Blog de e-park

Consejos para no marearte en el coche

En verano viajamos más que en otra época del año y sobre todo en coche. Ir a la playa, a la montaña o al campo puede ser un viaje estupendo para hacer en familia, con amigos o en pareja, pero también puede ser una tortura si sentimos un mareo constante cuando vamos en coche. Para conseguir que el viaje sea mejor y no se produzcan estos mareos se pueden seguir sencillos consejos que nos evitarán esa molesta sensación.

¿Por qué nos mareamos y quiénes se marean más?

Antes de comenzar con los consejos, debemos saber por qué se producen los mareos en el coche. Igualmente, hay cierta parte de la población a quien le afecta más. Es posible que, de niños, se hayan sufrido mareos en el coche e incluso que acaben en vómito, sin embargo, como adultos, esta desagradable situación haya desaparecido y puedan hacer viajes con normalidad.

El motivo principal del mareo en el coche es la cinestosis, el desequilibrio, que se produce porque se estimulan las estructuras internas del oído, y estas son las encargadas de regular el equilibrio. El cerebro recibe señales de que está quieto, pero el oído interno emite señales de movimiento, esto produce una contradicción y de ahí el desequilibrio.

Los primeros síntomas de los mareos durante el viaje son la palidez, el sudor frío, las nauseas y la agitación. Estos síntomas pueden llevar al vómito, especialmente las náuseas, aunque no siempre es así.

Los más proclives a sufrir en los viajes por carretera son los niños de entre 3 y 12 años. No es poco habitual ver o estar en un viaje con niños pequeños que se marean, vomitan y palidecen si no van dormidos. Dependiendo de cada uno, los mareos comienzan a reducirse a partir de los doce años, aunque hay personas que padecerán este mal cada vez que se monten en un vehículo.

Las mujeres embarazadas también son propensas a marearse durante el viaje. Además de todos los cambios que se producen en el organismo de las mujeres para gestar a los niños, la mayor sensibilidad en los centros nerviosos puede ser una causa de esta sensación. Por supuesto, las náuseas son frecuentes en el embarazo, y pueden aumentar durante el viaje llegando a provocar el vómito.

Otro factor de riesgo es la ansiedad. Las personas que sufren cuadros de ansiedad son mucho más susceptibles a sufrir este mareo, la cinestosis. No solo eso, si se padece ansiedad de forma continua, es posible que se genere esta sensación antes de meterse en el vehículo, provocando un círculo vicioso peligroso y desagradable para aquellos que lo padecen.

Consejos para un viaje más cómodo

Lo primero que se debe hacer es ir siempre en la dirección de la marcha, en un coche es más sencillo de aplicar, pero si el viaje en tren también produce malestar, será mejor elegir el asiento en dirección de la marcha y no en contra. Cuando lo aplicamos a un coche, es crucial que la mirada también sea al frente, en el sentido que va el coche. Se producirán más mareos al mirar por la ventanilla o al leer un libro, ya que el cerebro entiende que estamos quietos, pero el oído interno y la visión periférica mandan las señales de movimiento. Esta contradicción provocará malestar y mareos.

Además de seguir el sentido de la marcha del vehículo, es aconsejable llevar una atmósfera ventilada y fresca para evitar el problema. Llevar el aire acondicionado y mantener un ambiente libre de humos será conveniente para hacer un viaje agradable.

Por otra parte, antes de subirnos al coche no conviene hacer comidas pesadas o beber alcohol (evidentemente no se debe consumirlo si se conduce), ya que ambos son desencadenantes de mareos y náuseas. Realizar una comida ligera será una forma de viajar más cómodos.

Las paradas continuas en el viaje deben prevalecer, cada dos horas, es lo conveniente para que el conductor pueda descansar, estirar las piernas y beber algún refrigerio que le ayude a continuar el viaje. Pero, no solo estas paradas están pensadas para quien se encarga del volante, los pasajeros las necesitan también. Salir, dar un paseo, estirar las piernas o beber algo fresco ayudan a evitar el problema durante el viaje.

Por último, para mejorar las condiciones del viaje y evitar mareos, ni lectura ni películas, lo mejor en estos viajes veraniegos es poner música para todos los integrantes del vehículo. Otra opción es charlar, siempre y cuando no distraiga al conductor. Es una opción estupenda para pasar el rato y centrarse en otra cosa en lugar de marearse.

Cómo evitar marearse en el coche si eres propenso a ello

Además de las opciones médicas, como el primperan o metoclopramida o también la Biodramina, que evitan el vómito, también podemos seguir unos sencillos consejos que evitarán situaciones incómodas en los viajes si se es propenso al mareo.

Los anteriores consejos sirven tanto para personas que se marean como para quienes no lo hacen, pero quieren disfrutar de un viaje más cómodo y sin molestias, también podemos incluir una serie de acciones que podemos poner en práctica o evitar a toda costa para mejorar el viaje… ¿a la playa?

Los niños, los adolescentes y las mujeres embarazadas son los grupos más propensos a sufrir estas sensaciones durante los viajes en coches. Uno de los factores desencadenantes de esta molestia es el equilibrio, o más concretamente la falta de él. Para que el trayecto hasta las vacaciones no sea in infierno, será mejor seguir estos consejos si habitualmente padece mareos en el coche.

Posición adecuada

El asiento debe estar correctamente dispuesto, en especial cuando se trata de sillas de niños, ya que si no van fijas producirán movimiento que les hará marearse. Además, si los niños se marean, es aconsejable que vayan en el asiento trasero central del vehículo para que puedan observar la carretera sin girar la cabeza. En caso de los adultos, el mejor asiento a elegir si se sufren mareos en el coche es el del copiloto. De esta forma, sin distracciones como el móvil o un libro, se evitarán siempre y cuando miremos al frente y no por la ventanilla.

Conducir de forma suave

Los movimientos bruscos provocan mareos incluso a quienes no padecen de forma regular esta incomodidad. La conducción brusca y acelerada con frenazos y arranques violentos, además de ser más peligrosa para la salud de todos los integrantes del vehículo, provocará mareos de forma más regular a aquellos que los sufren normalmente e incluso a los que no. Si además evitamos las carreteras con muchas curvas aseguraremos un viaje menos movido y, por lo tanto, sin peligro de mareos.

La hidratación y la ventilación

Como ya se mencionó antes, hacer paradas es crucial, pero más si se sufren mareos durante el viaje. Hacer un trayecto bien hidratado y con la ventilación adecuada en el vehículo, entre 21 y 23 grados evitará problemas. Si en un momento dado, con el sol y el calor característico del verano se comienzan a marear los pasajeros, es conveniente bajar las ventanillas para que entre aire fresco en el coche y se ventile.

Las horas de viaje

En esta época, cuando no es raro hacer largos viajes de seis y ocho horas, es muy conveniente planifircarlos bien, no solo las paradas y el destino, sino también el momento de la salida. Si se viaja con niños, adolescentes o alguna persona, además del piloto y copiloto, que sufran mareos constantes durante los viajes, se debe salir hacia el destino a una hora a la que puedan dormir. Es decir, en un viaje de seis horas, si salimos antes de las seis de la mañana llegaremos al destino antes del medio día, lo que permitirá que los niños, o quienes se mareen, puedan dormir, si no todo el viaje, la mayor parte del mismo.

Las comidas

Como se mencionaba antes, un consejo para viajar más cómodamente es evitar las comidas copiosas antes del trayecto, pero esto no quiere decir que si se sufren mareos se deba evitar comer. Ni mucho ni poco, tomar una comida ligera y no viajar con el estómago vacío ayudará en gran medida a que no se tengan nauseas, vómitos y, en definitiva, mareos en el vehículo.

Disfrutar de las vacaciones sin mareos en el coche

Viajar sufriendo mareos puede ser una de las sensaciones más incómodas que se pueden tener, sobre todo, sabiendo que nuestro destino son las vacaciones. Descansar en la playa, en el campo o donde sea, no debería verse teñido de ese horrible malestar.

Siguiendo estos consejos se pueden evitar en muchos casos los mareos, pero si estos persisten o si van más allá de los viajes es recomendable acudir a un profesional que nos diagnostique. Los médicos atenderán nuestros síntomas, ya que algunos de ellos pueden ser algo más. Por ejemplo, las personas que sufren de vértigo y sufren mareos con frecuencia.

Un viaje cómodo, con paradas, bien hidratados y frescos en el coche es la clave para evitar mareos.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.