Blog de e-park

La evolución de la tecnología en los drones y posibles aplicaciones futuras

La tecnología avanza a una velocidad impresionante, prueba de ello son los drones que son vehículos voladores conocidos por las siglas VANT (Vehículo Aéreo No Tripulado) que proviene del acrónimo inglés UAV (Unmanned Aerial Vehicle). Un dron significa zángano en inglés, sin embargo, se ha quedado como el nombre elegido para llamar a estos aparatos voladores que cada vez se ven más a menudo. Todos los días salen en los medios de comunicación noticias en todo el mundo debido a su utilización, a consecuencia de sus múltiples usos. Este tipo de gadgets han pasado de usarse de forma militar a controlar incendios, vigilar rebaños, ayudar en la localización de personas y, de forma más reciente, como mensajeros de comida rápida.

Cómo han evolucionado los drones y qué posibles usos tendrán en el futuro

Lo primero que tenemos que saber es que los drones son un gran avance de la tecnología, ya que reúnen lo mejor en el campo de la robótica, la electrónica e incluso la aeronáutica. Normalmente, nos imaginamos estos aparatos con un tamaño pequeño, sin embargo, tienen una gran variedad de tamaños y usos que permiten ser utilizados en todo tipo de tareas.

Muchos de las actividades que desempeñan los drones implican un riesgo añadido, bien por la dificultad de la misma (detección de explosivos, reconocimiento aéreo) o porque es difícil el acceso para el ser humano (lucha antiincendios en alta montaña, rescates, etcétera).  

Los drones tienen varios tamaños: pequeños, medianos y grandes. Los más pequeños caben en la palma de una mano, mientras que los medianos son como un balón de fútbol. Los más grandes son del tamaño de pequeñas avionetas, que pueden ser usados como fumigadores, detectores de misiles o incluso como proveedores de Internet en países con una conexión limitada.

Constan de varias partes, las hélices, la batería, la carcasa, la cámara (la mayoría de ellos incorporan cámaras fotográficas y de vídeo) y el mando a distancia. Algunos de ellos necesitan de dos personas para su uso, uno para pilotarlo y otro para grabar. Existen drones que cuestan entre 60 y 100 euros que pueden ser usados como juguetes y que tienen una batería que les permite volar varios minutos. Es a partir de los 500 euros cuando se puede comprar un dron profesional con una cámara de gran calidad. Por ejemplo, uno de los drones más famosos es el Phanton 3, cuyo valor ronda los 600 euros. Hay otros como el Tali H500 Walkera que tiene un precio de 1.600 euros y que saca fotografías de una calidad profesional.

Ventajas muy interesantes:

  1. Vigilancia aérea.
  2. Seguridad y prevención. Pueden ser usados en incendios, para la vigilancia policial, para la detección de terremotos, evitar atascos, etcétera.
  3. Ocio y deporte. Para grabar imágenes en lugares de difícil acceso.
  4. Fotografía y turismo. Esta tecnología es especialmente útil para grabar imágenes y vídeos en 3D con una calidad excelente.

Uno de los ejemplos de los beneficios de esta tecnología es el proyecto Águila (en inglés, Aquila) de Facebook. Hace unos pocos meses, Facebook lanzó un robot llamado Águila capaz de volar gracias a paneles solares y que utiliza la tecnología láser para dar Internet en el continente africano. La idea de la multinacional tecnológica es conectar todos los países de África y otras zonas remotas que no tienen acceso a Internet. Se calcula que más de 4.000 millones de personas en el mundo tienen problemas para conectarse a la red de redes y los drones y las apps móviles pueden ser la solución. Por ello, Aquila vuela a más de 10.000 metros de altura para proporcionar conexión a las personas.

En África también se están usando drones para tratar de poner remetido a la caza furtiva. En algunos parques naturales, los guardabosques tienen como aliados a drones que van equipados con cámara térmica para observar elefantes, rinocerontes, gorilas y otras especies en peligro de extinción y evitar que los cazadores furtivos persigan a estos animales. El aparato electrónico está programado para volar en zonas remotas mediante un mapa de coordenadas GPS donde se sospecha que actúan los cazadores. Cuando vuelan los drones envían la señal mediante apps móviles que son recibidas en el mando a distancia o teléfono móvil de los guardabosques y pilotos.

Es una forma barata de recorrer grandes distancias, ya que el coste de un dron es más barato que el vuelo de un helicóptero. Incluso se pueden evitar la pérdida de vidas humanas, ya que se ha dado el caso de algún helicóptero ha sido tiroteado por parte de furtivos.

Sin embargo, no hace falta irse tan lejos para encontrar usos para esta nueva tecnología. Muchas compañías y estudios fotográficos han adoptado estos gadgets para revolucionar la industria y ofrecer nuevas panorámicas que quitan la respiración. Por ejemplo, la Diputación de A Coruña (Galicia) ha contratado los servicios de una empresa dedicada al alquiler de estos aparatos para el turismo en el Parque Natural das Fragas do Eume. El dron también puede ser utilizado para usos más cercanos como las bodas, bautizos o fiestas.

El acceso a esta nueva tecnología ha cambiado la forma en que muchas empresas hacen los álbumes fotográficos, incluso muchas ciudades optan por ofrecer sus servicios turísticos gracias a las grabaciones de los drones y las apps móviles.

El ocio y el turismo son otros de los sectores donde los drones se han asentado, ya que ofrecen grandes posibilidades para el futuro. La posibilidad de transmitir eventos en directo favorece que el público de todo el mundo pueda ver deportes de riesgo gracias a estos aparatos.

La seguridad también es un campo donde hay grandes posibilidades para los drones. De hecho, comenzaron con un uso militar para aumentar la protección y defensa en el ejército. Hoy en día, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado utilizan estas herramientas para la lucha contra el crimen, y es que muchas veces son más efectivos a la hora de poner una multa que un humano gracias a que llegan a todas partes.

Sin embargo, a pesar de todas las posibilidades, los drones son unos aparatos de gran complejidad técnica que no todo el mundo posee. Hace falta pasar un examen para ser piloto de drones y contar con un permiso especial. Y es que hace poco que esta tecnología está regulada en nuestro país, ya que no se pueden utilizar en determinados espacios, en especial, zonas públicas.

Aunque la ley permita el uso para los drones a los particulares, son las empresas y multinacionales las que pueden sacar un mayor rendimiento a estos gadgets. En especial, el sector de la alimentación puede aprovecharse de las ventajas de estos pequeños robots voladores para el envío de comida. En algunos países como Israel y Rusia ya existen empresas que envían pizzas a domicilio gracias a los drones. La empresa británica Domino´s hizo una campaña de publicidad con un dron DomiCopter para el envío de sus productos. La idea original es que un vendedor realiza el pedido a distancia en un espacio público para el cliente mediante un pago online. Después el dron nos trae una pizza margarita en menos de cinco minutos. ¡Si prefieres otra pizza también es posible!

En China, la empresa de correos SF Express también utiliza estos aparatos voladores para hacer pequeños envíos. También en Estados Unidos la multinacional Amazon está intentando introducirse en el mercado del envío de comida a domicilio. Sin embargo, aunque hay intentos por las empresas para usar esta tecnología en sus restaurantes y empresas de comida rápida, el mayor problema son las leyes y las normativas legales. La tecnología avanza más rápido que la sociedad, que muchas veces no está preparada para estos gadgets. Hay que tener en cuenta que en España puedes recibir una multa por grabar sin permiso en espacios públicos donde hay grandes aglomeraciones de gente, como una manifestación, etcétera. Si utilizas un dron sin tener un título profesional o el permiso de las autoridades competentes también te puedes enfrentar a una multa.

Sin embargo, es muy posible que los drones y el sentido común se impongan tarde o temprano, y es que ya existen drones enfermeros que pueden salvar la vida a la gente y que van equipados condesfibriladores. La comida a domicilio es uno de los sectores donde las compañías pueden ayudar a aumentar sus ventas gracias al negocio del envío con drones. Además, las ventajas son enormes, ya que reducirían las emisiones de carbono y CO2 al disminuir el tráfico de los coches y motocicletas, además de mejorar la eficiencia y el tiempo de entrega.

El pago online mediante apps móviles para llamar a un dron hasta tu casa es una posibilidad cada vez más cercana. Es posible que dentro de unos cuantos años los camareros hayan sido reemplazados por drones. Y es que los beneficios son más grandes que sus desventajas e incluso ayudan a salvar vidas. En Estados Unidos una niña llamada Chris Early es vigilada todos los días que va al colegio mediante un dron que maneja su padre. Es posible que en un futuro no muy lejano los hijos de Chris también sean escoltados por estos gadgets e incluso les lleven la comida y la mochila. ¿Quién sabe?

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.