Blog de e-park

Islas griegas. ¡Escápate!

¿Sueñas con unas vacaciones idílicas junto a tu familia? ¿Quieres sorprender a tu pareja con un viaje romántico? En cualquiera de los casos, las islas griegas son un destino recomendado para disfrutar de unos días de ensueño. De hecho, este conjunto de archipiélagos formado por las Cícladas, las del Dodecaneso, las Jónicas, las Espóradas, las islas Egeas del Norte y las del golfo Sarónico se ha convertido en los últimos años en uno de los lugares de Europa más visitados por los turistas.

Cuna de la civilización clásica, espejo de numerosos escritores y artistas, paradigma de la belleza que permanece inalterable al paso del tiempo, mezcla de exquisitos sabores mediterráneos y galería de multitud de vestigios y tradiciones ancestrales, Grecia es un país que tiene mucho para ofrecer. La otra cara de la nación cuya capital es Atenas, donde la Acrópolis o el Partenón nos recuerdan tiempos de gloria pasados, es el reguero de islas que se reparten por el Egeo, el Jónico y el mar de Creta. En torno a 3000 islas, islotes y afloramientos rocosos entre las cuales solamente unas 200 están habitadas.

Guía práctica para unas vacaciones en las islas griegas

El país heleno brinda, por tanto, dos opciones interesantes para hacer turismo. En Grecia puedes empaparte de la cultura de la que hemos bebido en el Viejo Continente durante siglos, o bien relajarte y desconectar en verdaderos entornos paradisíacos. En esta entrada nos decantamos por esta segunda alternativa y, por eso, hemos confeccionado una guía práctica para que saques el máximo partido a tu escapada a las islas griegas.

Las maravillas de esta región en la que se concentran alrededor de 1 300 000 habitantes, repleta de preciosos reductos de nombres extraños y sugerentes, sobresalen como el azul turquesa que impera en las aguas que bañan sus costas, así como en la mayoría de las fachadas de su arquitectura, que se intercalan con un blanco inmaculado y radiante.

Con la intención de no dejar nada en el tintero, hemos querido regalarte una lista de las que nos parece que son las islas más atractivas para visitar, o bien aquellas que suelen estar más concurridas.

– Miconos.

Sin lugar a dudas, es la más famosa de las que conforman el archipiélago de las Cícladas, en pleno mar Egeo. Conocida por su atractiva vida nocturna, destaca también por ser una de las más bonitas, ya que en ella podrás gozar del que está considerado como uno de los mejores atardeceres del mundo, tanto si te encuentras en cualquiera de las terrazas de la conocida como Pequeña Venecia (uno de los lugares con mayor encanto en el que las casas de pescadores dibujan una preciosa estampa) como si lo haces desde cualquiera de sus siete célebres molinos de viento que todavía se conservan.

Chora, su capital, bien merece una visita. Pasea por las empedradas calles de su centro histórico entre casas pintadas de blanco con puertas, escaleras y balcones de colores. Y, cómo no, disfruta de las playas que ofrece Miconos como las de Psarou, Lia, Platy Gialos, Agrari, Kalafatis, o Paradise y Superparadise.

– Santorini.

Es la otra isla del archipiélago de las Cícladas que más visitas recibe de turistas en busca de sol y tranquilidad. Se trata de una especie de gran caldera volcánica flanqueada por impresionantes acantilados alrededor de los cuales asoman preciosos pueblos e iglesias de blancas fachadas y tejados de color azul intenso. Santorini representa la clásica postal que todos imaginamos cuando nos hablan de las islas griegas. Quizás la fiesta no sea tan animada, pero en este lugar encontrarás otras muchas alternativas de ocio.

Por ejemplo, la visita a pequeñas localidades como Oía, que parece sacada de un cuento y que forma parte de muchas listas de pueblos más bonitos del mundo. Sube a su fabuloso castillo para ver desde allí la puesta de sol. Y si tienes tiempo, date un paseo por otros lugares como Fira, Emporio o Imerovigli, donde te aconsejamos que camines hasta la iglesia Panaglia Theoskepasti.

Otra ruta recomendada te llevará a descubrir el yacimiento arqueológico de Akrotiri. Perssa, Perivolos, Agios Georgios, Vlihada, Playa Roja, Playa Blanca, Kamari, Monolithos, Pori, Vourvoulos, Koloumbo, Amoudi y Armeni son las playas que debes llevar anotadas en tu cuaderno de bitácora.

– Creta.

Es la mayor de las islas Egeas del Norte, cuna de la civilización minoica. Ser la más grande de las islas griegas es uno de sus principales atractivos y, por lo tanto, es una apuesta segura si estás pensando en incluirla en tu ruta a través de este exótico destino.

En Creta encontrarás también pueblos que parecen haberse quedado atrapados en el tiempo y sinuosas playas que regalan atractivos paisajes. Así como numerosas actividades de ocio y cultura en algunas de sus ciudades como Herakleion, la capital, Rethymnon, Agios Nikolaos o La Canea.

Si vas a viajar a Creta, la quinta isla en tamaño de cuantas se ubican en el Mediterráneo, te recomendamos que descubras lugares como el pueblo pesquero de Loutró, el yacimiento de Gortinay, el palacio de Knossos, los frescos bizantinos de iglesias como la de Agios Georgios o la de Kritsa, el monasterio Moni Arkadiou, la cueva Sfentoni​, la laguna de Balos, la Garganta de Samaria o las playas de Falassarna, Elafonisi, Seitan Limania, Matala, Stavros, Vai, Belegrina, Preveli o Voulisma, esta última considerada como la joya de la bahía de Mirabello.

– Rodas.

La más famosa y extensa de las islas del archipiélago del Dodecaneso se sitúa a tan solo 18 kilómetros de las costas turcas. Tuvo mucho peso en la antigüedad, de lo cual ha quedado constancia en numerosos escritos que se conservan. Seguro que en alguna ocasión habrás leído algo sobre el gran coloso de Rodas, una estatua al dios griego Helios de 30 metros de altura construida entre el 294 y 282 antes de Cristo por el escultor Cares de Lindos, que fue destruida por un terremoto y que es considerada como una de las siete maravillas del mundo antiguo.

Sin duda pasear por su centro histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad, es una de las propuestas más interesantes que te brindamos. Enormes murallas rodean laberínticas y empedradas calles entre las que irás sorteando mezquitas y templos antiguos, minaretes, fortificaciones y palacios de piedra que evocan el pasado medieval de la ciudad.

Una visita obligada es, sin lugar a dudas, el pueblo de Lindos. Y también es una buena idea ir descubriendo los numerosos yacimientos arqueológicos repartidos por la isla. Rodas también ofrece playas que nada tienen que envidiar a las de otras islas donde podrás relajarte y desconectar.

Otras islas que no debes pasar por alto

Una ruta por las islas griegas que se precie no debe eludir ninguna de las cuatro paradas anteriormente citadas, pero tampoco las que te vamos a sugerir a continuación. No por extendernos menos en sus atractivos y encantos quiere decir que merezcan menos la pena. Nada más lejos de la realidad.

De hecho, quienes buscan paz y tranquilidad en este destino incluso prefieren pasar por alto las más concurridas y emplear su tiempo en conocer otras como, por ejemplo, Corfú, en pleno mar Jónico y que destaca por ser una de las más grandes y por sus paisajes llenos de olivos y cipreses.

Milos, en el archipiélago de las Cícladas, y que ha pasado en unos años del anonimato al estrellato al aumentar exponencialmente su cifra anual de visitantes.

Naxos, la más grande de las Cícladas que impresiona por el centro histórico de su capital, con el mismo nombre, o Paros, muy cerca de Miconos y Santorini, también en las Cícladas, y que destaca por su excelsa tranquilidad.

Cada vez son más quienes apuestan por esta forma alternativa de disfrutar de las islas griegas. El turismo mochilero tiene también numerosos adeptos. Si te enamora la idea de alojarte en campings y vivir en pleno contacto con el entorno, islas como Poros, en el golfo Sarónico, Sifnos, también en las Cícladas, Tinos, que alberga más de 200 templos y es centro de peregrinación para los griegos, o Siros, donde aún permanece la huella de la ocupación veneciana, te esperan con los brazos abiertos.

Salamina, Hydra, Egina, Skópelos, Scíathos, Alonissos, Esciro, Cefalonia, la homérica Ítaca, Zante o Léucada bien podrían entrar también en tus planes de viaje. Cada una encierra singularidades y particularidades dignas de ser destapadas, y cientos de recovecos en los que perderte y desconectar del estresante y mundanal ruido.

Porque las islas griegas, a fin de cuentas, contemplan una oferta tan variada como tú quieras demandar. Hay tanto que ver, tantas playas de aguas cristalinas color turquesa en las que zambullirte, tanta historia acumulada en su patrimonio arquitectónico, que puedes trazar un auténtico viaje de ensueño y que sea completamente distinto al que otros hayan imaginado.

Ese es el verdadero encanto de esta zona del país heleno, que da cabida a toda clase de turistas, con intereses bien diferenciados y de distinto poder adquisitivo. Por eso las islas griegas crecen exponencialmente como uno de los destinos preferidos en Europa.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.