Blog de e-park

¿Cuántos tipos de neumáticos existen?

Hoy en día existe una gran cantidad de neumáticos, los cuales podemos clasificar en función de sus características de construcción, la forma del dibujo de su banda de rodadura o el uso para el que estén pensados. De hecho, es posible que solo hayas oído hablar de los neumáticos de invierno y de verano, pero existen muchos más. Por ello, queremos usar estas líneas para arrojar un poco más de luz sobre estas piezas tan importantes para los coches.

Neumático diagonal y radial

La clasificación de este neumático hace referencia a la tecnología constructiva usada en la fabricación de las gomas. De hecho, estos neumáticos diagonales están compuestos por capas de un tejido alterno y cruzado, de tal manera que producen una diagonal sobre la carcasa y forman un ángulo que suele ser de unos 45 grados. Así, la superposición de las capas, que suelen ser entre seis y ocho en un turismo y hasta 12 en un camión, va de lado a lado, localizándose en los flancos y la cima de la goma. Ello repercute en una gran rigidez, e igualmente le resta estabilidad lateral, lo que se convierte en su punto débil.

Por otro lado, este neumático diagonal era el que más se usó hasta la mitad del siglo pasado cuando apareció la goma radial, en la que se disocian las funciones que llevan a cabo el flanco del neumático y la cima. De esta manera, la armadura de la goma queda compuesta por distintas capas de tejido que están colocadas de forma radial, como si fuera de un extremo al otro del neumático.

De esta manera se forma un tubo que da el molde a la carcasa y queda rematado en la parte superior por unas telas de cables metálicos cruzados. De este modo, el flanco es más ligero y tiene mayor flexibilidad, lo que le aporta también ventajas diferenciales en cuanto a la duración y la seguridad, pues se calienta menos y garantiza que el área de contacto sea mayor con la superficie que las gomas con un dibujo diagonal.

De este modo, cuando vayas a comprar neumáticos debes saber que la mayoría de los mismos, si son para turismo, son gomas de carcasa radial.

Neumáticos de verano, de invierno y all seasons

En función de las estaciones del año también se puede manejar otra clasificación, en la que incluiremos gomas de verano, de invierno y los denominados «de todo tiempo» o all seasons.

Las gomas de verano pueden usarse en cualquier época del año, pero por su diseño y las características de su fabricación están principalmente optimizadas para la mejora del agarre, la reducción de la resistencia a la rodadura y la posibilidad de una conducción más suave y precisa en épocas con ausencia de nieve y hielo.

En cambio, las gomas de invierno disponen de unos compuestos especiales que mejoran el agarre a temperaturas más bajas, así como de una banda de rodadura con unas láminas capaces de agarrarse a la nieve. Constituyen un perfecto sustituto de las cadenas, pero no son neumáticos que únicamente valgan para carreteras con nieve, ya que sus prestaciones son mejores que las de cualquier otra goma cuando hay lluvia o una temperatura exterior de menos de 7 grados centígrados.

Finalmente, también existe en esta categoría otro tipo de neumático conocido como «de todo tiempo» que se caracteriza por ofrecer unas prestaciones que no son tan solventes como las de las gomas de invierno en carreteras nevadas o heladas, si bien cuentan con unas ranuras más anchas y una mayor profundidad en el dibujo que los neumáticos de verano. De este modo, son perfectos para conductores que circulan por zonas invernales donde la temperatura exterior no sea excesivamente baja y las nevadas sean escasas.

Neumáticos asimétricos y direccionales

Gomas asimétricas

A diferencia de los neumáticos que son simétricos y cuentan con una banda de rodadura con el mismo perfil (tanto en la parte inferior como en la exterior al no tener un sentido de montaje especifico), las gomas asimétricas tienen un dibujo diferente en cada parte. Estas alteraciones se efectúan a posta para, por ejemplo, hacer que una parte esté más optimizada para drenar el agua y la otra, en cambio, sea mejor para el agarre en seco. De esta manera, el sentido del montaje es personalizado y los flancos van marcados señalando el interior y el exterior.

Gomas direccionales

Aquí también destacamos los neumáticos direccionales, los cuales suelen tener un dibujo en forma de V o de flecha, algo que ha sido pensado especialmente para la evacuación del agua; por ello solo cuentan con un sentido de rotación. De hecho, en la actualidad podemos ver este neumático con mucha frecuencia en la construcción de las gomas de invierno.

Neumáticos tubuless

Estos neumáticos se llaman así porque no precisan una cámara interior para encerrar el aire. De este modo, se trata de unas gomas cuyo interior dispone de una capa de aislamiento que se diseña con un caucho especial. A ello hay que sumarle unas propiedades de hermeticidad en el nexo del neumático con la llanta.

Por otro lado, estas formas ya se desarrollaron en la mitad de los años 50, aunque hubo que esperar hasta la década de los 70 para que se estandarizaran. El resultado final es que hoy en día ya no se usan gomas con cámara.

Igualmente, estas gomas tubuless o sin cámara también presentan, además de su facilidad para el montaje, unas propiedades que hacen que en caso de pinchazo no se produzca una pérdida de presión repentina, por lo que mantienen mejor esa presión. Además, al estar el aire dentro del neumático y en contacto directo con la llanta, también mejoran la emisión del calor, de manera que se sufren menos problemas de temperatura cuando se circula a altas velocidades.

Neumáticos de perfil bajo

Este tipo de neumáticos se distingue por la altura de su flanco, la cual es medida en milímetros. De este modo, se trata de un modelo que viene determinado por la segunda cifra en cuanto a sus dimensiones, no midiéndose la altura como tal sino mediante la relación entre la anchura y la altura. Por ejemplo, un neumático 205/60 se correspondería con una altura del 60 % de 206, que sería 123 mm. Por ello, una goma 205/60-15 no es del mismo perfil que un neumático 2015/60-15, aunque normalmente se hable de estas formas, generalizando, como neumáticos de perfil 60.

Sin embargo, no podemos decir que haya un límite establecido, pero por lo general consideramos los neumáticos de perfil bajo (con independencia de la anchura) cuando este es de 50 o menor. Así, las gomas de perfil bajo presentan una menor deriva, lo que lleva a un incremento de la precisión de la dirección en la curva, de ahí que sean muy adecuadas para los coches deportivos.

En cambio, las ruedas con perfiles más bajos llevan a una situación más extrema pues perjudican la comodidad, por lo que la goma está más expuesta a sufrir daños por baches o golpes con bordillos.

Neumáticos recauchutados

Los neumáticos de esta categoría son aquellos en los que se aprovecha la carcasa en sustitución de la banda de rodadura mediante un proceso técnicamente complejo. Este apenas tiene sentido en gomas cuyo uso lleve a un elevado desgaste en poco tiempo por gran acumulación de kilómetros. De hecho, por ello actualmente ya no se aplica en turismos, pero sí en camiones o aviones, pues la clave es que estas gomas se diseñan y fabrican pensando en un posterior recauchutado.

Neumáticos runflat

Dentro de esta categoría incluimos los neumáticos runflat, los cuales se caracterizan por contar con unos refuerzos en los flancos y en los hombros, lo que les permite rodar entre 50 y 100 kilómetros a una velocidad de unos 80 kilómetros por hora sin aire cuando se produce un pinchazo.

De hecho, en base a sus características, estos flancos reforzados hacen que el neumático no se deforme por completo cuando pierde presión. Estas gomas puedes verlas en marcas como BMW, la cual las usa en los vehículos de serie de algunos de sus modelos.

Neumáticos ‘verdes’, ecológicos o de bajo consumo

Las últimas gomas que destacamos son las verdes, las cuales cada vez se ven con más frecuencia en las carreteras, pues los fabricantes han decidido apostar de manera decidida por estos neumáticos. Cuentan con unos compuestos especiales y un diseño del dibujo en la banda de rodadura pensado para conseguir una mejora de la resistencia al rendimiento y para ahorrar en el consumo de combustible.

Hoy en día, estas gomas ya no comprometen el agarre y la duración. Con ello se logra ahorrar sensiblemente en combustible, pues es posible llegar a una disminución en el consumo de 0,2 litros/100 km, por lo que cada neumático cuya vida útil se prolongase unos 45 000 kilómetros te estaría ahorrando unos 200 litros de combustible.

En definitiva, puedes elegir entre una gran cantidad de neumáticos en función de tus necesidades, las características de tu coche y tu estilo de conducción.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.