Blog de e-park

París es una ciudad mágica en Navidad

Si ya Paris es una de las ciudades más atractivas del mundo ¡imagínatela en Navidad! Desde diciembre, la capital francesa está igual de elegante, pero repleta de preciosas luces y de encantadores mercadillos navideños. Visitar esta ciudad durante las fiestas es una idea excelente, ya que se trata de un destino al que la época navideña le sienta realmente bien. Si vas, conocerás un París totalmente diferente.

En la ciudad del amor no faltan planes que hagan que se despierte tu espíritu navideño. Por ello, te vamos a contar las claves de la capital francesa en Navidad. Es decir, qué puedes hacer y qué puedes visitar. Cualquiera se enamoraría de este destino en las fiestas ¡hasta el mismísimo Grinch de la Navidad!

Las tradiciones que se viven durante las fiestas en la ciudad de la torre Eiffel

Las pistas de hielo

Una tradición fundamental que tiene París durante las fiestas es patinar sobre hielo. La pista más popular de la ciudad es la que se encuentra en Trocadero. Es una actividad muy navideña que no puede faltar durante tu viaje. Por eso, además de la de Trocadero, hay muchas más pistas repartidas por diferentes puntos.

Por ejemplo, puedes ir a la del Grand Palais o a la de Montparnasse, que está situada en frente del Hôtel de Ville. Este edificio es toda una reliquia que sirve hoy en día como la sede del Ayuntamiento de París.

Los carruseles

En diferentes y variados distritos de la ciudad, o “arrondissements”, que es como ellos lo llaman, se instalan durante las fiestas diferentes carruseles o tiovivos totalmente gratuitos en la época navideña. Son puntos muy fotogénicos que atraen tanto a niños como a mayores.

Los más conocidos son el del distrito cuarto, llamado Parvis de l’Hôtel de Ville (justo donde se encuentra una de las pistas de hielo más famosas) y el del distrito treceavo, que está en Place d’Italie. A su vez, cuentan con mucha popularidad el carrusel del distrito decimocuarto en Jacquier, Rues Didot, y el del distrito décimo octavo, que está nada menos que en la basílica del Sagrado Corazón, también preciosa en Navidad.

Los belenes y los conciertos

Visitar belenes es una de las actividades más típicas de las fiestas. Si tú también lo disfrutas, en la Catedral de Notre Dame se coloca un popular pesebre o belén precioso. Se instala todos los años y además, la iluminación de este edificio es una de las más destacables de la ciudad por su belleza.

Por otro lado, en Notre Dame, tanto en Montmartre como en la Iglesia de la Madeleine se ofrecen misas con coros y conciertos. Se encuentran junto al Sagrado Corazón.

Subir a la Torre Eiffel

En estos días, otra opción que tienes es darte el lujo de ir a la Torre Eiffel y subirla sin hacer colas. Si vas, te recomendamos que lleves una bebida y un par de copas. Podrás brindar sobre la ciudad totalmente iluminada.

Los paseos por la ciudad

Si es la primera vez que vas a la ciudad, las fiestas son una manera de quedarte irremediablemente prendado de ella. Déjate llevar por los paseos por el Sena, los almuerzos en preciosos restaurantes decorados y por los museos y monumentos de mayor relevancia.

Las vistas desde el río son hermosas y si lo deseas, también puedes darte el capricho de comer en la propia torre Eiffel. También, las calles de París se llenan de personas alegres y de un gran ambiente que no te puedes perder.

El turismo de mercadillos navideños y de rincones secretos durante las fiestas en París

El mercado de los Campos Elíseos

Una de las avenidas parisinas más famosas y majestuosas se llena de colores y de luces a lo largo del mes de diciembre. Las tiendas se decoran con tonos festivos y a ambos lados de la acera, podrás acudir a una gran hilera de monísimos puestecillos que tienen todo tipo de productos que esperes encontrar, relacionados con la Navidad.

Algunos de esos productos son quesos de colores, otros son galletas, chocolates, vino caliente para soportar mejor el frío y en general, puestos de comida. Pero también encontrarás artesanía con vidrio, figuras del pesebre y mucho más.

Tampoco faltan junto a la avenida las pistas de patinaje sobre hielo, la música navideña y los toboganes. Por otro lado, en muchos de los bares suelen servir en esta época una llamada “cerveza de la Navidad”, que ya es casi una tradición parisina.

El mercadillo de los Campos Elíseos te ofrece un paseo que es una maravilla, con sus extremos en la Noria de la Concordia junto al obelisco, por un lado, y el Arco del Triunfo en el otro. ¡Una experiencia apasionante!

El mercado de La Défense

En París, las navidades también están presente en el distrito financiero. En el paseo de los rascacielos hay un camino muy largo que se decora con árboles de navidad, así como con figuras iluminadas. También en la fuente.

Desde La Défense podrás disfrutar de unas increíbles vistas del Arco del Triunfo. Del mismo modo, si te sitúas debajo del Arco de la Defensa, encontrarás otro de los mercadillos de Navidad más famosos de toda la ciudad. Pero si quieres verlo tendrás que ir temprano, porque es uno de los mercados que cierran más temprano.

Las galerías comerciales en las fiestas

Las populares galerías de Lafayette y Printemps se baten en una “lucha” cada año durante las fiestas por ver quién tiene los mejores escaparates. Cada año, más elaborados. La decoración incluye a veces monstruos que van saludando a muñecos voladores y otras escenas de lo más imaginativas. Todo es bien recibido en la Navidad parisina.

El mercadillo navideño de los pies de la Torre Eiffel

A los pies de la Torre Eiffel tampoco podía faltar un mercado navideño. Esta hilera se coloca junto al río Sena, a uno de los lados de la Torre Eiffel. Es un mercado navideño muy pequeño que cuenta con pequeñas cabañas de madera clara que tienen la cima nevada.

Por un momento, ver esta hilera tan original te trasladará a los propios Alpes. Es un lugar ideal no solo para hacer turismo en la capital francesa, sino también para pararte a comer algo, ya que como en todo buen mercado navideño que se precie, la mayoría de puestos son de comida o de artesanía. Sin dejar atrás los famosos vinos calientes.

El mercado de Notre Dame

El mercado de Notre Dame destaca sobre todo por su artesanía por el abeto enorme que se levanta cada Navidad, siendo uno de los árboles navideños más conocidos de París, gracias a su mimada decoración. El mercado, por otro lado, se sitúa en la propia explanada de Notre Dame.

Por la noche, es precioso pasear por este lugar, ya que se encienden las luces de las fiestas y van cambiando sus colores. Junto a la catedral, dentro de un pequeño parque, colocan algunos puestos de artesanía de color blanco. No son demasiados, pero contienen objetos verdaderamente valiosos. Además, si visitas la parte de las cubiertas de Notre Dame, tendrás la oportunidad de verlos desde arriba.

Ir a Disneyland durante las fiestas

Una opción de turismo que te dejará sin palabras es ir a Disneyland durante la Navidad. Si te gusta el simple hecho de ir a este lugar, debes saber que durante las fiestas se vuelve incluso más mágico y bonito de lo que ya lo es por sí.

Durante el mes de diciembre, los personajes de Disney se visten con los atuendos más navideños. Por si fuera poco, suele nevar. La sensación de estar en este lugar, con los villancicos y toda la magia alrededor te dejará las sensaciones a flor de piel. Si eres amante de la Navidad ¿qué más puedes pedir?

¡París huele a Navidad!

En conclusión, el turismo parisino en la época navideña es una idea excelente para enamorarte de la ciudad. Si has estado, descubrirás nuevas sensaciones, y si nunca lo has hecho, seguro que te encantará. Todas las tiendas de la ciudad se vuelcan para colocar productos relacionados con las fiestas, sin importar lo que originalmente vendan.

Por todas partes podrás encontrar decoración hecha a mano, árboles de Navidad naturales, postales, vinos, quesos y dulces navideños. Incluso el comercio más inesperado se preocupa de lucirse de una manera divina cuando se acercan las fechas, y lo mismo ocurre con sus calles.

Pasar las fiestas navideñas en la capital francesa es una idea excelente sin importar el tipo de viajero que seas. La ciudad parisina ofrece opciones para todos los gustos. Por ello, te hemos dejado varias ideas para que no te pierdas ni un solo plan y te encuentres con tu yo más navideño.

París brilla más que nunca en estas fechas del año. Te encantarán sus millones de luces de colores adornando tanto sus calles, como sus monumentos más emblemáticos. Tan solo caminar por sus avenidas es todo un espectáculo que le proporcionará a tus fiestas ese toque tan especial que estás buscando. La Navidad en París es tan especial, que en la ciudad ¡hasta se hacen tours de ella!

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.