Blog de e-park

Todo lo que debes saber ante un aviso del cuadro de mandos del coche

¿Qué significan los avisos del salpicadero? ¿Qué quieren decir las luces que brillan en el cuadro de mando de nuestro vehículo? ¿Por qué las luces brillan de diferentes colores? ¿Tengo que parar el motor si una luz roja se ilumina en el salpicadero? Repasamos todos los avisos, alertas y testigos de avería en el salpicadero de nuestro coche.

Todo conductor tiene que estar pendiente de la situación del tráfico, del asfalto, de las curvas en la carretera, de las señales, de la climatología, de los vehículos que circulan a nuestro alrededor y de lo que pasa en nuestro propio coche. Tenemos que saber cómo reaccionar si se ilumina un testigo de avería en nuestro coche.

¿Qué es un testigo de avería?

Los testigos de avería son los pictogramas situados detrás del volante, junto al cuentakilómetros y cuentarrevoluciones, y se encienden o se iluminan en el caso de que el propio vehículo detecte un problema interno, ya sea una avería o la necesidad de cambiar el aceite o del uso del cinturón de seguridad.

La cantidad de testigos de avería que tiene un coche depende de la marca, del modelo e, incluso, del año de fabricación del coche.

Tipos de testigo

La mayoría de los fabricantes está añadiendo cada vez más tipos de avisos y alertas interna. Ante una avería de nuestro coche, hay muchos tipos de testigo, pero todos siguen un patrón determinado:

Rojo: Los avisos que lucen en color rojo son los más importantes. En el caso de que se ilumine un aviso en rojo, debemos detener el vehículo, ya que nos está avisando de una anomalía grave. Con un testigo de avería iluminado en rojo debemos llamar a las asistencias de forma inmediata y no volver a encender el motor.

Amarillo: Los avisos que lucen en amarillo o ámbar también indican un fallo importante en alguno de los sistemas del coche. Si tenemos un testigo iluminado en amarillo, tenemos que detener el vehículo de forma segura y llamar a un profesional.

Verde/blanco: Los avisos que lucen en verde, blanco o azul nos dan información del coche, pero no indican que haya una rotura o avería en el vehículo. Con un aviso en verde podemos continuar la marcha del vehículo, pero sabiendo, por ejemplo, que pronto tenemos que cambiar el aceite del motor.

Los más frecuentes:

Sistemas de frenos: Son de los más peligrosos, ya que indican un fallo en el sistema de frenos. Puede que no haya suficiente líquido de frenos o estén desgastadas las pastillas de frenos. Es posible que suframos una fuga en el líquido de frenos y hayamos de detectar por dónde se produce la filtración. En ocasiones, este aviso luce por un fallo en el servofreno de emergencia.

Consejo: acudir a un taller lo antes posible.

Circuito de refrigeración: Se ilumina un termómetro en rojo cuando la temperatura del líquido de refrigeración es demasiado alta. Es peligroso, dado que puede quemarse la junta de la culata en el caso de una temperatura muy alta del motor. En ocasiones, el termómetro se ilumina si la temperatura es demasiado baja.

Consejo: apagar el motor, llenar el depósito y esperar a que se enfríe (sin encender el motor).

Aceite del motor: Cuando se ilumina una aceitera en rojo, significa que la presión o cantidad de aceite en el motor es demasiado baja. Este testigo es muy importante, puesto que, en el caso de no apagar el motor, podemos griparlo; y, en ocasiones, se ilumina, debido a una fuga de aceite. Si esto sucede y continuamos con el motor en marcha, podemos quemarlo.

Consejo: apagar el motor y rellenar con aceite hasta los niveles predeterminados.

Batería: Su símbolo es una batería con un más y un menos y, cuando esta se ilumina, indica que la tensión de la batería está o demasiado alta o demasiado baja. En un vehículo estándar, la presión de la batería se tiene que situar entre 13 y 14,4 voltios. Normalmente, este aviso se ilumina cuando la batería no carga correctamente, aunque puede ser que se haya sobrecargado, se produzca un fallo en el sistema eléctrico o esté fallando el alternador.

Consejo: no apagues el coche (sin batería, no se volverá a encender), apaga los sistemas eléctricos (radio, aire acondicionado…) y dirígete al taller más cercano.

Cinturón de seguridad: Cuando se ilumina el aviso de cinturón de seguridad, significa que no están abrochados correctamente los cinturones de seguridad delanteros (en los nuevos modelos también funciona con los asientos traseros).

Consejo: abrochar el cinturón de seguridad de todos los ocupantes del vehículo.

Control de estabilidad: Conocido como el ESP, la luz del control de estabilidad encendida indica que el ESP (Electronic Stability Programme) ha dejado de funcionar o alguno de los sensores no está tomando las referencias correctamente (en ocasiones, cuando hemos circulado por una superficie con polvo o barro). No imposibilita la circulación, pero has de tener en cuenta que, si perdemos la estabilidad del coche, el ESP no funcionará.

Consejo: adapta tu conducción y acude al taller.

ABS: El ABS o sistema antibloqueo de frenos tiene que apagarse un poco después de encender el motor. En el caso de que la luz permanezca encendida, lo más probable es que el sistema que evita que las ruedas se bloqueen esté averiado y tengamos que acudir al taller de manera urgente.

Consejo: verificar el fallo en un taller.

Pastillas de frenos: No todos los vehículos tienen un aviso específico para las pastillas de freno. En el caso de que el coche lo tenga y se ilumine, significa que necesitamos cambiar las pastillas de freno.

Consejo: sustituir las pastillas de freno

Precalentamiento: Es un símbolo que solo está presente en los vehículos diésel. Estos coches necesitan unos instantes para el precalentamiento y no se debe encender el motor hasta que el aviso se apague.

Consejo: esperar unos segundos hasta que la luz desaparezca

Fallo en el motor: Cuando nuestro salpicadero nos avisa de un posible fallo en el motor, tenemos que acudir a un taller lo antes posible, ya que podemos estar sufriendo un fallo eléctrico en el motor o escape. En cualquier caso, con el programa de emergencia activado, las prestaciones del coche se reducen mucho y la mejor opción es repararlo cuanto antes.

Consejo: acudir a un taller.

Antiniebla: Este piloto nos indica que llevamos las luces antiniebla encendidas. Esta situación puede ser peligrosa para el resto de vehículos, que pueden ser deslumbrados con la potencia de nuestras luces.

Consejo: apagar las luces antiniebla cuando haga buen tiempo.

Control de crucero: El testigo iluminado en verde o azul del control de crucero automático nos indica que es un buen momento para que el coche mantenga una velocidad constante, que tenemos que seleccionar previamente. Es una función muy útil en los vehículos que circulan largas distancias en autopista y no desean sobrepasar los límites de velocidad de la carretera.

Consejo: verifica el tráfico antes de su utilización.

Start-stop: Cuando se enciende la luz verde o blanca del start-stop, se debe a que estamos detenidos en un semáforo y el vehículo ha apagado el motor. Es un sistema ideal para el ahorro de combustible y reducir el CO2 que nuestro coche lanza a la atmósfera.

Consejo: la luz se apaga al pisar el embrague.

Gases de escape: Este testigo encendido nos indica que se están dando unos niveles demasiados altos en los gases de escape o sistemas de inyección del motor. En algunos coches, este testigo encendido activa el modo de emergencia y reduce la potencia del motor. Si esto sucede, es importante no acelerar más el vehículo, dado que podemos provocar una avería mayor al sobrecalentar el motor. En ocasiones, este aviso solo parpadea como primer aviso, para que acudamos al taller a reparar la avería.

Consejo: no acelerar fuertemente el motor y reparar el desperfecto.

Presión de los neumáticos: En algunos salpicaderos, hay un aviso de alerta para informar de una presión baja en las ruedas. Normalmente, este testigo se ilumina en amarillo y nos indica que la presión de los neumáticos es insuficiente. Cuando el aviso sale de forma constante o acabamos de meter presión en las gomas y continúa dicho aviso, se debe a que es el momento de cambiar las ruedas de nuestro coche. En ocasiones, si tenemos neumáticos nuevos y la luz de aviso continúa encendida, se debe a que está fallando el control de presión del vehículo. Lo ideal sería revisar el sistema de control de presión de nuestras ruedas.

Consejo: inflar o cambiar los neumáticos.

Recuerda que no todos los coches tienen los mismos testigos, ya que cada fabricante sigue un modelo diferente y propio, que, en ocasiones, no coincide con otras marcas u otros modelos.

Es fundamental conocer los sistemas de aviso y alerta de nuestros salpicaderos y qué debemos hacer, en el caso de que un testigo de avería se ilumine en el interior de nuestro coche. Normalmente, el libro de mantenimiento de nuestro coche debería contener una sección en la que explica cómo son y qué detectan los testigos de avería del vehículo.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.