Blog de e-park

La censura en internet. ¿Qué no se puede compartir en tus redes sociales?

Cuando la censura en las redes sociales se aplica por la opinión de terceros y afecta al usuario que se pretende censurar, la violación de políticas se queda en un segundo plano. ¿Supone esto un grave problema en el sector del social media?

Censura en las redes sociales, ¿es realmente un problema?

Últimamente, se conocen actos que pueden ir en contra de la sociedad y la censura en las redes sociales es cada vez más fuerte. Esto puede suponer un problema para los usuarios. Es habitual que algunos usuarios se centren en aquellos actos que representan una burla a la moral.

Aunque adaptarse a las reglas es obligatorio, también lo son la libertad de expresión y el pensamiento libre, aunque esto último no se percibe muy bien en las redes sociales. La intolerancia, por desgracia, es algo que comparten cientos de personas.

Cada plataforma establece unos parámetros y políticas con las que tener un equilibrio, pero también hay que reconocer que, en ocasiones, es complicado establecer las diferencias entre el abuso y el derecho.

Censura en Instagram

Si un usuario no se salta las reglas establecidas, no suele ser habitual que la empresa actúe de manera individual en contra de un usuario de la plataforma. Eso sí, con un reporte de una imagen, tendrá un implacable control sin conocer realmente si hay o no argumentos fundamentados tras esa denuncia.

¿Les afecta a las celebridades la censura en las redes sociales?

Estas personas suelen estar bajo la mirada de terceros, por lo que suele afectarles muchísimo la censura, aunque no sea objetiva.

Censura en Twitter

La plataforma del pajarito azul es perfecta para dar a conocer tu forma de pensar. Y, si observas durante un rato los comentarios que se suscitan tras una publicación, te darás cuenta de que la empresa apenas necesita tomar medidas, sino que son los propios usuarios los que se aseguran de decir las cosas de manera adecuada.

Por esto, de nuevo hay que plantearse la pregunta original: ¿es necesaria la censura en las redes sociales? La respuesta sigue siendo sí. Si no se administran controles desde las propias plataformas, será sencillo vulnerar la libertad de expresión en las redes.

Esto pone en evidencia la escasa capacidad de comprensión que existe en los ciudadanos del mundo. La sociedad no puede ignorar o digerir el contenido que no sea de su agrado.

Por ello, es importante destacar la necesidad de la educación de todas las personas en materia de responsabilidad. Antes de publicar, es necesario pararse a pensar y respetar el pensamiento libre.

¿La censura en redes sociales es una realidad o un mito?

La censura en redes sociales depende más del gusto de algunos usuarios que se erigen en defensa de la moralidad que de las redes. De un tiempo a esta parte, hay una proliferación del abuso de este derecho, la pregunta es, ¿qué se persigue con ello?

Hay muchos actos censurables, pero los más habituales son los dirigidos a una «falsa moral». Que hay una crisis de valores es evidente, pero cargar contra cualquier persona es ya más popular que el fútbol. Este deporte es peligroso y atenta contra los derechos de otras personas, como su libertad de expresión.

Algunas redes y sus políticas avisan del uso y de los contenidos que tienes permitidos y los que no. Plataformas como Instagram no suelen actuar motu proprio, sino tras el reporte de un usuario.

Algunos contenidos se permiten y otros no, a veces las normas se aplican y otras veces no. Pero eso no tendría que depender de aquellos ultradefensores de la moralidad, sino que debería consensuarse. Según dicen las plataformas de redes sociales, no aplican censura en ellas, pero sí que se amparan en normas muy abstractas para eliminar una imagen que ha tenido una denuncia.

Con todo esto, hay que destacar que si no te gusta lo que alguien publica, lo mejor es no seguirlo. Y si te molesta algo, puedes bloquearlo. Aplicar esta censura, es algo más propio del siglo pasado que del siglo XXI.

Piensa antes de publicar

Con las plataformas digitales puedes comercializar o vender cualquier tipo de servicio o producto o exponer tu punto de vista acerca de cualquier circunstancia. Pero no queremos finalizar este artículo sin dejarte una serie de consejos sobre qué no debes compartir en tus redes sociales.

En primer lugar, no te acalores y piensa. Una de las mejores y peores cosas que tiene Internet es que es inmediato. Forma una opinión y luego viértela, no lo hagas nunca al contrario. Si tienes un negocio, no te involucres en una discusión con un cliente que no te va a llevar a ningún buen sitio.

Se respetuoso, evita cotilleos y ataques

Si eres ofensivo en las redes sociales puedes atacar, sin intención, a alguna persona. Una imagen gráfica, un comentario racista, un chiste cruel, etcétera, podrán mermar tu reputación digital, te presentarás en la red como una persona irrespetuosa y tu credibilidad caerá por los suelos.

No comiences cotilleos o lances ataques sobre una persona. Puede ser que alguien te hablase mal o hiciese lo propio acerca de tus servicios o productos, pero no entres al trapo. Atacar directamente a una persona es un error, pues la relación se romperá en ese instante y, si esa persona es un cliente, lo perderás para siempre. De hecho, no solo lo perderás a él, sino que cualquier posible cliente que vea ese comentario seguramente pierda el interés en comenzar una relación comercial contigo.

Respeta a todas las personas y no dañes la confianza que ha depositado en ti la audiencia. Cuida cada uno de tus comentarios, no hables mal de tus jefes, superiores, empleados o compañeros de trabajo. Eso no es profesional, ni te va a traer nada bueno.

Más cosas que no deberías compartir en tus redes sociales

No te atribuyas contenido de terceros y lo publiques como propio. Esto es válido para imágenes, textos, citas o cualquier otra cosa que puedas plagiar. No es honesto y, si la persona quiere proteger sus derechos, te puedes ver involucrado en un litigio por una tontería. Los derechos de autor están protegidos y una demanda de este tipo dañaría tu reputación y tu marca comercial de forma estrepitosa.

La legislación europea se ha puesto manos a la obra con esto y, desde enero de 2019, tienes que tener más cuidado que nunca con reproducir material que no sea de tu propiedad. Para evitar este tipo de situaciones, cita a tus fuentes y, de este modo, nunca perderá sus derechos de autor.

No compartas detalles sobre tus viajes. Si tienes una marca personal o utilizas la cuenta de la empresa como propia, puede generar engagement decir dónde te vas de vacaciones o cuándo. Pero no reveles nunca las fechas exactas de tus viajes ni coloques la ubicación. Guarda todas esas imágenes y compártelas una vez que hayas vuelto a casa.

Lo personal debe ser privado

Si alguna persona te ha escrito un mensaje privado o un correo electrónico, lo ha hecho de este modo porque no quiere que sea público. Antes de divulgarlo, es conveniente que le pidas permiso y le preguntes si puedes hacerlo público en tus redes sociales.

Está de moda sacar pantallazos de una conversación de WhatsApp y postearla, pero recuerda que necesitas tener permiso por escrito de esa persona. Así, protegerás tanto tu marca como a ti mismo.

Cuando en un blog lees que debes ser auténtico y real o que has de mostrarte tal y como eres, no quiere decir que publiques toda tu vida en los medios. El equilibrio es la medida justa, encuéntralo entre lo específico de tu industria, lo informativo y algunas y pequeñas cosas personales.

Por otro lado, queda fuera de toda duda que la información financiera es un campo privado, pero no está de más recordarte que estos datos debes protegerlos. Por su parte, los negocios también deben tener una parcela de privacidad en cuanto a la información financiera. No publiques previsiones de ingresos, pagos o ganancias. El consejo es que pienses dos veces antes de publicarlo, no sabes quién puede verlo ni qué intención tendrá.

Una fórmula para el éxito

Ahora que ya conoces todo lo que no debes compartir en las redes y cómo no debes comportarte para no aplicar ni que te apliquen censura, debes saber que si quieres tener éxito en todas tus publicaciones en las plataformas online, debes tener un buen contenido.

Nadie abre una red social para ver algo que le asuste o que le resulte aburrido. Para impactar a tus seguidores comparte y realiza vídeos que no sean ofensivos, sino divertidos, y enséñales cosas interesantes. Estas dos premisas aumentarán tu engagement.

Complementa todos tus post con links y otros elementos visuales, pues así su alcance será mayor. No compartas contenido negativo o vengativo, comparte un contenido positivo y, si tienes un negocio, piensa en la imagen y la reputación de tu marca.

En definitiva, la censura en redes sociales depende casi más de los seguidores que de las propias plataformas. Para evitar la censura, piensa qué cosas no te gustaría ver publicadas de ti en las redes sociales antes de realizar cada publicación.

Esta páxina web utiliza cookies para mellorar os servizos ofrecidos. Se continúa navegando, consideramos que acepta o seu uso e instalación. Para máis información faga click aquí.