Blog de e-park

Consejos para viajar: Descubre los sistemas de transporte públicos de las principales ciudades

Moverse en metro, autobús, taxi, bicicletas públicas de alquiler… son alternativas promocionadas y aconsejadas por los organismos públicos en la práctica totalidad de las ciudades del mundo. Sus ventajas se publicitan y se anima a los ciudadanos a optar por estos medios de transporte públicos para, entre otras cosas, reducir la contaminación ambiental y acústica, evitar atascos, lograr ciudades más sostenibles… pero ¿se hace todo lo posible desde estos organismos para que estos servicios no solo cumplan las mínimas medidas de calidad, sino que también sean lo más asequibles posible?

La respuesta podría ser afirmativa en las grandes ciudades de zonas como el norte de Europa, con algunas excepciones, pero no tanto en otros países donde en ocasiones el transporte público, además de ser viejo, contaminante incluso y hasta caro para el nivel de vida de su población, puede ser también inseguro.

Moverte en las grandes ciudades

Aquí te mostramos consejos para viajar y moverte por algunas de las principales ciudades del mundo o, al menos, por aquellas que gozan de un mayor desarrollo tecnológico.

Nueva York: sus contrastes llegan también en sus transportes públicos

La capital turística y financiera de Estados Unidos se caracteriza, entre otras muchas cosas, por sus contrastes culturales y socioeconómicos. Pasar de Brooklyn al distrito financiero, o de ahí a Harlem, al barrio chino o al Bronx parece que sea viajar de una punta a otra del planeta. Esta circunstancia se constata también en sus servicios de transporte público. El metro, de por sí bastante viejo y en ocasiones sucio, puede generarte rechazo según qué paradas o barrios, o dejarte sin aliento por su detallismo en otros como la recién inaugurada estación diseñada por el arquitecto valenciano Santiago Calatrava, que está considerada la más cara del mundo.

En la ciudad de la Gran Manzana puedes adquirir un bono que, al contrario que en España, no se carga por viajes, sino en dinero por lo que no es de extrañar que siempre te acabe sobrando algo y digas con resignación, “bueno ya lo tengo para la próxima vez”. El autobús es otra alternativa, algo más liosa y tal vez no tan aconsejable debido a los mundialmente famosos atascos neoyorkinos, pero que sí te sirve para ir viendo la ciudad al tiempo que te mueves por ella. Más caros y pensados solo para turistas están los coches tirados por caballos o los pequeños carros arrastrados por bicicletas.

También hay empresas de buses turísticos con los que te podrás ir bajando en los principales puntos de interés. Pero si algo caracteriza a esta ciudad en cuanto a transporte son sus taxis amarillos. No son baratos, pero como curiosidad incluyen una pantalla en el asiento de atrás por la que puedes ver, entre otras cosas, por dónde te está llevando el taxista. Y también puedes pagar gracias a ella con tarjeta de crédito. Entre las apps móviles más interesantes para tu viaje a Nueva York está la MTA Subway Time, desarrollada por la propia Autoridad Metropolitana de Transporte. O también la NYC Bus & Subway Maps.

Londres. Taxis, buses y metro de calidad

Londres está considerada como una de las ciudades punteras en desarrollo tecnológico y en aplicación de las últimas novedades encaminadas a mejorar la calidad vida de sus ciudadanos. Y esto pasa también por mejorar y actualizar constantemente sus transportes públicos. El metro, por ejemplo, cuenta con 11 líneas y tiene una de las redes más extensas del planeta. Además, la práctica totalidad de los lugares de interés turístico se encuentran concentradas en solo dos zonas, la 1 y la 2, por lo que te da la sensación de, a pesar de estar en una gran capital mundial, todo está bastante accesible y cercano. Tal vez la pega principal que se encuentra el viajero nada más llegar es el precio.

Un billete sencillo de metro cuesta entre 4,80 y seis libras, dependiendo de las zonas que abarque. Pero, aquí llega la buena noticia, puedes ahorrar bastante con tarjetas de recarga como la Oyster, que sirve también para otros medios de transporte como el autobús o la Travelcard. El metro suele cerrar a las doce o la una de la noche, aunque muchas líneas de autobús sí funcionan las 24 horas. Además, montarte en uno de sus buses clásicos rojos, muchos de ellos de dos plantas, algo que no ocurre en otras ciudades, es una experiencia que no te puedes perder. Del mismo modo, sus clásicos y originales taxis negros también son otra gran opción en ciertos momentos. ¿Sabías que sus conductores han de pasar todavía hoy un duro examen en el que deben aprenderse todas las calles y trucos de la ciudad?. Entre las apps móviles que puedes encontrar se encuentran London Bus o Citymapper.

París. Uno de los metros más antiguos

París, como todas las grandes ciudades, está agujereada por dentro con sus grandes alcantarillas, restos de otras civilizaciones y, como no, sus líneas del metro que aquí es uno de los más antiguos del mundo, y también de los más efectivos. Moverse en él será una gran ayuda en esta ciudad tan extensa que, al contrario que otras, sí tiene repartidos sus puntos de interés por diversos distritos. También puedes combinarlo con el RER (Trenes regionales) los buses tanto diurnos como nocturnos, así como otras formas más originales como el funicular que asciende hasta la bohemia Montmartre, el tranvía que vuelve a ponerse de moda y, como no, los clásicos batobus por los que verás la ciudad desde el río Sena al tiempo que te mueves por ella.

Entre los abonos que puedes adquirir está el Paris Visite, para estancias cortas, o el Passe Navigo, si vas a estar algo más de tiempo. O e Paris Pass que es más caro, pero incluye la entrada a unas sesenta atracciones. No olvides descargarte aplicaciones como Next Stop París o la Guía del Metro de París.

Tokio. La efectividad y la limpieza llevadas al transporte público

Si hay una ciudad que impresiona por su eficiencia y por su extremado nivel de limpieza y respecto esta es la capital japonesa. Tokio te deslumbrará con su modernidad y por el carácter de sus gentes, pero te va a enamorar cada vez que tengas que desplazarte por ella. Si has estado en Nueva York, por ejemplo, donde el paso del tiempo se deja sentir en no pocas paradas de metro, aquí creerás que todo está recién inaugurado, aunque en la mayoría de casos no es así. Sus líneas son diversas y comunican todas las zonas de interés. Además, lo puedes combinar con el tren Yamanote, que es una de las formas de moverse preferidas de los residentes en Tokio.

Te conviene adquirir nada más llegar la tarjeta Suica Pasmo, así como la Japan Rail Pass si tu objetivo es viajar por diferentes zonas del país. Eso sí, debes tener en cuenta que, además de su peculiar idioma, Tokio es una ciudad mucho mayor que Madrid e incluso Londres, por lo que su red de metro también es muy compleja y extensa. Si no vas con cuidado puede ser fácil que te pierdas o te desorientes, pero tal vez eso también forma parte de la aventura de viajar a un país tan lejano y distinto. Aquí, más que en otros lugares, es muy útil y aconsejable contar con alguna aplicación que te facilite la vida como puede ser la Tokyo Subway Navigation.

Río de Janeiro. Una modernidad sorprendente

Esta ciudad brasileña ha estado en 2016 en boca de todo el mundo por acoger los Juegos Olímpicos. Lo supusieron todo a examen, que superó, de sus transportes públicos. A pesar de su extensión, solo cuenta con dos líneas de metro, aunque conectan la zona más poblada y turística con la también interesante del sur, Ipanema. A la mayoría de espacios turísticos puedes ir en metro y para las más alejadas, como el Jardín Botánico o Leblón, has de coger el autobús. En general, el transporte público en Río, lejos de lo que pudiera parecer, es bastante nuevo, moderno y limpio.

Aquí te hemos contado algunas ventajas, y algún que otro inconveniente, de moverte en transporte público por las grandes ciudades del mundo. Debes de saber también que así te evitarás sorpresas desagradables como una denuncia por aparcar en la zona de la ORA, es decir, aquella que suele estar regulada por el tiempo. Aunque debes saber que esto tampoco te ocurrirá si optas por otra forma de desplazamiento que, sin ser pública, al menos de momento, sí es muy eficiente como son los coches eléctricos. No contaminan, suelen ser más pequeños que los tradicionales y, además, te permiten acceder a los lugares reservados al tráfico rodado y también puedes aparcar con ellos gratis o con grandes descuentos en las zonas como la ORA.

Otra gran ventaja de moverte en transporte público es que así conocerás más de cerca el día a día de los ciudadanos del lugar que visites. Verás al estudiante que apura para estudiar, al joven que escucha música, a la madre que lleva a sus hijos al colegio, a los amigos que se van de fiesta… en definitiva, te sumergirás más en el ambiente real que a veces los turistas, enfrascados en su mundo, no aprecian.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.