Blog de e-park

Las mejores ciudades para disfrutar de la ópera

Acudir a una ciudad y disfrutar de algunos de los espectáculos que tienen lugar en teatros o salas de fiestas es una de las actividades más recomendables para salir del puro turismo y optar por otro tipo de ocio. Desde ir al cine hasta ver un musical emblemático pasando por acudir a ver una obra de teatro o ir a la ópera. Son muchas las ciudades que han tenido y tienen una gran tradición operística, lo cual puede palparse todavía hoy en día al revisar sus agendas semanales de espectáculos. Si estás pensando en viajar y te ha entrado en gusanillo de acudir a la ópera, te dejamos un listado de cuáles son las mejores ciudades para dejarse llevar por los libretos de Verdi, Rossini, Wagner o Debussy.

1. Milán

En esta ciudad del norte de Italia se encuentra uno de los teatros más famosos del mundo. El Teatro alla Scala fue el lugar donde se estrenaron óperas conocidas internacionalmente; obras de Verdi o de Puccini fueron interpretadas por primera vez en sus instalaciones. Debe su nombre a la iglesia que había anteriormente en el lugar en el que está emplazado.

Cada 7 de diciembre, en coincidencia con la celebración del patrón de Milán (san Ambrosio), comienza la temporada teatral y operística. Tu visita a la ciudad del Duomo no puede terminar sin pisar un teatro emblemático que lleva en funcionamiento desde el siglo XVIII (a excepción del periodo de la Segunda Guerra Mundial, cuando fue dañado por los bombardeos y cerrado).

2. Londres

La capital británica cuenta con el Royal Opera House como el teatro de espectáculos especializado en ópera. Esto es debido a que acoge la sede de la compañía real de ópera y ballet de Inglaterra. Puede que lo conozcas con otro nombre, Covent Garden, ya que también recibe este sobrenombre por el barrio en el que se emplaza.

Antes del actual teatro, hubo otros dos en el mismo lugar, desaparecidos en los siglos XVIII y XIX. El que puedes ver hoy en día es fruto de remodelaciones en los años 90 del pasado siglo. Podrás disfrutar en su interior de representaciones de la Royal Opera y de otras compañías de teatro muy prestigiosas.

3. Nueva York

El Metropolitan Opera House es otro de los teatros más famosos del mundo que acogen representaciones operísticas en su interior. En tan solo un año tienes más de 200 óperas entre las que elegir, por lo que debe ser un imprescindible en tu oferta de ocio si vistas la Gran Manzana. La temporada de ópera se extiende de septiembre a mayo, con presencia de estrellas internacionales.

Emplazado en el Lincoln Centre (Centro Lincoln para las Artes Escénicas) de Manhattan, puede llegar a acoger a 4000 personas en su interior. Si eres un amante del género, no te puedes perder la visita a su tienda de discos de ópera y a su exposición permanente de fotografías relacionadas con el mundo de la ópera. Se trata de la institución más importante de música clásica de EE. UU.

4. Parma

La ciudad italiana conocida por su queso y por su jamón también debe estar en tu agenda viajera por su importante tradición operística. En su casco histórico se encuentra el Teatro Regio (o Teatro Real), un teatro operístico que data del siglo XIX. En su origen recibió el nombre de Nuovo Teatro Ducale, en referencia a que la ciudad de Parma había sido en el pasado la capital del histórico Ducado de Parma.

La temporada comienza a mediados de diciembre y se extiende hasta el mes de abril. Además, una vez al año se celebra un festival en honor del compositor de ópera Verdi, a cuyo nombre está muy unido el teatro. Se considera la cuna del melodrama italiano y es uno de los más importantes de toda Italia.

El Teatro Regio es el más sobresaliente de los doce que tiene la pequeña ciudad de Parma, donde también destaca el Teatro Farnesio, uno de los pocos que todavía conservan su estructura completamente hecha de madera.

5. Barcelona

Tu paso por la Ciudad Condal seguro que te lleva más de una vez a caminar por La Rambla. Entre los numerosos atractivos de la avenida con más solera de Barcelona, está el Gran Teatre de Liceu. Este teatro dedicado a la ópera es uno de los más importantes del mundo en su género y el más antiguo de la ciudad.

Conocido, simplemente, como El Liceu, abrió sus puertas a mediados del siglo XIX, siendo escenario de prestigiosas obras e importantes cantantes internacionales. Pero hay que remontarse más atrás en el tiempo para conocer el origen de la tradición operística en Barcelona. Sería a comienzos del siglo XVIII, cuando el archiduque Carlos de Austria trajo de Viena tan bella afición para distraer a su corte asentada en Barcelona.

6. Moscú

La capital de Rusia tiene en la calle Petrovka el segundo teatro más grande de Europa, después de La Scala de Milán. El Teatro Bolshói acoge desde el siglo XIX representaciones de teatro, ópera y danza. La compañía del mismo nombre fue fundada anteriormente, en el siglo XVIII, y tuvo su sede en el extinto Teatro Petrovsky, que se ubicaba en el emplazamiento del actual.

Por aquel entonces, todos los teatros eran de propiedad imperial en Rusia, condición que también tenía el Bolshói, al igual que el Mariinski y el Hermitage, ambos en San Petersburgo. Como curiosidad, el Bolshói de Moscú se estrenó con una representación de Cenicienta por un ballet catalán. En la actualidad, todas sus temporadas comienzan con una ópera del compositor ruso Glinka.

7. Praga

Además de admirar el reloj astronómico de Praga o acudir a una representación de su famoso Teatro Negro, la capital de la República Checa cuenta con su propia Ópera Estatal. Con este nombre se designa al edificio construido a finales del siglo XVIII y a la compañía de ópera y ballet de la ciudad. Actúa como el principal centro cultural de todo el país, a pesar de su pequeño tamaño: cuenta con poco más de 650 localidades.

En cada temporada de ópera reservan un espacio importante para representar obras del compositor Mozart. Una oportunidad única para ver una ópera clásica en una ciudad de cuento.

8. Viena

La capital de Austria lleva adscrito el sobrenombe de ‘la capital mundial de la música‘. Su relación con lo que conocemos hoy como música clásica es tan íntima que no se puede hablar de una visita a esta ciudad sin pensar en hacer alguna actividad que esté relacionada con Mozart, Beethoven o Wagner. Además, es una de las óperas más importantes del llamado bel canto (un estilo vocal dentro del argot operístico), junto la Scala de Milán y la Ópera de París.

Podrás disfrutar de obras de autores clásicos y modernos en la Staatsoper, la Ópera Estatal. Curiosamente, su inauguración a finales del siglo XIX, estuvo presidida por una obra de Mozart. Hoy en día, su temporada comienza en septiembre y se extiende hasta finales de junio, periodo durante el que tienen lugar más de 300 representaciones de ópera y ballet.

9. Venecia

Entre canales y belleza pasada por agua y navegada en góndolas, la ciudad italiana tiene uno de los teatros donde se estrenaron algunas de las óperas más emblemáticas del país: el Teatro La Fenice. Inaugurado a finales del siglo XVIII, sigue en pie después de haber sufrido dos incendios. Anteriormente, en su ubicación se emplazaba el Teatro San Benedetto, con una gran tradición en la ciudad.

Ligado al estreno de obras de Verdi como Rigoletto o La traviata, por su interior también han pasado compositores que ya son parte de la historia de la música del siglo XX, como Ígor Stravinski.

10. París

Si hablamos de la Ópera de París estamos hablando de una institución en sí misma, una de las más importantes de Europa. Fundada a mediados del siglo XVII por el rey Luis XIV, hoy en día se ubica en dos edificios: el Palacio de la Ópera (o Palacio Garnier) y el Palacio de la Ópera de la Bastilla. El primero de ellos ha quedado como la sede de la Academia Nacional de Música. Por su parte, el Teatro de la Bastilla acoge la actual Compañía de la Ópera. Se trata de un edificio vanguardista, construido en el año 1989, que rompe con la estética de las óperas del siglo XIX. Tras su construcción, fue bautizada con el sobrenombre de ‘la ópera del pueblo’. Y es que, tradicionalmente, se ha asociado la ópera con las clases altas.

Si alguna de las ciudades de este listado está en tu mente para tu próxima escapada o viaje, no pierdas la oportunidad de conocer de primera mano algunos de estos lugares. Estarás formando parte de la tradición operística de la ciudad, viviendo parte de su historia y disfrutando de un espectáculo único. Si eres aficionado al género, te sonarán más de uno. Si no has ido a una ópera en tu vida, este es el momento para añadir una experiencia más a tu currículum viajero de la mano de la mejor música clásica.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.