Blog de e-park

Tipos de cadenas para las ruedas de tu coche

Las cadenas para las ruedas del coche son un elemento indispensable de tracción y agarre cuando conduces en condiciones de nieve o hielo. Aunque es preferible siempre el uso de neumáticos específicos para este tipo de conducción, no todo el mundo los usa.

La utilización de estos neumáticos te permite circular por nieve o hielo con seguridad al tiempo que por cualquier otro tipo de superficie, tanto en condiciones de seco como de lluvia o nieve semiderretida.

Sin embargo, no es frecuente que los conductores incorporen este tipo de neumáticos en España. Ni siquiera las personas que viven en lugares en que son copiosas las nevadas suelen hacerlo a no ser que, por circunstancias de vida o trabajo, se vean obligados a circular habitualmente por zonas de alta montaña en invierno.

Esto sucede por dos motivos:

  • La meteorología en nuestro país no es de inviernos duros, de fuertes y constantes nevadas salvo en algunas provincias con clima más extremo.
  • La mayoría de las zonas donde las nevadas son frecuentes cuentan con planes invernales y de emergencia que garantizan, normalmente, el correcto estado de las carreteras principales con planes preventivos y de intervención en casos de nevadas.

A pesar de todo, seguro que recuerdas el invierno pasado. Las copiosas y abundantes nevadas que se produjeron dejaron incluso algunas importantes autopistas bloqueadas con miles de coches inmovilizados provocando una alerta nacional durante gran parte del invierno. Algo que no sucedía hace ya muchos años.

Esta excepcionalidad, unida al hecho de que muchas de las precipitaciones se produjeron en zonas donde ya no eran tan habituales, frecuentes y copiosas, provocó que la mayoría de los conductores no llevasen sus vehículos preparados para la conducción en temporada invernal.

Aprovechamos para recordarte cinco aspectos fundamentales que debes tener en cuenta cuando vas a viajar en invierno:

  • Hacerlo con el depósito de combustible siempre lleno.
  • Procurar llevar unos neumáticos de nieve o por lo menos en perfecto estado.
  • En caso de no llevar neumáticos de invierno contar con un juego de cadenas para ruedas del coche.
  • Cerciorarte del buen estado y carga de la batería.
  • Revisar los niveles de anticongelante y aceite de tu vehículo.

Consideraciones generales sobre el uso de cadenas para ruedas de coche

Antes de hablarte sobre los diferentes tipos de cadenas que puedes encontrar para tu vehículo, conviene que recordemos algunas cosas sobre su correcto uso.

En primer lugar, debes saber que las cadenas se han de utilizar solo sobre la nieve o hielo cuando las circunstancias así lo exijan. Esto supone que cuando no están presentes estas condiciones en la calzada e incluso cuando solo encontramos algo de nieve semiderretida, no es aconsejable su uso. En estos casos lo que debes hacer es extremar tu precaución considerando las circunstancias especiales del firme.

En segundo lugar, las cadenas han de colocarse siempre en las dos ruedas motrices del coche. Como sabes existen coches con tracción delantera y vehículos con tracción trasera. Las ruedas de tracción son las que verdaderamente trasmiten la fuerza motriz.

En el caso de vehículos con tracción a las cuatro ruedas lo más conveniente sería colocar las cadenas en los cuatro neumáticos, pero si no dispones más que de un juego de estas, siempre deben ir en las ruedas delanteras.

Otro punto a tener en cuenta es lo que debes hacer a la hora de colocarlas. Elige un lugar amplio, llano y apartado a ser posible de la vía de circulación. Señaliza correctamente el vehículo dejándolo en marcha y con las luces de emergencia encendidas. Marca la posición del vehículo con los triángulos y no olvides el chaleco reflectante.

No olvides que la operación debe ser rápida, ya que trabajar con las manos húmedas y a bajas temperaturas puede ser muy molesto e incluso peligroso. Una buena localización del lugar te facilitará las cosas. Dejar el vehículo en funcionamiento te permitirá un menor consumo de la batería y mantener el sistema de calefacción en marcha. Para retirarlas, tienes que tomar las mismas precauciones.

En el mercado existen diferentes sistemas de cadenas entre las que puedes escoger y de los que ahora te vamos a hablar, pero siempre has de tener en cuenta elegir aquel tamaño dentro del modelo elegido que se corresponda con el de tu rueda.

Las cadenas para ruedas de eslabones metálicos

Son las clásicas y las más económicas. Te proporcionan una forma de conducción segura sobre nieve o hielo a un precio muy económico, ya que su coste suele estar en torno a los 20 y los 50 euros dependiendo de la calidad.

Estas cadenas están formadas por eslabones de acero que pueden tomar dos estructuras o tramados: en rombo o transversal. Incorporan, a su vez, una serie de tensores que debes emplear para que la cadena se pegue lo más posible al neumático y se fije en una posición estable. Estos tensores pueden ser manuales o automáticos y de ello va a depender mucho tanto su facilidad y rapidez de montaje como su precio.

Aunque procuran una buena estabilidad y tracción al vehículo tienen el inconveniente de que son las más engorrosas de poner, pesan, hacen ruido y su tacto es realmente frio. Sobre todo, con las manos sin guantes pueden hacer que te sea realmente difícil manejarlas.

En marcha provocan una sensación de bacheado algo incómoda, pero, sobre todo, pueden engañar al sistema de control de estabilidad y de tracción de tu coche.

Las cadenas textiles para neumáticos

Se trata de una de las invenciones más modernas y, por lo tanto, su relación precio prestaciones no está tan equilibrado oscilando su coste entre 30 y 70 euros. Es una buena opción para un uso ocasional. Por su poco tamaño y facilidad de montaje, son recomendables para llevarlas siempre en el coche y no olvidarlas. Para un uso más habitual suelen sufrir un gran deterioro y perder fiabilidad, sobre todo si circulas con ellas en firme sin nieve o hielo.

Se trata de una lona que se fija a la rueda con elásticos interiores y unas bandas exteriores. Su colocación es sumamente sencilla y son tan eficaces como las de eslabones. Además, no generan vibraciones, no afectan a la dirección y no provocan alteraciones en el sistema de control de tracción y estabilidad.

Las cadenas compuestas

Son muy parecidas en el sistema de fijación a las cadenas textiles. También envuelven el neumático como si se tratase de una funda, pero en esta ocasión, consiste en una malla o red construida a base de un revestimiento textil sintético reforzado interiormente con cable de plástico o fibra y con uniones en el entramado de acero.

Son resistentes, cómodas para colocar y apenas provocan vibraciones ni afectan a los sistemas de control electrónico de tu coche. Su precio, entre 70 y 100 euros, hace de ellas una buena inversión para aquellos que han de utilizarlas con frecuencia.

Cadenas de araña o semiautomáticas

Sin duda es el modelo más fácil y rápido de colocar y uno de los que mejor tracción procura al vehículo y, por tanto, de los más seguros. Su gran inconveniente es el precio, que está sobre los 400 euros. Tampoco es un sistema que ocupe poco espacio en tu maletero, pues es el más voluminoso.

El sistema consiste en un disco o plato que se fija a la parte exterior de la rueda cubriéndolo por completo y usando los tornillos de la llanta como punto de anclaje. La banda de rodadura queda cubierta por una especie de oruga con bandas transversales rígidas que le dan una gran adherencia y apenas se notan en la conducción. También las puedes encontrar con un sistema mixto formado por cadenas de eslabones longitudinales unidas por fajas trasversales de plástico.

Estas cadenas son muy recomendables cuando se utilizan neumáticos de perfil bajo, ya que su ajuste es muy cómodo y preservan mucho la banda de rodadura protegiendo bien los flancos de la rueda.

Como habrás podido observar no hemos incluido entre los diferentes sistemas las denominadas cadenas líquidas por tratarse de un sistema muy poco recomendable. Aunque puede ser efectivo en ocasiones muy puntuales y trayectos muy cortos, este espray, que se rocía sobre el neumático, no es nada fiable porque pierde su efecto muy rápidamente. Tampoco es un sistema autorizado para la circulación cuando se exige el uso de cadenas.

Como ves, tienes una amplia gama donde elegir. Tú mismo debes decidir cuál es el modelo que mejor se adapta a tus necesidades y circunstancias de circulación habituales. Lo que sí te recomendamos, si no quieres pasarlo mal en algún momento, es que, si vas a viajar o a circular con previsiones de nevadas, precipitaciones y frío, lleves cadenas en el maletero de forma preventiva.

Además de las cadenas para ruedas, no olvides tomar el resto de las precauciones que te hemos señalado y, sobre todo, la de circular con el depósito lleno e incluso rellenarlo a la menor oportunidad. Muchas familias con niños pasaron verdaderos apuros el pasado año al quedarse sin combustible sus coches y no poder usar la calefacción.

Esta páxina web utiliza cookies para mellorar os servizos ofrecidos. Se continúa navegando, consideramos que acepta o seu uso e instalación. Para máis información faga click aquí.