Blog de e-park

Ruta 66 por EEUU

La Ruta 66 es una de las carreteras más míticas de Estados Unidos. Muchas canciones, películas, videoclips, novelas y obras culturales tienen como fondo el recorrido de esta senda en la que todo es posible. ¿Te interesa conocer todos los detalles sobre tan legendaria e imprescindible autovía?

La historia de la Ruta 66

Se inauguró el 11 de noviembre de 1926 y fue, durante años, una de las carreteras más largas de Estados Unidos. Fue la primera carretera en estar asfaltada en su totalidad, ya que al diseñar su trazado se aprovecharon otras carreteras preexistentes para que llevarla a cabo fuera más asequible económicamente.

En un principio, se creó para unir Chicago con Los Ángeles y viceversa. Atravesaba los estados de California, Arizona, Nuevo México, Texas, Oklahoma, Kansas, Misuri e Illinois. Se usó, principalmente, para que las personas que vivían en las zonas rurales terminaran en California, lo que provocó el abandono de buena parte de las granjas que llenaban los estados arriba mencionados. En verano se usaba por los que iban a pasar sus vacaciones a California, convirtiéndose en una de las vías más transitadas del país.

En 1956 Eisenhower aprobó la ley de carreteras interestatales lo que permitía la creación de autopistas, mucho más rápidas y fiables. En 1985 dejó de ser considerada oficialmente carretera por parte de la Presidencia del país. Y es que, desde 1945 su deterioro había sido imparable debido a los continuos movimientos de la población hacia la próspera California.

 

Comienza su segunda etapa

Lo que parecía que iba a convertirse en una cansada serpiente de asfalto de 3939 kilómetros comenzó a convertirse en lugar de peregrinaje para moteros estadounidenses, en primer lugar, y para los aficionados a descubrir esa otra cara de Estados Unidos que resulta más amable y cercana. Poco a poco, diversas asociaciones comenzaron a ponerse manos a la obra para conseguir preservar la esencia de esta ruta y darla a conocer tal y como se merece.

Es más, hoy en día es posible llegar a lugares que siguen conservando las gasolineras, los restaurantes y las tiendas tal y como eran en la década los años 20 del pasado siglo. Esta labor de conservación y de apuesta por mantener viva la llama de esta ruta siempre nos ha parecido encomiable.

¿Qué se puede hacer en la Ruta 66?

Si tienes pensado hacer este recorrido sería recomendable que no dejases de llevar a cabo las siguientes actividades:

  • Fotografiarte junto a las señales de inicio y final de la ruta. Es una tradición y te servirá de bonito recuerdo.
  • Descansar en el midpoint de Adrian. Como su nombre indica, estarás a la mitad de la ruta por lo que podrás mirar atrás y admirar todo lo que has progresado y pensar en todo lo que te queda por delante. Esta mezcla de sensaciones es tan intensa como digna de experimentar.
  • Pasarte por el Gran Cañón y Las Vegas. No están en la ruta, pero ya que estás cerca, ¿qué problema hay por observar semejante monumento natural y por pasar una noche de fiesta?
  • Cuando circules por Catoosa debes pararte junto a la ballena azul. Para algunos, no deja de ser un mamotreto infumable, para otros uno de los símbolos de la ruta y para todos un lugar donde hacerse una fotografía inolvidable.
  • En cuanto pases por Tulsa (Oklahoma) y veas un cartel que dice Tally’s Café no lo dudes: para. Es uno de los lugares perfectos para degustar los mejores platos de la cocina americana.
  • Comprar una nevera portátil. Quizá deberías hacerlo antes de viajar, pero nunca se piensa en ello. Piensa que buena parte del recorrido lo harás bajo el sol del desierto y que no encontrarás ningún lugar donde comprar absolutamente nada durante varios kilómetros. Llenando tu nevera de bebidas, comida y hielo conseguirás avanzar más de forma más cómoda.
  • Socializar. Hacer esta ruta es algo importante, un sueño hecho realidad. No dudes en hablar especialmente con aquellas personas que mantienen su negocio como estaba hace años y que te pueden informar de las gestiones que hacen para salvarla del olvido.

Curiosidades de la Ruta 66

Son múltiples y a cual más llamativa. ¿Te apetece descubrirlas?

  1. No estuvo señalizada durante su primer año de existencia.
  2. Se terminó de asfaltar 11 años después de su inauguración.
  3. Tiene tres husos horarios distintos.
  4. El número 66 fue una decisión tomada en el último momento al desconocer los gestores de las carreteras estadounidenses cómo podrían llamar a esta vía.
  5. Si bien en un principio, como te hemos contado con anterioridad, se diseñó para que llegase hasta Los Ángeles, hoy en día su final está en la playa de Santa Mónica.
  6. En las Black Mountains de Arizona había un tramo denominado Bloody 66 (sangrienta 66) que merecía este sobrenombre gracias a las continuas irregularidades del terreno.
  7. Cerca de un 70 % de su extensión se hace en línea recta.
  8. Parte de su popularidad proviene del uso que le dieron las personas que lo perdieron todo en la crisis de 1929 y que decidieron irse a California para encontrar una nueva forma de ganarse la vida.
  9. A partir de la década los 90 del siglo XX se están llevando a cabo las gestiones oportunas para que el Gobierno estadounidense la declare monumento nacional.
  10. Tiene tres sobrenombres: Mother road (la carretera madre), The Main Street of America (la calle principal de América) y The Will Rogers Highway (la autopista de Will Rogers, la persona que la popularizó).
  11. Se tarda aproximadamente quince días en hacer el recorrido completo.
  12. La ruta cambia continuamente debido a que nadie repone el asfaltado que se pierde. Así, podrás conducir por tramos perfectos y por otros algo más arriesgados.
  13. En Tucumcari (Nuevo México) encontrarás la única gasolinera que lleva funcionando desde que se inauguró la ruta.
  14. Lou Mitchell’s, el restaurante de Chicago, es uno de los puntos obligados para desayunar antes de terminar o comenzar tu viaje.

Aunque la idea era conectar California con el resto del país, el punto final de la ruta está en este estado y el recorrido habitual comienza en Chicago.

¿Es sencillo hacer la Ruta 66?

Quizá esta sea la gran pregunta que siempre te ha rondado la cabeza. La respuesta es un rotundo sí. Se te recomienda que busques alguna agencia de viaje especializada en este destino que te haga más fácil la tarea. Por lo general, como decíamos con anterioridad, deberás comenzar volando a Chicago y desde ahí alquilar un vehículo que bien puede ser una autocaravana por aquello de la comodidad. Algunas compañías incluso te hacen una ruta de quince días en las que te indican el recorrido y te reservan habitación en hoteles en los que se encargarán de poner tu vehículo a punto para el día siguiente.

Es cuestión de tener claro el tipo de viaje que quieres hacer, cómo quieres afrontarlo y cuánto tiempo libre tienes para recorrer la ruta. A partir de ahí, resulta adecuado que te documentes lo mejor posible y que selecciones lo que quieres ver exactamente. Piensa que durante tu viaje tendrás cientos de kilómetros en los que solo verás el desierto, por lo que si eres de los que necesitas emociones distintas, hazte una ruta e intenta encontrar la fórmula de recorrerla de forma cómoda y segura. Ármate de paciencia y ve paso a paso. Te será más fácil.

Esperamos que toda la información anterior te sirva para conocer mejor la historia, la evolución y los secretos de una carretera que sigue siendo un guiño a la segunda mitad del siglo XX en Estados Unidos. Por este motivo insistíamos en un apartado anterior en que dialogases con las personas que la siguen manteniendo viva y que luchan a diario por respetar su legado.

Si bien es importante traerse algún recuerdo y muchas imágenes en tu memoria, no lo es menos el conocer la historia de ese dueño de hotel o de restaurante cuya familia lleva décadas haciendo negocio gracias al paso de turistas que, como tú, un buen día decidieron dejarlo todo para irse a hacer un recorrido lleno de emociones y de sensaciones imborrables de tu memoria.

Las amistades que se hacen en esta travesía, los momentos en la carretera, las diversas situaciones que vivirás y todo lo relacionado con esta ruta no deja de ser un fiel reflejo de todo lo que te puede pasar en varios años, pero concentrado en dos semanas. Te parecerá mentira cómo una carretera defenestrada por las autoridades, y considerada casi una hermana pobre de las modernas autopistas, emana una energía tan potente que te hará cambiar tu forma de pensar tanto sobre la vida como sobre tu futuro.

De ti depende comenzar una aventura que te anime a recorrer la Ruta 66 y a convertir tu experiencia en una llena de matices y de vivencias que recordarás durante toda tu vida. ¿Todavía estás ahí? Haz tu equipaje y comienza ya a hacer de tu sueño una realidad.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.