lleve donde quieras sin tener que desgastar tus energías al volante? En un futuro no muy lejano esta situación que todavía muchos asocian a la ciencia ficción se convertirá en una realidad cotidiana.

Los interesados en participar en estos tests y probar este servicio gratuito no tienen más que solicitarlo a través de una aplicación móvil. Waymo ya ha anunciado que su intención es la de ampliar su perímetro de actuación a toda el área metropolitana de Phoenix, y de esta forma seguir dando pasos en firme para avanzar en su proyecto de lanzar próximamente este modelo de coche autónomo al mercado.

Características de los automóviles de Google

​Entre las características principales de estos automóviles que se conducen solos y que Google está poniendo a prueba se encuentra su novedoso equipamiento. Estos monovolúmenes están provistos de cámaras y sensores combinados a la perfección para obtener una visión de 360 grados de todo lo que sucede hasta los 300 metros de distancia. Incluso en situaciones extremas como la noche o los días de lluvia y niebla, son capaces de identificar todos los elementos que hay a su alrededor.

¿Recuerdas la afamada serie norteamericana conocida como El Coche Fantástico en la que un joven y apuesto David Hasselhoff libraba mil y una aventuras a bordo de Kitt? Ese automóvil con autonomía que siempre sacaba de todos los apuros a su dueño ha supuesto para muchas generaciones todo un sueño que, varias décadas después, está muy cerca de convertirse en realidad.

Lo va a hacer posible Google a través de Waymo, gracias a estos vehículos equipados con una tecnología que permite reconocer otros coches, peatones, animales o ciclistas y ofrecer la respuesta adecuada ante cada circunstancia.

Y te preguntarás: ¿la innovación tecnológica es tan precisa y eficaz como para evitar que se produzcan accidentes? Entre las medidas de seguridad que Waymo ha puesto en marcha para que no se den fatalidades se encuentra una vigilancia y monitorización exhaustiva de muy diversos parámetros que se analizan cada segundo. La compañía se vuelca por atajar posibles problemas en el volante, los frenos, la alimentación y otros puntos de seguridad de sus vehículos.

Es cierto que existe un precedente que puede preocuparos a más de uno, pues el 14 de febrero de 2016, un coche autónomo de la compañía, Lexus RX345h, chocó contra un autobús urbano en Mountain View, en el condado de Santa Clara (California), donde Google tiene ubicada su sede. Se sabe que entre septiembre de 2014 y noviembre de 2015 se registraron 13 pequeños accidentes en los que resultaron implicados vehículos de la multinacional durante sus pruebas en California, pero el primer coche de su flota en sufrir desperfectos fue este Lexus el segundo mes del año pasado.

Google admitió por primera vez este accidente que apenas tuvo consecuencias, y reconoció que a raíz de esta circunstancia introdujo diversas modificaciones en el software instalado en su flota con la intención de evitar otros percances en el futuro. Reducir a cero la siniestralidad es la máxima que persigue este proyecto, que si sigue evolucionando por los cauces esperados permitirá que las calles de muchas ciudades importantes en el mundo se inunden de sus modelos de coche autónomo a partir de 2020.

Los próximos pasos en el futuro inmediato de Waymo

Las intenciones de Waymo, la subsidiaria de Google, en el futuro más inmediato son las de seguir ampliando sus horizontes. La compañía pretende desplegar su flota en otras ciudades de Estados Unidos y otros países, y que las pruebas que se siguen realizando se pongan en marcha para fines aún más específicos.

La spin off de esta multinacional, que en el último año ha recorrido con sus coches más de 5500 kilómetros físicos, realizando pruebas en más de 20000 escenarios distintos, estudia la posibilidad de poner en marcha una especie de servicio de renting gracias al cual los usuarios podrán utilizar estos coches durante períodos cortos de tiempo, en un primer momento.

Waymo también ha practicado con un simulador virtual llegando a completar más de 4000 millones de kilómetros de conducción, lo que también le ha servido de experiencia para perfeccionar su tecnología y adaptarla a las circunstancias que pueden producirse en el día a día en las carreteras.

Principales beneficios del coche autónomo de Google

El coche autónomo de Google va a traer a los usuarios un importante número de ventajas que te vamos a desgranar a continuación. Como ya has podido comprobar, la idea principal es la de terminar con la siniestralidad, una de las principales consecuencias del fallecimiento de muchas personas. El reto es reducirla a cero, si bien para ello todavía queda mucho camino por recorrer.

No obstante, si algún día te conviertes en propietario de uno de estos utilitarios, podrás beneficiarte, por ejemplo, de una conducción muy relajada, ya que solamente tendrás que montarte y presionar el botón de start para que el coche inicie la marcha y se dirija hacia el destino indicado.

Estos vehículos, además, contribuirán a reducir el tráfico y los atascos, y supondrán una gran cantidad de beneficios para el medio ambiente debido a que funcionarán con energía eléctrica. Las personas mayores a las que las autoridades ya han retirado el carnet de conducir debido a su incapacidad para manejar estas máquinas podrán recuperar su autonomía perdida, así como la gente con algún tipo de discapacidad tendrán la oportunidad de valerse por sí mismos con estos coches y ampliar sus horizontes.

Waymo, ocho años de innovación y evolución constante

Desde que en 2009 naciera este proyecto de investigación instantánea en los laboratorios de Google, esta multinacional no ha parado de dar pasos al frente en el sector de la conducción autónoma. En estos ocho años, la compañía ha ido desarrollando sus vehículos con el fin de alcanzar en algún momento la cima en la que actualmente se encuentra.

Como sabes, Waymo ha sido capaz de poner en circulación su modelo de coche autónomo en el que nadie se sienta al volante. Aún es pronto para emitir valoraciones respecto a las pruebas que se continúan haciendo, pero lo cierto es que las dudas que se ciernen alrededor de este proyecto aún no han sido cien por cien disipadas. El camino que queda por recorrer aún es largo y el reto, tan difícil como motivante.

Hasta ahora, esta empresa subsidiaria ha involucrado siempre al ser humano en todos sus tests desde el asiento del conductor, y aunque ahora se practica con ingenieros sentados en la parte de atrás, la capacidad de reacción ante emergencias y adversidades no es, en absoluto, la misma.

Hace dos años ya de la primera prueba exitosa en la que el coche autónomo de Google transportó a una persona. Fue un usuario invidente y tuvo lugar en Austin (Texas). Desde entonces, estos ensayos se han ido repitiendo en numerosas ciudades norteamericanas y las experiencias han permitido a la compañía hilar más fino a la hora de desarrollar el software que incorporan en su flota. No se ha alcanzado la perfección, pero cada vez se está más cerca de ella.

La cuestión es que este modelo de coche autónomo siempre ha sido probado con conductor. Ahora que se ha dado el paso al frente y estos coches empiezan a conducir por sí mismos, se plantean un gran número de dudas que el tiempo y la experiencia se irán encargando de resolver.

Esta páxina web utiliza cookies para mellorar os servizos ofrecidos. Se continúa navegando, consideramos que acepta o seu uso e instalación. Para máis información faga click aquí.