Blog de e-park

¿Conoces el e-call?

La legislación comunitaria de la Unión Europea obliga a todos los fabricantes de automóviles a la incorporación del e-call o de la llamada de emergencia en los vehículos comerciales y coches nuevos, desde el 1 de abril de 2018.

En el caso de que aún no conozcas lo que es esta nueva tecnología o quieras profundizar un poco más en sus ventajas y utilidades, continúa leyendo, ya que has llegado al sitio correcto.

¿Qué es el e-call?

Este sistema marca de forma automática el 112, en caso de que hayas sufrido un accidente grave. Además de esto, también se encarga de transmitir a los servicios de emergencia cuál es la localización de tu vehículo; y, por tanto, la tuya. De esta forma, se reducirá a la mitad el tiempo de respuesta en las áreas rurales y hasta en un 40 % en las zonas urbanas.

Algunos diputados del Grupo Socialista de la cámara europea afirman que este nuevo sistema incrementará, en gran medida, la seguridad vial. El número de muertes en las carreteras comunitarias es muy elevado y con este sistema obligatorio se podrán reducir los tiempos de respuesta de los servicios de emergencias.

Entre las expectativas que tiene la Eurocámara, destacamos la previsión que realiza de la incorporación de este sistema en los distintos vehículos, ya que se estima que se podrán salvar alrededor de mil quinientas vidas anuales en el territorio europeo. De esta forma, los servicios de emergencias conocerán la gravedad de cada tipo de accidente y el operativo del que precisan para atender cada una de las situaciones que se puedan dar. Así pues, los daños se verán considerablemente reducidos.

¿Cuál es la misión de este dispositivo?

Durante 2016, cerca de 25.500 personas fallecieron en accidentes de tráfico en territorio de la Unión Europea y alrededor de 135.000 resultaron gravemente heridas. Gracias a este nuevo dispositivo, la gravedad de las lesiones se reducirá en un 15 % de los casos.

Gracias a este botón, habrá una actuación policial y médica muy rápida en la localización del accidente. Las Fuerzas y los Cuerpos de Seguridad del Estado tendrán la posibilidad de gestionar de una forma más eficaz los posibles peligros derivados en materia de seguridad vial por estos siniestros.

De forma automática, se llamará al 112 y se obtendrá la ubicación exacta del vehículo, así como también su número de ocupantes en el momento en el que se haya producido el accidente. Los servicios de emergencia contactarán con el interior del vehículo y, al poder acudir de forma más rápida al sitio donde se haya producido el siniestro, los heridos tendrán secuelas de menor gravedad.

Los estudios demuestran que la primera media hora tras el accidente es crucial para mantener a una persona con vida. Las estadísticas dicen que 7 de cada 10 muertes por accidentes de tráfico suceden en ese espacio de tiempo posterior al suceso.

¿Cómo funciona el e-call obligatorio?

El sistema de llamada de emergencia funciona con sensores que se instalan en el vehículo, la localización por satélite y una tarjeta SIM virtual. Cuando estos sensores detectan un siniestro, el sistema conecta de forma automática con el servicio de emergencias del 112.

El dispositivo de localización, gracias a su GPS, proporciona los datos más relevantes del accidente, como la ubicación y la hora exacta del siniestro o el número de ocupantes del vehículo, sin que ninguna de las personas que se encuentran a bordo tenga la necesidad de intervenir.

Los responsables técnicos del 112 de la Comunidad Autónoma en la que se produzca el accidente entran en comunicación con el interior del vehículo, para conocer los detalles y valorar la gravedad. Cuando no obtienen respuesta, se envía la información de forma directa a los servicios de emergencia pertinentes.

El botón e-call no solo se activa de forma automática, sino que también puedes activarlo manualmente, si se da el caso de que se produzca cualquier tipo de emergencia que los sensores no estén habilitados para poder detectar, como puede ser el caso de un desfallecimiento, un infarto o cualquier otro tipo de situación.

Cuando se activa la llamada, bien sea de forma automática o manual, lo primero que se hace es obtenerse información del vehículo​. Su número de bastidor o VIN (por sus siglas en inglés, Vehicule Identification Number) puede ser de gran utilidad en el caso de que haya que planificar el rescate de las víctimas.

Para que el botón pueda cumplir su función y lo puedas utilizar, se debe adaptar la tecnología de los sistemas en algunos puntos concretos:

  • El PSAP o centro de atención de llamadas de emergencia debe disponer de aquellos equipos que puedan atender, decodificar y visualizar los datos emitidos por el vehículo durante la llamada de emergencia.
  • El vehículo en cuestión ha de disponer de una unidad de a bordo que pueda facilitar los datos necesarios al centro de atención de emergencias.
  • La red de telecomunicaciones adoptó en 2014 la posibilidad de facilitar el intercambio electrónico de datos entre los centros de respuesta y los vehículos durante las llamadas de emergencia. El discriminador se denomina eCall flag.

¿Cómo afecta este sistema de emergencia a la seguridad de mis datos?

Los datos compartidos por este sistema son el número de pasajeros, la clase de combustible del vehículo y su localización exacta. De esta forma, los vehículos que ya cuentan con este mecanismo no serán rastreados.

La normativa que regula la obligatoriedad del uso del e-call decreta que los datos de memoria interna de la unidad técnica independiente sean suprimidos automáticamente y de forma continuada. También recoge que ningún tipo de entidad ajena y externa a la unidad técnica independiente o al sistema debe tener acceso a dichos datos de forma previa a la activación del botón de la llamada de emergencia. 

E-call en Europa

Para que el sistema de llamada de emergencia haya podido llevarse a cabo, los Estados miembros y todas y cada una de las partes interesadas han tenido que comprometerse y garantizar la implantación de diferentes requisitos. Esos requisitos son los siguientes:

  • Firmar el memorándum de acuerdo al sistema e-call.
  • Promover de forma activa el uso del número del 112, el número de urgencias europeo único, y adoptar las medidas necesarias para que se introduzcan con celeridad los datos de localización.
  • Actualizar y modernizar los centros responsables de recibir las llamadas efectuadas por el dispositivo e-call y el 112.
  • Mejorar todos y cada uno de los protocolos de actuación de una urgencia, garantizar que se atienda en la lengua oportuna y, además, que el personal involucrado esté debidamente formado.

¿Se ha probado este sistema ya en otros países?

En países como Reino Unido, Suecia, Eslovenia, Finlandia u Holanda ya se han probado los sistemas e-call con gran éxito. En Finlandia, por ejemplo, durante el primer año de implantación, los accidentes mortales se redujeron un 10 %.

Existen ya en España 12 de estos vehículos, entre furgonetas y turismos; que recorren, a modo de prueba, las carreteras de Galicia, Castilla y León, Madrid y Valencia. Realizan llamadas automáticas a modo de prueba y otras manuales. Se realizan unas cuarenta cada hora al punto de respuesta de seguridad pública o PSAP, que está situado en la Dirección General de Tráfico (DGT), antes de realizar esas llamadas al 112.

En España, cuando sucede un accidente, llega una alerta al Centro de Gestión de Tráfico de Madrid y esta se remite al 112 de la propia Comunidad Autónoma en la que la incidencia ha sucedido. La Dirección General de Protección Civil y los centros del 112 han debatido sobre el mejor modelo definitivo para la implantación de este dispositivo.

El sistema precisa una buena coordinación entre la red de comunicaciones y que esta llamada de emergencia pueda pasar por cada uno de los proveedores y canales por los que deba ser comunicada, siempre con carácter gratuito y prioritario.

¿Se han realizado pruebas en motos?

España es el único Estado miembro de la Unión Europea en el que se han estado realizando ensayos para incorporar el e-call en las motos. Para ello, se han seleccionado 10 motocicletas y se están haciendo pruebas, tanto en la transmisión de la llamada como en el mecanismo de detección de accidentes.

El fabricante de cascos NZI, en colaboración con el Centro de Estudios e Investigaciones Técnicas de Gipúzcoa (CEIT), está inmerso en el mecanismo de detección de accidentes.

Tanto la moto como el casco poseen sendos sensores. Si se superan unos umbrales de deceleración, se producirá la llamada. Los sensores están desarrollados para que no se confunda esta deceleración con la posible caída del casco al suelo. Se está trabajando en cuestiones claves, como la deformación del casco o la posibilidad de que se incorpore información sobre la gravedad del accidente.

Una conclusión de impacto económico

Los accidentes de tráfico en el seno de la Unión Europea representan unas pérdidas de 160.000 millones de euros anuales. Si todos los vehículos dispusieran del botón e-call, se ahorrarían alrededor de veinte mil millones de euros, en el transcurso de un año.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.