Blog de e-park

Cómo prevenir un accidente cuando ocurre el aquaplanning

Saber cómo debes conducir en determinadas ocasiones es fundamental para aumentar la seguridad de tu conducción y evitar accidentes. Por ejemplo, en los días de lluvia, es necesario extremar al máximo las precauciones. También es importante saber qué hacer en situaciones como, por ejemplo, cuando tu coche se desliza debido al aquaplanning. De eso hablaremos en el artículo de hoy, de cómo debes actuar para prevenir un accidente en caso de que tu coche sufra este fenómeno.

¿Qué es el aquaplanning y cómo se produce?

El aquaplanning, también conocido por sus nombres en español (acuaplaneo e hidroplaneo) ocurre cuando la calzada está mojada y la superficie de agua que tiene crea una capa que provoca la pérdida de tracción del vehículo. Cuando el coche hace un hidroplaneo, pierdes el control del vehículo y este se desliza por encima de la superficie de agua.

Desde luego, si no sabes qué hacer ante esta situación y actúas de la forma equivocada, puede producirse un accidente. Pero como estamos seguros de que esto no es lo que quieres, ni para ti ni para tu vehículo, vamos a darte algunos consejos. Pero antes, veamos qué factores influyen en la creación de este fenómeno de la conducción.

Qué produce el aquaplanning

El planeo del vehículo sobre el agua se produce por dos factores fundamentales. El primero de estos factores es el grosor de la película de agua que se ha ido formando sobre el asfalto. Como es lógico, cuanto más grosor tenga esta capa de agua, más posibilidades habrá de que se produzca aquaplanning, ya que las ruedas no tienen contacto con el asfalto y pierden tracción.

El segundo factor es la velocidad del vehículo. En días de lluvia resulta muy importante que reduzcas la velocidad en la conducción. No solamente porque te hará tener un mayor control sobre el vehículo y más posibilidades de reaccionar ante un obstáculo, sino también porque cuanto más alta sea la velocidad a la que circules, más posibilidades habrá de que te deslices sobre el agua si llegas a un punto de riesgo de planeo.

Dado que no puedes controlar el grosor de la película de agua que haya sobre el asfalto, te recomendamos que sí controles la velocidad a la que circulas. En días de lluvia no es necesario y, además, es peligroso conducir demasiado rápido.

¿Cómo evitar el aquaplanning?

Evitar el deslizamiento es el primer paso en la conducción segura bajo lluvia. A continuación, vamos a mostrarte cómo puedes evitar este deslizamiento y, luego, veremos qué debes hacer en caso de que ya te encuentres flotando por el asfalto.

Mantén los neumáticos a punto

Una de las primeras precauciones que debes tomar para evitar que tu coche planee sobre el agua es mantener los neumáticos en buen estado. Cuando van a comenzar las temporadas de lluvia es sumamente importante que el neumático se encuentre en las mejores condiciones.

Una de las cosas que debes tener en cuenta al revisar el estado de tus gomas es la profundidad del dibujo. Este dibujo está en el neumático para ganar agarre con la carretera y, en caso de que llueva, achicar el agua de debajo de las gomas. Sin embargo, si el dibujo se halla desgastado, puede producirse el efecto contrario.

Los expertos recomiendan que el dibujo de las gomas tenga, al menos, 1,6 milímetros de profundidad. En caso de que tus neumáticos tengan menos dibujo, no podrán expulsar el agua. Esto puede producir deslizamientos indeseados debido a la falta de tracción con el asfalto. Por eso, mantener los neumáticos en un estado óptimo es fundamental para la seguridad en la conducción, y no solamente cuando llueve.

Utiliza neumáticos de calidad

La calidad del neumático puede incidir directamente en las probabilidades de perder tracción. Por eso, cuando vayas a elegir los nuevos neumáticos para tu coche, ten en cuenta este punto y elige desde la seguridad, no solamente desde el bolsillo.

Unos neumáticos de buena calidad serán más seguros a la hora de eliminar el agua y de agarrarse al asfalto. Ten esto presente a la hora de elegirlos.

Reduce la velocidad

Como ya hemos mencionado, es uno de los factores clave a la hora de hacer aquaplanning. Por eso, reducir la velocidad cuando llueve es una de las primeras medidas de seguridad que debes aplicar. Pero ¿y si ya te estás deslizando? Veamos cómo debes actuar en este caso.

Mantén la calma

Actuar presa del pánico no te ayudará a salir del aquaplanning de forma exitosa. Por eso, en lugar de dejarte llevar por el miedo que puede producir perder el control del vehículo, mantén la cabeza fría. Razonando de forma lógica y utilizando la calma, podrás salir del deslizamiento y continuar tu marcha de forma segura.

En cambio, si comienzas a tomar acción presa del pánico, harás cosas que no debes hacer en estas circunstancias y que únicamente empeorarán la situación.

No toques los frenos

La primera reacción instintiva que puedes hacer cuando notas que el vehículo comienza a deslizarse sobre el agua es frenar de forma brusca para tratar de pararlo. El pánico puede llevarte a realizar este tipo de acciones que, como verás a continuación, no te ayudarán en absoluto.

Como tu coche no tiene tracción y ya se encuentra flotando sobre el agua, tocar los frenos solamente empeora la situación. Hace que el vehículo pueda cambiar la trayectoria y llevarte hacia el lugar donde no quieres estar: fuera de la carretera.

Por eso, cuando te encuentres haciendo patinaje con tu coche, no frenes. Bloquearás las ruedas y perderás más el control del vehículo.

No aceleres

Otra reacción catastrófica al hidroplaneo es acelerar para salir cuanto antes de la zona que lo está provocando. Error. Acelerar hará que el vehículo patine incluso más de lo que ya lo está haciendo.

Por esta razón y por la anterior, lo mejor que puedes hacer cuando te encuentres deslizándote por el agua es soltar los pies de los pedales. En ese momento eres un pasajero y, por esa razón, realizar cualquier movimiento con los pedales puede provocar una fatalidad.

No hagas giros de volante

Cuando el vehículo comienza a deslizarse encima del agua, la dirección queda prácticamente inútil. Por eso, realizar giros de volante para evitar el deslizamiento es una temeridad que te hará deslizarte aún más. Cuando te encuentres en el charco, agarra con firmeza el volante para evitar que gire por su cuenta y mantenlo recto. Esto deberás hacerlo hasta que hayas salido de peligro.

Girar suavemente si estás en una curva

Aunque hemos dicho que no debes tocar la dirección para moverla, sí es cierto que si te encuentras en medio de una curva, necesitas girar levemente el volante. De lo contrario, el vehículo podría continuar recto y sacarte de la carretera.

Pero, eso sí, evita girarlo más de lo necesario. Los movimientos que realices con él deben ser muy suaves en estas circunstancias, para evitar brusquedades que provoquen un accidente.

Esperar a salir del charco

En esa situación, girando levemente o no girando y con los pies fuera de los pedales del vehículo, solamente te queda hacer una cosa: esperar a que, por sí solo, el coche vaya disminuyendo la velocidad y parándose. Puede que salgas del charco o que, simplemente, el coche termine de deslizarse dentro de él. Sea cual sea el caso, debes esperar hasta que el vehículo vuelva a tener tracción.

Volver a tomar el control suavemente

Una vez que el vehículo ha recuperado la tracción y ha dejado de deslizarse sobre el agua, es momento de retomar el control de la conducción. Pero debes hacerlo con mucho cuidado, acelerando y girando de forma muy sutil.

Así, poco a poco, conseguirás salir de esta situación de peligro y continuar con tu marcha de la forma más segura posible. Te recomendamos que hasta que no hayas salido por completo del charco evites dar acelerones. Del mismo modo, mientras continúe la lluvia, extrema las precauciones: reduce la velocidad, conduce de forma suave y aumenta la distancia de seguridad con los vehículos que van delante.

Esperamos haberte ayudado con todos estos consejos. Ahora ya sabes qué es el hidroplaneo, cómo puedes evitar que ocurra y qué debes hacer en caso de que te veas en una situación así. Recuerda que, si tu coche comienza a deslizarse, debes mantener con firmeza el volante y soltar los pedales hasta que se pare. La velocidad a la que circulas en un día de lluvia puede ser crucial para evitar este tipo de fenómeno que puede producir un accidente.

No debes olvidar que, aunque ya sabes cómo actuar ante el aquaplanning, se trata de uno de los fenómenos más peligrosos que pueden ocurrirte mientras conduces. Por eso, toda precaución es poca. Te recomendamos que tomes buena nota de todos estos consejos y que los revises de vez en cuando para tenerlos frescos. Así, si se da la situación, no tendrás que ponerte a pensar en qué era aquello que debías o no debías hacer. Recuerda que, en la conducción, la seguridad es lo más importante.

Esta páxina web utiliza cookies para mellorar os servizos ofrecidos. Se continúa navegando, consideramos que acepta o seu uso e instalación. Para máis información faga click aquí.