Blog de e-park

Ideas infalibles para hacer el mejor picnic

El picnic es una manera estupenda de disfrutar de un día en plena naturaleza, en buena compañía y degustando manjares que en el campo saben mejor. La gastronomía no está reñida con una comida campestre. He aquí algunas ideas para hacer el mejor picnic.

Picnic romántico para dos

Invitar a tu pareja a un buen restaurante está bien, pero… ¿por qué no sorprenderla con una salida al campo y una comida en plan picnic?

Para estas ocasiones, lo más recomendable es extender una tela grande en el suelo (puede ser un mantel de buen tamaño, una manta vieja o una sábana gruesa) y sacar del canasto los manjares que has preparado con primor.

Eso sí, cuando prepares la comida, recuerda que no vas a tener una mesa estable, así que tiene que ser algo práctico.

Para un picnic romántico, que no falte un par de copas de cristal y un vino blanco o cava para brindar por vuestro amor. Eso sí, si bebes no conduzcas, así que nada de pasarse.

Una comida deliciosa no tiene por qué ser complicada. Unos sándwiches preparados con cariño nunca fallan. El queso y los embutidos de calidad son una apuesta ganadora. También son muy adecuadas las ensaladas refrescantes y un poco originales, combinando hojas (de roble, escarola, etc.) con rúcula y alguna fruta como el melón, la pera, la piña o la manzana. ¡Incluso fresas! Alíñala con una salsa de queso fresco o yogur y espolvoréala con unos piñones.

Las quiches son muy resultonas y ricas. Además, dan un toque francés y sofisticado que pega muy bien con el cava. La clásica es la quiche Lorraine, pero hay otras opciones, como la de verduras.

Y un bocado dulce para el final será un broche de oro. Aunque hay que cuidar que no se estropee por el calor.

Picnic divertido con amigos

Disfrutar de la naturaleza con los amigos es una experiencia inolvidable. Por eso, merece la pena prepararla bien. Lo mejor es repartir las tareas, para que luego no falte nada. No te arriesgues a que, una vez en el sitio, a nadie se le haya ocurrido llevar, por ejemplo, servilletas, agua o cubiertos. Haz listas y comprueba antes de salir que todo sigue el plan.

Para la comida, hay dos opciones: tirar de los bocadillos y sándwiches, que nunca falla, o bien disfrutar de la gastronomía llevando platillos más elaborados.

Recuerda que hay que evitar las salsas, porque sería complicado para comer. En cambio, es una buena ocasión para que los amigos conozcan tus dotes de cocinillas.

Puedes preparar burritos en lugar de sándwiches o bocadillos. El pan plano para tortillas da un toque algo exótico. Para el relleno, no te olvides de poner algo de proteína (pollo, atún…) con unas hojas (escarola, rúcula…) y un toque jugoso (un poco de mayonesa, queso cremoso, etc.).

Asimismo, es buena idea una ensalada fresca de arroz o de pasta con huevo, pollo, ahumados… También se puede llevar carne en filetes empanados, marinada o asada y cortada. Naturalmente, sin salsas ni en guisos.

Las empanadas y empanadillas quedan bien y son fáciles de comer. También se puede hacer una coca, con una pasta fina y crujiente, o bien jugosa y esponjosa. Es casi como una pizza, pero sin el queso fundido. Una coca de sardinas sobre un lecho de salsa de tomate y pimientos rojos resulta muy refrescante y veraniega.

Y que no se te olviden los postres. Lleva fruta que no se estropee durante el viaje y que sea fácil de comer. Por ejemplo, melón ya preparado en bolas o trozos dentro de un tupper.  También puedes preparar una macedonia.

Otra idea es que hagas algo dulce, como una tarta de albaricoque, un bizcocho o unas tartaletas de manzana. Eso sí, si hace calor, evita el chocolate o la nata.

De todos modos, antes de ponerte a preparar comidas, es importante que preguntes si alguien tiene alguna alergia o si no soporta algún alimento. Que no se estropee la fiesta por algo que podría tener consecuencias desagradables, especialmente en el caso de las alergias.

Picnic familiar con los niños

A los niños les encanta pasar un día en el campo y comer en medio de la naturaleza. Para ellos es una aventura que probablemente recordarán durante mucho tiempo.

Lo fundamental es que lleves suficiente agua, porque la van a necesitar. Sin parar de correr y gastar energías, tendrán sed. Hay que llevar algunos refrescos, de cola o de frutas, pero la bebida básica tiene que ser el agua, que es lo que hidrata y calma la sed de verdad.

Si no quieres comer solo de bocadillos, la tortilla de patata es infalible. Fácil de transportar y de comer, a todos los niños les encanta y la comen sin rechistar.

Si son un poco gourmets o, ¡milagro!, les encantan las verduras, puedes hacer una tortilla de hortalizas, por ejemplo, de calabacín, o de espárragos con queso manchego. Hay mil variedades; deja volar tu imaginación.

Las frutas son muy recomendables cuando hace calor. Para que los niños no terminen pringados hasta los codos, es una buena idea llevar la fruta preparada, convenientemente pelada y cortada, dentro de tuppers o fiambreras.

Dónde hacer el picnic

Antes de instalaros alegremente en el paraje que a primera vista te parece tan ideal, hay que examinar si realmente vais a estar cómodos en él.

En primer lugar, hay que estudiar el suelo donde vas a extender el mantel o poner la mesa y las sillas, según sea que lo lleves. Mejor que no haya piedras. Y antes de instalaros, cuida de no hacerlo encima de un hormiguero.

Otra cosa muy importante es la sombra. Si en el instante en el que llegas hay sombra, debes calcular si con el paso de las horas serás pasto de los rayos del sol. Tomar el sol un rato está muy bien, pero allí donde acampes para hacer el picnic tiene que estar a la sombra. Por lo menos, la comida y la bebida no pueden estar al sol, si es posible en ningún momento, ya que podrían estropearse.

Por eso, es imprescindible que sea un paraje con árboles que den sombra. Puedes ayudarte también llevando una sombrilla o dos, por si acaso.

Si has elegido un lugar donde hay agua, ya sea una fuente o un río, hay que asegurarse de que es potable. Si estás cerca de una fuente, te vendrá muy bien para coger más agua fresca y para lavaros las manos.

En cualquier caso, hay que ser absolutamente cuidadosos con la limpieza. Es decir, bajo ningún concepto debéis ensuciar el entorno, ni dejar ningún tipo de basura, ni lanzar nada al río. Ni siquiera restos de comida, con la excusa de que los animales ya se los comerán. Lo ideal es que, al iros, no quede rastro de vuestra presencia allí.

Elementos imprescindibles para un picnic

Para que tu día de campo sea realmente inolvidable hay que llevar todo lo que vas a necesitar. Que estés en ese sitio idílico que has elegido y de repente te encuentres con que no puedes cortar ese riquísimo pastel de carne que tanto te ha costado preparar puede arruinarte el momento.

Por eso, sería buena idea que te hicieras una lista con algunos objetos que debes poner en la bolsa. Lo mejor es prepararla el día anterior y, una hora antes de salir, repasar que no falta nada.

Cosas que hay que llevar:

  • Mantel o manta para extender en el suelo. Los picnics más tradicionales se hacen así, sentados sobre la hierba. Incluso si vas a llevar mesa y sillas, no te olvides de una tela bien grande. Puede servirte como mantel, en el caso de que no baste con la mesa, pero también para tumbarte a echar una pequeña siesta o simplemente para estar más cómodos.
  • Cubiertos para todos los comensales: tenedores, cuchillos y cucharas. No pienses que todos van a comer con las manos, a menos que la comida conste únicamente de bocadillos. Siempre hay algo que hay que cortar o que se desparrama en el plato. Los buenos modales no están reñidos con un día de picnic.
  • Cuchillos grandes que corten bien. Has preparado una empanada, llevas barras de pan… y te falta un cuchillo que corte. ¡Fracaso! Por eso, que no se te olvide un buen cuchillo por lo menos.
  • Cubiertos para servir. No está de más llevar alguna cuchara grande o tenedor para servir la comida y que no se mezclen los sabores.
  • Platos para todos los comensales. Cada uno tiene que tener su plato, y si es posible llevar algunos más de repuesto.
  • Servilletas de papel. Hay que llevar un buen cargamento de servilletas de papel. Mejor que sobren.
  • Paños de cocina. Algún paño de cocina de tela resultará cómodo como sobre mantel o para envolver.
  • Bolsas de basura. ¡Im-pres-cin-di-bles! Y mejor más de una, por si la primera se rompe. Lo ideal es guardar en una los envases y plásticos y en la otra los restos de comida y papeles. Cuando te vayas, no debe quedar ni rastro de tu paso por el lugar.

¡Y feliz picnic!

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.