Blog de e-park

Cómo colocar la silla del bebé cuando viajas

Cuando tienes un bebé o un niño pequeño cambian muchas cosas en tu vida. Entre otras, si tienes coche, tendrás que adquirir una silla para que el pequeñín viaje con total seguridad.

Aunque la distancia sea corta, no debes confiarte ya que puede pasar cualquier cosa. Siempre es mejor prevenir que lamentar alguna situación no prevista.

Posición correcta de la silla dentro del coche

A veces puedes tener dudas sobre su colocación. Porque también influye el tipo de silla que hayas comprado. Y eso puede llevarte a imprudencias que, de saberlo, no cometerías. Porque pones en riesgo la seguridad de tu pequeño.

Ten en cuenta que a los niños no les valen las condiciones de los adultos y, lo que para ti puede ser normal (sobre todo si conduces) como ir en el sentido de la marcha, para ellos podría ser peligroso en caso de colisión. Su cuerpo no está desarrollado como el de los mayores y, aunque no se notara ninguna lesión, con el tiempo aparecen las consecuencias dentro de su desarrollo.

Hay dos formas de colocar la sillita del bebé: en el sentido de la marcha o en el sentido contrario a la marcha.

Existe un número creciente de estudios que indican que la posición más segura para que un niño pequeño viaje es en el sentido contrario a la marcha.

¿Por qué? Porque, en el caso de que sufrieras un choque de frente, la fuerza del impacto se repartiría por una zona más amplia. El golpe iría hacia el respaldo de la silla (por eso conviene que tengan un elemento de seguridad en esa parte) y el resto de la fuerza del impacto se dirigiría hacia la cabeza, el cuello y el tronco, pero de manera homogénea.

Sin embargo, cuando la fuerza del impacto se dirige hacia una zona concreta y no se distribuye, la intensidad sobre esa zona es mayor y, por tanto, con peores consecuencias para la salud.

Si la silla va en el sentido de la conducción, el impacto hacia la cabeza, cuello y tronco llega de forma directa, lo que aumenta las probabilidades de lesiones graves.

Si temes porque no ves a tu bebé durante el viaje, puedes colocar algún espejo para que, en combinación con los interiores, puedas vigilarlo mientras conduces.

Si es tu bebé quien se pone nervioso, hay padres que colocan una fotografía o alguna imagen que le resulte familiar, para que viaje tranquilo.

Hasta el momento, la Dirección General de Tráfico (DGT) solamente establece que los asientos para niños son incompatibles con el airbag, por lo que debe desactivarse este dispositivo cuando se coloque una silla para bebé en el asiento del copiloto.

Sin embargo, existe la propuesta para que los sistemas de seguridad infantil se coloquen obligatoriamente en sentido opuesto a la marcha, al menos hasta los 4 años de edad o 18 kilogramos de peso.

Así que ya lo sabes, coloca siempre la silla dentro del coche en el sentido contrario, es decir de espaldas al conductor.

Condiciones que debe cumplir la silla del bebé

La silla que instales en tu coche, para que tu bebé viaje seguro y cómodo necesita cumplir algunos requisitos. No vale cualquiera ni tampoco algunas soluciones alternativas, que podrían resultar peligrosas ante un accidente.

La mejor tecnología para su protección.

Existen sillas con un elemento de acero en su interior, cuyo objetivo es absorber la fuerza del impacto si se produjera un choque.

Otra tecnología deseable para tu silla es aquella que canaliza la fuerza del impacto hacia abajo. De esta forma empuja la silla sobre el asiento del coche, al mismo tiempo que recibe la energía. Posteriormente, envía la silla hacia adelante, pero ya de una forma más suave.

Con esto se consigue disminuir el riesgo de lesiones en el cuello y la cabeza, así como otras partes del cuerpo delicadas.

Sentido inverso a la marcha.

Resulta imprescindible, puesto que es la forma correcta de colocarla en el coche para dar seguridad a tu bebé durante el viaje. Hasta los 4 años (o 105 cm de estatura) esta posición es obligatoria. Si encuentras una silla que también se pueda colocar de cara para cuando ya sea más grande, pues mucho mejor.

Facilidad para colocarla y abrochar a los niños.

La comodidad abarca tanto a los pequeños como a sus padres. Si se puede girar 90 grados, será más fácil de sujetar la silla al coche y a los niños a la silla.

Con espacio.

Aunque los científicos aseguran que los niños no sufren daños si disponen de poco espacio para sus piernas, obviamente irán más cómodos si pueden estirarlas.

Lo mismo podríamos decir del reposacabezas. En “uve” resulta más cómodo para que puedan apoyar su cabecita y dormirse profundamente durante el trayecto.

Su comodidad podría influir sobre su comportamiento durante el viaje. Y seguro que quieres que vayan tranquilos el máximo tiempo posible.

Adaptabilidad con el tiempo.

Los niños crecen muy rápido y, si tu silla puede crecer con ellos, no tendrás que comprar otra cuando ya sean mayores. También hay que tener en cuenta la economía familiar.

Qué tipo de silla deberías instalar en el coche

Ten en cuenta que no sirve cualquier silla para niños, ya que deben estar homologadas. Lo sabes porque tienen una etiqueta color naranja en su parte posterior.

Otro aspecto importante es que solamente podrás llevar a tu niño en la parte delantera si tienes un coche biplaza (porque no hay otro lugar), pero deberás desconectar el airbag, ya que una norma indica que son incompatibles.

Si tienes dudas, infórmate antes de comprar. Puedes preguntar directamente al fabricante, o bien a los vendedores especializados. Según tus necesidades, las características tanto del niño como del vehículo y el sistema de anclaje que tengas en tu coche (no se te olvide comprobar antes qué tipo de anclaje tienes).

Una silla demasiado grande o que resulte pequeña, restará seguridad para tu bebé durante el viaje. Tampoco puedes solucionarlo con el cinturón para adultos. Los niños pueden deslizarse fácilmente al tener espacio de sobra y, ante una colisión, puede generar malos resultados. Además, está prohibido para niños con talla inferior a 1,35 metros de altura.

Grupos de sillas para niños

  1. Capazos de seguridad. Son las sillas I-size, para bebés que midan entre 45 y 75 centímetros. Cuentan con arneses para poder sujetarlas en sentido contrario a la marcha, en los asientos traseros.
  2. Grupo 0. Para niños de 0 a 10 kilogramos de peso. En los asientos traseros, se colocan transversalmente, con la cabeza del niño hacia el interior.
  3. Grupo 0 y 0+. Para niños entre 0 y 13 kilogramos. Puedes llevar a tu bebé en la parte trasera o delantera del coche (no olvides la normativa). La silla se ancla al coche y dispone de arneses propios.
  4. I-size hasta 105 centímetros. Están adaptadas a la nueva normativa de 2013. Siempre ancladas con sistemas isofix y con arneses propios.
  5. Grupo I, de 9 a 18 kilogramos de peso. Puedes colocarla en ambas direcciones de la conducción. Un arnés sujeto al niño a la silla y al coche.
  6. Grupo II, de 15 a 25 kilogramos. Utiliza el cinturón de seguridad del vehículo para sujetar al niño, ya que dispone de un elevador que incluye respaldo para poder adaptar el cinturón de seguridad.
  7. Grupo III, de 22 a 36 kilogramos. Sería el último grupo de sillas. Puede anclarse tanto en las plazas traseras como delanteras e incluye un cojín para elevar al niño y permitir adaptar el propio cinturón de seguridad del coche.

Algunos consejos sobre seguridad

  1. Hasta que el niño tenga una estatura de 1,50 metros, sería recomendable que utilizaras sillas con respaldo, en vez de cojines elevadores. Viajará más cómodo y seguro.
  2. Ningún pasajero, aunque tenga más de 18 años, debe llevar a un niño sobre su regazo. En caso de accidente, el pequeño saldría perjudicado y su peso se multiplicaría por 40. Algo parecido a caer al vacío desde un tercer piso.
  3. No lleves a un bebé en el interior de un canapé o capazo normal. Si frenas repentinamente o chocas, el pequeño se dirigiría hacia las ventanas, por la inercia.
  4. Si tienes una silla del grupo 0+ y la vas a colocar en el asiento delantero (porque no haya más plazas), no olvides desactivar el airbag. Estos sistemas pasan de ser protectores a perjudiciales, ya que le podrían herir o asfixiar. Además de que está totalmente prohibido usarlos en estos casos.
  5. Antes de arrancar el coche, comprueba que la silla esté bien fijada al asiento, con su cinturón de seguridad correctamente puesto. Comprueba también que no queden espacios entre el cuerpo del niño y el cinturón, así como que la silla no se desplace por falta de ajuste. Una vez iniciada la marcha, si no la tienes bien colocada, deberás parar cuanto antes y ajustarla correctamente. 

Ahora ya sabes cómo colocar una silla de bebé correctamente dentro de un coche, que hay diferentes tipos de sillas, según su talla y peso y que es necesario para su seguridad durante el viaje. Tampoco te olvides de que nuestra app E-park te facilita las cosas cuando quieras aparcar, pero dispongas de poco tiempo o muchas tareas que realizar.

Esta páxina web utiliza cookies para mellorar os servizos ofrecidos. Se continúa navegando, consideramos que acepta o seu uso e instalación. Para máis información faga click aquí.