Blog de e-park

Tesla está arrasando en los vehículos eléctricos con fábricas increíbles

Nikola Tesla fue uno de los inventores e ingenieros más brillantes e influyentes del siglo XX. Él sentó las bases de la energía eléctrica, sobre todo de la corriente alterna; por lo que ha recibido numerosos premios y reconocimientos en diferentes países. Uno de ellos llegó con la fundación, en 2003, de la empresa de automóviles californiana Tesla, que ya es todo un referente mundial en vehículos eléctricos. De hecho, su automóvil más conocido, el Tesla Roadster, se alimenta con un motor de corriente alterna AC que deriva precisamente del diseño original de Tesla en 1882.

Tesla, ubicada en Silicon Valley, es un claro ejemplo de empresa del siglo XXI que pretende hacer llegar al gran público los avances de la tecnología al precio más asequible. Estos dos objetivos —la demanda creciente de automóviles y baterías eléctricas, así como el hecho de construirlos de la forma más eficiente y barata posible—, han llevado a sus directivos a apostar por una planta de impresionantes dimensiones ubicada en Sparks, en el desierto de Nevada. Esta usará precisamente la energía solar abundante en la zona para autoabastecerse. La planta, que se inauguró el 29 de julio de 2016, todavía no se encuentra a pleno rendimiento, pues se espera que llegue a su máxima capacidad a partir de 2020, pero sus cifras y sus pretensiones son realmente impresionantes. ¿Te das cuenta de sus magnitudes? Seguro que va a revolucionar el mercado de vehículos eléctricos y el consumo de coches y otros aparatos que funcionen con batería eléctrica. 

El reto: 500 000 baterías anuales

Los altos directivos de Tesla actúan con grandes miras, como lo hacía su inspirador, y han tirado la casa por la ventana en el diseño, el desarrollo y la construcción de esta descomunal fábrica que será como una ciudad en sí misma y que, para que te hagas una idea, fabricará cada año 35 millones de kWh o 35 000 millones de vatios. O, lo que es lo mismo, ella sola creará el equivalente a la producción mundial de baterías de ion-litio alcanzado en 2013. En cifras totales de baterías, estamos hablando de unas 500 000 anuales.

En los próximos años, la fábrica de esta marca liderada por Elon Musk continuará con su proceso de construcción y ampliación que empezó en 2014. Sin embargo, desde finales de julio de 2016 ya está produciendo vehículos y baterías. De hecho, las actuales instalaciones, con los ya impresionantes 150 000 metros cuadrados, solo ocupan alrededor de un 14 % de los 12,15 kilómetros cuadrados o 1214 hectáreas de las que consta su área total.

Números de infarto

Se mire por donde se mire, los números que va a alcanzar esta descomunal fábrica son de impresión. Los trabajadores de la zona, y aquellos que decidan desplazarse hasta allí, están de enhorabuena, porque Tesla tiene previsto crear, aproximadamente, 6.500 puestos de trabajo. Esto, en un sector como el del automóvil que se caracteriza por las fusiones, las reducciones de costes y de plantillas en todo el mundo, es una gran noticia. Eso sí, tú y yo no podremos ver hechos realidad estas cifras y volúmenes de gente hasta 2020, cuando la factoría, efectivamente, esté funcionando a pleno rendimiento. Y eso que una de las mayores apuestas de Tesla es la robótica, lo que se puede ver claramente en sus futuristas plantas de producción, en las que los robots son los más claros, y en ocasiones casi únicos, protagonistas.

Por lo que respecta a los costes para sus directivos y accionistas, se estima que rondarán los 4000 millones de dólares, de los cuales uno de sus socios —la marca japonesa Panasonic— va a aportar unos 1600 millones. O, lo que es lo mismo, un tercio del total. Lo cual, seguramente, será una gran ayuda para Tesla, aunque también la hará depender de un socio externo que podrá influir en la toma de decisiones futuras, lo cual puede determinar el porvenir de la empresa en cierto grado.

Como bien sabes, tan importantes como los socios y los trabajadores, o incluso más, son los clientes. Por eso, los estudios de mercado generados por Tesla estiman que existen ya unas 400 000 intenciones de compra del Tesla Model 3. Unas cifras que aumentan cada año de forma significativa y que lo harán, seguramente todavía más, cuando los primeros modelos empiecen a venderse a partir de 2017.

Factores diferenciales de Tesla

Mucho más que un coche

Pero el éxito que está teniendo Tesla y sus excelentes previsiones para un futuro cercano no se limitan tan solo a sus plantas de construcción, sino que van mucho más allá. Los Tesla están llamados a revolucionar el mercado automovilístico tal y como lo están haciendo ya en varios países. Lo cierto es que impresionan nada más verlos y, más aún, al ponerse al volante. Por ejemplo, el modelo SP90D –un vehículo eléctrico de bateríaconsigue llegar a los 100 km/h en 2,8 segundos, rompiendo todos los mitos de la lentitud o la falta de potencia de los vehículos eléctricos.

¿Quieres saber más? Estos vehículos van mucho más allá: tienen sensores para ajustar la velocidad a las curvas, pueden viajar por carretera prácticamente solos e, incluso, pueden aparcar solos. Todo va encaminado a que, en un futuro no tan lejano —ya hay modelos que lo hacen—, el automóvil pueda conducirse de forma autónoma y el pasajero se dedique a otras tareas más placenteras o útiles, como pueden ser leer, consultar internet, ver una película, etc.

Los Tesla, como hemos indicado, funcionan con baterías ion de litio 18650; es decir, del mismo estilo que se usan en los teléfonos móviles y tabletas. Eso sí, de mayores dimensiones. Estas suelen colocarse en el suelo del coche y son muy fáciles de cambiar, con un diseño estimado para que se pueda realizar el proceso en solo 90 segundos.

Las fábricas por dentro

Además de los números impresionantes y de los volúmenes previstos de venta, las fábricas de Tesla, como la que se está construyendo en Nevada, son toda una revolución en su interior y en sus líneas de trabajo. Fusiona el aprovechamiento y el protagonismo de los robots, con etapas en las que el ser humano no solo es imprescindible, sino que trabaja y produce mejor. Por ejemplo, en la sección de pintura. Tesla lo intentó con robots, pero se dieron cuenta que los trabajadores lo hacían mejor y que, además, lograban ajustar y fijar mejor la cantidad de brillo exacto que se necesitaba.

En cambio, las máquinas que mueven y colocan las grandes planchas sí son muy eficientes. También cuentan con robots de diversa índole para realizar tareas diversas como soldar, mover, encajar y levantar los vehículos al ensamblarlos.

Una política revolucionaria

Otra de las características de Tesla que ha impulsado su líder, Elon Musk —un auténtico visionario al estilo de Steve Jobs, conocido, por ejemplo, por ser el inventor de Paypal— es que tiende a liberar sus patentes, de forma que cualquier fabricante en el mundo podrá abrir una gigafactory y producir sus baterías. Eso es totalmente inusual en estos campos tecnológicos y en las grandes multinacionales, caracterizadas por el secretismo y la cerrazón. Pero también puede ser un elemento clave a la hora de consolidar este enfoque en el mercado mundial.

Su modelo de negocio no tiene nada que ver con el habitual de los concesionarios. Es más, sus productos se venden casi exclusivamente a través de su web mediante pago online, lo que hace que sea un modelo ilegal en 48 estados de EE. UU., aunque esto no parece restarle relevancia ni capacidad de crecimiento en el sector.

Los Tesla se pueden cargar en sus estaciones y postes de recarga de forma gratuita, pero de momento en España son bastante escasas debido, entre otras cosas, a la legislación vigente en el país y en cada ayuntamiento, que prioriza todavía a las grandes eléctricas. Aún así Tesla no se amedrenta: en 2106 pretende levantar otras 13 estaciones con supercargadores que se sumarán a las dos que ya había, dejando la distancia entre una y otra en unos 300 o 400 km. Es decir, se podrá recorrer ya toda la península con ellas.

Otro aspecto que pretende revolucionar el mercado, en este caso el de la energía en los hogares, es su batería Powerwall, que pretende extender a todos los hogares en el futuro y con el que podrás crear y almacenar tu propia energía. Por supuesto, también te servirá para recargar tu coche eléctrico. Aquí jugará un gran papel también la energía solar y otras renovables para no depender de las grandes eléctricas. De nuevo, la guerra de Tesla con la competencia está servida y se prevé ardua y compleja. Pero la buena noticia para los consumidores es que cada vez se abren más opciones como esta para no depende tan sólo de una forma de alimentar a nuestros automóviles o de iluminar nuestras vidas cada día. Tesla, con menos de 15 años de vida, ya está sentando las bases de una revolución al estilo de las que su inspirador, Nikola Tesla, logró generar en el mundo de la electricidad y en nuestras vidas.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.