Blog de e-park

Proyect Titan: la incursión de Apple en el mundo de los vehículos eléctricos

Mediados de 2015. Las publicaciones tecnológicas americanas comienzan a lanzar el bombazo. Apple planea entrar a lo grande en el sector automovilístico. Se ha filtrado uno de los proyectos más ambiciosos de la compañía de la manzana: Apple prepara para 2020 el lanzamiento de un vehículo eléctrico. Apple prepara el lanzamiento del Apple Car.

La noticia se hace eco rápidamente en medios de comunicación de todo el mundo. Las expectativas se disparan e incluso comienzan a aparecer posibles diseños de cómo podría ser el coche de Apple.

Un simple rumor pone en marcha una cantidad enorme de publicaciones alrededor de todo el planeta. Esto es algo a lo que Apple nos tiene acostumbrados. La empresa dispone de los mayores altavoces en el panorama mundial. Cualquier noticia relacionada con el lanzamiento de un nuevo producto rápidamente se convierte en portada de todos los medios especializados.

¿Pero cuánto de verdad hay en esas publicaciones que afirman que Apple entrará de lleno en la producción de automóviles en el año 2020? Esta es la verdadera cuestión, que analizaremos a continuación.

Todo lo que se ha publicado hasta ahora

Existen versiones casi infinitas sobre lo que realmente está haciendo Apple en el sector del automóvil. En este artículo, vamos a centrarnos en tres escenarios diferentes:

  • Apple está inmerso en el desarrollo de su Apple Car y lo lanzará en una fecha cercana a 2020.
  • Apple estuvo interesado en desarrollar su Apple Car pero acabó desechando la idea.
  • Apple nunca ha estado interesado en fabricar el Apple Car pero sí planea entrar en el sector del automóvil.

Comencemos nuestra primera hipótesis

Apple está inmerso en el desarrollo de su Apple Car y lo lanzará en una fecha cercana a 2020

Como hemos comentado al comienzo del artículo, a mediados de 2015 comenzaron las publicaciones sobre esta noticia. 

Apple está desarrollando un coche eléctrico y dispondría de un equipo de unas mil personas involucradas en su desarrollo.

Todo comenzó con las conversaciones entre Apple y la compañía más cool del segmento de coches eléctricos: Tesla. El objetivo inicial de Apple era adquirir Tesla y poder entrar en este sector con una enorme base empresarial. Recordemos que Tesla ha hecho enormes avances en temas como la batería eléctrica o los postes de recarga y que la perspectiva es que se convierta en el líder del mercado de vehículos eléctricos a corto o medio plazo.

Al fracasar las negociaciones, la compañía de Cupertino decidió embarcarse en este proyecto sin la ayuda de Tesla. Comenzaron a realizar contrataciones de expertos en la industria y llegaron a formar un equipo de unos mil expertos.

Incluso se ha publicado que Apple estaría desarrollando su coche eléctrico en un laboratorio secreto en Berlín y que Magna, la empresa austriaca, sería la encargada de fabricar el automóvil de la manzana mordida.

Llegados a este punto, cabría preguntarse si Apple podría tener éxito lanzando su propio coche, al igual que ha triunfado revolucionando industrias completas con el lanzamiento de sus productos.

Sin duda, construir un coche desde cero no es tarea fácil, ni siquiera para nuestros amigos de Cupertino. Apple necesita ser rápido y preciso si no quiere que este ambicioso proyecto se transforme en una gran pérdida de dinero y sobre todo de prestigio. Cada vez que un nuevo producto se encuentra en fase de desarrollo, el mundo entero mira a Apple. Por esto y por su fama de empresa casi infalible, las expectativas son enormes.

En cuanto a cómo se ha tomado esta noticia la competencia, habría que destacar una persona por encima de los demás: Elon Musk. El CEO de Tesla ha hecho algunas declaraciones interesantes sobre cómo Apple estaba intentando contratar a sus ingenieros y si cree que Apple podría convertirse realmente en un competidor a corto plazo:

“¿Ingenieros importantes? Apple únicamente contrata a la gente que despedimos en Tesla. En nuestra empresa solemos llamar a Apple el “cementerio de Tesla”. Si no consigues triunfar en Tesla, siempre puedes acabar trabajando para Apple.”

“Desde mi punto de vista es bueno que Apple desarrolle su propio coche. El problema es que los coches son bastante más complejos que un iPhone o un Apple watch. Además, creo que Apple llega tarde a la carrera del coche eléctrico.”

No es la primera vez que subestiman a Apple. Así reaccionó Steve Ballmer, el CEO de Microsoft, ante el lanzamiento de la primera versión del iPhone:

¡El precio de venta del iPhone es de 500 dólares! Se trata del smartphone más caro en todo el planeta y ni siquiera tiene teclado. La mayoría de los usuarios necesitan un teclado para poder enviar emails. Microsoft vende millones de smartphones y Apple ninguno. Veremos cómo nos va a cada uno el año que viene.

Ya sabemos lo que pasó después. Apple se convirtió en la empresa que más beneficio genera con mucha diferencia en el mercado de los smartphones, mientras que los chicos de Redmond siguen teniendo problemas con su estrategia en el mercado móvil.

Por tanto, podríamos decir al respecto que el desarrollo de un coche eléctrico sin tener experiencia anterior en el sector se trata de una tarea titánica para cualquier empresa. Sin embargo, si hay alguien que nos haya demostrado varias veces que puede revolucionar mercados enteros es Apple.

Vayamos a continuación al segundo posible escenario

Apple estuvo interesado en desarrollar su Apple Car pero acabó desechando la idea

En esta segunda opción, planteamos que Apple entró de lleno en el desarrollo de su propio automóvil, pero que ante los obstáculos encontrados durante la realización del proyecto finalmente acabaron desechando la idea. Es una hipótesis muy válida y se han realizado varias publicaciones al respecto.

Por lo visto, Apple ha tenido numerosos problemas durante la fase de desarrollo del Apple Car. Problemas técnicos de difícil solución. A todo esto, además, se unió el despido de Steve Zadesky, el directivo encargado de liderar este proyecto. Otros rumores apuntan a la excesiva presión impuesta a los ingenieros, con fechas de entrega casi imposibles, como explicación a la cancelación del proyecto.

La salida del director del proyecto supuso un fuerte golpe para Apple. La empresa intentó paliar esa baja recuperando a quien fuera uno de sus hombres fuertes los últimos años: Bob Mansfield. 

Bob Mansfield anunció su retirada en 2012 después de dedicar gran parte de su carrera profesional a trabajar en Apple. Fue la cabeza visible en proyectos de enorme envergadura que ayudaron a que Apple se convirtiera en una de las empresas de más éxito en todo el planeta.

Apple confiaba en el liderazgo de Bob Mansfield para revertir la situación del proyecto, pero las dificultades encontradas durante el desarrollo del mismo parece que obligaron a la compañía a desechar la idea de lanzar un coche eléctrico al mercado.

El desarrollo de un coche eléctrico en un periodo tan corto de tiempo es una tarea titánica para cualquier empresa, incluso para una capaz de revolucionar varios mercados tecnológicos como Apple.

Además, la fabricación de un automóvil añade una serie de aspectos legislativos a los que la compañía debe hacer frente y que no estaban presentes en la creación de sus anteriores productos.

Apple nunca ha estado interesado en fabricar el Apple Car pero sí planea entrar en el sector del automóvil

El mercado automovilístico se caracteriza por ser muy intensivo en capital. La cantidad de recursos y experiencia necesaria para desarrollar un vehículo es enorme. Es complicado poder adquirir toda esa experiencia en forma de nuevos miembros del equipo en tan poco tiempo. Pero poder desarrollar un coche eléctrico en unos pocos años es una tarea imposible para cualquier empresa.

Apple sabía todo esto, por lo que nunca tuvo en mente entrar en este mercado. 

Pero, si esto es así, ¿por qué aparecieron tantas noticias relacionadas con el coche eléctrico de Apple? ¿Todo fue una mentira sin ninguna base de la prensa mundial?

En realidad, no. Apple sí que entrará en el mercado del automóvil, pero lo hará como siempre, a su manera.

Apple planea enfocarse en la creación de tecnología para vehículos autónomos. 

No desarrollará ningún coche, sino que se asociará con empresas automovilísticas, ofreciéndoles su tecnología para apoyar a sus propios vehículos.

Aquí cabría preguntarse: ¿qué tipo de tecnología?¿Qué tipo de productos? Se rumorea que podría ofrecer desde estaciones de carga eléctrica hasta un mejor sistema operativo para coches, a través de un renovado CarPlay. Con Apple, nunca puedes estar seguro de nada.

Como conclusión, diremos que existen una serie de sectores en los que Apple y otras empresas tecnológicas están realmente interesadas: vehículos autónomos, inteligencia arficial, smartcitie, sistemas de pago online…

Algunos avances en esos sectores supondrían un cambio total para la sociedad. Por ahora, lo único que podemos hacer es seguir interpretando estos rumores y esperar que realmente las grandes tecnológicas puedan mostrarnos sus últimas creaciones. Como usuarios nos encontramos ante un momento increíble, en el que podremos sentarnos y contemplar lo que la tecnología puede ofrecernos y con qué nos sorprenderán las grandes compañías tecnológicas. El futuro se presenta apasionante.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.