Blog de e-park

Averigua todo lo que Facebook sabe sobre ti y conserva tu privacidad

Hay una máxima que dice: cuando algo es gratis, el producto eres tú. Pues bien, cuando hablamos de aplicaciones para teléfonos móviles y redes sociales, sobre todo de redes como Facebook, el usuario es la moneda de cambio y su valor reside en su privacidad.

El interés publicitario que supone para las empresas el uso que hacen de los datos personales ha generado un nuevo modelo de intercambio, en el que un usuario cede voluntariamente mucha información propia. A cambio, puede disfrutar gratuitamente de innumerables funcionalidades y posibilidades de comunicación.

La solución para encontrar el equilibrio entre la protección de datos personales y el uso ilimitado de aplicaciones y redes sociales no es fácil. No obstante, los fallos de seguridad que se han producido en Facebook han dejado al descubierto la necesidad de avanzar en el camino de la seguridad y la privacidad.

Qué sabe Facebook sobre ti

Para controlar tus datos privados y evitar que sean usados de una manera que podría parecerte poco apropiada, lo primero que deberías saber es cuáles son esos datos que recaba sobre ti esta red social.

Su asombrosa cantidad de contenido gratuito busca mantenerte enganchado el máximo número de horas posible, tanto a esta red, como a Messenger, WhatsApp e Instagram.

La cuestión es que, cuanto más tiempo pasas en ellas, más datos pueden recopilar sobre ti. Esta información es lo que lleva a los anunciantes a Facebook y, en última instancia, lo que hace ganar dinero a esta red social.

Para incrementar las ganancias, los anuncios están ajustados a los perfiles de los clientes potenciales. Y para conseguirlo, los anunciantes necesitan el mayor grado de detalle posible de su público potencial.

Cómo se consiguen los datos

Esta red social tiene tres formas de descubrir todo sobre ti:

  1. Lo que le dices directamente (nombre, edad, estado civil, estado parental, lugar donde vives, trabajo, educación, centros de estudios, etc.).
  2. Qué haces mientras estás conectado, incluyendo cosas que te gustan, grupos a los que te unes, fotos y enlaces que has compartido y elementos en los que haces clic.
  3. Qué haces en el resto de Internet y los sitios web que visitas. Muchos sitios rastrean esta información a través de cookies (y tecnologías similares) y Facebook lee esas cookies y usa esa información para publicar anuncios.

Es fácil ver las cosas que has compartido directamente en tu página. Pero para ver un recuento completo de lo que esta red social cree que te gusta, debes encontrar una herramienta llamada “Preferencias de anuncio”.

Cómo bajarte toda la información recopilada sobre ti

Si estás interesado en saber qué información hay recopilada, puedes bajártela desde tu perfil yendo a la pestaña de “Configuración” y, una vez allí, en el apartado “General”, debes pulsar en la opción de “Descargar” una copia de la información y seleccionar Crear mi archivo.

Te llegará un aviso a tu correo electrónico con un enlace, que deberás pinchar para que comience la descarga de un archivo zip, con toda la información que has ido volcando en tu perfil y que ha quedado guardada.

De esta forma, podrás disponer de la copia de todos tus datos, algo que se puede conseguir, pero para lo que aún no existe una función de borrado automático.

Qué datos concretos saben sobre ti

Resulta sorprendente la cantidad de información que se guarda sobre nosotros, desde fotos, a mensajes, publicaciones, contenidos compartidos, ubicaciones y una lista de todas las empresas que tienen nuestra información de contacto de los anuncios en los que hemos hecho clic.

Hay datos que pueden resultar más inquietantes, como la lista de cada contacto en nuestro directorio telefónico, incluidas las direcciones de correo electrónico y los números de teléfono de cada persona. También se conocen todos los eventos sociales a los que hemos sido invitados o asistido a través de su sistema. Esta red social tiene un registro de cada amigo y de cuándo aceptaste su amistad.

Relación entre personas

En realidad, la base de las redes sociales es la relación entre personas, así que, en cierto modo, el hecho de recopilar toda esta información no resulta tan extraño como puede parecer en un principio. Esto se hace aún más evidente cuando recordamos que somos nosotros mismos quienes proporcionamos voluntariamente estos datos.

Pero lo que está claro es que todos nuestros movimientos quedan registrados. Otra de las informaciones que se registran es la referente a los inicios de sesión. Esta red sabe cuándo inicias sesión, desde dónde, el dispositivo que has usado (ordenador personal o teléfono inteligente), la red en la que estabas y el navegador o aplicación que has utilizado.

Principales eventos de la vida

Si has registrado tu fecha de boda, de compromiso, noviazgo, de graduación o de cualquier otro evento importante en tu vida, esto queda guardado.

También tiene un registro de todos los vídeos que has visto a través de tu perfil y, además de saber dónde estás en cada momento, puede avisar a tus amigos en el momento en que te encuentras en un punto geográfico cercano al de ellos.

De qué formas puedes controlar mejor el flujo de información

Facebook emplea principalmente tu información para ofrecerte publicidad dirigida. Si bien algunos ven esto como una intrusión en la intimidad, otros aceptan los anuncios como el precio que pagan por los servicios y herramientas gratuitos de la red.

Independientemente de lo que pienses acerca de la ética de esta recopilación de datos, debes saber exactamente qué se conoce sobre ti y cómo puedes controlar el flujo de información. Hay numerosas formas de hacerlo, pero la más efectiva es la más radical: eliminar tu cuenta. Si no quieres llegar tan lejos, te recomendamos los siguientes pasos:

Busca con servicios de terceros

Nunca encontrarás hasta el último detalle de lo que Facebook sabe, o cree que sabe, sobre ti: sus algoritmos secretos hacen suposiciones sobre quién eres basándose en tu perfil y tu actividad en línea.

Sin embargo, no es una caja negra completamente cerrada. Además de verificar tu actividad reciente en el “Registro de actividad” (para acceder a ella, haz clic en “Ver registro de actividad” en tu perfil), algunos servicios de terceros te ayudan a buscar esa información.

Chrome Data Selfie

La extensión de Chrome Data Selfie puede monitorear tu actividad, brindándote algunas ideas sobre las formas en que la red social podría rastrear e interpretar tus datos. Sin embargo, las conclusiones de la extensión son principalmente teóricas, en lugar de medidas precisas de lo que se sabe sobre ti.

StalkScan

Para un análisis aún más completo de tu cuenta, visita StalkScan. Cuando insertes tu URL de perfil en la parte superior de la página, el sitio usará tu perfil para obtener detalles que solo esta red social conoce de ti, desde los hoteles y bares a los que has entrado, hasta los vídeos donde te han etiquetado o la música y las películas que te han gustado.

IntelTechniques Search Tool

Puedes ejecutar búsquedas similares desde el sitio web de IntelTechniques Search Tool. Haz clic en Facebook en el lado izquierdo de la pantalla e inserta la URL de tu perfil en el cuadro “Número de usuario” para obtener tu número de identificación. Luego puedes buscar enlaces, como las fotos que te han gustado, los vídeos en los que te encuentras, los grupos (públicos) a los que te has unido y mucho más.

Desafortunadamente, los sitios web como estos solo arañan la superficie de la recopilación de datos. Por ejemplo, la red social selecciona cuidadosamente sus noticias basadas en tus interacciones pasadas con publicaciones y personas, pero no revela los detalles del algoritmo que le ayuda a hacerlo.

Además, hace suposiciones sobre sus usuarios, ya que puede categorizar a las personas en grupos a los que los anunciantes pueden dirigirse. Realmente, no importa si estas suposiciones son siempre correctas, siempre y cuando hagan una plataforma publicitaria más eficiente, en general.

Ubicación deshabilitada y seguimiento web

Más allá de la información que ofreces en tu perfil y el patrón de tus clics, esta red social recopila otros dos datos clave: tu ubicación (determinada a través de tu teléfono inteligente) y tu actividad en cualquier otro lugar de Internet.

Esto supone algunos aspectos positivos, como el hecho de buscar lugares o amigos cercanos. También le dices dónde tiendes a pasar el rato, lo que permite que el servicio sea más preciso sobre los anuncios que te muestra.

Si esto te hace sentir incómodo, puedes desactivar su capacidad para controlar tu paradero. En teléfonos con Android, abre “Configuración”, pulsa “Aplicaciones y notificaciones”, “Permisos de aplicaciones”, “Ubicación” y elimina esta red. En un iPhone, abre “Configuración”, toca “Privacidad y Servicios de ubicación” y elimina esta red.

Incluso con estas precauciones, la red social aún puede controlarte, por ejemplo, tomando nota cuando tus amigos te etiqueten y también etiqueten lugares específicos. De forma similar, como hemos dicho, hay una razón simple por la que esta red te rastrea por Internet: mejor publicidad.

Solución: seguridad y privacidad

Hoy, Facebook tiene más cuidado en explicar qué tipo de datos de usuario recopila, pero aún no puedes reclamar toda la información y esa cesión de tu privacidad es algo que sacrificas cuando aceptas inscribirte en el servicio. La solución para una mayor seguridad puede pasar por que estés más al tanto de los tipos de información que revelas a medida que completas tu perfil, reaccionas a su news feed y cuando navegas por la web.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.