Blog de e-park

Conducción segura en carreteras de montaña

Existe una serie de pautas y precauciones que debes tener en cuenta a la hora de conducir por carreteras de montaña. En este post, vamos a enseñarte cuáles son las técnicas y hábitos de conducción que debes tener presentes a la hora de realizar cualquier tipo de trayecto por carretera de montaña.

Como es lógico, conducir por montaña no tiene nada que ver con la conducción por ciudad; por ello, debes prestar atención a diversos factores específicos de este tipo de carreteras. Además, las características particulares de cada carretera afectarán al comportamiento de tu vehículo en todos sus aspectos, desde la frenada hasta la aceleración, pasando por el consumo y la adherencia.

Los consejos que te daremos en este artículo no solo te servirán para realizar los desplazamientos por estas carreteras de una manera más segura, sino que, además, te ayudarán a reducir el consumo y el desgaste mecánico de tu vehículo.

Consejos para la conducción en montaña

Circula a una velocidad adecuada

Como es lógico, nunca se recomienda la conducción a altas velocidades, pero en carreteras de montaña es totalmente necesario mantener una velocidad adecuada a las circunstancias. Si estás circulando en ascenso a la montaña es importante que la velocidad sea constante para evitar problemas con el vehículo.

En caso de que estés circulando en descenso es muy importante que hagas uso del freno de motor y que no sobrecalientes los frenos, ya que, en ese caso, perderían efectividad hasta el punto de llegar a no frenar. Y, sobre todo, nunca dejes el vehículo en punto muerto.

Con respecto al asunto de poner la caja de cambios en punto muerto a la hora del descenso, aún existen conductores que creen que esto es una manera de ahorrar combustible. Sin embargo, es un mito. Para ahorrar combustible en las bajadas es necesario que el vehículo lleve una marcha puesta, y la clave está en no pisar el acelerador. Ir en punto muerto no solo incrementa el consumo de combustible, sino también el riesgo de accidente, ya que el vehículo no cuenta con la retención del freno motor y, además, pierde estabilidad.

Más adelante te explicaremos en profundidad cómo debes conducir en carreteras de montaña, tanto en el ascenso como en el descenso.

Cuidado con el terreno

El terreno montañoso es mucho más irregular que cualquier otro, por lo que debes tener especial cuidado al circular por esas carreteras. Mientras lo haces, puedes encontrarte desde algún tipo de vegetación en medio de la carretera hasta desprendimientos.

Otra de las circunstancias adversas con las que puedes topar en estas carreteras son los elementos meteorológicos: hielo, nieve, barro y niebla. Todos ellos dificultan la conducción y en todos los casos es necesario tomar precauciones para tener un tránsito seguro.

Además, debes tener en cuenta que en muchas carreteras de montaña pueden aparecer animales en libertad. Pero si circulas con atención y a una velocidad moderada te resultará más sencillo evitar cualquier tipo de accidente con ellos.

Revisa el vehículo

Este es un consejo que vale para cualquier tipo de viaje que desees realizar en coche. Siempre se recomienda, antes de salir, revisar el estado de los elementos más importantes del vehículo para que la seguridad del trayecto sea óptima.

Los puntos más importantes que debes revisar antes de salir son los frenos, la presión y el dibujo de los neumáticos, los limpiaparabrisas, las luces (incluidas las antiniebla) y el estado mecánico general del vehículo.

Si no estás seguro de cómo deben revisarse estos elementos, puedes acudir a tu mecánico de confianza. Él mejor que nadie sabrá decirte si tu vehículo está en condiciones de realizar un viaje por carretera de montaña.

Lleva siempre cadenas

Sobre todo si haces un viaje en época fría, debes estar seguro de incluir las cadenas en el equipaje. Siempre existe el peligro de heladas y nieve en las carreteras de montaña. Y circular en esas circunstancias sin cadenas en los neumáticos es una temeridad. Por otro lado, no olvides que, según la cantidad de nieve caída, el uso de cadenas es obligatorio.

Puede ser que necesites utilizarlas o que no sea necesario, pero siempre debes llevarlas en el coche. Si nieva o hiela, necesitarás ponerlas para poder circular sin peligro y evitar quedarte atrapado en la montaña.

Curvas y adelantamientos

El trayecto por las carreteras de montaña está plagado de curvas, por eso dedicamos una sección a hablar de ellas. Sin duda, es un elemento más que añade dificultad a todo el trayecto. Es muy importante que estés concentrado en la carretera y evites cualquier tipo de distracción, ya que el resultado de no coger correctamente una curva puede ser acabar saliéndote de la carretera.

Las curvas muy cerradas requieren una marcha menor y hay que tomarlas de manera suave. Al descender, es recomendable que utilices el freno motor y retengas el coche con el pedal antes de tomar la curva. Siempre es aconsejable llevar la velocidad apropiada de paso por curva antes de llegar a ella; de esta manera, no estarás dentro de la curva frenando, una acción que puede reducir la adherencia y provocar sobreviraje.

Con respecto a los adelantamientos, debemos recordarte que las carreteras de montaña se caracterizan, por norma general, por su poca visibilidad. Por ello, es muy importante que evites, en la medida de lo posible, hacer adelantamientos; en caso de ser necesario, hazlos en una zona segura y de amplia visibilidad. Y en caso de que te adelanten, también debes estar atento, ya que una mala maniobra del otro vehículo podría sacarte de la vía.

¿Cómo conducir en carretera de montaña durante el ascenso?

Al subir por una carretera de montaña es recomendable no utilizar el freno. Para evitarlo, te recomendamos que utilices el propio desnivel y la retención del motor para desacelerar de forma natural antes de llegar a cada curva. De esta manera estarás ahorrando combustible y, además, evitarás el desgaste excesivo de las pastillas de freno.

De igual forma, si aceleras excesivamente en los tramos rectos, te verás obligado a utilizar el pedal del freno, lo que disparará el consumo de combustible. Si llevas prisa, te recordamos que acelerar más en los tramos rectos apenas se ve reflejado en el tiempo final del trayecto, siendo la diferencia final muy escasa. No compensa el mayor consumo de combustible y el riesgo que conlleva circular a alta velocidad por una carretera de montaña.

De manera eventual, deberás reducir una o varias marchas al tomar curvas con pendientes pronunciadas o muy cerradas para disponer de una mayor potencia del motor. Por ello, te recomendamos mantener una velocidad constante, ya que eso te ayudará a entrar y salir de las curvas con mayor seguridad, reducirá el desgaste de los frenos y disminuirá el consumo de combustible.

¿Cómo conducir en carretera de montaña durante el descenso?

Sin duda, el descenso por una carretera de montaña es el momento más peligroso en un trayecto de montaña. En contrapartida, es el momento ideal para poner en práctica ciertas técnicas de conducción eficiente, siempre y cuando el tráfico y el estado de la vía te lo permitan.

Un método de reducir el consumo de combustible es pisar el pedal del acelerador lo menos posible. Así mismo, evitar el uso prolongado del freno evita el desgaste prematuro de las pastillas de freno. Para ello, es recomendable utilizar marchas que ayuden a reducir la velocidad sin que el motor vaya muy revolucionado, así como utilizar el freno motor.

Precauciones al conducir por carretera de montaña

Aunque hemos mencionado algunos consejos para circular por las carreteras de montaña, existen algunas otras consideraciones que debes tener en cuenta:

  • Evita por completo invadir el carril contrario. Aunque no veas venir vehículos en sentido contrario, no puedes olvidar que está prohibido y que, además, es peligroso tanto para ti como para los conductores que circulen por el otro carril. Un dato que has de tener en cuenta es que tanto turismos como camiones y autobuses pueden llegar a invadir el carril contrario a su paso por una curva, lo que debes tener presente al tomar curvas con poca visibilidad.
  • Un aspecto que influye directamente en la conducción, sobre todo de noche, es la poca iluminación que suele haber en este tipo de carreteras. Por ello, durante los desplazamientos nocturnos debes circular con mayor precaución. No olvides quitar las luces largas cuando vengan vehículos de frente o cuando vayas detrás de otro vehículo, ya que esto podría deslumbrarlos y podrías provocar un accidente.
  • No olvides que en este tipo de carreteras las estaciones de servicio son mucho más escasas que en una carretera convencional. Por ello, debes contar con suficiente combustible para realizar el trayecto que hayas previsto.
  • En estas carreteras existen más probabilidades de sufrir averías debido a la exigencia técnica a la que se ve sometido el vehículo. Por eso te recomendamos hacer la revisión a todos los aspectos necesarios antes de iniciar el viaje.

Estos han sido unos cuantos consejos para una conducción segura en montaña. Esperamos haberte ayudado y que los tengas presente cuando circules por este tipo de carreteras.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.