Blog de e-park

Los 10 mandamientos para alquilar un coche

Con el verano a la vuelta de la esquina, todo el mundo empieza a pensar en planes para sus próximas vacaciones. Elegir destino, alojamiento, transporte y la forma de desplazarse. Con la entrada de aerolíneas de bajo coste, cada vez es más común viajar al extranjero y a larga distancia.

Con todo, el dilema sobre cómo moverse por el país donde vayas de vacaciones es cada vez más habitual. Así, muchos eligen la opción de alquilar un coche. En Europa basta con disponer de un permiso de tipo europeo, mientras que fuera del continente es necesario disponer del permiso internacional. Se trata de una opción a priori sencilla y rentable. Sin embargo, antes de realizar cualquier tipo de alquiler es recomendable tener en cuenta algunas circunstancias que te evitarán dolores de cabeza.

Lee la letra pequeña del contrato de alquiler

Cuando vas de vacaciones, vas a disfrutar y no a tener disgustos. Por ello, alquilar un coche es una gran opción, ya que te da mucha autonomía para moverte por el país de destino. Sin embargo, y como ocurre con cualquier tipo de contrato, es recomendable leer la letra pequeña del mismo antes de comprometerte a nada. Puedes llevarte muchas sorpresas, por extraño que parezca. Algunas compañías de alquiler de coches aplican cláusulas que pueden ir desde bloquear dinero de tu cuenta bancaria hasta imponerte un límite de kilómetros recorridos.

En otros casos, pueden aplicarte penalizaciones o sanciones por devolver el coche más tarde de lo pactado, no devolverlo con el depósito lleno o hacerlo con el monoplaza en mal estado. Por ello, antes de realizar cualquier tipo de reserva por Internet atiende a este tipo de cuestiones. Asegúrate de conocer el idioma de la agencia para no llevarte sorpresas. Y en caso de no estar de acuerdo, busca otras opciones.

Con todo, si realizas la reserva en el país de destino, tómate tu tiempo en preguntar al personal de la compañía todo este tipo de dudas. Ya se sabe, es mejor prevenir que curar.

Evita que el depósito te dé dolores de cabeza

El depósito de gasolina es otro de los grandes quebraderos de cabeza a la hora de alquilar un coche. Las diferentes políticas que establecen las compañías nos obligan a estar atentos si queremos evitar disgustos. En primer lugar, nunca aceptes el pago por adelantado de un coche con depósito lleno. Las tasas que tendrás que hacer frente serán muy superiores a alquilar el coche con la gasolina justa. Te cobrarán el desplazamiento de ir a llenar el depósito de gasolina o diésel con cantidades muy superiores a si fuéramos nosotros mismos.

Además, debemos tener muy claro cómo quiere la empresa que devolvamos el coche. De la misma manera que nos van a cobrar porque nos llenen el depósito, también nos pueden penalizar por dejar el depósito con la cantidad incorrecta de gasolina. Es muy típico que, si nos dan el coche con el depósito lleno, debamos devolverlo de la misma manera. Algunas compañías, incluso, penalizan con un llenado de depósito si no se deja de esta manera.

Al mismo tiempo, te conviene asegurarte del horario de oficina que tiene la compañía. Te pueden penalizar por no devolver el coche con el depósito lleno, pero también por devolverlo más tarde de lo pactado. En caso de llegar apenas una o dos horas más tarde, te puedes llevar la sorpresa de tener que pagar un día extra. Planifica correctamente el día de devolución. Si, por lo que fuera, no llegas a devolverlo en día de oficina, ni se te ocurra dejarlo en el parking y marcharte. Si has realizado una revisión a la hora de llevarte el coche, el perito volverá a revisar el monoplaza a su vuelta. Si lo dejas en el parking, te puedes arriesgar a que se te apliquen desperfectos inexistentes y de los que tú no puedas defenderte. De hecho, la primera noticia la recibirás en tu casa, mediante una notificación y con el dinero ya pagado de tu tarjeta de crédito.

Abre los ojos en todo momento

Pese a que estemos de vacaciones y queramos relajarnos, si alquilamos un coche debemos abrir los ojos en todo momento. Es una actividad empresarial, por lo que la compañía va a estar muy atenta a los detalles. Tú debes hacer lo mismo. No siempre ocurre, pero en muchos casos un perito revisa el estado del coche antes de llevártelo y realiza un informe. Asegúrate de ser testigo de dicho informe con el susodicho y de tener claro lo que apunta.

En estas revisiones se mira el estado del depósito de gasolina, el kilometraje del coche, el tapizado, los faros, la radio, los neumáticos, la rueda de repuesto… ¡Casi como una ITV, vamos! Haz fotografías del coche e indícaselo al perito. Pueden ser muy útiles en caso de discusión a la hora de devolverlo. Nunca firmes el informe sin estar de acuerdo, porque puede jugar en tu contra. Las empresas suelen bloquear una cuenta de crédito, que utilizan para cobrar el desperfecto que no había a la hora de alquilar el coche.

Al mismo tiempo, no pienses que por estar en un país extranjero puedes hacer lo que te dé la gana al volante. La matrícula está a nombre de la empresa de alquiler de coches y, obviamente, no pagará la multa por ti. El importe se te puede descontar de tu tarjeta de crédito, pero, además, te pueden enviar la notificación a tu casa. El solo envío ya te costará 30 euros, más el pago de la multa. No hagas locuras de las que luego puedas arrepentirte.

Sé astuto con el papeleo

Antes de hacer cualquier reserva, examina varias opciones y valora los pros y los contras de cada una. Los precios de alquiler varían rápidamente en función de factores como la demanda, el tipo de coche, el punto de recogida… A veces, por querer alquilar la primera opción podemos perder dinero. Existen múltiples páginas web en Internet, que al igual que ocurre con los vuelos, comparan los precios de todas las opciones disponibles.

A partir de aquí, puedes tener dos opciones: realizar la reserva a través de Internet o bien hacerla de forma presencial. En cualquiera de los dos casos, pide una copia, por si las moscas. Si eliges alquilar un coche a través de la red puede salirte más barato por el simple hecho de que lo pagas por adelantado. Ahora bien, imprime una copia del pago y envía un correo de confirmación a la compañía exigiendo una respuesta. Simplemente, debes asegurarte de que todo está bien. En temporada alta, y en zonas muy turísticas, puedes llevarte una sorpresa y llegar al punto de recogida y no tener ningún coche disponible.

Al mismo tiempo, exige una copia de toda la documentación que firmes, ya sean cláusulas, penalizaciones… Los juicios rápidos en las empresas de alquiler de coches están a la orden del día. La ley te ampara a la hora de tener que pagar daños no demostrados en el coche, pero también puede estar en tu contra si no presentas toda la documentación necesaria.

Durante las vacaciones se va a desconectar, disfrutar y relajarse. Estar un poco alerta te permitirá tener la fiesta en paz. Con todo, no estaría de más valorar la opción de contratar un seguro a todo riesgo. Por ley, las compañías de alquiler están obligadas a cobrarte un seguro a terceros. Sin embargo, en función de la diferencia de precio, en algunos casos puede salirte rentable la contratación de un seguro que te cubra todos los accidentes y desperfectos. Algunos países son conocidos por el tráfico caótico y la poca habilidad de sus habitantes al volante. Con un seguro a todo riesgo contratado a tiempo, puedes evitarte muchos disgustos a posteriori.

En vacaciones se va a disfrutar

Las vacaciones están reservadas a desconectar después de duros meses de trabajo y pasar tiempo con los tuyos. Por ello, planifica bien tu viaje y sigue estos consejos para evitar que los momentos que tanto estás esperando se conviertan en una verdadera pesadilla. Así, recopila bien el resumen de los consejos desarrollados anteriormente.

Antes de nada, si vas a alquilar un coche planifícalo con tiempo. El alquiler de monoplazas no difiere demasiado de la compra de vuelos. Hacerlo con tiempo suficiente te permitirá acceder a precios más competitivos. Compara diferentes opciones, valora y decide. Antes de tomar la decisión, lee la letra pequeña de cada contrato. Cada empresa elige sus propias cláusulas y penalizaciones. Quizás alguna te proponga un menor precio, pero te dé mayores dolores de cabeza con sus condiciones. A veces, pagar un poco más te dará mayor satisfacción final.

Haz copia de toda la documentación que firmes, y abre bien los ojos en todo momento. La revisión previa del perito sobre el estado de tu coche, el depósito de gasolina, las condiciones de vuelta del monoplaza alquilado o cualquier multa de tráfico o aparcamiento pueden arruinarte las vacaciones y darte muchos dolores de cabeza. Disfruta, pero con los ojos bien abiertos.

Esta páxina web utiliza cookies para mellorar os servizos ofrecidos. Se continúa navegando, consideramos que acepta o seu uso e instalación. Para máis información faga click aquí.