Blog de e-park

La matricula más cara del mundo

Algo que puede que desconozcas es que una matricula puede personalizarse. Si eres un amante del mundo del tunning quizás sí estés más puesto en todos estos temas. Pero si no, no es una práctica de la que se suela hablar demasiado. No obstante, así es. Quienes tienen una debilidad especial por los coches suelen pagar para poder ponerles una placa que les guste.

Y no, no nos referimos a poder elegir la numeración o las letras, sino a elegir expresamente la placa que tendrá tu coche. Este es un cliché del que muchos gustan. Por ello, en este artículo vamos a hablar de la placa más cara del mundo. Y te vamos a explicar por qué lo es. 

Placas personalizadas ¿es esto posible?

Lo primero que has de tener claro para poder entender la personalización de las matrículas es que hay países cuya legislación lo permite. Este no es el caso de España. Aquí debes conformarte con la numeración y letras que te corresponden. Sin embargo, en Reino Unido, por ejemplo, puedes personalizar tu placa identificativa siempre y cuando esta no exista ya. 

Por otro lado, hay otros países donde la placa no identifica al vehículo sino al conductor. Por tanto, cada vez que el conductor opta por conducir otro coche deberá cambiarle la placa. Sin lugar a dudas, esta es una solución muy interesante para identificar a aquellos conductores que se saltan las normas de circulación de manera más rápida y sencilla. 

Subastas de matrículas, un hobbie para muchos

Tal es el deseo de conseguir ciertas placas que en Reino Unido existe un portal donde las personas pueden subastar y comprar los números de inscripción que más se desean. Realmente, este negocio se nutre del hándicap de que no puede haber dos matrículas iguales. Por lo que en muchos casos hay personas que desean tener un número o combinación en concreto que ya está registrado. 

Así pues, la única opción que les queda sería comprársela a quien lo tiene en su posesión. 

Pero… ¿por qué querer un número completo?

Responder a esta pregunta es una auténtica odisea. A fin de cuentas, no hay una razón siempre tras los deseos de las personas. O al menos no una razón lógica o plausible. 

Muchas veces se debe a supersticiones o a que es una placa mítica por haber pertenecido a algún coche que haya salido en la televisión o en alguna película. O, simplemente, porque te guste un número o combinación y lo quieras tener en tu matrícula. 

De igual forma, puede ser una manera interesante de conmemorar una fecha importante o las iniciales de algún familiar, pareja o amigo. Simplemente puede tenerse como una decoración algo especial y personalizada por la que algunos llegan a pagar mucho pero que mucho dinero. 

Por tanto, esto se trataría de una preferencia personal sin más. Quizás para ti sea complicado entenderlo porque en nuestro país no se permite, pero para quienes lo llevan viendo durante toda su vida no resulta algo para nada descabellado. 

Las matrículas, un artículo de lujo

El segundo aspecto de todo este mundo de las placas para coche que debes tener en cuenta es que se ha convertido en un mercado al que no todos pueden acceder. De esta manera, existen números y combinaciones muy cotizados que alcanzan unos precios tan elevados que difícilmente podrías haberte imaginado. 

Símbolo de riqueza

Como ya te hemos mencionado, existen países donde cada persona se identifica por su matrícula. Pues bien, hay países donde la que se tenga y el precio que se haya pagado por ella son símbolos de riqueza. 

Igual que en nuestra cultura tener un buen coche o tener joyas caras determina el estatus social, pues en otros países la matrícula del coche es otro factor que lo determina.

Así pues, en el Golfo Pérsico los dígitos de la placa de un coche son un símbolo de la riqueza de los propietarios del mismo. De igual forma ocurre en Abu Dhabi donde se sospecha que están los propietarios de 37 de las 50 placas más caras y deseadas del mundo. 

De igual forma, en China también es un producto cotizado por los más ricos y en Australia también se encuentra una de las más caras que reza “Facebk”. Concretamente, esta se vendió por un millón doscientos mil dólares. Una auténtica locura, pero totalmente cierto. 

De esta manera, en muchas ocasiones las matrículas alcanzan precios muy superiores a los de los coches donde van a colocarse. No obstante, hay quien las ve como una inversión ya que estas nunca van a rebajar su valor. En todo caso, si se llevan algún tiempo fuera del mercado puede que lo multipliquen. Pero bajo ningún concepto se va a ver disminuido. 

Ejemplos de algunas de las placas más deseadas

El primer ejemplo que vamos a ponerte es de la matrícula número 1 de los Emiratos Árabes Unidos. Esta fue comprada por Saeed Abdul Ghaffar Khouri por 14 millones y medio de dólares. En este caso, su comprador era un hombre de negocios en el país que la adquirió en una subasta benéfica de Au Dhabi como una inversión. Él esperaba que el precio se duplicase en dos años y poder sacarle beneficio a su desorbitada compra. 

También el número 5 de este mismo país se vendió a un precio bastante elevado. Siete millones de dólares se pagaron en una subasta similar por este número. Mucho menos pagó por la combinación alfanumérica “WWW 15” el ministro de Malasia Liow Tiong Lai. Él se se deshizo de la suma de siete mil seiscientos dólares, que aunque no sea comparable en absoluto, también puede sonarte como una auténtica barbaridad. 

La matrícula más deseada del mundo: formula 1

Aunque todas las que te hemos mencionado anteriormente hayan sido muy deseadas, la que se lleva la palma con diferencia es la placa que reza “F1“. ¿Por qué es tan cotizada esta placa? Esta es una pregunta difícil de responder. 

Puede que sea porque su significado está muy ligado al deporte de la fórmula 1, algo que a muchas personas les entusiasma. O puede que sea porque se relaciona con la velocidad y con el gusto por los coches. No obstante, lo que más ha incidido en que ahora sea la placa más cara del mundo es que lleva fuera del mercado 10 años. 

El que hasta ahora es su dueño se llama Afzal Kanh y es el propietario de las empresas “Kahn Design” y “Chelsea Truck Company” que son de las preferidas de la jet set londinense. Pero además, este empresario tiene participaciones en otros negocios y varias inversiones. Por tanto, podrás entender que la liquidez y seguridad económica no son un problema para él. 

Pues bien, el señor Kahn adquirió la placa “F1” en una subasta de 2008 por el precio de 440.000 libras. Y ahora, 10 años después se ve que este hombre de negocios quiere obtener una rentabilidad del 2.400 % para su inversión. 

Esta placa volverá a ser subastada por un precio inicial de 12,2 millones de libras. Una suma que tras añadirle el IVA británico y traducir su precio a euros se queda en 16,5 millones. De esta manera, su precio ya está apartando de la puja a cualquier persona que no sea millonaria. 

Pero resulta aún más interesante hacer equivalencias de qué se podría comprar con esa suma de dinero. Como, por ejemplo, una pequeña flota de Bugatti Veyron o un par de McLaren F1. 

Obviamente, la adquisición de esta compra es puramente especulativa ya que quien pague semejante suma de dinero no lo hace con la intención de adquirir una placa por la que tenga especial interés o preferencia. Por el contrario, quien pague este dinero lo hará con la intención de recuperar su inversión en un periodo de tiempo relativamente corto. 

Cabe destacar, además, que Kahn afirma haber declinado otras ofertas que le han hecho para comprar esta matrícula. Entre ellas, una en la que le ofrecieron 6 millones de libras. 

La situación actual en Reino Unido es que la matrícula más cara vendida allí fue una que rezaba “25 O” y que alcanzó el precio de 520.000 libras. Actualmente se encuentra colocada en un Ferrari 250 GT de batalla corta. 

No obstante, si la venta de Afzal Kahn se hace efectiva, desbancaría a la ganadora con creces. Pero claro, hay otra corriente de opinión que apunta a que este empresario ha puesto ese desorbitado precio porque no tiene la más mínima intención de deshacerse de su ansiada placa. 

Y ahora que conoces toda la información sobre el gran negocio que se encuentra tras la compra y venta de las placas identificativas para los coches, seguro que te has quedado con la boca abierta. Realmente, puede resultar complicado entender la simbología y exclusividad que puede tener en las altas esferas de diferentes países ya que en España esto no se permite. 

No obstante, si te permitieran personalizar la matricula de tu coche y tuvieras estas cantidades de dinero en tu poder ¿lo invertirías en esto? 

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.