Blog de e-park

¿Por qué existen los parquímetros? (VENTAJAS)

Aparcar en las grandes ciudades se ha convertido en uno de los grandes retos cuando te desplazas con tu vehículo. Las grandes aglomeraciones que viven metrópolis europeas como Madrid, Barcelona, París o Londres ha obligado a los gobiernos a buscar fórmulas más cómodas para los ciudadanos que requieren aparcar su coche de una forma cómoda y rápida. Las colas para pagar la tasa de parking durante el tiempo que se dejaba el coche ha sido uno de tus principales dolores de cabeza.

Por ello, los avances tecnológicos y la inteligencia artificial han permitido ofrecer alternativas mucho más cómodas a las necesidades de cada uno de los clientes que necesitan aparcar su monoplaza, ya que desde hace años tener que pagar por aparcar es algo cada vez más común en las grandes ciudades.

Las comodidades de los parquímetros inteligentes

Además de las grandes ciudades, aquellas poblaciones que atraen una afluencia de turismo durante alguna época del año, especialmente en verano, también han implementado la obligación de pagar por aparcar para todos aquellos ciudadanos que no sean residentes habituales. Por ello, los pueblos costeros también son otra de las opciones a las que se debe hacer frente al temido parquímetro. No obstante, también han implantado opciones tecnológicas mucho más cómodas. Las novedades tecnológicas han permitido implantar una serie de novedades que permiten hacerte la vida más fácil.

De esta forma, en función de las características del vehículo que quieras aparcar, el destino y el punto de partida, se te aplica una tarifa totalmente personalizada. Por ejemplo, en Barcelona o en Madrid, los vehículos menos contaminantes son bonificados. Así, los llamados híbridos, que utilizan un motor de combustión junto a un motor eléctrico, pueden bonificar hasta un 50 % de la tarifa. En cambio, los vehículos eléctricos pueden hacerlo de una forma completamente gratuita durante el tiempo máximo de aparcamiento. Con esto se ahorran muchos trámites ya que el propio parquímetro tiene la capacidad de detectar el tipo de vehículo que estás queriendo aparcar.

En otro tipo de parquímetros se incorpora un teclado alfanumérico. Con ello, tienes la capacidad de introducir la matrícula de tu vehículo y será el propio sistema, en función del régimen de emisiones, el que determine la tarifa que deberás pagar. Una vez determinada la tarifa, la propia pantalla te va guiando de forma totalmente automática. Otra de las ventajas con la que podrás beneficiarte será la gran variedad de sistemas de pago. De esta forma, podrás pagar tanto en metálico, como en tarjeta de crédito o débito. Hace años era imposible el pago con algo que no fuera metálico. Esto te obligaba a acudir al cajero más cercano para obtener dinero en efectivo con el que poder sacar el ticket. En algunos casos se podía llegar a perder hasta media hora.

El sistema de apps

Las aplicaciones de parquímetros también han sido otra de las grandes revoluciones que tienes a tu disposición. Con ello, ya no es necesario acudir al parquímetro para realizar el pago del ticket. Desde el propio móvil se puede conseguir un ticket de aparcamiento por el tiempo que requieras. Otro de los efectos colaterales es que ya no es necesario, por tanto, volver al vehículo para dejar el billete. Los agentes encargados de velar que se está pagando el importe necesario cuentan con sus propias aplicaciones para no tener que revisar manualmente que se cuenta con un ticket. De esta forma, no solo la vida de los agentes se ha vuelto más sencilla al poder realizar las revisiones correspondientes de una forma más sencilla y rápida.

Además, puedes sacar tu propio ticket sin moverte del vehículo, sin la obligación de encontrar un parquímetro y, obviamente, sin la necesidad de volver al vehículo. En algunos casos, has podido encontrarte con que el parquímetro más cercano puede encontrarse realmente lejos, pudiendo llegar a perder hasta 10 minutos en cada viaje para poder incluir el ticket necesario en el coche. Ahora, simplemente con un teléfono inteligente se puede abonar el pago de la tarifa correspondiente de una manera mucho más cómoda y sencilla.

En esta línea, los parkings privados también pueden llegar a beneficiarse de la tecnología Via-T. En este sentido, si utilizas uno de estos dispositivos para realizar el pago de los peajes cuando utilizas las autopistas, con el mismo dispositivo también puedes realizar el pago de los aparcamientos privados. Así, ya no hace falta sacar un ticket al entrar al parking ni tampoco acudir al parquímetro para pagar el tiempo de aparcamiento cuando se vuelve al vehículo. Simplemente, con el dispositivo Via-T cuando se entra y sale es suficiente para abonar la tarifa correspondiente. Se entra y sale del parking como si se tratara de tu propia plaza privada.

Con el tiempo se han ido subsanando los errores y actualmente este es uno de los métodos más eficaces que existen. En sus primeros meses, los parquímetros presentaban errores con la ubicación GPS a la hora de pagar con tarjeta. A lo mejor aparcabas en una zona y se te asignaba el pago en otra zona completamente diferente. El agente, al pasar con su aparato, te multaba por no haber pagado la tarifa de aparcamiento y obligaba a iniciar un trámite pesado e innecesario de acuerdo a los objetivos que quiere ofrecerte este tipo de tecnologías.

Una tarifa totalmente adaptada a ti

En muchas ocasiones puedes haberte quejado de tener que pagar de más cuando ibas a un parquímetro por no saber calcular la tarifa exacta que ibas a tener que abonar por el tiempo que ibas a estar. Cuando vas de compras o a hacer recados resulta complicado calcular el tiempo que vas a necesitar. Incluso, también pueden ocurrir imprevistos que no puedas planificar. Por ello, el parquímetro inteligente te permite adaptar la tarifa de aparcamiento a tus necesidades. A través de la aplicación inicias el tiempo de aparcamiento cuando aparcas el coche y lo finalizas cuando lo retiras. No vas a pagar ni un céntimo más por tu estancia en el sitio en el que hayas aparcado.

Sin embargo, también puede ocurrirte el efecto contrario. Cualquier imprevisto puede hacer que necesites más tiempo en el parking. Con los parquímetros tradicionales era necesario que volvieras al punto de partida para renovar el ticket y poder gozar de más tiempo de aparcamiento. Esto obviamente acababa siendo algo realmente ineficiente ya que se perdía mucho tiempo entre que se iba a renovar el billete de aparcamiento y se volvía a tus funciones. Ahora con la posibilidad de contar con una aplicación es mucho más ágil. Basta con acceder con tu teléfono inteligente, introducir tus datos y en un momento, y sin moverte de la ubicación en la que estás, puedes renovar tu aparcamiento. En el caso de parking privado, como se ha comentado anteriormente, con el dispositivo Via-T es suficiente para tener acceso ilimitado.

Con estos avances no solo pagas el tiempo que estés realmente aparcado, sino que te permite anticiparte de una forma cómoda y sencilla a todos los contratiempos que te puedan surgir hasta que vuelvas a tu vehículo. Al mismo tiempo, se ha acabado la necesidad de llevar dinero en metálico de forma obligatoria o tener que acudir a una entidad bancaria cuando no se cuenta con efetivo para poder sacar el ticket. Incluso, las aplicaciones se han vuelto universales y, por ello, es posible viajar a otras localidades sin tener que descargar otra app para poder aparcar. Esto permite elevar la comodidad a la hora de acceder a los parquímetros. En otros casos, también puedes haberte encontrado que el parquímetro está en reformas y, por tanto, no existe la posibilidad de operar con él. Antes era necesario encontrar otro aparato. Ahora es suficiente con usar la aplicación para poder aparcar de una forma cómoda y sencilla.

Conclusiones

Los avances tecnológicos han permitido elevar la calidad de vida de los ciudadanos y, por tanto, facilitarte las cosas cuando acudes con tu vehículos a las grandes ciudades. Encontrar sitio en la calle ya es complicado y, por ello, las aplicaciones han permitido mejorar la tarea. La propia aplicación que te permite pagar el parquímetro también te permite visualizar donde existen sitios libres para aparcar. Una vez estás estacionado, desde la propia app puedes abonar el tiempo que estés aparcado. No hace falta encontrar un parquímetro, y mucho menos, hacer un cálculo aproximado del dinero que necesitas gastarte. La facilidad de pago es otro de los pasos adelante, siendo posible el efectivo, como antaño, pero también la tarjeta de débito o de crédito.

Desde la aplicación del parquímetro también puedes gestionar el gasto mensual que tienes acumulado y poder hacer estimaciones periódicas del presupuesto que estás destinando al aparcamiento. Por ello, la inteligencia artificial y los teléfonos inteligentes han permitido integrar a los parquímetros en tu día a día y facilitarte mucho la vida. Así, si acudes diariamente a una gran ciudad por trabajo y necesitas aparcar tu vehículo, podrás hacerlo de una forma mucho más sencilla y dinámica permitiéndote obtener una tarifa completamente adaptada a ti.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.