Blog de e-park

Coches diésel en Europa: Alemania se suma a la prohibicion de algunos vehículos

El Tribunal Administrativo Federal de Alemania ha dictaminado que las ciudades pueden prohibir los coches diésel para reducir la contaminación del aire. El veredicto afecta en este caso a millones de conductores en Alemania y está teniendo repercusiones significativas para la industria del automóvil del país. La prohibicion de este tipo de coches está más cerca para reducir la contaminación.

Este tribunal de Leipzig dictaminó que las ciudades de Stuttgart y Duesseldorf podrían prohibir legalmente los vehículos diésel más antiguos y contaminantes de las zonas más afectadas por la polución. Un fallo judicial que sienta un precedente para otras ciudades del país y que puede llegar a tener consecuencias en el resto del continente europeo. Te lo contamos.

La prohibición del diesel en Alemania: el declive del coche diesel toma impulso

La probabilidad ahora es que el gobierno alemán se apresure a introducir algún tipo de política nacional, para garantizar al menos cierto nivel de coherencia en todo el país. Tampoco se trata solo de Alemania: las ciudades de toda Europa están luchando para cumplir con los estándares de calidad del aire de la UE, y es muy posible que vean el fallo alemán como un precedente.

Los nuevos coches diésel no se verán afectados, pero eso no es realmente lo importante. Los consumidores ya se están alejando de esta tecnología, y la perspectiva de prohibiciones urbanas solo acelerará ese proceso. Por lo tanto, es probable que el declive del diésel cobre impulso.

Eso es un problema para la industria, porque mientras que los motores diesel producen altos niveles de óxido de nitrógeno, un importante contaminante urbano, emiten niveles relativamente bajos de dióxido de carbono, un gas de efecto invernadero. Así que los movimientos para controlar un problema ambiental pueden terminar socavando los esfuerzos para combatir a otro, a menos que todos los conductores comencemos a conducir vehículos eléctricos muy pronto.

Los vehículos diesel se han enfrentado a un mayor escrutinio desde el escándalo de “dieselgate” de VW

En septiembre de 2015, el fabricante de automóviles admitió que había usado software ilegal para engañar a las pruebas de emisiones en los Estados Unidos. Unos 11 millones de automóviles en todo el mundo terminaron siendo afectados por el escándalo.

Tras este escándalo, estos vehículos poco a poco habían dejado de estar en el punto de mira de las autoridades alemanas, así como de ecologistas. Ahora, vuelven a arreciar las críticas contra ellos tras la sentencia en el país germano.

Costes de reposición

El impacto en los conductores alemanes podría ser notable, con millones de personas que se ven obligadas a dejar sus automóviles en casa los días en que las emisiones nocivas son particularmente altas. También podría disminuir el valor de los automóviles diesel afectados por la prohibición.

De los 15 millones de automóviles diesel en las carreteras de Alemania, solo 2,7 millones cumplen con los últimos estándares europeos, de acuerdo con los datos del organismo de control de automóviles de ese país. Las compañías automotrices también podrían incurrir en enormes costes para reacondicionar vehículos en un momento en que el interés del consumidor en el diesel está cayendo.

La cuota de mercado de los vehículos diesel en Alemania cayó del 48% en 2015 a alrededor del 39% el año pasado. 

Las ventas de coches diesel siguen acelerando su caída tras la sentencia

Las ventas de automóviles nuevos aumentaron con fuerza en toda Alemania en abril, según mostraron los datos de la industria. El número de coches nuevos registrados en las carreteras del país aumentó un 7 % el mes pasado, dijo la asociación de fabricantes del país en un nuevo informe.

La cifra elevó el total de los primeros dos meses del año a 1,2 millones de unidades vendidas, el nivel más alto desde 1999.

No obstante, las ventas de los nuevos automóviles diesel continuaron disminuyendo según fuentes oficiales de las nuevas licencias de vehículos de KBA (Autoridad Federal del Transporte a Motor).

Mientras que el 62,9 % de los vehículos nuevos fueron propulsados ​​por gasolina, los vehículos diesel representaron solo el 32,5 por ciento % en abril, lo que supone una fuerte caída del 19,5 % con respecto al año anterior.

Prohibición del diésel: las cinco características que debes conocer

¿Cuál es el problema?

La calidad del aire en las principales capitales del país europeo es peor de lo que la ley permite, contribuyendo a enfermedades del aparato respiratorio y provocando muertes cada año. Según fuentes de la Sanidad en Alemania, el exceso de polución provoca la muerte de 6.000 personas al año por excesivos niveles de óxido de nitrógeno.

No obstante, se debe resaltar que un 60 % de los NOx procede del sector del transporte, lo que arrecia las críticas en el país por la poca apuesta de la Administración en el uso de energías limpias en sectores claves de la economía. 

Las estaciones de aforo de contaminación muchos días reflejan que se supera el umbral de contaminación permitido, especialmente en algunas ciudades del país como Munich y Colonia.

¿Se vincula la sentencia con el caso de VW?

No directamente. Las personas que defienden el medio ambiente en Alemania llevan años exigiendo medidas concretas sobre la polución del aire durante los últimos años, pero la revelación sobre los fabricantes de vehículos que engañan para cumplir la ley de emisiones han avivado el debate social y político en el país.

¿Quién ha impulsado esta sentencia?

Environmental Action en Alemania, que es más conocido en el país como DUH, poco a poco ha ido presentando demandas judiciales en contra de las localidades que incumplen la calidad del aire, forzando a las administraciones a impulsar medidas para la reducción de la contaminación del aire. Los fallos de estos tribunales involucran a Duesseldorf y Stuttgart y determinaron que prohibir estos vehículos es una medida efectiva y que debe ser considerada.

¿Qué pasó realmente con la sentencia?

Los tribunales de Leizpig han rechazado la apelación, lo que significa que las capitales alemanas pueden impulsar la eliminación de esta clase de vehículos. Es decir, tendrían en este caso varios meses para prohibir coches de este tipo en determinadas avenidas o carreteras de las ciudades. En algunos casos hablamos de restricciones puntuales, en otras totales. Mientras tanto y como comentamos en esta entrada, ya se han visto afectadas las ventas de estos utilitarios y el valor de los mismos en el mercado de segunda mano.

La Comisión Europea sigue presionando, además, para incrementar la calidad del aire, pero el gobierno del país alemán ha lanzado diferentes propuestas en otros momentos. Entre las medidas, además de impulsar los vehículos eléctricos o las plataformas para compartirlos, se incluiría el transporte gratuito y mejorar los vehículos antiguos para alcanzar la reducción de emisiones prometida. Estas medidas costarían una gran cantidad de dinero, lo que no aclara es quién pagará la factura: si empresas privadas, empresas de transporte públicas, el gobierno o los contribuyentes.

¿Cuántos vehículos se verían afectados?

Las fuentes oficiales hablan de que existen 15 millones de coches diésel registrados en el país, y que son 6 millones los que cumplen con los estándares de calidad “Euro 6”, que estarían exentos de no circular en el país, dejando a otros 9 millones de afectados sin poder circular. 

Por otro lado, existen millones de buses, camiones y vehículos pesados que funcionan con este combustible y que se ven afectados por las restricciones. Los trabajadores públicos se encuentran especialmente preocupados por el golpe que supondrá a transportes urbanos o los comercios.

¿Prohibiciones en otros lugares?

Con la intención de evitar prohibiciones, los fabricantes de automóviles europeos han prometido mejoras de software para millones de automóviles diesel y ofrecido incentivos de intercambio para modelos más antiguos.

Mientras tanto, el gobierno alemán ha lanzado alternativas, como hacer que el transporte público sea gratuito en las ciudades que sufren de mala calidad del aire.

Te preguntarás si es posible que una prohibición similar ocurra en España. Los expertos creen que sí, aunque se tarde un poco más. Por ejemplo, en Madrid, que ya existen medidas específicas los días de alta contaminación, ya se restringe el uso de estos coches los días con altos niveles de polución. Algo que se ya se nota en las ventas de vehículos de gasolina, que en 2017 por primera vez superaron a los diésel. Un 52 % de los ciudadanos españoles, según una encuesta publicada en El País, afirman estar en contra de prohibir estos vehículos.

En Francia, se ha establecido el “tope” de que en el año 2040 ni se vendan ni exista la posibilidad de que las gasolineras comercialicen con diésel. Una medida que los analistas no descartan en España, sobre todo tras las medidas impuestas desde Europa y que comenzaron este año con la retirada de las calles de los coches diésel que tienen una antigüedad de más de 20 años.

Como ves, la prohibición de los coches diésel en España está más cerca que nunca tras las medidas implantadas en Europa y la sentencia en Alemania que apoya a los ecologistas. De hecho, las ventas de este tipo de automóviles presagian un fuerte cambio en la actitud de millones de conductores en el Viejo Continente. Una movilidad sostenible en las ciudades es cosa de todos.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.