Blog de e-park

Todo lo que necesitas saber sobre las excursiones gratis y free tours

En verano hay quien va a la casa del pueblo, al apartamento de la playa… y otros aprovechan para hacer turismo y conocer alguna nueva cultura. Para conocer un lugar, hay que patearlo bien. Pero si de veras deseas no perderte lo más emblemático y, además, descubrir algunos de sus secretos, es más que recomendable que contrates una excursión o tour de los muchos que se ofrecen.

Desde hace algún tiempo están proliferando en muchas ciudades los llamados free tours. Se trata de visitas guiadas gratuitas por las zonas más interesantes, con más historia o representativas, conducidas por un guía local.

¿Qué ofrece un ‘free tour’?

Atrás quedaron los tiempos en los que solo se podían contratar excursiones a través de una agencia de viajes o del hotel donde nos alojábamos. Ahora las posibilidades se multiplican. Ya existen los autobuses turísticos proporcionados por los ayuntamientos, que nos permiten hacer diferentes recorridos por la ciudad. Es más, podemos subirnos y bajarnos del bus las veces que queramos durante el día.

El caso del free tour, o dicho en español, de la excursión gratis, es totalmente distinto. Nace de la iniciativa privada y se basa en ofrecer unos servicios a cambio de la voluntad del turista. En Internet se encuentra una oferta muy variada. Lo único obligatorio es reservar un día y una hora concretos. Así de fácil.

De este modo, se pueden elegir recorridos por el casco antiguo de una ciudad, históricos o conocer los lugares más emblemáticos, entre otros. La web ofrece el programa y el turista elige lo que se acomoda a sus intereses. Es gratuito, pero al final de la visita cada uno de los participantes debe entregar una propina al guía, según su grado de satisfacción. Una cantidad apropiada serían unos diez euros por persona.

¿Existen realmente las excursiones gratis?

En tanto que no se paga por adelantado y no existe un precio previamente estipulado, sí puede decirse que estas excursiones son gratuitas.

No obstante, los guías no son voluntarios que realizan esta función por amor al arte, sino que esperan ganarse la vida con ello. Así que lo lógico es darles una cantidad al final de la visita o recorrido.

Seamos realistas, esto es un negocio. Y no hay nada de malo en ello. Esta especie de turismo colaborativo nació cuando unos estudiantes de Turismo pensaron que podía ser una buena para practicar y, a la vez, sacarse algún dinero.

Pronto aparecieron las plataformas de Internet que gestionan esta oferta. Gracias a ellas, los guías obtienen clientes y los clientes pueden contratar sus visitas. Esto merece una compensación económica. Es decir, los guías tienen que abonar una tarifa a la web y esta sale de las propinas que los turistas les pagan.

Debes tener en cuenta esto si alguna vez haces uno de estos recorridos free tour y se te ocurre marcharte sin más.

Por otra parte, como afirma alguna plataforma que ofrece estos servicios, se trata de disfrutar primero y pagar después. Es un servicio libre, sin un precio fijado, que se retribuye una vez finalizado.

Ventajas e inconvenientes de optar por un ‘free tour’

Los guías que trabajan en estas excursiones gratuitas no tienen por qué ser titulados. Por ello, la CEFAPIT (Confederación Española de Federaciones y Asociaciones Profesionales de Guías de Turismo) ha expresado reiteradamente su disconformidad ante la existencia de estos free tours.

Los guías titulados arguyen que es una injusticia hacia ellos, que para ejercer su profesión antes han realizado una prueba acreditativa de sus conocimientos y llevan a cabo una actividad regulada.

Es cierto que no puede acreditarse que los guías de estos free tours tengan unos conocimientos óptimos. No obstante, como en Internet funciona muy bien el boca a boca a través de las redes sociales, a las plataformas que los ofertan les interesa que sus guías tengan una calidad mínimamente probada.

Cómo hacer la reserva de un ‘free tour’

La oferta es inmensa y los detalles dependen de lo que propone cada plataforma. Los recorridos se hacen en español y la reserva se hace a través de la web.

En ella aparecen todos los detalles que nos pueden interesar. Si todavía no estamos satisfechos, podemos recurrir a las FAQ o ponernos en contacto con los organizadores, aunque esto último no suele ser necesario.

Al ser una actividad gratuita, no hay que facilitar ningún dato personal de pago. Buscaremos el día y la hora que nos interese y, si hay disponibilidad, se pasará al siguiente paso.

Normalmente, la web envía un correo electrónico con la confirmación de la reserva y su justificante, que habrá que mostrar en el momento de inicio del recorrido (impreso o en el móvil).

Estas excursiones suelen tener una duración de dos horas o dos horas y media. Se indica claramente en la oferta, y hay que tenerlo en cuenta a la hora de reservar. Si vas con niños o alguna persona con movilidad reducida, lo mejor es asegurarte previamente de que podrán realizar el recorrido sin problemas.

Algunas ciudades que ofrecen excursiones gratis

La lista de las ciudades donde puedes acceder a estos recorridos es casi infinita.

Roma misteriosa

Además de los monumentos y del Vaticano, Roma tiene muchas leyendas y secretos que solo un guía experimentado nos puede contar. Una manera divertida de conocer la cara oculta de la Ciudad Eterna.

Este recorrido se inicia muy cerca de la Piazza del Popolo, en el Piazzale Flaminio, donde dicen que había un cementerio maldito. A partir de allí, el guía cuenta secretos sobre dos grandes artistas del Barroco: Caravaggio y Bernini.

Entre otros lugares de interés, se pasa por por el Ponte Sisto y el Sant’Angelo, que guardan inquietantes leyendas de almas errantes y fantasmas que buscan el descanso eterno.

París monumental

Tanto si ya conoces París como si es nuestra tu vez, es obligatorio recorrer los lugares más emblemáticos.

Es una delicia pasar por el Pont Neuf, el puente más antiguo de la ciudad, y por el Pont des Arts, el de los enamorados, donde comenzó la fiebre de los candados. Hay que ver la linda y antigua catedral de Notre Dame, los jardines de las Tullerías, el Arco del Triunfo, la Torre Eiffel, y terminar en las enigmáticas pirámides acristaladas del Louvre.

París está lleno de leyendas y de historia, en mayúscula. Las huellas de Napoleón Bonaparte y del Rey Sol son imborrables. Y las orillas del Sena son tan románticas…

Lisboa antigua y señorial

«Lisboa antigua y señorial», cantaba Amália Rodrigues, la Reina del Fado. Lisboa merece un recorrido guiado como el que comienza en la plaza Luís de Camões y sigue hasta el Chiado, el barrio bohemio, desde donde se ve el castillo de San Jorge y la catedral.

Lisboa es una ciudad impregnada de historia. Se evocan las conquistas que convirtieron a Portugal en una gran potencia mundial. No en vano fue cuna de descubridores y exploradores.

Recorrer Lisboa es ir descubriendo episodios que han ido marcando su devenir, como el terremoto de 1755 o la Revolución de los Claveles. Alma de fado y belleza serena.

Barcelona medieval

Comenzando por la plaza de Catalunya, el centro neurálgico de la Ciudad Condal, nos adentramos en la parte antigua, llena de secretos.

Podremos conocer los orígenes romanos de la ciudad, entonces llamada Barcino, y pasear por las ramblas. Callejeamos por las calles medievales del Barrio Gótico.

Pasando por el barrio del Born, el antiguo mercado central de la ciudad, y el de La Ribera, con antiguos palacios del siglo XV, llegamos a la basílica de Santa María del Mar, hoy famosa por la novela y la serie televisiva La catedral del mar.

Toledo, la ciudad de las tres culturas

Toledo es bulliciosa y antigua, sugerente y mágica. Hay que pisar la plaza de Zocodover, donde estaba el antiguo mercado árabe, callejear hasta el Alcázar, admirar la catedral y adentrarse en la judería.

Esta ciudad tan rica en historia y anécdotas bien vale la pena un tour con un guía que conozca el significado de tantos detalles que descubrirás a cada paso.

Un ‘free tour’ por el museo

Los museos son un lugar muy apropiado para los guías free tour. Una visita guiada siempre es apetecible y sugerente, y quizá las que ofrece el propio museo no te van bien por el horario. Sin embargo, es posible que en la puerta haya un par de chicos que ofrezcan sus servicios de guía.

Si vas a Londres, puedes hacer una de estas visitas al Museo Británico. Allí no ponen pegas a este tipo de recorridos guiados.

En España también es posible. Por ejemplo, en Madrid los admiten el Museo del Prado y el Museo Reina Sofía.

¿Te animas?

Si te animas a probar una excursión gratis, lo mejor será que busques una plataforma fiable y con buena reputación. Para ello, es útil buscar qué dicen de sí mismos en su web, y las opiniones que aparezcan en su página y, si es posible, en alguna gran plataforma de reservas, del tipo TripAdvisor.

También es posible que te lances a la aventura y dirigirte a los guías que esperan clientes bajo esos paraguas que los anuncian. ¡Buena suerte y feliz recorrido!

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.