Blog de e-park

Cinco tecnologías de seguridad para tu vehículo en una smartcitie

Desde sus inicios, automóvil y tecnología siempre han ido de la mano, y esta simbiosis no hace más que aumentar hasta límites insospechados conforme avanzamos en el tiempo y la tecnología va evolucionando. Esto es así debido a que el coche forma parte esencial de nuestro día a día, por lo que todo lo que pueda aportarnos la tecnología es bienvenido, ¿no crees?

Si te paras a pensarlo, los diferentes avances tecnológicos redundan en tres aspectos básicos de los que puedes disfrutar a diario, como son el confort, el ahorro y la seguridad. De estos tres campos vamos a incidir en la tecnología empleada para aumentar la seguridad de los coches y de la conducción, aunque también merecen nuestra atención los otros dos ámbitos.

Tecnología para el confort

No podemos pasar por alto la tecnología al servicio del confort ya que por ahí empezó todo. ¿Recuerdas las viejas radiocasetes de los coches? Pues antes hasta eso fue un gran avance en su época. Luego pasamos a la posibilidad de escuchar el MP3 y de ahí a tener el coche plagado de elementos multimedia como las pantallas táctiles, la conexión USB, el bluetooth, pantallas de televisión para los pasajeros, avanzados equipos de sonido y un sinfín de extras. De hecho, todos estos avances comenzaron siendo extras para los modelos de alta gama, pero con la democratización tecnológica pasaron a venir de serie hasta en las gamas bajas.

Todo esto no fue más que el principio, la punta de lanza para que poco a poco nos fuésemos familiarizando con un mayor número de elementos de alta tecnología de los que hoy en día puedes hacer uso en casi cualquier coche.

Tecnología para el ahorro

En un primer momento el ahorro se centraba en la emisión de gases de efecto invernadero, por lo importante que era fabricar coches cuyo consumo de combustible fuera menor. Actualmente estamos asistiendo al relevo generacional de los coches tradicionales a los coches eléctricos, híbridos… ¡e incluso solares!

No obstante, el concepto del ahorro se ha llevado más allá y todo ayuntamiento de toda smartcitie que se precie ya cuenta en su red de aparcamientos con el sistema ORA, gracias al cual puedes encontrar fácilmente aparcamiento y realizar el pago del parquímetro mediante aplicaciones móviles como la de e-park. De esta forma fácil y sencilla conseguirás eludir esa multa de aparcamiento por no renovar el ticket a tiempo, pues con este sistema puedes renovar el ticket a distancia e incluso puedes recurrir cada multa injusta a través de la RACE si aparcaste correctamente y pagaste con e-park.

Tecnología para aumentar la seguridad

Después de los elementos multimedia, la tecnología puso el punto de mira en hacer de la conducción algo mucho más fácil y seguro, por lo que gracias a ello ahora puedes disfrutar de vehículos con unas prestaciones que hace pocos años ni siquiera los modelos más caros del mercado poseían. Entre tales prestaciones puedes contar con los sistemas de frenado automático, los asistentes de aparcamiento automático, el corte de inyección en caso de accidente, la eCall para acortar la asistencia en carretera tras una colisión, los sistemas de navegación, el sistema de control de estabilidad ESP y los neumáticos runflat, por no seguir con una lista que cada día va en aumento.

No obstante, aquí vamos a centrarnos en destacar cinco tecnologías que aumentan la seguridad de tu coche tanto a nivel activo como pasivo.

Airbags de cortina

Cada vez son más los fabricantes que apuestan por la efectividad y seguridad que ofrecen los airbags de cortina frente a los clásicos airbags situados en el salpicadero.

Gracias a los airbags de cortina puedes gozar de mayor protección en caso de colisión, tanto si es frontal como lateral o trasera, algo que mejora en gran medida con respecto a los antiguos. De este modo, los airbags de cortina se sitúan en la zona de la cabeza para minimizar las lesiones craneales. Además, también puedes contar en determinados modelos con airbags para las rodillas, con lo cual consigues una mayor protección en una de las zonas que más sufren, junto con el cuello y la cabeza, las consecuencias de las colisiones.

Por todo ello, la tecnología mejorada de los airbags merece ser destacada en nuestra lista, pues lleva años salvando vidas y evitando males mayores en caso de accidente.

Sistema de asistencia a la frenada de emergencia (BAS)

Ojo, no confundas el BAS con el antibloqueo de frenos o ABS. En realidad trabajan en colaboración, pero mientras que el clásico ABS te ayuda a controlar la frenada en caso de frenazo brusco evitando el bloqueo de las ruedas, el BAS detecta cuándo estás ejecutando una frenada de emergencia y optimiza al máximo la potencia de frenado.

En otras palabras, el BAS te ayuda automáticamente haciendo que los frenos trabajen al máximo en caso de que realices una frenada de emergencia. Además, otra de las grandes ventajas de este sistema es su señalización, pues cuando entra en acción, el vehículo que venga detrás podrá identificarlo por las luces de freno encendidas de forma intermitente. Así, los coches que vengan detrás podrán frenar sabiendo que se encuentran ante un posible peligro, con lo cual se evitan colisiones traseras.

Avisador de cambio de carril involuntario

Este sistema de alta tecnología está compuesto de unos sensores que comprueban que, efectivamente, el coche sigue la trayectoria adecuada, emitiendo avisos acústicos para que te des cuenta de que estás cambiando de carril de forma inadvertida.

No obstante, algunos críticos piensan que este sistema es un tanto intrusivo, ya que incluso puedes llegar a notar cómo el volante se reconduce hacia la trayectoria adecuada que el propio vehículo considere. Sin embargo, la función del avisador de cambio de carril involuntario consiste en asegurarte una trayectoria para evitar salidas del carril en caso de despiste o por cualquier otro motivo. Así que esta tecnología te evitará algún que otro sobresalto que, de otra forma, podría terminar en colisión con otro vehículo o sacándote de la calzada.

Por otra parte, este sistema se complementa con el sistema de aviso de circulación en sentido contrario, lo cual te puede salvar la vida en esos casos en los que un simple despiste te mete en carriles contrarios o de una sola dirección, en la que la tuya es la equivocada…

Sistemas de navegación

Estos sistemas te ayudan a llegar a tus destinos con mayor rapidez, por lo que consumes menos combustible, ahorras y contaminas menos, por no hablar del ahorro de estrés que conlleva para ti y para tu coche. Esto es una gran ventaja por sí solo, pero no hay que perder de vista que sistemas como el GPS también son utilizados para otros componentes de seguridad, como el mencionado sistema avisos de circulación por el carril contrario.

Además, estos sistemas serán indispensables en los coches autónomos que están por venir en un futuro inmediato, los cuales presentan como principal aval el aumento en la seguridad vial. Por todo ello, estos sistemas de navegación y geolocalización son dignos merecedores de estar en nuestra lista de tecnologías que aumentan la seguridad de los coches.

Sistema de recopilación de datos -cajas negras-

Con la aparición de tantos componentes electrónicos se ha hecho imprescindible la recopilación de datos de estos coches para solucionar y evitar fallos técnicos. Sin embargo, cuando lleguen los coches autónomos, la incorporación de “cajas negras” en estos vehículos será algo completamente obligatorio para dirimir de quién es responsabilidad cada accidente.

Por lo tanto, aunque no pilotes un avión, prepárate para respetar las normas a rajatabla porque es muy probable que, para ver incrementada tu seguridad, tengas que renunciar en cierto modo a tu libertad. Y es que estas cajas recopilan todos los datos que maneja el vehículo en cuestión, como la velocidad, el trayecto y los registros de todos los sensores y cámaras, lo cual es eficaz para solucionar fallos técnicos… y para tener que hacer frente a las consecuencias resultantes de un accidente.

A pesar de todo ello, estas cajas negras están destinadas a mejorar tu seguridad, tanto por saber que tus actos quedan registrados como por el esclarecimiento de los motivos reales de cada accidente.

Después de haber visto estos avances tecnológicos aplicados a la seguridad de los automóviles y a la propia circulación de los mismos, te habrás dado cuenta de cómo han evolucionado estos componentes de seguridad. De esta forma, hasta no hace muchos años se consideraba inevitable sufrir accidentes de tráfico, por lo que la atención se centraba en minimizar los daños y las víctimas. Por ello, sistemas como los cinturones, los airbags, los reposacabezas y el ABS fueron los primeros en velar por nuestra seguridad. Sin embargo, en la actualidad el objetivo es más ambicioso: evitar los accidentes.

Así pues, hoy tienes la posibilidad de adquirir vehículos que, aunque todavía no son autónomos -algo que está muy cerca-, te aseguran unas prestaciones en materia de seguridad que no solo reducen el riesgo de lesiones, sino también el propio riesgo de sufrir accidentes. Y lo mejor de todo es que estas tecnologías se están implantando en la mayor parte de los coches fabricados, pasando de los vehículos de alta gama a los más económicos en muy poco tiempo.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.