Blog de e-park

Ford y Volkswagen se unen para crear un gigante de los vehículos comerciales

Los fabricantes de coches tienen que invertir enormes cantidades de dinero tanto en la creación de nuevos modelos de automóviles como en su posterior posicionamiento en el mercado. De ahí que cada vez sea más frecuente que suscriban alianzas entre ellos para que ese desembolso sea menos oneroso. No hace mucho, se conoció la unión de Renault, Nissan y Mitsubishi, quienes incluso han llegado a intercambiar paquetes de acciones entre ellas. El gigante que salió de tal convenio ha dado un vuelco a las cuotas de mercado en el sector del automóvil.

Quizá para competir mejor con él, ahora la norteamericana Ford Motor Company y la germana Volkswagen han anunciado igualmente una alianza entre ambas compañías. No obstante, esta se halla todavía en estado embrionario puesto que, de momento, solo han firmado un llamado “Memorando de entendimiento” sobre el que los responsables de las dos marcas continuarán trabajando para plasmarlo en proyectos concretos. De momento, lo único que ha trascendido es que empezarán colaborando en el segmento de los vehículos comerciales, que factura al año una enorme cantidad de dinero. De hecho, el pasado y sólo en la Unión Europea, se matricularon más de dos millones de automóviles de este tipo.

​La alianza entre Ford y Volkswagen

En cualquier caso, el pacto de colaboración al que han llegado los dos colosos del automóvil es todavía un documento bastante abstracto. Ahora tendrán que sentarse ambos para negociar y ver cómo se concreta su alianza. Pero, antes de entrar en los detalles del acuerdo, es conveniente repasar un poco la historia y las cifras de las dos compañías firmantes, que figuran entre las más importantes de la historia de la automoción.

Ford

Lo primero que debe recordarse de la marca estadounidense es que ha sido revolucionaria, no solo en el sector del automóvil, sino en el mundo de la empresa en general. Su creador, Henry Ford, fue un visionario que inventó la producción en cadena. En su fábrica de Detroit instaló la primera cadena de montaje conocida. Gracias a ella, pudo comercializar a precios asequibles el primer modelo popular de la historia de la automoción: el legendario Ford T.

Este vehículo económico permitió que la clase media norteamericana pudiera acceder, por primera vez, a la compra de un coche. Y, con ello, dio un impulso colosal al mundo del transporte en general, ya que se trataba de un modelo que, además de ser económicamente asequible, ofrecía unas magníficas prestaciones técnicas. Corría el año 1908 y no fue la única innovación que introdujo la marca del óvalo. Otras afectaron al aspecto comercial del negocio. Por una parte, Ford estableció una red de concesionarios independientes por toda Norteamérica, algo que ahora es habitual pero entonces nadie había hecho. Gracias a ellos, su modelo T llegó a las esquinas más recónditas de su país. Y, por otra, desarrolló campañas publicitarias masivas de sus coches. Los éxitos no se hicieron esperar y, ya en 1914, sus ventas sobrepasaban los doscientos cincuenta mil vehículos.

Desde entonces, la marca del óvalo no dejó de crecer y, si bien atravesó momentos difíciles con las épocas de crisis económica, ha dado a la historia del automovilismo otros modelos legendarios como el Thunderbird, el Mustang, el Torino o los más populares Escort y Fiesta.

Actualmente, Ford Motor Company es el segundo fabricante de automóviles en Estados Unidos (solo superado por General Motors) y el quinto del mundo, pues ya en los años veinte del pasado siglo desembarcó en Europa. Cuenta igualmente con fábricas en Canadá, Sudamérica, India, China y Australia. Ya en 2008 superó los cinco millones quinientos mil automóviles fabricados a lo largo de su historia y, al año siguiente, obtuvo unos ingresos totales de 118.3 mil millones de dólares. Así mismo, sus noventa plantas de fabricación por todo el mundo dan trabajo a más de doscientas mil personas.

Vokswagen

Pero más potente todavía es el fabricante alemán con sede en Volksburgo (Baja Sajonia). Actualmente, agrupa, junto a la marca que le da nombre, a otras tan populares como Audi, Skoda, Seat, Lamborghini, Porsche, Bugatti o Bentley, entre las de coches, y Scania o MAN, entre las de vehículos pesados.

Curiosamente, los orígenes de Volkswagen presentan una similitud con los de Ford, porque la marca alemana fue creada para fabricar un modelo popular al que tuvieran acceso las clases medias del país, igual que ocurriera con el citado Ford T. El resultado fue otro coche verdaderamente legendario dentro del mundo del automóvil: el famoso Beetle o “Escarabajo”, debido al talento de Ferdinand Porsche. Este vehículo llegó al mercado en el año 1938, pero alcanzó gran difusión en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial y se fabricó hasta 1978 en Alemania, aunque en otros países, como México, se produjo hasta 2003.

El Beetle fue elegido “automóvil del siglo XX” y quien dio fama al sello alemán. De hecho, en 1972 superó los quince millones de unidades producidas. Así, fue el primer coche que superó al mencionado Ford T, el cual ostentaba un récord que nadie creía pudiera superarse. Nunca lograría producir Volkswagen un modelo tan exitoso, aunque sí han puesto en el mercado otras leyendas de la automoción como el Golf, el deportivo Scirocco, la berlina Passat o el todoterreno Tuareg.

Actualmente, Volkswagen posee 120 plantas de fabricación repartidas por 31 países de Europa, Sudamérica, China, Malasia o Sudáfrica. Da trabajo a más de seiscientas cuarenta mil personas y, produce más de cuarenta y cuatro mil vehículos al año. No obstante, hace tres años, la marca alemana se vio envuelta en un escándalo sin precedentes al descubrirse que había alterado sus modelos diésel para que pareciera que emitían menos contaminantes. De momento, le ha costado 4300 millones de dólares en multas y algunos de sus antiguos directivos han ido a parar a la cárcel. No obstante, sigue siendo el primer fabricante de automóviles del mundo en estrecha competencia con la japonesa Toyota.

Aspectos del acuerdo entre Ford Motor Company y Volkswagen

Volviendo al pacto entre Ford y Volkswagen, ha sido definido por sus firmantes como una alianza estratégica. En principio, se trata sólo de un llamado “Memorando de Entendimiento” sobre el cual trabajar en futuros proyectos y que fortalecerá la competitividad de ambas marcas al tiempo que les permitirá ofrecer sus servicios a los consumidores de forma más eficaz.

Por tanto, este acuerdo no supone el intercambio de paquetes accionariales entre las dos compañías, algo que sí se produjo en el convenio entre Nissan, Renault y Mitsubishi. Por ello, ambos fabricantes conservarán su independencia. La primera línea de colaboración, por otra parte, será el segmento de los vehículos comerciales. Y ello no es casual, ya que el citado acuerdo entre las marcas japonesas y la francesa ha copado buena parte del mercado en lo que a furgones se refiere.

El presidente de Mercados Globales de Ford, Jim Farley, ha justificado esta unión asegurando que su compañía busca la máxima eficacia operativa y, para ello, le resulta imprescindible asociarse con otras. De este modo, aumentan su capacidad de fabricación al tiempo que amplían su oferta de productos.

Po su parte, Thomas Sedra, jefe de Estrategia de Volkswagen, ha señalado que, ante el cambio vertiginoso que se está produciendo en el mercado del automóvil y en los gustos de los clientes, resulta imprescindible asociarse con empresas que potencien la oferta de la compañía alemana. Y que, en este caso, tanto Ford como Volkwagen son dos compañías sólidas que se complementan en los diferentes segmentos de coches.

Sin embargo, todo apunta a que la alianza entre ambos gigantes de la automoción no va a afectar solamente al desarrollo de nuevos vehículos comerciales. Este segmento será sólo el punto de partida del acuerdo para ver cómo funciona el mismo y, más adelante, decidir nuevos campos de colaboración que hagan más competitivas a ambas compañías. Los propios firmantes así lo han dejado entrever al afirmar que, a medida que avancen las conversaciones, habrá más novedades.

En resumen, Volkswagen y Ford han suscrito un Memorando de Entendimiento que constituye el primer paso de una alianza que se irá concretando en los próximos meses. No obstante, la unión de ambos colosos de la industria automovilística se circunscribirá, de momento, al segmento de los vehículos comerciales. En cualquier caso, todo apunta a que es el inicio de una colaboración que promete ir mucho más lejos. El gigantesco consorcio creado por Renault, Nissan y Mitsubishi es un duro competidor para las restantes marcas y estas, como los propios responsables de los fabricantes norteamericano y alemán han dicho, tendrán que buscar sistemas de colaboración y sinergias entre ellas si quieren ser rivales para el primero.

Estas políticas colaborativas suponen para las compañías automovilísticas importantes ahorros en costes. Y ello no solo en cuanto a investigación y desarrollo de nuevos modelos sino también en lo que respecta a la comercialización de los mismos, al aprovechar las redes de ventas de cada marca. Por ello, a buen seguro, esta unión de Volkswagen y Ford Motor Company no será, ni mucho menos, la última alianza que veremos en el sector de la automoción.

Esta páxina web utiliza cookies para mellorar os servizos ofrecidos. Se continúa navegando, consideramos que acepta o seu uso e instalación. Para máis información faga click aquí.