Blog de e-park

Trucos para hacer la maleta perfecta

Al irte de viaje probablemente inviertes mucho esfuerzo en hacer las reservaciones, escoger vuelos y planear itinerarios. Pero hay un aspecto que muchas veces dejamos para última hora y es hacer la maleta. Piensa que esto debe atenderse con cuidado, ya que determinará si el viaje va a ser agradable o si desde el principio tendrás problemas.

Hay dos aspectos determinantes a la hora de decidir qué te vas a llevar: el clima del lugar que visitarás y lo prolongado del viaje. Obviamente para un viaje largo cuyo destino tenga un clima frío, vas a necesitar un equipaje más grande. Si es un viaje corto a un lugar cálido la cantidad de ropa y zapatos será mucho menor.

Otro aspecto importante antes de empezar es decidir lo que llevarás puesto durante el vuelo. La ropa, zapatos y chaqueta que te pondrás no deben guardarse en el equipaje. Recuerda que en los aviones y autobuses suele hacer frío.

A continuación te damos algunos consejos para que logres hacer la maleta perfecta.

Empieza por una lista

Tomando en cuenta el itinerario y las actividades, planifica lo que te vas a llevar y ponlo por escrito. Esto debes hacerlo unos días antes del viaje y revisar de nuevo posteriormente, para ver si no has cambiado de opinión.

Escribe absolutamente todo lo que llevarás y no olvides incluir un par de bolsas de distinto tamaño con cierre de clip para guardar la ropa sucia o mojada.

Utiliza esa lista no solo para planificar bien lo que te vas a llevar, sino para no olvidar nada. Además, cuando te pongas a llenar la bolsa de viaje la harás mucho más rápido y terminarás enseguida siguiendo la lista.

Lleva solo lo necesario

Se suele decir que justo antes de salir de viaje hay que coger el doble del dinero planificado y dejar la mitad de la ropa. Esto es totalmente cierto. Reduce tu vestuario a lo estrictamente necesario.

– Colores

Debes escoger dos o tres prendas básicas y sobre ellas planificar: una falda oscura o un pantalón clásico negro. Sobre esto puedes usar un truco: tres o cuatro colores donde haya contraste y combinación. Por ejemplo, marrón, añil, vino tinto y mostaza; gris oscuro, rojo, beige y azul claro; tonos marinos, amarillo tostado, esmeralda y blanco.

Si la ropa que llevas está dentro de estas gamas de color, todo combinará y no habrá ninguna prenda que no puedas ponerte. No te olvides de armonizar los accesorios con esos colores: bufandas, sombreros, guantes, cinturones y zapatos.

– Maquillaje

Si los tonos de ropa que has seleccionado deben combinar, los del maquillaje también. Debes seleccionar: uno o dos labiales, una caja de sombras, una base, un par de lápices para delinear y un tubo de rímel para las pestañas serán suficientes.

Utiliza muy bien el espacio

Si llevas un bolso con artículos de aseo personal, trata de buscar uno donde quepan justos, que no sobre espacio. Usa envases de tamaños pequeños para el champú, acondicionador y gel.

Si llevas sombreros, mételos unos dentro de otros y coloca algo en el espacio central, algunas prendas pequeñas como los trajes de baño. Guarda las chaquetas al revés, con el forro hacia afuera, bien estiradas y con las mangas cruzadas. Para prendas de mucho volumen, las bolsas de vacío logran colapsar al máximo la ropa y ahorran mucho espacio.

Los objetos pequeños, como calcetines, ropa interior y guantes, puedes guardarlos dentro de los zapatos que, además, así no se deformarán. Ya que te hablamos de zapatos, guarda cada par en una bolsa plástica juntando las suelas y en sentido opuesto. Así no ensuciarán la ropa o se rayarán entre ellos. Los que sean muy pesados o voluminosos, como las botas, puedes llevarlos puestos en el viaje.

Si hay un bolsillo interior del ancho de la maleta trata de colocar las cosas que guardes allí hacia los bordes, ya que la parte central de la maleta suele llenarse más rápido y ser la más prominente.

Si debes llevar toallas porque vas a un lugar donde no las habrá disponibles para los visitantes, trata de que la felpa no sea demasiado espesa, como sucede con las de microfibra que, además, tienen la ventaja de que se secan antes.

Para evitar las arrugas

Puedes enrollar las prendas, que de esta manera no irán dobladas y se apretarán unas con otras, evitando las arrugas. Alísalas muy bien y enróllalas de manera simétrica. Colócalas de forma paralela a la bisagra.

Las camisas sí puedes doblarlas de la manera clásica, pero colocadas sobre un cartón; utiliza cinturones para mantener los cuellos sin arrugas. Ubícalas de forma alterna para que los cuellos no se se apilen unos sobre otros.

Las prendas de seda o cashmere deben ir extendidas en lo posible, no dobladas ni enrolladas, y debes colocarlas encima de todo lo demás justo antes de cerrar la maleta. También se puede usar papel cebolla entre los pliegues.

Joyas

Usa una caja de pastillas vacía para guardar anillos, pendientes, cadenitas y broches pequeños. De esta manera irán juntos, pero cada uno en su compartimento y no se dañarán al rozar unos con otros.

Las prendas más voluminosas como collares o brazaletes puedes llevarlas en una bolsita o sobre de tela de fieltro. Recuerda que menos es más: lleva unos pocos accesorios de calidad en lugar de un montón de bisutería.

Distribuye el peso

Para poder llevar la maleta con facilidad sobre las ruedas cuando vayas caminando, ten en cuenta que el peso debe estar bien repartido. De otra manera la maleta no se desplazará en línea recta o se caerá hacia un lado. Coloca las cosas más pesadas de lado a lado en la parte de la bisagra de la maleta, que es la que corresponde a las ruedas.

Usa los dispositivos de la maleta

Las maletas suelen tener en su interior cinchas elásticas que se enganchan con una hebilla, o correas de cuero.

La función de estos dispositivos es sujetar la ropa, impedir que se desplace o apile con la manipulación o los movimientos del medio de trasporte. Al utilizarlas, la ropa se arruga menos.

Lleva contigo lo imprescindible para el viaje

En un pequeño bolso puedes llevar el cepillo de dientes, el dentífrico, enjuague bucal, toallitas de papel, un peine, algún medicamento de uso habitual o eventual, una almohadita inflable para el cuello, una crema hidratante y un protector de labios. Esto evitará que ocupen sitio o tener que sacarlos de la maleta a la hora de embarcar.

También incluye un libro pequeño, unas gafas de sol o para leer, algo de efectivo, el móvil y los documentos de viaje. Recuerda llevar contigo tus identificaciones, dos tarjetas de crédito y la tarjeta sanitaria europea. Los equipos electrónicos como tablets o laptops debes llevarlos contigo, nunca deben ser facturados.

Para el equipaje de mano, debes sabes exactamente qué es lo que permite la línea de trasporte. Allí puedes llevar una muda de ropa, que será muy útil en el caso de que se extravíen tus maletas.

Revisa la página web del hotel

Los hoteles suelen ofrecer muchos detalles que nos facilitan la estadía. No hace falta, por ejemplo, llevar una plancha de viaje o un secador de pelo si el hotel los dispone en las habitaciones o los presta a los huéspedes. Lo mismo sucede con las zapatillas desechables, la bata de baño o el albornoz.

Un cepillo o esponja para los zapatos, perchas para la ropa, bolígrafos, blocks de notas, jabón, body lotion, cremas humectantes, champú y acondicionador para el cabello también estarán en los cuartos y baños del hotel, por lo que no es imprescindible llevarlos.

No pienses en el “por si acaso”

Tomar demasiadas precauciones te lleva a llenar tu equipaje de objetos innecesarios. Limítate con los pares de zapatos y bolsos: lleva dos que combinen bien con el resto de la indumentaria y será suficiente.

No te preocupes demasiado por este detalle: al llegar a tu destino podrás adquirir cualquier artículo en caso necesario.

Seguridad

Coloca en tu maleta algunas pegatinas de colores brillantes para identificarlas rápida y fácilmente cuando estén en cinta del área de entrega de equipaje. Puedes añadir una más formal, que diga “frágil”, para que sea tratada con más cariño.

Candado TSA

Si tu viaje tiene como destino Estados Unidos o Canadá, el equipaje adecuado es el que tiene cierre o candado TSA que se identifica con un rombo de color rojo y viene ya integrado en las maletas de varias marcas. Este es un sistema de cierre homologado por la Agencia de Seguridad del Trasporte de Estados Unidos.

Gracias a este tipo de cierre, los operarios de seguridad del aeropuerto pueden abrir el equipaje con una llave maestra, lo que conserva la integridad de la maleta. Eso en caso de que por azar te toque una revisión, si no tienes un cierre o candado TSA, tu equipaje puede resultar dañado y no procede reclamar.

Esperamos que con estas recomendaciones puedas disfrutar a plenitud de tu viaje llevando el equipaje perfecto, con todo lo necesario y en orden.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.