Blog de e-park

Volvo se suma al coche eléctrico

Una gran marca de coches, como Volvo, vive en un proceso de constante innovación. Esta empresa sueca se ha puesto ya manos a la obra con la producción de modelos de coche eléctrico. El negocio del automóvil está cada día más alimentado con baterías, servicios digitales (como aplicaciones de parquímetro en el móvil, e-park), software que dará lugar a nuevas funcionalidades y cambios constantes que no dejan lugar a los antiguos enfoques del sector.

Según todos los análisis, la venta de coches eléctricos va a aumentar rápidamente a lo largo de los próximos años y empresas como Volvo liderarán este proceso, gracias a su apuesta por la creatividad, las soluciones de conectividad en el automóvil, la innovación y las políticas de respeto al medio ambiente. El vehículo eléctrico ha aumentado su autonomía y ha reducido su precio, que, pese a seguir siendo más caro que el de un coche tradicional, resulta cada día más competitivo.

El equipo de la Oficina de Innovación Corporativa de Volvo trabaja para encontrar soluciones imaginativas a problemas y se encuentra siempre abierto a nuevas ideas. Volvo mantiene su nivel de actualización constante gracias a un proceso de observación de la realidad exterior y la experiencia de sus empleados, después de años de dedicación y conocimiento de este sector. En su afán por la búsqueda de la excelencia, Volvo organiza eventos como la Semana Mundial de la Innovación, denominada Innovation GiG – Global Idea Generation.

Primer modelo

La compañía Volvo, que prevé vender un millón de vehículos eléctricos hasta 2025, ya ha anunciado un primer modelo de este tipo, con fabricación en China, para 2019. La apuesta por China se debe a tres factores.

Por un lado, su peso específico como fabricante especializado en el sector de la electricidad. En segundo lugar, tiene un potencial comercializador y de mercado casi ilimitado. Y, como tercer factor, es un país con una gran necesidad de reducir las emisiones de contaminantes el aire. Volvo está trabajando en un modelo eléctrico al completo y también en uno híbrido.

La era digital y los modelos eléctricos

Durante años, hemos hablado en términos futuristas de los coches eléctricos. Ahora, ya tenemos aquí ese futuro, con una alternativa real a los coches tradicionales, gracias a los enormes avances de la tecnología, la reducción de los precios de las baterías y la gran competitividad de los fabricantes para no quedarse atrás en la nueva era digital, que también ha llegado para quedarse en la industria automovilística.

El ciudadano que se desplaza cada día en coche por la ciudad, utilizando aplicaciones relacionadas con el aparcamiento, la conectividad, el uso del móvil, la conducción o la localización, se verá gratamente rodeado de nuevas oportunidades. Podrá disfrutar de una movilidad más ágil, segura y efectiva, ya sea para comprar, vender, realizar actividades de ocio o ir a trabajar. Estos ciudadanos estarán en breve dando la bienvenida a una nueva era digital, en la que el coche eléctrico, el teléfono móvil y gran cantidad de aplicaciones y aparatos asociados a ellos estarán estrechamente interconectados y permitirán realizar infinidad de gestiones.

Incluso, podremos realizar trámites sin bajarnos del vehículo, efectuar pagos, controlar gastos e informarnos del estado de las carreteras y nivel del tráfico con aplicaciones como e-park, que hacen las veces de un parquímetro móvil.

Ventajas del coche eléctrico

Los coches eléctricos han tardado en ser considerados una verdadera alternativa al modelo tradicional basado en los combustibles fósiles. Con la optimización de los costes de producción y sus nuevas funcionalidades, este tipo de coches eléctricos híbridos y enchufables ofrece ventajas considerables, que, en breve, harán su presencia habitual en las carreteras.

Además de mejorar la seguridad energética, para el usuario, supone un importante ahorro en combustible, al tiempo que usan una energía limpia.

Dependencia del petróleo

El repostaje de combustible para vehículos necesita casi tres cuartos del total de petróleo consumido en los países del mundo occidental, como Estados Unidos. Esto hace a los países desarrollados muy dependientes de los Estados productores de petróleo y condiciona la buena marcha de sus economías. Y cualquier desajuste en zonas como Oriente Medio causa un enorme vaivén en las economías occidentales.

Los coches eléctricos híbridos y enchufables nos ayudarán a reducir esa dependencia de los países productores de petróleo que existe en la mayoría del mundo, al surtirse total o parcialmente de la electricidad que se produce a través de gas natural, carbón, energía nuclear y energías renovables.

Precio

Cuando pensamos en adquirir un vehículo eléctrico, una de las primeras cuestiones que surgen es el precio. Pero, aunque aún es superior al de los coches tradicionales, se va a amortizar más rápidamente, cuanto más se use y más kilómetros se recorran. La razón es que el precio del combustible eléctrico es mucho más barato que el de la gasolina o del gasoil.

Existen ayudas para la adquisición de coches eléctricos, aunque no son suficientes para igualar el precio de los tradicionales. No obstante, las cuentas salen, si contamos con el citado ahorro en gasolina. Y, además, se prevé una bajada en los precios de los automóviles eléctricos a medida que vaya aumentando la producción y la demanda se generalice.

Rentabilidad del combustible

Habitualmente, los vehículos eléctricos suponen un coste más reducido en combustible que los tradicionales. De hecho, su consumo y bajo coste son unas de las bazas que harán crecer este sector del mercado de automóviles.

Para vehículos medianos y pesados, influye el volumen de las posibles cargas que se transporten, pero, en todo caso, con un uso adecuado y racional, el ahorro a largo plazo es seguro.

Los motores movidos por electricidad funcionan con mayor eficiencia que los que funcionan a combustión. Como ejemplo, 100 kilómetros recorridos en un vehículo movido con electricidad cuestan, aproximadamente, un euro; mientras que, al hablar de uno de gasolina, el precio se quintuplica, hasta alcanzar los 5 euros y 50 céntimos.

Recargas

Las opciones para recargar los coches eléctricos son muchas, ya que solo se necesita el acceso a una red o un generador eléctrico, algo disponible en casi cualquier lugar. Ya sea en una gasolinera, donde cada vez hay más zonas de recarga para vehículos eléctricos; un domicilio; o cualquier otra instalación. Además, los vehículos eléctricos híbridos enchufables cuentan con una gran versatilidad y algunos pueden repostar gasolina o diésel, lo que nos ofrece una seguridad añadida.

Actualmente, las gasolineras superan con creces cualquier zona de recarga para coches eléctricos, pero la balanza se irá equilibrando cada vez más a favor de las zonas para recarga, gracias a la acción de los fabricantes de automóviles y las medidas tendentes a la conservación del medio ambiente y calidad del aire, que, previsiblemente, con ayudas públicas irán aumentando su presencia.

Baterías

Como ocurre con las pilas tradicionales o baterías de los teléfonos móviles, las baterías de los vehículos eléctricos enchufables están programadas para disponer de una duración amplia. No obstante, su deterioro progresivo hace que su vida útil se extienda por un periodo de ocho a doce años en climas extremos y doce a quince en moderados, con algo más de unos 160.000 kilómetros.

En el caso de las baterías, también se predice una bajada de los precios en la medida en que aumente la producción y se popularice el uso del medio de transporte por electricidad.

Contaminación

La contaminación que se produce por la recarga o el funcionamiento de un coche eléctrico o híbrido enchufable varía dependiendo de cómo y dónde se efectúa la recarga. Este tipo de automóvil es, en sí, menos contaminante que el de gasolina o diésel, pero hay que tener en cuenta las fuentes de energía necesarias para producir la electricidad.

Hay fuentes con unos niveles de contaminación relativamente bajos, pero esto no siempre es así. En las regiones que dependen, en gran medida, de los combustibles fósiles tradicionales para generar electricidad, este tipo de vehículos no, necesariamente, supone un menor nivel de emisiones contaminantes.

Las marcas no pueden quedarse atrás

Las marcas de automóviles han percibido que los coches eléctricos son cada día una opción más apetecible para los conductores. No solo por la conciencia medioambiental, sino por todas las implicaciones positivas de la producción y del uso de este tipo de vehículos. La demanda se incrementará en los próximos años, pese a que, en la actualidad, sea excepcional encontrarse con alguno de estos vehículos.

Los fabricantes quieren aprovechar este potencial, dar al consumidor su mejor producto y acabar con muchos prejuicios que ahora existen, como su alto precio o la escasa duración de su batería.

La producción de coches eléctricos se encuentra en periodo de transición. Algunos analistas dan un plazo de dos años para que la compra de este tipo de vehículos se generalice. Y la industria se encuentra preparada para dar el salto.

Valiéndose de la innovación y tecnología, marcas como Volvo se suman a la producción del coche eléctrico para dar respuesta a esa creciente demanda que predicen todos los indicadores, con una conducción más cómoda, más adaptada a la tecnología, limpia y respetuosa con el medio ambiente.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.