Blog de e-park

Viajar con la economia colaborativa

La economia colaborativa te ofrece la posibilidad de viajar por todo el mundo por una módica cantidad, aprovechando una serie de sinergias humanas que se fundamentan en la transacción o el intercambio de persona a persona. Las que no tienen cabida en este planteamiento de vida son las empresas; únicamente cuentan las personas, que recurren a la colaboración y al trueque, de manera que cada parte aporta aquello que puede ofrecer, ya sea su coche, su habilidad, su hogar, su trabajo o su sapiencia. En ella participan personas que han entrado en contacto a través de una plataforma de internet, que es la que se encarga de conectarlos online.

Esta conexión puede ser con dinero de por medio o sin él, aunque la filosofía que aplican quienes se acogen a esta forma de viajar es la que surge de aquel viejo y generoso planteamiento vital de que  <>.

Ventajas que te ofrece la economía colaborativa

Permite compartir cosas que de repente adquieren un valor añadido que no tendrían si no se compartieran. Por ejemplo, esa cama vacía que tienes en casa, que nadie usa a lo largo del año y que se la ofreces a alguien que va a estar unos días en tu ciudad. Una cama que cedes a cambio de que durante la estancia en tu hogar dedique hora y media diaria a dar clases de inglés a tu hijo.

De ese trueque nace un valor añadido del que se beneficia tu pequeño pero que sería intangible si no se hubiera producido un acuerdo entre las partes nacido de la economía colaborativa.

Para establecer el contacto, las páginas webs y las apps se sirven de unas referencias que se encargan de generar confianza entre las personas que contactan y que alcanzan un trato.

Doble rol: proveedor y usuario

La economía colaborativa te permite ejercer un doble rol: puedes ser a la vez proveedor y usuario; si optas por esta manera de viajar tienes la opción de ser anfitrión o huésped y de aprender o enseñar.

Razones y consejos para que acogerte a esta peculiar manera de viajar

Lo primero que debes tener en cuenta es que vas a ahorrar mucho dinero. Si haces un buen trabajo de campo previo al inicio del viaje podrás irte de vacaciones varias semanas  por Francia, Alemania y Polonia, gastando lo justo, lo que te cueste comprarte unos bocadillos y tomarte unas cervezas y un café.

Porque si consigues organizar tu viaje con la ayuda de buena app tendrás la oportunidad de diseñar con tiempo las distintas etapas y encontrar a las personas que puedan llevarte en su vehículo de un sitio a otro de una manera totalmente gratuita o semigratuita.

Y es que siempre estarás en disposición de hacer una pequeña aportación para costear el gasto en gasolina o para invitar al conductor a tomar un refrigerio en uno de los bares de carretera. No obstante, tu función en este tipo de viajes puede resultar mucho más importante y sencilla, ya que hay gente que está dispuesta a llevarte a cambio de unos kilómetros de conversación y buena compañía.

BlaBlaCar

De todas formas, la planificación puede resultar mucho más sencilla con aplicaciones como BlaBlaCar con las que, por una cantidad razonable, tendrás la opción de viajar de puerta a puerta en el horario que mejor se adapte a tus necesidades, sin que te veas obligado a pasar varias horas e infinidad de controles en los aeropuertos.

¿Qué necesidad hay de estresarse y de pegarse un gran madrugón para coger un vuelo de Bilbao a Valencia para ir a Castellón si puedes coger un coche en el mismo Arenal junto al Teatro Arrriaga a las doce del medio día para llegara las seis de la tarde a la puerta de tu casa en la capital de la Plana?

Se trata de un servicio que, quien lo prueba repite, por su comodidad y dinamismo. De hecho, lo que te recomendamos es que entres en BlaBlaCar siempre que tengas que hacer un desplazamiento largo porque comprobarás que en todos los casos hay alguien dispuesto a llevarte. Lo hará para no viajar solo y para que le resulte más barata la factura de la gasolina.

Los autobuses sufren

El auge de estas nuevas formas de transporte está causando estragos entre las líneas por carretera. Así lo atestiguan las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) que aseguran que el volumen de negocio de los grandes colosos del sector como Alsa ha descendido un 23 por ciento entre mayo de 2009 y mayo de 2017.

Se trata de una circunstancia que tiene toda la lógica del mundo porque los usuarios del BlaBlaCar evitan tener que ir a las estaciones. También se ahorran unos recorridos interminables en los que para estirar las piernas únicamente se hacen las paradas previamente programadas.

Lo malo es que se hacen muchas paradas de las otras, cuando la línea regular obliga a detenerse en todos los municipios por los que pasa el autocar.

La diferencia entre ir de puerta a puerta y tener que estar parando en infinidad de pueblos es significativa.

Civitatis

Otra página que está creciendo a pasos agigantados es Civitatis, un portal que se encarga de organizar excursiones y visitas guiadas por todo el mundo y que en 2017 prestó servicio a un total de 900 000 viajeros.

Se trata de un instrumento que resulta especialmente útil para quienes no saben idiomas porque permite diseñar rutas a pie y en español en cualquier lugar del mundo. En consecuencia, la barrera idiomática desaparece y el viajero gana en autoestima e incrementa de forma considerable su sensación de confort y bienestar.

Es evidente que las nuevas aplicaciones han cambiado radicalmente la forma de viajar. Gracias a estas plataformas existen más opciones para desplazarse de un lugar a otro y para alojarse en el destino de una manera bastante más económica.

El alojamiento

Buceando con calma por internet puede ocurrir que te encuentres con alguien que te ofrezca cobijo por las noches; ten en cuenta que hay personas que viven y se sienten solas, que dan mucha importancia a unos minutos de charla y buena compañía.

Uno de los mejores consejos que te podemos dar es que durante la planificación de tu viaje recurras a estas dos páginas: Low Home Swap y Home Exchange. Resultan de mucha utilidad cuando se intentan intercambiar casas entre personas o familias de distintas ciudades.

Si vives en Sevilla y vas a coger tus vacaciones la misma quincena que alguien que reside en Bilbao, ¿qué te impide pasarte dos semanas alojado en un piso del Casco Viejo, de forma totalmente gratuita, mientras los propietarios del piso pernoctan en tu casa del barrio de Santa Cruz?

En lo relativo al alojamiento han aparecido portales que resultan ciertamente sorprendentes. Es el caso de Fairbnb, una empresa cien por cien de economía colaborativa surgida en Amsterdam en el año 2016, de cuya gestión se encargan todos los actores que padecen el impacto de esta actividad, desde los anfitriones a los huéspedes, pasando por los vecinos y los comerciantes.

Reinvierten los beneficios en proyectos sociales que se ponen en marcha en distintos barrios y también en actuaciones que ayudan a paliar los efectos negativos que genera el turismo.

Se trata de una plataforma nacida en Holanda que se está expandiendo por el mundo; ya está en España, concretamente en Barcelona, donde aspira a convertirse en una inteligente y justa solución para superar los problemas que a veces genera el turismo sin control.

Low cost extremo

En la red hay de todo, también lo que podríamos llamar un low cost extremo. Es el caso de Couchsurfing, que ofrece alojamiento totalmente gratuito en unas condiciones un tanto precarias ya que en ocasiones lo que pone a disposición del usuario es un simple sofá.

Solidaridad

De todas formas, la economia colaborativa también esta abierta a la solidaridad. Un buen ejemplo es la web de crowdfunding idea.me, en la que puedes hacer un llamamiento a la financiación colectiva si tienes pensado realizar un viaje con proyecto social.

Otras ventajas que ofrece la economía colaborativa

  1. Más y mejores formas de transporte. Nuevas alternativas de desplazamiento que hasta hace poco no podíamos ni imaginar siquiera.
  2. Las nuevas maneras de desplazamiento de una ciudad a otra generan un ahorro económico.
  3. Beneficio medioambiental, porque, si varias personas comparten un vehículo, se producirá un menor gasto de recursos naturales y descenderá la contaminación.
  4. Fomenta la cohesión social, la solidaridad y las relaciones sociales basadas en la confianza.

Dispuestos a compartir

La estimación realizada recientemente por la consultora PricewaterhouseCoopers anuncia que la economia colaborativa mundial generará actividad en 2025 por valor de 335 000 millones de dólares. Otro estudio, en este caso de Nielsen, avisa de que cada vez son más las personas que están dispuestas en España a compartir, alquilar o intercambiar sus cosas. Además, el 53 por ciento se muestra dispuesto a alquilar o compartir bienes en un contexto de consumo colaborativo.

En definitiva, la economía colaborativa es imparable y ha venido para quedarse entre nosotros.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.