Blog de e-park

Los errores y las dudas más comunes entre conductores noveles

Todos los conductores hemos sido noveles alguna vez, y seguro que nos hubiese venido muy bien saber cuáles son los errores más típicos de los nuevos conductores. También puede resultarte muy práctico conocer las dudas que suelen surgir una vez que tienes el carnet en tu poder y ya puedes salir a la carretera en solitario.

Enfrentarse en solitario al coche es un temor clásico de muchos conductores noveles cuando se suben por primera vez en su propio vehículo. «¿Cómo va a reaccionar el coche?», «¿qué pasará si tengo que hacer una maniobra a la que no estoy acostumbrado?» o «si se cala y no soy capaz de sacarlo, ¿quién me ayudará?» están entre las incertidumbres más comunes de los noveles.

Este tipo de dudas es muy frecuente, y en este post vamos a responderte a algunas de ellas. También podrás ver cuáles son los errores más recurrentes entre los nuevos conductores para que procures evitarlos.

Dudas de conductores noveles

Si eres un conductor novel seguro que te has planteado, o te plantearás en algún momento, algunas de las preguntas de ese estilo. Lo primero que debes saber antes de subirte a un coche por primera vez es que todas esas dudas que te asaltan ya las ha tenido mucha gente antes que tú. Así que lo principal es que no te preocupes ni te pongas nervioso. Si mantienes la calma, todo saldrá bien y en unos meses habrás superado todos los obstáculos iniciales. Veamos.

Mi coche es de gasolina y el de la autoescuela era diésel

Es muy frecuente que los coches de las autoescuelas funcionen con diésel. Esto se debe a que, en cierto modo, estos vehículos son más fáciles de conducir. Sin embargo, si te has comprado un coche de gasolina, no tienes por qué tenerle miedo. Solamente has de acostumbrarte a su funcionamiento.

Simplemente, un vehículo diésel no requiere tanta aceleración como uno de gasolina. Por tanto, cuando vayas a comenzar la marcha, debes recordar que existe el pedal del acelerador y que es necesario pisarlo para que el vehículo comience a andar. Teniendo esto en cuenta, te será mucho más fácil adaptarte a tu nuevo coche.

Cuando conduzco de noche no veo bien

Si has notado que cuando conduces de noche no ves bien, eso puede deberse a que tienes el parabrisas sucio. Si está limpio, no te preocupes: es solamente una percepción tuya. De noche, los conductores no tenemos tanta profundidad de visión como durante el día. Así que en lugar de preocuparte porque no ves lo que hay a 500 metros en una carretera sin iluminación, concéntrate en ver bien aquello que la oscuridad te permita.

Si notas que las luces de los coches que llevas detrás te molestan demasiado, utiliza la palanca de tu espejo retrovisor. Elevando esa palanca podrás ver las luces de los coches y conocer su situación sin que te molesten y te impidan ver con claridad.

¿Cuándo tengo que encender las luces si hace mal tiempo?

Si la visibilidad en la carretera se ve impedida por el mal tiempo, enciende las luces de cruce. Y si comienza a llover y el agua impide que veas bien los demás vehículos, deberás encender las luces para permitir que otros te vean.

Si la situación de lluvia se convierte en niebla y esta es muy espesa, puedes hacer uso de las luces antiniebla. Pero asegúrate de no utilizarlas a no ser que sea estrictamente necesario, ya que estas luces son muy potentes y puedes deslumbrar a los conductores que vengan de frente.

Salida en rampa: ¿y si se cala y no soy capaz de sacarlo?

Las primeras salidas en rampa con tu coche serán algunas de las pruebas más importantes que tendrás al principio de tu trayectoria como conductor. Si tienes que salir en una cuesta, recuerda acelerar el coche suficientemente. Si no aceleras, se calará o se irá hacia atrás, y eso hará que te pongas más nervioso.

Así que si notas que se te ha calado un par de veces y que no consigues salir, pisa el acelerador con ganas y verás que todo se soluciona. Conforme vayas acostumbrándote no necesitarás acelerar tanto para salir porque le cogerás el punto al coche.

¿Cómo debo actuar si tengo un accidente con otro coche?

Si tienes un accidente, lo principal es que te tranquilices. Ponte el chaleco reflectante si vas a salir del coche y, si es necesario, saca fotos del siniestro. Una vez que tengas guardadas las pruebas de cómo ocurrió, podrás trasladar el vehículo a un lugar donde no moleste a la circulación de los demás coches.

Una vez ahí, simplemente rellena el parte de accidente. Aunque este parte puede resultarte desconocido, verás que es muy intuitivo; rellenarlo es muy fácil. Así que no te preocupes y, sobre todo, mantén siempre la calma. Si el otro conductor y tú no os ponéis de acuerdo sobre quién tuvo la culpa, conviene llamar a la Policía para tratar de esclarecer los hechos.

¿Cómo se echa combustible?

Es muy fácil. Solamente necesitarás abrir la tapa del depósito, coger la manguera del combustible adecuado e introducirla. Una vez que esté dentro, solo tendrás que decirle a la máquina qué cantidad quieres echar. Eso sí, recuerda que si tienes un coche de gasolina, ponerle diésel puede ser catastrófico, y viceversa.

Errores más frecuentes

Ahora que ya hemos solucionado algunas de las dudas más frecuentes, es importante que prestes atención a estos típicos errores para que no los cometas como conductor novel.

Revolucionar muy poco o demasiado el motor

Como mencionábamos en la pregunta sobre salir en rampa, es común que las personas inexpertas conduciendo cometan alguno de estos dos errores. Si revolucionas muy poco el motor, sobre todo si este es de gasolina, será muy difícil que logres salir. Y, por el contrario, si lo revolucionas demasiado y esto lo haces con frecuencia, puedes deteriorarlo hasta llegar a quemarlo. Cuando estés conduciendo asegúrate de que, en tus aceleraciones, el motor se encuentre aproximadamente entre 2000 y 3000 rpm.

Mal control del embrague

A todos nos ha costado acostumbrarnos al embrague de nuestro coche. De hecho, no faltan quienes piensan que los embragues de las autoescuelas están trucados para que sean más fáciles de manejar. Pues bien, la realidad es que cada embrague tiene un punto diferente y que deberás irte acostumbrando al de cada coche. No hay más.

Uso del móvil durante la conducción

Esto no solamente es un error común entre los conductores noveles, sino que en el caso de estos es incluso más peligroso. Además de ser ilegal, mantener la concentración puesta en la conducción y en el móvil a la vez es imposible para alguien novato. Si cuando estás circulando por autovía durante los primeros meses y miras hacia la derecha el coche se te va en la dirección hacia donde miras, imagínate lo que puede pasar si centras tu atención en el teléfono móvil.

Exceso o defecto de confianza

Aunque ya has conseguido sacarte el carnet, es posible que te falte confianza a la hora de conducir por tu cuenta. Cuando estás haciendo las prácticas tienes al profesor contigo para sacarte de dudas, y pasar de tenerlo a no tenerlo puede ser difícil de superar. Pero recuerda que debes tener la confianza suficiente en el coche y en ti para saber que puedes hacerlo bien.

Pero tampoco te vayas al otro extremo. Otro gran error que cometen algunos conductores cuando llevan ya unos meses circulando es creer que ya son expertos. Esto ha llevado a muchos a cometer graves errores, algunos incluso catastróficos. Así que ten siempre en tus manos el control del coche y sé consciente de que puedes hacerlo, pero sin pensar que ya eres un conductor experto.

Olvidar las revisiones del vehículo

Es una responsabilidad que no tenías antes de tener tu primer coche, y puede ser normal que, si no tienes muy presente la necesidad de pasar revisiones, se te olvide. Para recordarlo, utiliza un calendario en el que anotes cuándo debes revisar, al menos, los frenos, el aceite, el líquido refrigerante y los neumáticos. Olvidar estas revisiones de forma periódica puede llevarte a tener un coche deteriorado y peligroso.

Cambiar de marcha bruscamente

Como hemos dicho antes, cada vehículo tiene su propio punto de embrague. Esto no solo significa que el coche pueda calarse si no le encuentras ese punto. También quiere decir que hasta que no le cojas el truco puede ser que hagas los cambios de marcha muy bruscamente. Para solucionar esto solo es necesario que te fijes, al cambiar de marcha las primeras veces, en la forma como lo haces. Así podrás ir corrigiéndola paulatinamente hasta que los hagas suavemente.

Y estos son los errores más comunes de los conductores noveles y también las dudas más frecuentes que suelen tener. Recuerda que, aunque ya tienes carnet, solo has dado el primer paso hacia el objetivo de ser un buen conductor. Pero intenta que esto no te impida conducir con la confianza puesta en ti mismo. Todos los conductores hemos sido novatos alguna vez y el truco para hacerlo mejor es esforzarse por conseguir ser un mejor conductor cada día.

Esta páxina web utiliza cookies para mellorar os servizos ofrecidos. Se continúa navegando, consideramos que acepta o seu uso e instalación. Para máis información faga click aquí.