Blog de e-park

¿En qué se basan las estrellas de los hoteles?

Lo primero que hacemos todos cuando pensamos en reservar hoteles para nuestras vacaciones es comprobar las estrellas que tienen, debido a que existe la firme creencia de que, a mayor número de ellas, más calidad tendrá el alojamiento en cuestión. 

Seguro que tú también has centrado tu atención en este aspecto cuando te ha tocado buscar una habitación donde quedarte que se adaptase a tu presupuesto y a tus necesidades. Y seguro, además, que te has llevado más de una sorpresa.

¿Nunca te ha pasado que has estado en hoteles de tres estrellas que te han resultado más convincentes que otros de cinco? ¿O que, a mismo número de ellas, uno te ha parecido mucho más confortable que otro? La realidad es que, aunque este sistema de calificación se utiliza para indicar la categoría de servicios que ofrece el hotel, no existe un modo global y estandarizado.

Todo depende en gran medida de un gran número de variables como la región o el país en el que se ubique, o el sistema que se haya empleado para evaluar dicho hotel. De hecho, hay muchos casos en los que la calificación puede variar dependiendo del tour operador con el que contrates tu viaje o el buscador web a través del cual decidas reservar tu alojamiento.

Objetivo: unificar criterios

Como hemos apuntado, los sistemas de calificación de hoteles no se encuentran unificados. Por citar un par de ejemplos, en el Reino Unido es la Asociación de Automovilismo (Automobile Association) la que se encarga de las estrellas de los hoteles, pero también las oficinas públicas de turismo como la Northern Irish Tourist Board en Irlanda del Norte o Visit Wales, en Escocia.

En los Estados Unidos, por ejemplo, la revista Forbes utiliza estrellas para tal clasificación, pero la organización Five Diamond Award las sustituye por diamantes. Y en sitios web de viajes como TripAdvisor, Momondo o Expedia son los propios usuarios quienes generan estos sistemas de calificación, que resultan muy aleatorios y cambiantes.

Ante tal desorden, la Asociación de Hoteles, Restaurantes y Cafés de Europa (HOTREC) se ha propuesto estandarizar este método de estrellas en 20 países, de los cuales en la actualidad son 15 los que, en gran medida, se han comprometido a emplear los mismos criterios para este fin.

La iniciativa es muy interesante y de gran utilidad, puesto que servirá en un futuro cercano para generar referencias en torno a la calidad de los alojamientos. Si se consigue hacer realidad esta unificación de criterios, se reducirán considerablemente las posibilidades de que te lleves sorpresas a la hora de reservar habitaciones, puesto que ya sabrás perfectamente a lo que atenerte.

No obstante, muchos empresarios del sector hotelero han coincidido en señalar que, tal vez, llegue un poco tarde. Y es que, aunque lo común siempre ha sido evaluar con una escala de uno a cinco las estrellas de los hoteles, de un tiempo a esta parte son muchos los grandes complejos y resorts que han incluido en la publicidad de sus instalaciones el privilegio de contar, supuestamente, con la calificación de seis o siete estrellas.

Consejos para asegurarte de que reservas el hotel que realmente buscas

Debido a que la estandarización es un trayecto largo al que aún le queda mucho recorrido, es conveniente que prestes atención a estos consejos que te ayudarán a asegurarte de que reservas el hotel que realmente estás buscando cuando te vayas de vacaciones.

En esto de las estrellas hay muchos mitos, que a base de información tú mismo podrás desmontar. En este sentido, es importante que leas el sistema de calificación que utiliza el país que estés dispuesto a visitar antes de ponerte a comparar hoteles.

Con esa referencia te será más sencillo saber si el alojamiento verdaderamente está ofreciendo un servicio acorde al número de estrellas del que presume, y si los precios se adaptan a las prestaciones que brinda la habitación que estás reservando.

Es muy recomendable también entrar en la web del hotel en el que te estés planteando quedarte, y que eches un vistazo a los comentarios que publican otros usuarios. Es cierto que en buscadores y comparadores de viajes dichas opiniones suelen hacer referencia al agrado o desagrado de los huéspedes en relación al alojamiento en cuestión, y no a los servicios concretos que dicho alojamiento ofrece en función de su categoría.

Desconfía de aquellos que no publican varias fotos de sus habitaciones, ya que las opiniones de otros huéspedes pueden ser muy subjetivas, pero la imagen no miente. De esta forma, después de ver con tus propios ojos lo que te ofrece cada hotel, tendrás una información un poco más fiable para emitir tu propio juicio.

Desmontando algunos mitos

En muchas ocasiones caemos en el error de pensar que un hotel de cinco estrellas va a ser siempre mejor y más confortable que uno de tan solo cuatro, cuando la realidad es que no tiene por qué ser así, en absoluto. De hecho, existen muchos mitos en torno a este asunto, ya que hay hoteles que venden a sus clientes que disponen de seis o siete estrellas, como es el caso por ejemplo de Burj Al Arab en Dubai, el Seven Stars Gallería en Milán, o algunos complejos situados en lugares paradisíacos como las Islas Mauricio, las Maldivas o las Seychelles, simplemente por el hecho de incorporar servicio de mayordomo o chef privado, o por las vistas que puedes disfrutar desde los balcones de sus suites.

Este tipo de alojamiento disparan sus precios, por lo que la relación entre calidad y precio puede ser perfectamente menor que la que se de en un hotel, por ejemplo, de cuatro estrellas, que sin embargo tenga la categoría suficiente para ofrecerte todo lujo de comodidades y el mejor equipamiento.

También se da la circunstancia de que hay países en los que las exigencias para obtener una calificación elevada son mayores que en otros. España, en este caso, impone un mayor número de requisitos para otorgar cinco estrellas a los hoteles que otros como la vecina Francia o Inglaterra.

En este sentido, la importancia que tenga el sector del turismo en la economía del país incide directamente, puesto que en aquellos lugares en los que resulta residual, el alojamiento no suele ofrecer las mismas calidades que en aquellos sitios en los que se registran altos números de visitantes.

La clasificación hotelera en España

Como ya hemos señalado, en España la exigencia es mayor en lo que a la clasificación hotelera por estrellas se refiere. No obstante, no deja de seguir siendo una nota que decide el propio empresario, que puede variar cuando éste estime oportuno y que puede ceñirse perfectamente a su estrategia de marketing.

Tampoco es obligadamente necesario que un hotel de mayor categoría tenga que disponer precios más caros que otro con menor número de estrellas. Ciertamente, también dependen directamente de las estrategias comerciales puestas en marcha por los empresarios. De ahí que pueda darse el caso perfectamente de que encuentres un hotel de tres estrellas a un precio más caro que uno de cinco, por ejemplo. 

En España, la normativa para la clasificación hotelera varía en función de la comunidad autónoma. Un hotel en Madrid no tendrá que cumplir los mismos requisitos que otro en Barcelona, por ejemplo, para contar con la categoría de cinco estrellas. No obstante, las diferencias son mínimas.

Además, el concepto de calidad que manejas tú como cliente no coincide con los requisitos que se exigen. Tal vez, cuando pienses en un cinco estrellas, se te venga a la mente una cama amplia y cómoda, una habitación espaciosa equipada con tecnología de última generación y una serie de servicios de lujo como restaurantes de calidad o gimnasios y spa.

Sin embargo, la realidad es que lo que se exige en la clasificación hotelera son aspectos técnicos como la superficie mínima de las habitaciones, la protección contra incendios, la insonorización o las medidas de los pasillos, entre otros detalles.

Para ayudar a estandarizar este sistema tan impreciso y desordenado está la labor que realiza el Instituto Tecnológico Hotelero, institución que se encarga de asesorar a los gobiernos de las comunidades autónomas en la labor de implantar el sistema de clasificación impulsado por HOTREC, iniciativa en la que ya participan, entre otros, países como Alemania, Grecia, Dinamarca, Holanda, Suecia, Suiza o la República Checa.

No obstante, dicho organismo ha de contar siempre con el visto bueno de los empresarios, en última instancia, por lo que lo cierto es que la idea de que, algún día, llegue a existir un método común y extendido mundialmente aún está lejos de convertirse en una realidad.

Más bien, puede llegar a sonarte incluso a utopía, partiendo de la base de que los criterios empleados para dotar de estrellas a los hoteles son siempre subjetivos, puesto que es imposible que todo el mundo entienda lo mismo por calidad. Cierto es que se está avanzando en el camino que trata de unificar y homogeneizar este sistema de clasificación. Pero a la hora de la verdad, cuando tengas que reservar un hotel no deben ser las estrellas lo que te termine convenciendo, sino más bien otros aspectos como su ubicación, su precio, los comentarios de otros huéspedes, etcétera.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.