Blog de e-park

Viajes sorpresa que no son realidad virtual

Como todos sabemos, viajar es una de las acciones más emocionantes de las que acontecen en nuestro día a día. Es sabido que la preparación del viaje mantiene la mente activa y hace que generes muchas más endorfinas que yendo a trabajar en tu rutinaria vida. Viajar nos acerca un poco más a lo que queremos ser realmente, nos da alas para volar hacia donde siempre hemos querido. En definitiva, se convierte en una vía de escape a esa rutina.

Los viajes pueden ser programados para unas vacaciones largas en las que desconectarás de todo el estrés del año y viajarás a otros mundos descubriéndolos y descubriéndote a ti mismo. Sin embargo, hay veces que no tenemos el tiempo material para estarnos un mes entero en la selva del sur de México (por ejemplo). Entonces tenemos que optar por las escapadas de fin de semana o de esos maravillosos puentes que nos regala el calendario de vez en cuando. Aunque corras el riesgo de quedarte con más ganas de seguir conociendo el destino, a lo que no puedes arriesgarte es a perderte esas escapadas.

La decisión

Cuando por fin decides que tienes que viajar, que es el momento y que no aguantas más tiempo sin escapar a un lugar diferente en el que relajar al menos tu mente, es cuando llega la mayor duda. ¿A dónde voy? Una vez que sabes de cuánto tiempo dispones para viajar, será un poco (solo un poco) más sencillo decidir el destino. Evidentemente, si tienes un break de cuatro días no vas a decantarte por visitar China, porque sabes que en el momento que pises tierra estarás esperando el siguiente avión para volver. Es materialmente imposible.

Aunque sepas el tiempo y el presupuesto del que dispones, no tendrás tan fácil decidirte entre asombrarte ante los fiordos noruegos, hartarte de comprar en el mercado de Camdem Town o perderte por las montañas de los Pirineos Catalanes. Muchas opciones golosas, ¿verdad?

La sorpresa

Hay una excepción en la que no te costará nada decidir, porque no tendrás que hacerlo. Se trata del viaje sorpresa. Sí, ese con el que se presenta tu pareja en el día de vuestro aniversario, tus amigas en tu despedida de soltera o tus padres de regalo de cumpleaños. Puede aparecer escrito y muy bien presentado dentro de un impecable sobre blanco o al final de un vídeo emotivo. También puede, simplemente, llegarte en forma de mensaje de Whatsapp con unos cuantos emoticonos festivos. Sea como sea, el destino ya lo tienes. 

Aunque está el riesgo de que el viaje sorpresa sea a un destino en el que ya has estado, siempre merece la pena que te eviten el mal trago de la decisión. No hay manera de quitarle la emoción a la sorpresa, nadie dice que no a un viaje sorpresa ya programado. Al igual que nadie dice que no a un viaje gratis fruto de participar en cualquier concurso. 

¿Podrías tener tu propia decisión sorpresa?

Aunque parezca totalmente contradictorio, el hecho de poder hacer que tu propia decisión sea sorpresa sin que intercedan terceros como parejas, amigos o familiares es posible. Puede parecer el futuro, una especie de realidad virtual o ser algo totalmente fuera del alcance de tu mano. Sin embargo, no lo es. Se trata de un hecho tangible y posible del que podrá disfrutar cualquier persona con un presupuesto muy bajo.

Gracias a la tecnología, el ocio se está diversificando y volviéndose aún más interesante. Esta propuesta se puede llevar a cabo gracias a una web en la que, por un módico precio, podrás reservar tu viaje dejando la elección del destino a la misma web. ¿Qué significa eso? Pues que eliges la fecha en la que te quieres ir y varios días antes te llegará un aviso de esta web diciéndote a qué lugar vas a viajar ese fin de semana. ¿No es emocionante?

Waynabox, a París por sorpresa

Quien dice a París dice Berlín o cualquiera de los 12 destinos que ofrece Waynabox. Se trata de la start up española que ha tenido la fantástica idea de crear una plataforma de viajes baratos en la que el destino de tu viaje será secreto hasta dos días antes del viaje. ¿Sigues sin concebirlo? Es muy fácil y, además, la usabilidad de la web hará más sencillo el procedimiento, reduciéndolo a muy pocos pasos.

En primer lugar, tienes que registrarte en la web (como lo harías en cualquier otra) y echar a andar lo que será tu próxima aventura. Una vez registrado, tendrás que elegir la ciudad de partida. En este caso elegirás entre los aeropuertos de Barcelona, Madrid y Málaga, que son los aeropuertos que más destinos europeos tienen entre su oferta. Para ir terminando lo que será tu decisión, elige la fecha en la que estás disponible y el número de personas que disfrutaréis de la experiencia.

Ya casi ha terminado lo que estaba en tu mano elegir. En este punto se abrirán ante ti los 12 destinos que Waynabox ofrece actualmente. Aunque está gestionando la apertura de nuevos destinos sorpresa, a día de hoy son Berlín, Múnich, París, Roma, Casablanca, Milán, Estocolmo, Oslo, Oporto, Bruselas, Dublín o Londres.

Será como un sorteo en el que, del tambor de los premios, tiene que salir una bola con el destino que fortuitamente te ha tocado. Además, hay una última opción. Anteriormente, hablábamos de que cuando recibes un regalo que consiste en un viaje sorpresa puede ocurrir que ya hayas estado en la ciudad que figura como destino en el billete. Esto no pasa con Waynabox. La aplicación te da la opción de descartar el destino en el que ya hayas estado anteriormente y no quieras volver a visitar. Si ya has ido a París y no tienes ganas de volver, seleccionas “París” y sería lo equivalente a sacar la bola que contiene el premio de “París” del tambor de posibilidades. De esta manera, no hay error alguno en tu sorpresa

Como ya sabes, no será hasta dos días antes de tu viaje cuando te enteres del destino. Es decir, si tu viaje sale el viernes, te enterarás el miércoles. Para que no tengas que gastar mucho tiempo (del poco que queda para la partida) en buscar qué cosas ver o por qué sitios moverte, Waynabox te facilita una guía de la ciudad a la que partirás. Como ves, te lo darán todo hecho. 

Un viaje low cost

Lo último que hay que remarcar de las ventajas de este método de viaje es su bajo coste. Está pensado para que todos sean facilidades y, por eso mismo, el precio no podía convertirse en un inconveniente a la hora de optar a estos viajes sorpresa. De ahí que puedas viajar un fin de semana con Waynabox por solo 150€. Por esta módica cantidad tendrás incluido tanto el vuelo como el alojamiento.

Un bajo presupuesto que hace que esta nueva forma de viajar sea muy asequible para jóvenes que aún están estudiando o que no tienen un trabajo fijo todavía. Todo esto sin mermar en calidad, ya que el equipo de Waynabox elige los alojamientos de entre los mejores y más cénctricos hoteles de la ciudad, teniendo en cuenta las opiniones de otros viajeros.

Lo único que hará que suba unos euros (5€ en concreto) será que descartes destinos de la lista que ofertan. Eso sí, la web te regala la opción de quitar uno de los destinos de manera gratuita. Será por quitar opciones extra por lo que tengas que pagar.

La revolución de viajar

Esto solo es una muestra más de cómo la tecnología está cambiando nuestro día a día en diferentes temáticas que van desde la salud, pasando por las comunicaciones y llegando hasta el ocio. Las nuevas formas de ocio de las que ahora podemos disfrutar existen gracias a los avances tecnológicos. Ahora, en la palma de tu mano (tableta, stmarphone, etc) podrás tener todos los mapas, guías y diccionarios de los idiomas de cualquier ciudad del mundo. Esto antes era un volumen de libros asombroso.

También se han implementado nuevos gadgets que más que inventar una forma de viajar, cambian por completo una ya existente. Ahora tenemos aplicaciones para comprar vuelos, seleccionar alojamiento, alquilar coches, mirar el tiempo que hará en nuestro destino, vivir aventuras sorpresa o compartir viaje con desconocidos. Toda una revolución a la hora de viajar. 

Se trata de aplicaciones que nos facilitan mucho el trabajo y nos quitan quebraderos de cabeza a la hora de viajar, desprendernos del estrés y disfrutar del destino sin llenarnos la cabeza de trámites. Un ejemplo de ello podría ser E-park, plataforma que hará que te olvides del parking y de tener que desplazarte hasta el parquimetro para aumentar el tiempo de aparcamiento de tu coche mientras estás viendo, por ejemplo, la Alhambra. Gestiones de movilidad simplificadas para que, mientras estés disfrutando de tu escapada, nada pueda perturbar tu bienestar. Ahora lo importante es que conozcas, disfrutes y te quedes con ganas de seguir viviendo nuevas aventuras.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.