Blog de e-park

Los vehículos eléctricos también compiten

Efectivamente, no te ha de sorprender tanto esta afirmación que aparece en el título. Los vehículos eléctricos también pueden participar en competiciones deportivas. Y es que funcionar con batería eléctrica puede parecer una desventaja respecto a otro tipo de automóviles de competición (y, de hecho, en determinados niveles, lo es), pero hay muchas razones por las que los vehículos eléctricos pueden participar en pruebas de índole deportiva. 

En los próximos apartados, te ofreceremos información acerca de las justificaciones de la presencia de coches eléctricos en las competiciones. Te preguntarás el porqué de estas, si, precisamente, las únicas desventajas de los vehículos eléctricos frente a los convencionales son las que se observan en prestaciones como la velocidad o autonomía. Básicamente, en los indicadores que son clave en cualquier competición de naturaleza deportiva. Es decir, en una serie de pruebas en las que se van a comparar, a grandes rasgos, las distancias recorridas y los tiempos empleados en ello

Es obvio que, por ejemplo, la necesidad de repostar en postes de recarga no supone una ventaja comparativa por parte de los vehículos eléctricos para ocupar los primeros puestos de las clasificaciones de las competiciones deportivas. Asimismo, las limitaciones que, por la naturaleza de sus prestaciones, tienen estos coches, en su velocidad y autonomía, tampoco les favorecen. 

Sin embargo, no es ningún secreto que estas limitaciones se van reduciendo y estos coches se acercan cada vez más, en estos aspectos, a las condiciones características de los que funcionan con combustibles como la gasolina. Pero, además, no se trata solo de velocidad y autonomía. Hay muchas más razones por las que vamos a poder ver, en mayor medida, vehículos eléctricos en competiciones deportivas. 

Y es que no cabe duda de que 2016 puede ser el año del despegue (a nivel español, en este caso) de los coches eléctricos. Se trata, no en vano, de una tendencia en la que los europeos y estadounidenses nos llevan años de ventaja. Por estos lares, la presentación en sociedad de las condiciones del Plan Movea supone una de las demostraciones de que, como decía, Bob Dylan, "los tiempos están cambiando". Y están cambiando de tal manera que la sensibilización acerca del uso de los coches eléctricos no solo va a afectar a las instituciones públicas y su papel promotor, sino que se va a extender, sin excepción, a todos los órdenes sociales. 

Este creciente interés incluye, por supuesto, a las competiciones deportivas. Y, en este aspecto, no tiene que extrañarte que puedan organizarse algunas de ellas únicamente para vehículos eléctricos o tampoco ha de parecerte tan especial que algún participante decida conducir un coche eléctrico en otra en la que, mayoritariamente, puedes ver automóviles de los de toda la vida. 

Las razones para ello pueden ser diversas: desde la concienciación acerca del respeto al medio ambiente hasta la publicidad de unos productos concretos. En definitiva, la presencia de los coches eléctricos en las competiciones deportivas es una realidad que ha venido para quedarse y de la que, en las próximas líneas, te vamos a dar los datos esenciales. 

Fórmula E

En este repaso a las competiciones en las que participan vehículos eléctricos, vale la pena que comencemos por la Fórmula Eléctrica (es decir, la Fórmula E): la reina del calendario. Se trata de una competición organizada por la FIA (Federación Internacional de Automovilismo) para monoplazas con funcionamiento eléctrico. Se caracteriza, sobre todo, por ser una competición basada en las condiciones eficientes y ecológicas de los vehículos

En primer lugar, hemos de resaltar que esta primera temporada ha supuesto todo un éxito. Empezó en Beijing durante 2014 y acabó en junio de 2015 en Londres. La competición alcanzó las expectativas depositadas en ella, ya que contó con un gran número de seguidores y sirvió para que se fueran presentando los avances en materia de conducción eficiente. En este sentido, hemos de recordar que, a diferencia de las competiciones de bólidos convencionales, la Fórmula E permanece abierta a la introducción de innovaciones. Por ejemplo, los desarrollos de las baterías y los motores eléctricos

Diez escuderías (con dos conductores cada una de ellas) tomaron parte en una competición que se desarrolló en diez circuitos diseñados expresamente para ello. Sin duda, los objetivos de la Fórmula E se han cumplido, ya que se ha producido un estímulo del enfoque I+D en los vehículos eléctricos, se ha promovido la sostenibilidad y las energías limpias y se han publicitado los beneficios de los coches eléctricos.

Al fin y al cabo, esta primera campaña de Fórmula E ha contribuido a confirmar que la eficiencia energética en los vehículos no está reñida con la emoción y el entretenimiento de las competiciones. En líneas generales, su organización ha supuesto un magnífico escaparate para el mercado de vehículos eléctricos, el cual sigue siendo un gran desconocido para parte de su público potencial. 

Y no se nos olvida contarte cómo quedó el campeonato. La tensión llegó a la última carrera, en la que tres escuderías partían con, prácticamente, las mismas posibilidades de ganar, pues estaban separadas por un único punto. Además, el circuito de Londres destacaba por las dificultades técnicas que presentaba. Finalmente, el campeón de la Fórmula E 2015 fue Nelson Piquet

Subida al Pikes Peak

Pese a que hemos acabado el anterior párrafo refiriéndonos a un afamado piloto, hemos de remarcar que, en las competiciones en las que se utilizan vehículos eléctricos, los auténticos protagonistas son los automóviles. 

Esto que señalamos se pudo comprobar, precisamente, en una clásica carrera, celebrada en Estados Unidos, el ascenso al Pikes Peak. Esta prestigiosa prueba quedará marcada en la historia de los coches eléctricos de competición, debido a que fue encabezada por los que condujeron Millen y Tajima. Ten en cuenta que fueron capaces de superar al resto de bólidos de combustión presente en la carrera

Las expectativas, por otro lado, no se detienen ahí, ya que se espera que, en la próxima campaña, sea superado el récord alcanzado por Sébastien Loeb y su Peugeot 208 en el año 2013.

Rally Dakar

Pero, si hay una competición mítica, cuyo nombre sigue evocando aventura y emoción, esta es, sin duda, el Rally Dakar. Un rally que ya ha tenido diversos nombres a lo largo de su historia, pero cuyo interés sigue permaneciendo inalterado. 

Se trata de una competición mítica y en la que estar presente, para el sector de los coches eléctricos, se convierte en un gran reclamo publicitario y una auténtica demostración de las posibilidades de estos vehículos. 

Por lo tanto, podemos decir, sin temor a equivocarnos, que la edición de 2015 del Rally Dakar supuso un antes y un después, un punto de inflexión, para el prestigio de los automóviles eléctricos. Y es que, por las arenas de aquellos desiertos, compitió, por primera vez, un vehículo impulsado solo por energía eléctrica. Se trató del Acciona 100 % ECOPowered. Además, al acabar la competición, el rendimiento de este modelo de coche fue bastante solvente. Dos ediciones son testigos ya de sus prestaciones. Has de valorar que no es nada fácil circular por el desierto y el recorrido está repleto de obstáculos, por lo que este rally no supone tanto una prueba para la velocidad de los coches, sino, en especial, para su potencia y autonomía. 

Otras competiciones

Electric GT es la nueva competición relacionada con el mundo de las energías alternativas y que viene a completar la escena de estos campeonatos. Un panorama de competiciones que cuenta cada vez con más seguimiento. 

Además de las citadas, hemos de destacar otras, que no se nos tienen que quedar en el tintero. Por ejemplo, el más humilde, por las dimensiones de los vehículos, el campeonato de karting eléctrico. La Copa FIA de Energías Alternativas, por su parte, supone el complemento perfecto para la competición reina, es decir, la Fórmula E. El campeonato copero es una modalidad de ECO Rally en la que podemos ver diversos turismos de serie caracterizados por sus bajas emisiones. Entre ellos, sobresalen los coches eléctricos. 

¿Y España?

Ya habíamos comentado que España acumula cierto retraso, en comparación con otros países de nuestro entorno, respecto a la implantación de los vehículos eléctricos. Sin embargo, eso no significa que no se estén dando ya algunos pasos en la buena dirección. 

Por ejemplo, Guillaume Meura ha estrenado un bólido de autonomía eléctrica (el Lotus Elise S1) fabricado en Huesca por el equipo de ingenieros Play & Drive. Este piloto, por su parte, ha podido competir con este vehículo en igualdad de condiciones con sus rivales. 

Esta es una demostración de que España tiene potencial en el desarrollo de los coches eléctricos y también en los que se destinan a las competiciones deportivas. 

De la solicitud de información acerca de la matrícula de estos vehículos (por ejemplo, en el ayuntamiento de tu ciudad) a la participación en competiciones deportivas hay un trecho que, ahora mismo, es largo. Sin embargo, no cabe duda de que, con las ayudas y los avances adecuados, España también se hará más presente en las grandes competiciones en las que podremos ver los mejores vehículos eléctricos del momento. 

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.