Blog de e-park

Cosas que no debes hacer mientras conduces

Los accidentes automovilísticos son la principal causa de muerte. La tecnología del automóvil puede haber mejorado a pasos agigantados en términos de garantizar la seguridad vial y la comodidad. Pero, debido a errores humanos, las nefastas estadísticas sobre accidentes de tráfico continúan acumulándose. La mejor forma de reducir el riesgo de verse involucrado en un accidente es practicar conductas de conducción seguras. Lo mejor es que tengas siempre en cuenta los mejores consejos en conducción que pueden ayudarte a ti y a los pasajeros de tu automóvil hasta llegar al destino.

Qué no hacer al volante

Di no al alcohol

No conduzcas cuando estás borracho. Conducir ebrio es la causa número uno de accidentes de tráfico. De hecho, un 40 % de las personas fallecidas en un accidente de tráfico iban drogadas o borrachas. El alcohol y los tóxicos (drogas) pueden hacer que los conductores tomen decisiones tontas. El alcohol, en niveles altos, causa una visión borrosa o doble e incluso pérdida del conocimiento. Si has estado bebiendo y necesitas conducir, pídele a un amigo sobrio que te lleve o llame a un taxi. La leve inconveniencia de tomar un taxi a casa no es nada comparado con las desastrosas consecuencias de conducir ebrio. Además, ya sabes que el peligro no es solo para ti, sino para los pasajeros de tu automóvil y de otros vehículos.

A velocidad controlada siempre

No aceleres. Las investigaciones muestran que, por cada kilómetro y medio recorrido por hora en el velocímetro, la probabilidad de que te encuentres en un accidente aumenta del 4 al 5 %. A velocidades más altas, el riesgo aumenta aún más. Según la Dirección General de Tráfico, el exceso de velocidad es uno de los factores más frecuentes que contribuyen a los accidentes de tráfico en carreteras, por lo que es importante respetar siempre las señales de tráfico.

No al smartphone mientras se conduce

Uno de cada cuatro conductores confiesa utilizarlo durante la conducción, ya sea para llamar por teléfono o para escribir mensajes. Los estudios sitúan que un total del 33 % de accidentes son debidos a causa de distracciones en carretera (incluyendo el teléfono móvil). Utilizar el teléfono móvil detrás del volante puede retrasar tus tiempos de reacción hasta en un 20 %, un tiempo valioso para que puedas evitar un accidente.

No comas mientras conduzcas

Además de que vas a tener el estómago más lleno y pesado, puede ser una causa de distracción al volante. Igual con las bebidas. Lo mejor es realizar una comida ligera antes de conducir, además de que podrás evitar una desagradable multa.

Ten cuidado y ¡no te duermas!

Si un conductor está lo suficientemente cansado como para quedarse dormido mientras conduce, los resultados son predecibles. Incluso, en una carretera relativamente recta, un conductor dormido finalmente se desviará de la carretera. Así que dormir bien por la noche antes de ir de viaje va a ser primordial para ti y para los tuyos. Un estudio de la DGT indica que un 60 % de los conductores han sufrido microsueños mientras conducían, mientras que más de un 70 % han tenido somnolencia, datos muy alarmantes.

No dejes de colocarte el cinturón

Los cinturones de seguridad salvan vidas durante los accidentes. Si se colocan correctamente, evitan que pueda salirse disparado del vehículo. A tan solo 50 km/h, una persona de 50 Kg puede llegar a ejercer una fuerza de 3000 Kg contra el asiento trasero (lo mismo que si te aplastara un elefante) sin tener el cinturón puesto. No hay que pensar que con el airbag es suficiente, ya que es otro tipo de sistema de seguridad pero que no lo sustituye, sino que lo complementa. De nada sirve el airbag sin el cinturón colocado.

Revisa siempre los neumáticos

Un neumático con baja presión puede reducir la tracción en una carretera mojada y aumentar las posibilidades de resbalar en el agua. Imagina que gira la rueda, pero el automóvil continúa rodando en la misma dirección. Horrible, ¿verdad? Tener llantas con buena profundidad de la banda de rodadura lo hará mucho más seguro cuando conduzcas en mojado o en tiempos atmosféricos que no acompañen. Por otro lado, a nadie le gustaría experimentar un pinchazo que le haga perder el control del vehículo en plena carretera, así que ¡ten cuidado!

Verifica el estado de tus limpiaparabrisas

Mantén tus limpiaparabrisas limpios y nuevos. Las viejas escobillas del limpiaparabrisas no pueden empujar el agua con eficacia, estropeando tu visibilidad. A velocidades de conducción más rápidas o durante un fuerte aguacero, los viejos limpiaparabrisas pueden ser tan buenos como conducir sin uno de ellos.

No uses siempre las largas

Sabes que no puedes encender las luces largas en el momento que quieras. Puedes cegar a los conductores de delante en una carretera de una dirección. Si es de dos direcciones, puede ser muy peligroso para el vehículo que venga hacia ti.

Tener las luces encendidas de noche y durante el mal tiempo aumenta la visibilidad no solo para el conductor, sino también para otros usuarios de la carretera. Las luces en buen estado te permiten ver mejor los bordes de la carretera o el carril, pero siempre usando las cortas.

Bajo la lluvia, no se debe jugar con las luces

Por otro lado, ¿qué puede ser peor que una persona que no enciende las luces bajo la lluvia? Una persona que enciende sus luces de emergencia.

Cuando las luces de emergencia están encendidas, tu vehículo no puede indicar cambios de dirección con las señales de giro. Además, otros conductores no pueden distinguir la diferencia entre un vehículo en movimiento y detenido o deshabilitado en la carretera. A menos que sea muy necesario, no las utilices.

No conducir descalzo

Una de las multas más inesperadas del verano es conducir con chanclas. Un conductor también puede ser multado por conducir en tacones o sandalias. Es necesario llevar un calzado totalmente adecuado para poder controlar mejor acelerador, freno y embrague en todo momento.

Aumentar la velocidad en mal tiempo

El mal tiempo reduce la visibilidad y el camino mojado aumenta las distancias de frenado. Mantén la dirección de tu coche y estate bien atento al acelerador y el freno. A la hora de frenar o reducir velocidad, hazlo de forma suave, tanto como sea posible, y reduce la velocidad para anticipar cualquier cambio en la carretera. Cualquier entrada repentina o distracción puede conducir a la pérdida del control del vehículo.

Tener una distancia de 3 a 5 segundos con el coche de enfrente te permitirá más tiempo para reaccionar a los cambios de tráfico, especialmente en la autopista.

No conduzcas por caminos inundados (si es posible)

No es nada correcto utilizar los charcos para mojar a los peatones. Podrías ser el próximo objeto de burlas en redes sociales y de ‘dislikes’. Además, si te pones en el lugar del peatón, a nadie le gusta ser mojado por un coche que circula a gran velocidad.

No cambiar de carriles sin señales

Si es fácil usar las luces de señalización de tu coche, ¿por qué no usarlas? Todo lo que necesitas hacer es ubicar la palanca de señal de giro y empujarla hacia arriba o hacia abajo (dependiendo de hacia dónde se dirija), y así estarás previniendo muchos riesgos y favoreciendo una adecuada circulación. Pero asegúrate de señalar unos segundos antes de cambiar de carril. No quieras “cortar” al conductor que tienes detrás de ti.

No conduzcas ante el mal tiempo

Si la niebla obstaculiza gravemente tu visibilidad o llueve con viento demasiado fuerte, busca un lugar seguro para detenerte y esperar. Encuentra un lugar de protección iluminado si es posible. Mantén las luces encendidas cuando te detengas y enciende las luces de emergencia para advertir a otros conductores que estás detenido.

Revisiones periódicas del coche

Mantén tu coche en óptimas condiciones. El mantenimiento del vehículo no es solo una forma importante de extender la vida de tu automóvil, sino que también es un factor de seguridad importante. Si tu coche empieza a manifestar ruidos extraños, escapes de aceite, salida de humo, entre otros, no deberías continuar circulando en ese momento. Intenta detenerte con precaución y examina el posible daño. Podrías ser un peligro para los de tu alrededor. Ante cualquier ruido o desajuste no dudes y llévalo al mecánico cuanto antes para su evaluación.

Acelerando para pasar las luces en ámbar

Verde significa circular hacia adelante, rojo significa detenerse y ámbar en un semáforo no significa circular más rápido: lo que realmente significa es tener precaución y reducir la velocidad. ¡No quieras saltártelo y llevarte por unos segundos una multa si de repente cambia a rojo! (o llevarte otro vehículo por delante).

Adelantamientos imprudentes

Algunos pilotos simplemente no están de humor para esperar detrás de un coche. Si tú eres uno de ellos, es hora de darte cuenta de que no solo estás poniendo en peligro a ti mismo, sino también a tus pasajeros y al inocente conductor respetuoso de la ley en el otro carril. Antes de hacer adelantamientos imprudentes, ten cabeza y mantén la distancia de seguridad con el coche de enfrente. Más vale esto que perder la vida en segundos.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.