Blog de e-park

Viaja en el tiempo en el Museo del Automóvil

Si hay algo que entusiasma a todos los amantes del automóvil como tú, eso es conocer su pasado, la historia de esos coches clásicos que, pese al cambio de la moda de cada una de las épocas, han marcado un antes y un después en los coches.

Desde que se inventó el primer coche hace ya 130 años (Karl Benz lo creó el 29 de enero de 1886), muchos han sido los locos pioneros que se han lanzado a crear máquinas con cuatro ruedas para hacer la vida más cómoda a todo el mundo. Vehículos que han incorporado continuas innovaciones, con lo que han conseguido evolucionar el sector del automóvil para crear coches más seguros, cómodos y eficientes.

Aquel primer coche acuñado por Mercedes Benz no tenía cuatro ruedas como los de hoy, sino tres, y montaba un motor de un solo cilindro, con 954 cc y 0,75 caballos de potencia. Además, conviene destacar un dato muy interesante: alcanzaba una velocidad máxima de 16 kilómetros por hora. ¡Toda una revolución para el momento! Su primera aparición pública tuvo lugar el 3 de julio de 1886 en la ciudad alemana de Mannheim.

Los coches actuales habrían sido imposibles sin los coches clásicos del pasado

Está más que claro que la tecnología avanza y esos avances innovadores, incorporados en cada vehículo de las distintas épocas que forman parte de la historia, son los que puedes ver en los automóviles clásicos que están presentes en el Museo Automovilístico de Málaga, donde puedes recorrer y revivir el pasado gracias a los maravillosos coches antiguos que se exponen en sus distintas salas.

Lujo, arte, diseño y exclusividad habitan las distintas estancias del Museo Automovilístico. Allí podrás vivir una experiencia única y sentirte parte de ese maravilloso pasado en el que personas en los años 20, 30 y 40 experimentaron a bordo de sus máquinas. En aquel momento pasearon, sin duda, reliquias que hoy forman parte de un pasado glorioso.

El Museo Automovilístico y de la Moda de Málaga es un lugar único en todo el mundo

El museo sitúa en la antigua Tabacalera de la ciudad andaluza y, en un espacio de 6000 metros cuadrados, encierra una gran y magnífica colección de coches clásicos repartida en 13 salas diferentes con temática distinta.

A pesar de que no seas un gran amante de los coches, no te dejarán indiferente los modelos de vehículos exclusivos y únicos que encontrarás. Casi cien coches que han marcado un hito en el automovilismo. Bugatti, Hispano Suiza, Mercedes o Ferrari son algunas de las marcas de gran tradición automovilística que podrás encontrar en sus diferentes estancias.

Más que coches

Además, para terminar de crear esa ambientación propia, la exposición también cuenta con ropa y trajes que son propios de cada etapa histórica. Un valor añadido que te ayudará a transportarte a vidas pasadas que no pudiste vivir, pero que sí que puedes imaginarte ahora cómo fueron.

Una guía con toda la información

Otro aliciente que tiene visitar el Museo Automovilístico es que no solamente puedes ver esos automóviles, sino que además un guía proporciona datos sobre quién usó ese vehículo, qué características tenía y por qué fue novedoso en su momento. Se trata de una serie de datos que sin duda hacen que tu experiencia sea muchísimo más completa. Incluso, en algunos casos, te encienden el motor para que escuches cómo suena.

Vehículos de un pasado reflejado también en la gran pantalla

Los vehículos que alberga el museo encarnan todo un repaso por los momentos más importantes de la historia del siglo XX. Crean así una mezcla especial y única entre lo nuevo y lo clásico; entre la innovación y la tradición. La colección privada “El vehículo como obra de arte” te lleva a otros tiempos más sencillos, pero en los que el automóvil se articulaba como motor de la innovación y los avances tecnológicos.

¿Qué vas a encontrar en el Museo?

En este rincón de Andalucía vas a revivir la historia a través de autos emblemáticos. Tanto si te gustan las ruedas como si no. En cualquier caso, es digno de visitar y más que aconsejable.

Belle Époque

La Belle Époque es el periodo que comprende desde finales del siglo XIX hasta comienzos del XX, hasta el inicio de la Primera Guerra Mundial en 1914. Esta es la época en la que los automóviles competían con los carros de caballos y en los que el auto gozaba de un gran descrédito.

Algunos de los coches que podrás ver en esta sala son el Winner americano, un Minnervete belga del año 1904, el Dion Bouton francés de 1903 o un Richmond de Estados Unidos creado en el año 1908. No podrás apartar la vista del American LaFrance Simplex, fabricado en 1918 o del maravilloso Barron Acroyd inglés de 1912.

Años 20

Los locos años 20 fue un periodo en el que la felicidad por el fin de la guerra y una inusitada prosperidad económica invadió los Estados Unidos. La mujer empezó a conseguir protagonismo al volante, y algunos de los coches más codiciados de la época los puedes ver y sentir en esta sala: el belga de 1923 Minerva, un Lancia italiano de 1921, el espectacular Paige americano de 1927, un Nash también estadounidense del año 1930, el Studebaker americano de 1931 y el Unic de 1920 fabricado por los franceses. No olvides observar cómo es la estrella de esta sala, el Hispano Suiza de factoría nacional de 1917.

Art Decó

Si a lo largo de los años se puede mencionar una edad de oro de los automóviles, esta es sin lugar a dudas la conocida como Art Decó. Durante esta época, el sector del automóvil se afanó en el lanzamiento de nuevos modelos que consagraron a los diseñadores en auténticos artistas del momento y a los vehículos en obras de arte.

En esta sala, podrás ver magníficos ejemplares con una inédita calidad hasta la fecha: el Mercedes 540 K (fabricado en Alemania en 1937), el inglés de 1936 Rolls- Royce Phantom III (uno de los más conocidos y reconocidos), el Packard americano de 1939, un Lancia de 1934 o un auto de fabricación francesa del año 1938, el Delage.

Coches de diseño

También en el pasado ha habido verdaderos automóviles de diseño, exclusivos para aquellas personas que se lo podían permitir. Coches que eran rompedores en su momento y que ahora tú puedes disfrutar en persona: Lancia Astura (Italia-1938), Tatra (Checoslovaquia-1947) Renault (Francia-1930), De Sotto (USA-1934), Peugeot (Francia-1937), Cord (USA-1937), Auburn (USA-1936 ), Allard (Inglaterra-1949), Panhard und Levassor (Francia-1938), Kaiser Darrin (USA-1954), FN Fabrique Nationale (Bélgica-1930), Citroën (Francia-1963) y Cord (USA-1936).

Vehículos de la gran pantalla

El cine también ha popularizado muchos coches, y seguro que alguno de los automóviles que están en la exposición los has visto en la gran pantalla. La industria cinematográfica ha mostrado al mundo algunos modelos muy relevantes en la tradición automovilística mundial.

En la sala Hollywood encontrarás auténticas joyas que te harán disfrutar y asombrarte. Verás autos que han sido conducidos por famosos como el Rey del Rock, como el Cadillac El Dorado del año 59. Se trata de coches de culto para los amantes de las cuatro ruedas. En esta sala conviven marcas como Chrysler, Ford Thunderbird del 56, Cadillac, Rolls- Royce o Excalibur.

Coches ingleses

Los coches ingleses siempre han sido importantes en la industria y han obtenido un lugar privilegiado en ella. Tradición británica y calidad siempre han sido sus principales pilares. En esta sala se puede sentir esa impronta inglesa gracias a nueve magníficos ejemplares de Rolls- Royce. Entre ellos se encuentran el Phantom V Flower Power, de 1968 (el coche que llevaba el cantante y miembro de The Beatles John Lennon), el Bentley MKV, del 48, o el impresionante Jaguar Mark IV de 1948.

Dolce Vita

La Dolce Vita también llegó a las cuatro ruedas en forma de coche deportivo con unas cuidadas líneas y un diseño aerodinámico, fruto de la prosperidad de la posguerra. Es aquí cuando el vehículo alcanza un nivel de lujo prohibitivo para las personas que no sean estrellas. Aquí encontrarás once modelos espectaculares de marcas como Maserati, Porsche, Jaguar, Alfa Romeo, Ferrari, Mercedes o Aston Martin.

La época del tuning

También puedes vivir en primera persona la experiencia del tuning, que nació en Estados Unidos hace ya algunos años. El objetivo fue modificar coches que se habían quedado obsoletos creando auténticas obras de arte. Algunos ejemplares que podrás contemplar hasta quedarte sin aliento son el Ford V8 de 1934 o La Bomba (sí, se llama así).

Los coches de los trabajadores

Pero en el Museo Automovilístico de Málaga no solamente hay sitio para los modelos de las altas esferas, sino que también muestra el gusto de la clase trabajadora por estos ejemplares que tanto facilitaron sus vidas. Coches prácticos para el día a día que eran más baratos y austeros, pero que merece la pena ver.

En este caso, se trata de nueve modelos súper curiosos: Morris Minor (inglés,1931), Austin Seven (inglés, 1928), Austin Seven (inglés,1928), Citroen (francés,1922), Morgan (inglés, 1928), Fuldamobile (alemán,1955), Velorex (checoslovaco,1963) y Fiat 500 (italiano,1936).

Una visita única

Sin dudarlo, el Museo Automovilístico es un lugar de obligada visita en el que, además de conocer la historia del automóvil a través de los ejemplares que están presentes, podrás disfrutar de la experiencia única de alquilar uno de estos modelos.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.