Blog de e-park

Mejores lugares para surfear en España

Las playas sirven para algo más que para tumbarse en la arena, tomar el sol y darse un baño refrescante en el mar. Son los puntos preferidos por los surfistas para practicar un deporte que llevan en vena. Pero no todas las playas siven para cabalgar sobre las olas, sino que deben tener unas características específicas que las conviertan en aptas para el arte del surf.

En este post te contamos cuáles son los 7 mejores lugares para surfear en España, para que llegado el verano te hagas un road trip por la magnífica y extensa costa española. Además, es sabido por todos los amantes del surf que este deporte va más allá, es una pasión y se convierte en un modo de vida. Va asociado a un estilo propio y a una forma de vivir única y libre, como las olas del mar.

1. Mundaka – Vizcaya

La costa de Euskadi siempre es un reclamo en sí misma, por su belleza salvaje y los rincones que nos regala, llenos de un verde y azul de gran intensidad. Pero Mundaka es un mundo aparte. Este pequeño pueblo de la costa de Vizcaya está ubicado dentro de los límites de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai y está protagonizado por su puerto pesquero y sus casas de colores.

Los aficionados al surf ya sabrán que se trata de uno de los mejores lugares del mundo para coger olas de izquierda, ya que son de las más largas del planeta. Este tipo de ola genera tubos muy largos sobre fondo de arena, un fenómeno poco habitual. Además, por su orientación no rompe con demasiada frecuencia.

Fueron los australianos en los años 70 los que empezaron a reclamar la importancia de este punto como destino para surf. Hoy en día es uno de los destinos preferidos por surfistas de todo el mundo. En otoño e invierno, los más experimentados se atreven con las fuertes marejadas del Cantábrico.

2. Pantín – A Coruña

El ayuntamiento coruñés de Valdoviño acoge en su costa la playa de Pantín, referente mundial en la práctica de surf. Cada mes de septiembre, y desde hace 30 años, se celebra el Pantin Classic Galicia Pro. Se trata de un campeonato a nivel mundial en el que se mezclan las competiciones de surf con los conciertos de música, la rica gastronomía gallega y la moda de estilo puramente surfista.

La orientación de la playa de Pantín, abierta al océano Atlántico, y con marejadas en todas direcciones, la convierte en una opción perfecta si quieres surfear en cualquier mes del año, aunque la época especialmente buena es entre octubre y noviembre. Únicamente recuerda que las aguas son especialmente frías y que necesitarás un buen traje de surf.

La extensa playa de arena blanca y fina de 600 metros sirve de reclamo perfecto para pasar una jornada en un enclave natural para disfrutar del buen rollo surfista, seas o no amante de este deporte. Si quieres iniciarte, tienes una escuela de surf en Pantín. Además, el resto de la costa de Valdoviño cuenta con muchas playas y calas naturales y tranquilas, en las que relajarse y disfrutar del paisaje.

3. El Palmar – Cádiz

La costa de Cádiz es otro de los puntos emblemáticos para los surfistas de toda España desde hace 30 años. La playa del Palmar, en el municipio de Vejer de la Frontera, con sus ocho kilómetros de longitud, es una delicia para surfistas de cualquier nivel.

Las olas vienen de izquierda y de derecha y cualquier época es buena para surfear en esta playa, debido entre otras cosas a las agradables temperaturas de la provincia en cualquier estación. Sin embargo, entre noviembre y marzo las grandes marejadas golpean fuerte la costa atlántica, por lo que se trata de la época preferida para los más experimentados.

El Palmar es también conocido por sus coloridos atardeceres y su buen ambiente en los chiringuitos playeros. Acércate a disfrutar de la zona e iníciate en el surf en las escuelas de la zona. Recuerda que en verano las olas son más pequeñas, perfectas para comenzar en este mundo.

4. Rodiles – Asturias

En el concejo de Villaviciosa, dentro de la Reserva Natural de la Ría de Villaviciosa, se encuentra la playa de Rodiles, una de las más populares del norte español para la práctica de surf. Cerca de la desembocadura de la ría, te encontrarás olas que rompen a la izquierda, con recorridos que rondan los 100 metros. Tienen cierta similitud a las de Mundaka, ya que se cogen en bajamar y también son tubulares. En el resto de la extensa playa, olas que rompen en todas direcciones.

La zona es conocida por el ambiente surfista y encontrarás numerosas escuelas en las que iniciarte o mejorar en este deporte, así como practicar algo más relajado, como puede ser el paddle surf. También existen tiendas en las que adquirir todo el material que necesites.

Rodiles es una playa salvaje y natural, llena de constrastes como lo es Asturias, que vive a caballo entre la alta montaña nevada y la costa de playas de arena dorada. Aprovecha para degustar su sidra y practicar el senderismo por las numerosas rutas por el Parque Nacional de los Picos de Europa.

5. Somo – Cantabria

Muy cerca de Santander, a 30 kilómetros de la capital cántabra, se encuentra la playa de Somo, en el municipio de Ribamontán al Mar. Se trata de una curiosa lengua de arena que abarca casi los 4 kilómetros de longitud, perfecta para los surfistas de todos los niveles.

Esta playa y sus alrededores se convirtieron en el año 2014 en la primera Reserva de Surf de España, una denominación que implica que cuente con su propio Centro de Surf en el paseo marítimo de la localidad o que disponga del primer Plan de Competitividad Turística de España en torno al surf.

Además, desde su paseo marítimo tendrás unas impresionantes vistas de la ciudad de Santander y de toda la bahía, a la que puedes llegar en las típicas lanchas que salen desde la zona de la playa. Muy cerca también puedes disfrutar del entorno del Parque Natural de las Dunas de Liencres.

6. El Quemao – Lanzarote

Aquí se encuentra una de las olas más temidas de todo el Atlántico. Fuerza y potencia son las dos características que definen al oleaje de esta zona de la costa noroeste de la isla de Lanzarote. Por este motivo, y por la poca profundidad que hay con los fondos volcánicos afilados, se recomienda solo para los surfistas más experimentados.

El Quemao es una playa situada frente al bonito pueblo de pescadores de La Santa. Ahí encontrarás amplios servicios relacionados con el surf, desde escuelas en las que aprender, tiendas en las que alquilar o comprar equipamiento y alojamientos para disfrutar al máximo de la estancia.

Una visita a Lanzarote no debe quedarse en El Quemao, ya que cuenta con atractivos enormes en el resto de la isla, como el Parque Nacional del Timanfaya o playas de cuento como Famara (en el municipio de Teguise), perfecta para surfistas de nivel intermedio. Además, no te vayas sin llenar el estómago con las mejores especialidades de la gastronomía canaria.

7. Corralejo – Fuerteventura

Y sin irnos de las Islas Canarias, te proponemos este destino para surfistas, en otra de las islas del archipiélago. Fuerteventura es conocida por muchos aficionados como el Hawái de Europa en materia de surf, además de por la similitud de origen volcánico con el conjunto de islas estadounidenses. Cuenta con 150 kilómetros de costa llenos de largas playas de arena fina y blanca.

El Corralejo es una de las localidades preferidas por los surfistas, con playas en las que las olas rompen de izquierda y derecha y cuyos fondos cuentan con ligeros picos de arena. Las olas grandes y potentes del Atlántico que se pueden disfrutar en invierno están reservadas para los más duchos en materia de surf, mientras que el verano es idóneo para los principiantes.

Para ellos también existen escuelas de surf por toda la isla, con la posibilidad de hacer un surfcamp o practicar otros deportes acuáticos, como puede ser el snorkel o paddle surf. El buceo en Fuerteventura es otro de sus atractivos, junto con el senderismo por las pistas de tierra que bordean la costa, entre Corralejo y El Cotillo.

Estos siete son los mejores lugares para surfear en España, pero no los únicos. Descubre tú mismo playas recónditas en las que las olas son perfectas para cabalgar sobre ellas con la tabla. Únete a comunidades surfistas de todo el mundo y surmérgete en el buen rollo que proporcionan estos destinos.

No desaproveches la oportunidad para conocerlos aunque no seas amante de este deporte, si bien te recomendamos que, por lo menos, te animes a probarlo. Te llevarás una experiencia nueva y la satisfacción de haber aprendido algo diferente. Además, siempre es una buena oportunidad para conocer otros lugares, poner rumbo a puntos desperdigados por la geografía española con el único pretexto de coger unas buenas olas.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.