Blog de e-park

Cómo superar un atasco con éxito

Ocho de la mañana. Otra vez ha llegado uno de los puntos más horribles de tu día. Al entrar a la ciudad te encuentras con un atasco horrible y el reloj indica que ya tendrías que estar tomándote el primer café en tu oficina. Esta vez, piensas que intentarás mantener la calma, pero tan solo te acechan malas energías y una ira terrible que perdurará por todo el día.

Bien se sabe que el tráfico nos afecta a todos. ¿Quién no se ha quedado atrapado en alguna carretera a la vuelta de vacaciones? O, incluso, antes de llegar a nuestro puesto de trabajo. Sin duda, puede ser una situación desesperante que puede sacar de sus casillas a más de una persona, especialmente cuando sucede en los momentos que más prisa tienes. Sin embargo, es hora de que conozcas algunos tips para mantener la calma en esta desagradable situación y para que el tiempo pase volando.

Cómo afrontar el tráfico: consejos prácticos para superarlo

Lo más importante es encontrar ese tipo de entretenimiento que pueda evadirte del mal humor. De nada sirve alimentar esa mala energía, de hecho, llegarás igualmente tarde al lugar, tanto si te lo tomas de mal humor como si te lo tomas de buen humor. La diferencia está en que con buen humor puedes dar pie a que una mejor energía te acompañe durante el resto del día y, por consecuencia, pueda ayudarte a terminar el día mejor de lo esperado.

1. Ponte cómodo

Asegúrate de que te sientes cómodo físicamente. Procura llevar unas zapatillas para poder conducir el coche sin que se te cansen los pies y deja atrás los zapatos de oficina o los zapatos de tacón.

En todo caso, debes acomodar siempre tu asiento y colocar los espejos de forma que no tengas que estirar demasiado el cuello para ver los coches de atrás. Recuerda que debes intentar mantener una postura recta pero relajada a la vez, evitando tener los típicos dolores de espalda al llegar al destino.

Si estás en pleno verano, recuerda mantener siempre el sistema de aire acondicionado en las mejores condiciones. Asimismo, en invierno debes mantener el sistema de calefacción intacto para no sufrir las bajas temperaturas en el coche.

2. Más vale música en mano

Por otro lado, siempre es genial tener música que nos anime en pleno momento. Si sabes qué tipo de música puede ayudar a activarte y a aportarte la mejor energía, puedes crear una playlist que te dé ese toque de energía positiva para afrontar el tráfico.

Si viajas en familia con niños pequeños, recuerda que puedes amenizarles el viaje con canciones infantiles. No hay nada mejor que transmitir la mejor positividad con todos los miembros juntos cantando.

3. Aprovechar el tiempo

¿Qué mejor que adquirir nuevos conocimientos durante esta situación? Si ves que va para largo, puedes conseguir algún manual de bolsillo para aprender algún idioma. Incluso, ya existen muchas aplicaciones para smartphone que te permiten aprenderlos tú mismo mientras practicas la pronunciación.

Por otro lado, existen muchos podcasts que pueden enseñarte acerca de distintas temáticas. Quizás te interese conocer acerca del posicionamiento SEO en internet o acerca de si los extraterrestres existen. Utiliza este valioso tiempo para hacer esas pequeñas actividades que harías en casa pero que por equis razón no terminas de realizarlas. Asimismo, también puedes programar una app o software que pueda leer en voz alta el libro que tanto deseas continuar.

Muchas personas aprovechan para hacer cosas inusuales por la situación, pero útiles a la vez. Por ejemplo, hacer la lista de la compra, programar las actividades de la semana, pensar en hacer un plan especial para el deseado fin de semana o imaginar recetas nuevas para sorprender a tu familia, ¡son mil cosas las que puedes hacer estando atrapado en el tráfico!

4. Respetar las normas

Otras personas como tú también pueden sentirse desesperadas ante tal situación. Lo mejor es no hacer lo que no nos gustan que nos hagan. No caigas en el juego del claxon, muchas personas lo utilizan inútilmente para poder liberar un poco de su ira. Sin embargo, esto tan solo puede generar ruido sin ningún motivo de urgencia.

Además, sabemos que la desesperación provoca que no cumplamos las normas de tránsito. Sin embargo, es importantísimo que cuides de este punto. Recuerda que en muchas ocasiones el tráfico se genera porque previamente un conductor infringió las normas. Es importante que no realices conductas inapropiadas que puedan poner en peligro a los demás, a ti y al estado de tu vehículo.

En este punto, cabe destacar evitar el llamado “efecto acordeón”. Este es uno de los actos más comunes que traen accidentes, especialmente cuando las retenciones en la carretera acarrean continuos frenazos y acelerones. Cuando un vehículo se detiene e inmediatamente vuelve a circular a gran velocidad, solo para avanzar unos cuantos metros, puede ocasionar un grave choque y eso, realmente, te arruinará por completo el día.   

Algo de suma relevancia que todo buen ciudadano debe tener en cuenta es el hecho de no insultar u ofender a otros conductores. Todos están allí sufriendo la misma situación, pero de nada va a servir ponernos a la ofensiva. A aquellos conductores que deseen insultarte (y lo lleguen a hacer), es preferible que no les sigas el juego, ya que podrás colaborar en una situación de conflicto.

5. Viajar con niños, ¿si o no?

Si estáis en un viaje para ir de turismo a otra ciudad y disfrutar de las vacaciones, siempre es preferible utilizar el transporte público, sobre todo si la familia es numerosa. De esta forma, te ahorrarás el conducir con extremo cansancio durante largas horas y sobre todo evitarás el malestar de este tipo de ajetreos.

Es preferible no llevar contigo a los niños si sabes que posiblemente te encuentres con un gran tráfico. No solo vas a estresarte tú, sino que ellos también van a desesperarse. Si tienes que llevarlos al colegio, es mejor que cojan el transporte escolar.

6. Cuidado con el estrés

¿Qué sensación traes desde nada más levantarte? Si ya estás pensando en el posible tráfico que puede estar esperándote, es hora de evadir este tipo de pensamientos. Ante todo, intenta salir de casa con media hora de antelación a la hora punta para poder esquivarlo. Pero, si se te hace imposible controlarlo, es importante que evalúes si siempre sueles estar estresado.

En este punto, debemos preguntarnos qué fue antes, ¿el huevo o la gallina? Lo mismo ocurre con el estrés. Si el estrés está causado por otros asuntos en tu vida, y a la vez propicia que tengas un estilo de vida ajetreado y que termines saliendo a hora punta y quedando atrapado en tráfico, es hora de ponerle remedio. Si, por el contrario, el tráfico es lo que te aporta el estrés de todo el día, quizás es hora de que te plantees coger el transporte público u otros medios.

Sea cual sea la causa de tu estrés, es importante que aprendas a manejarlo. Recuerda que es un factor que propicia una gran cantidad de enfermedades, sobre todo al disminuir la eficacia de tu sistema inmunitario.

Por ejemplo, las llamadas técnicas de relajación pueden parecer inútiles. Sin embargo, tomar respiraciones profundas durante, al menos, un minuto puede cambiar al completo la situación. Una buena técnica es tapar un orificio nasal con tu dedo pulgar mientras respiras por el otro durante unos diez segundos. Después, puedes alternar y repetirlo varias veces. También, realizar cinco inspiraciones profundas y cinco espiraciones largas puede ayudarte notablemente.

El llamado mindfulness está de moda, incluso para superar el estrés generado del tráfico. Consiste en aplicar técnicas de meditación para poder aclarar en tu mente aquello que es realmente importante para ti, procurando evadirte de otras situaciones que puedan intentar desorientarte de tu objetivo. En el caso del tráfico, te ayudaría a calmarte y a inducirte un estado de tranquilidad para que puedas superar con creces la situación, sin olvidar otros objetivos principales que tengas en mente durante el día.

7. Evitar el temido síndrome del estrés por tráfico ante un atasco

¿Sabías que ya se habla del estrés causado por el tráfico como una enfermedad? Cada vez se observa que más personas muestran una reacción totalmente exagerada nada más estar un par de minutos en una congestión de vehículos. Por lo general, la persona que lo sufre siente una gran sudoración, dolor de cabeza, incapacidad para concentrarse y, sobre todo, ansiedad.

Algunas de las consecuencias de este grave síndrome es que la persona cuenta con menor calidad de vida y un aumento de probabilidades de sufrir un accidente de tráfico. De hecho, cabe destacar que un 76 % de conductores conduce con estrés.

Recuerda que, en muchas ocasiones, el cerebro es nuestro propio enemigo. Tan solo puede ponernos nerviosos con el mero hecho de pensar en esa congestión de vehículos, el embotellamiento asegurado. Intenta trazar una ruta segura para el día de mañana y probablemente podrás evitar estas tediosas situaciones de atasco. De hecho, ahora existen muchas aplicaciones para smartphones que pueden ayudarte a determinar el estado de las carreteras, así que, ¡no te quedes atrás!

Esta páxina web utiliza cookies para mellorar os servizos ofrecidos. Se continúa navegando, consideramos que acepta o seu uso e instalación. Para máis información faga click aquí.