Blog de e-park

Comercio seguro. ¿Cómo es de seguro comprar por internet?

Comprar por Internet se ha convertido en una acción de lo más cotidiana. Las tiendas de ecommerce han experimentado un gran crecimiento en los últimos años, y ya son muchas las tiendas convencionales que han abierto un espacio para permitir la compra online, ya sea de comida, de ropa o de jardinería, por ejemplo.

La facilidad que hay para encontrar cualquier producto en Internet a tan solo un clic, incluso productos que no tienes a tu alcance en las tiendas que conoces, es uno de los grandes beneficios de hacer la compra online. Otro de los grandes beneficios es la comodidad de que te lleven tu pedido a la puerta de casa y, por lo tanto, no sea necesario desplazarte ni recorrer los pasillos de las tiendas en busca de lo que quieres.

Sin embargo, y a pesar de su excepcional crecimiento, todavía hay gente reacia a las compras por internet, ya sea porque prefieren el contacto con el vendedor o por el miedo a que les roben al poner una tarjeta de crédito o el número de cuenta en una página web. Por eso, vamos a explicar cómo puedes asegurarte de hacer una compra segura por Internet y vamos a dar algunos consejos que mejoren todavía más esta experiencia.

Ventajas y desventajas de la compra online

Comprar a través de Internet tiene ventajas tanto para los compradores como para los vendedores, que tienen más posibilidades de vender sus productos. Por ejemplo, y entre las principales ventajas que encuentran los clientes, está la posibilidad de acceder a productos que están muy lejos de su zona, comprar sin la necesidad de perder tiempo haciendo colas y hacerlo todos los días a cualquier hora.

También son ventajas la capacidad que tienes de seguir en todo momento dónde está el paquete, que no hay que manejar dinero en efectivo y la compra inmediata de productos que se descargan, ya sean películas, discos, libros electrónicos o un software.

Para los vendedores, lo importante es que las transacciones se hacen de manera rápida y eficiente y pueden personalizar la experiencia del cliente, un factor que puede garantizar que vuelva para comprar otra vez. También se reducen los gastos de personal, es más fácil la gestión del inventario, cosa que permite reponer los productos antes de que se agoten y que siempre estén disponibles para el cliente, y no hay limitaciones de espacio, por lo que se pueden ofrecer más productos al cliente.

Finalmente, destacar que se reduce la importancia de la ubicación de la tienda, ya que, como usuario, no te vas a desplazar para comprar y hay más posibilidades de vender productos que se consideran “raros”, porque en Internet hay muchos clientes potenciales a los que les puede interesar.

Sin embargo, también hay una serie de inconvenientes que te pueden hacer replantearte la posibilidad de comprar en Internet. Una de las principales desventajas es la dificultad que tienes como cliente para detectar estafas, por lo que el miedo a ser engañado y que te roben hará que puedas preferir una tienda física para comprar. Otro inconveniente es la falta de comunicación entre vendedor y comprador, algo que algunos usuarios valoran mucho, o la imposibilidad de probar el producto antes de comprarlo. A pesar de que se pueden hacer devoluciones, normalmente es un proceso pesado y costoso, por lo que a muchos usuarios les produce incomodidad.

También puede convertirse en inconveniente la dependencia absoluta que se tiene de Internet a la hora de hacer las compras online, hecho que puede perjudicar a algunos colectivos. Las personas mayores, que son las que normalmente no usan el ordenador, o quienes residen en zonas donde no hay acceso a esta tecnología pueden verse perjudicadas y no disfrutar de las ventajas de la compra online.

¿Cómo saber si una web es segura para comprar por Internet?

De la misma manera que antes de comprar en una tienda escuchas opiniones o referencias para tener una idea previa y decidir si comprar o no, lo mismo debes hacer cuando compras online. No puedes aventurarte a comprar un producto, por muy exclusivo que sea, de una página web sin tener en cuenta una serie de consideraciones previas.

La página web en la que vayas a comprar tiene que ser clara, sencilla y disponer de toda la información necesaria para que puedas comprobar su fiabilidad. Un aspecto a tener en cuenta sería, por ejemplo, si la página cuenta con certificados de compra segura o el Sello de Confianza Online, un distintivo que permite saber que la web en cuestión tiene un sistema que garantiza que todas las transacciones son seguras. Que la página tenga el símbolo de un candado verde en su dirección también es otro símbolo de seguridad para el usuario. Este garantiza que tiene la identidad verificada y, por lo tanto, se pueden realizar pagos con total seguridad.

Asimismo, hay otros aspectos formales que te permiten diferenciar las páginas web fiables de las posibles estafas. Las faltas de ortografía en los textos, una mala organización de los elementos que provoque un aspecto caótico o la estética poco cuidada, con una interfaz de mala calidad que no permita a los usuarios navegar de forma fácil o eficaz, pueden ser síntomas de que esa web no es de fiar.

También debes mirar las posibilidades de contacto con el vendedor. La página web debe tener un sistema de consultas que te permita enviar tus dudas para que se respondan desde el servicio de atención al cliente. Debes saber a quién dirigir en caso de tener una consulta o reclamación, por lo que la web ha de facilitar los datos de contacto de la empresa, como su ubicación o los datos de las personas responsables.

Consejos para comprar seguro

Después de ver las ventajas y desventajas de la compra a través de internet y qué hacer para saber si una web es segura y te permite hacer este tipo de compras sin ninguna preocupación, vamos a dar unos consejos que te aseguren que tus compras en Internet son seguras. Es recomendable seguir estos consejos cada vez que hagas una compra online para evitar ser víctima de una estafa y poder disfrutar al máximo de tu compra.

  1. Pon a punto el dispositivo, ya sea el móvil o el ordenador, con el que vas a comprar. Esto implica tener instalado un antivirus para descartar que algún virus proveniente de la página web de compras pueda recopilar tu información y estafarte, además de instalar medios de pago seguros.
  2. Al crear una cuenta en la página web de la tienda, evita usar contraseñas fáciles para que nadie pueda acceder a ella. Se recomienda combinar letras mayúsculas y minúsculas con números y no poner fechas de cumpleaños o nombres de familiares cercanos, además de usar diferentes contraseñas en cada cuenta.
  3. Compra siempre en páginas web de marcas reconocidas, que te inspiren confianza y de las que tengas referencias previas. Buscando en Internet puedes encontrar referencias u opiniones de otros clientes que te van a ayudar a la hora de decidir si comprar o no, aunque no debes basarte en una única fuente de información.
  4. Examina la página web en la que vas a comprar y fíjate especialmente en su URL. Si la dirección empieza por HTTPS y hay un candado significa que la información que transmite está cifrada, por lo que es seguro comprar, además de asegurarte de que en la web aparece información sobre la tienda: responsable, contacto o ubicación. También debes hacer caso a su aspecto visual, ya que las faltas de ortografía o una interfaz caótica, demasiado sencilla o mal organizada te pueden dar pistas sobre si se trata de una estafa.
  5. Utiliza, en caso que sea posible, una tarjeta o cuenta de uso exclusivo para realizar pagos online y preferiblemente de crédito antes que de débito, ya que estas tienen una protección legal que permite combatir su uso fraudulento. Si usas una cuenta solo para esto te aseguramos de que, en caso de ser estafado, no te roben todo tu dinero.
  6. Asegúrate de que la conexión a Internet es segura antes de realizar el pago. Además, utiliza medios de pago seguro que te permitan evitar sorpresas desagradables al comprar.
  7. No utilices una conexión wifi pública para realizar los pagos, ya que estas no ofrecen garantías de seguridad y es más fácil que te roben la información.
  8. Desconfía de los grandes chollos, como los descuentos muy destacados. Si la oferta es demasiado buena, es probable que solo se trate de un mensaje muy llamativo para que caigas en una estafa.
  9. Repasa las operaciones bancarias después de hacer la compra para comprobar que solo se ha cargado el precio del producto comprado y no hay ninguna operación sospechosa en tu cuenta del banco.
  10. Conoce tus derechos. Puedes desistir de una compra en los 14 días posteriores a la misma sin tener que dar explicaciones y sin ningún coste. Debes asegurarte de que puedes hacer uso de esta opción y vigilar cuál es la reacción del vendedor al hacerlo para saber si es una estafa.

Comprar de manera segura y aprovechar al máximo Internet es posible, solo debes saber cómo hacerlo.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.