Blog de e-park

Ahorrar en gasolina

En el año 2013 se aprobó en España una nueva Ley de Hidrocarburos, la cual tendría la perspectiva de establecer un negocio con la especulación sobre el precio de la gasolina, apareciendo así, en nuestro país, las primeras gasolineras low cost. Esto ha generado una amplia polémica social, ya que los usuarios no conocen muy bien la procedencia y calidad de este crudo presentado a un precio inferior al habitual. 

¿Cómo surgen las gasolineras low cost?

Con esta nueva Ley de Hidrocarburos, el negocio económico de la gasolina deja de estar únicamente en manos de las petroleras, ya que los requisitos aplicados en leyes anteriores varían. Esta variación viene dada por cambios en la legislación sobre parcelas y la tipología de estas para que sean aptas para montar una gasolinera, o estación de repostaje, siendo menos exhaustivos. Con esta facilitación de condiciones por parte de la legislación, a partir de 2013 (año de entrada en vigencia de la ley mencionada), las PYMES (Pequeñas y Medianas Empresas) pudieron acceder a este sector del mercado, creando una mayor oferta y, por lo tanto, una bajada de los precios por una mayor competitividad en el sector. 

Además de las facilidades ofrecidas por la nueva Ley de Hidrocarburos, aparece también por la misma época un nuevo concepto de instalación de estación de servicio o gasolinera. Esto sucede gracias al surgimiento de nuevas empresas ocupadas del montaje rápido de las gasolineras, utilizando módulos prefabricados que permitían el establecimiento de una estación de servicio de forma rápida y barata. Estas compañías de montaje se denominan ‘clic and go’. 

¿Cómo influye la utilización de este tipo de gasolina en la salud de mi coche?

Una vez conocida la procedencia de las gasolineras low cost, es importante conocer cuáles son las características de la gasolina ofrecida en estos surtidores, ya que, aunque económicamente supone una ventaja, no se puede dejar de lado la salud del coche, puesto que a la larga podría suponer un desembolso económico mayor. 

La principal diferencia entre la gasolina low cost con la gasolina tradicional radica en los aditivos que se le añaden durante su producción, lo que abarata su obtención y acaba reflejándose en el precio de salida al mercado, además de las mejoras económicas sujetas a las gasolineras low cost, como se ha expuesto en el punto anterior.

Pero ¿qué diferencia suponen estos aditivos a la hora de entrar en el motor del coche? Bien, es habitual preguntarse si la utilización de esta gasolina pudiese dañar el motor del vehículo. La respuesta es absolutamente no, este tipo de gasolina no dañará el motor ni repercutirá en la salud del coche. La principal diferencia que presenta con otros tipos de gasolina, en cuanto aditivos, es que contiene una menor cantidad de estos. Esta afirmación se debe a que ningún tipo de gasolina amparado legalmente es dañino, ya que todos cumplen con unos baremos básicos incluidos dentro de la legislación, lo que asegura su salubridad para el vehículo, y esto está asegurado por ley. 

La diferencia más importante que presenta esta composición de aditivos mencionada implica unas propiedades detergentes y lubricantes diferentes, es decir, influirá únicamente en el rendimiento y el consumo del combustible a lo largo de su paso por el motor. Esto implica que un motor cargado con una gasolina más barata tal vez consuma más cantidad de fuel, pero nunca presentará daños radicados de su uso. 

A pesar de esta diferencia de aditivos, los componentes que forman la gasolina low cost son los mismos que los del resto de gasolinas, como ya se ha mencionado anteriormente, estos están regulados por las leyes de los estados y no pueden variar. Por ello, independientemente de la marca bajo la que se comercialice cada carburante, su composición general es absolutamente la misma, variando únicamente las concentraciones de ciertos aditivos incluidos en esta. Esto se debe a que la gasolina no es en sí misma un producto puro, si no que es un conjunto de hidrocarburos (largas cadenas compuestas por hidrógeno y carbono, presentes en la naturaleza y extraídas por las petroleras) que se someten a un refinado para permitir su utilización, y solo en el último momento de la cadena de producción se añaden los aditivos mencionados.

El principal motivo que debería decantarte a la utilización de una u otra gasolina debería de ser el uso que tú le des a tu coche, ya que las sutiles divergencias que se pueden apreciar, derivadas de la mayor o menor cantidad de aditivos, son mínimamente apreciables, y solo aparecen cuando el vehículo ha sobrepasado los 100.000 kilómetros. En definitiva, si utilizas el coche de una manera estándar y no haces grandes desplazamientos de forma habitual, la utilización de una u otra gasolina no tendrá repercusión alguna en tu vehículo ni podrás apreciar ninguna diferencia, por lo que es recomendable utilizar la opción más económica, pues ante unos mismos resultados, la repercusión en tu bolsillo será menor. 

Podemos concluir, por tanto, respaldados por la opinión de los expertos, que el combustible económico es totalmente fiable, no influirá en la salud de nuestro vehículo y puede utilizarse con total seguridad, ya que cumple con la legislación vigente y esto nos asegura unos estándares de calidad. 

Ventajas y desventajas de la gasolina low cost

Si bien hemos ido mencionando algunas de las ventajas a lo largo de este artículo, a continuación, te presentamos una lista breve y concisa para poder plasmar estas claramente:

  • La salud del vehículo está asegurada, gracias a los estándares de calidad ofrecidos por la normativa vigente.
  • La diferencia entre este tipo de gasolina con la tradicional viene únicamente dada por la cantidad de aditivos empleada, sin tener esto mayores repercusiones para el motor.
  • Los competitivos precios presentados por este tipo de gasolina pueden suponer una ayuda económica que se refleja en el día a día de los usuarios de vehículos. 
  • Este tipo de gasolineras permite el acceso al sector de pequeños empresarios y por tanto abre una nueva perspectiva de negocio a más número de personas. Esto se refleja en que, desde el cambio legislativo, aparecen en España una media de 250 gasolineras nuevas cada año. Se ha conseguido además que hoy en día exista un 25% de estaciones de servicio independientes de las grandes petroleras, las cuales tenían anteriormente el monopolio de este sector.
  • La competencia creada por este abaratamiento de precios hace necesario un mercado más competitivo, por lo que fuerza a las empresas comercializadoras de combustible a presentar mejores ofertas y productos, ya que “este tipo de gasolina promueve la competencia y los precios más bajos”, según la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios).

Aunque las ventajas derivadas de la aparición en el mercado de este tipo de gasolina son importantes y numerosas, como todo en esta vida también presenta algunos inconvenientes, que son enumerados a continuación, con el fin de que la información ofrecida en este artículo sea lo más transparente posible:

  • Desde que en 2013 se aprobase la nueva Ley de Hidrocarburos, la aparición de este tipo de gasolineras ha creado polémica en el sector, en parte debido al desconocimiento por parte de los usuarios.
  • Este tipo de gasolineras no está pensado para el acceso a discapacitados, por el tipo de construcción que se deriva de la instalación de módulos por parte de las antes mencionadas empresas ‘clic and go’.
  • Las estaciones low cost apenas generan empleo para los trabajadores de las estaciones de servicio, ya que generalmente la plantilla de personal no supera las cinco personas. Esto se debe a que el mantenimiento de este tipo de estaciones es altamente eficiente, además de que en muchos casos se trata de estaciones autoservicio, en las que no se cuenta con empleados para servir el combustible ni para cobrar, acciones que lleva a cabo el mismo usuario.
  • De este último punto se deriva la polémica sobre la seguridad en esta clase de gasolineras, ya que, ante la ausencia de personal, la única protección ofrecida por el establecimiento es la de las cámaras de seguridad que están instaladas en esta, lo que puede suponer una mayor peligrosidad para las personas usuarias más vulnerables.
  • La menor cantidad de aditivos presente en este tipo de fuel puede radicar en un menor rendimiento, lo que iría acompañado de un mayor consumo por parte del motor, haciendo que el beneficio económico se vea reducido por la necesidad de repostar un mayor número de veces. A pesar de ello, el rendimiento del vehículo depende también de las características de cada motor y de la forma de conducción de cada usuario.

Después de este intensivo repaso sobre las ventajas e inconvenientes, podemos observar que las ventajas superan en número y en peso a los inconvenientes derivados de la utilización de gasolina low cost. Además, las principales desventajas vienen dadas por el tipo de establecimiento en el que se expende este combustible y no por la calidad del combustible en sí. Por ello, finalizamos este artículo recalcando que el consumo de combustible low cost en ningún momento será dañino para tu vehículo.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.