Blog de e-park

Datos fundamentales de Bangkok

Bangkok es la capital de Tailandia y una ciudad tan incompresible como necesaria. Esta urbe recibe a millones de turistas cada año y se enfrenta, de forma solvente, a diversos problemas como la contaminación, pero no deja de sorprender a todo el mundo gracias a sus múltiples atractivos y a su forma de enfrentarse a un cambio progresivo que la ha convertido ya en una de las capitales del mundo más atractivas.

Población

Se estima en algo más de 8,3 millones. Incluyendo el área metropolitana la cifra alcanza los 15 millones de personas. Es importante mencionar que la densidad de personas ronda las 5.900 por kilómetro cuadrado. En otras zonas del país esta cifra no llega ni a las 400 personas, por lo que parece fácil deducir que en la capital se condensa buena parte de la población de Tailandia.

Historia

Fue considerada la capital de Tailandia en 1782. El aumento de la población ha ido siempre de la mano de los avances médicos. Antes de la invención de la penicilina, no se llegaba ni a 300.000 habitantes. En la década de los 30 del siglo pasado se alcanzaba una cifra que rondaba los 800.000 habitantes. A partir de los años 60 del mismo siglo se consigue superar la cifra de los dos millones y medio y así hasta la actualidad.

Su población está formada principalmente por:

  • Chinos. Son 200.000 en la actualidad y llegaron a ser hasta la mitad de la población en el siglo XIX. Los inmigrantes siempre consideraron a esta ciudad como una de las más prósperas.
  • Thais. La dinastía thai tiene su origen en Birmania. Se instaló en Bangkok para conseguir que su reino estuviera a la altura de Ayutthaya. Poco a poco lo consiguieron. Esta población tiene un importante peso específico en la cultura del país.
  • Occidentales. Son unos 51.000 y están en la ciudad por motivos de trabajo. Se han adaptado bien a la cultura y forman parte de la sociedad sin problemas de integración.
  • Hindúes. Se encuentran en el barrio de Pharurat y se dedican al comercio textil. Son unos 30.000 y conviven en paz y armonía con el resto de la sociedad.
  • Laosianos. Llegaron a la ciudad como lutiers de la corte y siguen instalados en Bang Sai Kai.
  • Japoneses. Viven en los aledaños de Sukhumvit Road y su llegada fue muy anterior a la Segunda Guerra Mundial. De hecho, vinieron casi de la mano de la dinastía thai antes mencionada. Su importancia se cifra en miles de inmigrantes que han creado una pequeña colonia de la isla del sol naciente en Tailandia.

Otras civilizaciones presentes en Bangkok son los Cham, los vietnamitas y los Mon. Recientemente ha aumentado la inmigración de países musulmanes y de Nigeria.

Extensión

La ciudad tiene 1569 kilómetros cuadrados en su última medición si bien, debido al enorme crecimiento urbanístico, esta cifra cambia periódicamente. Es importante mencionar que esta urbe no tiene límite alguno. A lo largo de los siglos ha ido modificando su superficie de forma progresiva absorbiendo pequeñas poblaciones cercanas.

El tráfico

Si bien su mala fama le precede, sería más conveniente indicar que los problemas se producen más por la cantidad de habitantes que por la falta de infraestructuras. La ciudad está rodeada de diversas carreteras de circunvalación. Predominan las largas avenidas de varios carriles que permiten que el tráfico sea mucho más fluido y, sobre todo, que no se pare en ningún momento.

No hemos de negarte que cualquier occidental se sentirá bastante perdido cuando llegue, pero es fácil entender cómo se circula y no siempre resulta tan complicado como parece a priori.

La contaminación

Contar con 15 millones de personas que circulan por la ciudad usando bien su propio vehículo o el transporte público trae consecuencias. Sin embargo, el gobierno tailandés nunca ha pensado en limitar el paso de coches como se hace en Europa.

A principios de 2019, se puso en marcha un plan ecológico para provocar que la clásica nube de contaminación sobre la ciudad se disipara más fácilmente. El uso de un avión que analiza el aire y que provoca precipitaciones se une al de unos cañones de agua a presión que mejoran la calidad del aire más fácilmente.

Aparcamiento

Si bien se te aconseja que busques un hotel o apartamento con aparcamiento propio; en la ciudad abundan los aparcamientos subterráneos y en superficie. El ayuntamiento ha hecho un gran esfuerzo por racionalizar el uso de las zonas de aparcamiento en las calles y ha creado un servicio regulado similar a nuestro ORA.

El precio para motocicletas es de 14 céntimos de euro la primera hora y de 28 céntimos cada una de las horas siguientes. Para vehículos, el precio es 28 céntimos la primera hora y 56 las siguientes. Este tipo de aparcamiento está disponible en 66 avenidas de la ciudad y es, sin duda, una opción muy adecuada, y económica, para aparcar tu coche sin problemas.

La cultura

Es, sin duda, el mayor atractivo para los turistas y el que provoca que sea una ciudad tan variopinta. Resaltamos los siguientes puntos turísticos que no deberías perderte.

  • El Street Food Central. La comida tailandesa no deja de ser el mejor ejemplo de cómo es la ciudad que venimos describiendo. A veces es muy picante, otras más suave, pero siempre es deliciosa. En los alrededores de Phraeng Bhuthorn Road es posible encontrar cientos de puestos donde puedes poner a prueba tu paladar.
  • Ban Krachao es a Bangkok lo que el Central Park para Nueva York. Está formado por una península en la que destacan las villas de lujo y un follaje tan denso como reconfortante. Se puede visitar en barco por lo que no deberías perderte esta oportunidad si quieres respirar aire puro y conocer otra faceta de la ciudad.
  • Ayyuthaya. La visita a la primigenia capital merece la pena. Las ruinas fueron declaradas por la UNESCO patrimonio de la humanidad. El palacio real de Bang Pa-In es una joya arquitectónica que te sorprenderá.
  • Templos diversos. Cualquiera de ellos está pensado para conseguir que medites y que pienses algo más en tu propia espiritualidad. El de Wat Pho es famoso por su Buda sentado. Los restantes son siempre una excusa para entender algo mejor la cultura tailandesa.

Precios

Aunque es la ciudad más cara de Tailandia, esto no significa que no sea infinitamente más barata que otras ciudades turísticas de cualquier país del mundo. Los precios orientativos por sectores son:

  • Alojamiento. En la zona más popular es posible encontrar un hotel por 17 euros la noche. Dependerá de tu presupuesto para escoger entre este tipo de propuestas o un hotel de cinco estrellas con todos los lujos a tu alcance.
  • Transporte. El Skytrain te permite recorrer la ciudad por un máximo de 1,5 euros. El precio del metro es similar. Si vas a viajar por el río Chao Phraya puedes hacerlo por el mismo precio. Pagando 60 euros tendrás la oportunidad de viajar a bordo de un crucero de lujo con todo incluido.
  • Comidas y bebidas. Si apuestas por la comida tailandesa, por unos 3 euros puedes hartarte. Ahora bien, la cerveza tiene un precio que ronda los 3,30 euros. Para que te hagas una idea, un café viene a costar 2,20 euros, un menú unos 5 euros. Si te gusta el queso has de saber que el kilogramo te saldrá a unos 38 euros. El resto de los precios es algo más barato que el supermercado de tu barrio, pero tampoco demasiado.
  • Ropa, zapatos y complementos. Seguro que conoces a alguien que ha ido a Bangkok y te ha asegurado que se ha traído maletas y maletas llenas de ropa y de zapatos por 10 euros. No lo ponemos en duda, pero, como entenderás, la calidad de estos artículos es la menor posible. Si vas a los mercadillos no tardarás en comprobar cómo te venden por lotes varias unidades de cada producto. Si tienes una familia numerosa te puede servir, pero en caso contrario solo lograrás llenar tu casa de objetos que tras un par de lavados tendrás que renovar. Si vas a las tiendas de marca, el precio es similar al de España aunque siempre hay ofertas que, dependiendo de la cotización del baht, pueden ser interesantes.

Recomendaciones

Como habrás visto, Bangkok es una ciudad casi inabarcable donde puedes hacer de todo y de la forma que quieras. Eso sí, sería conveniente tener en cuenta que:

  • Necesitas una guía de viaje para aclararte un poco con las calles.
  • Es positivo conocer las costumbres de los tailandeses antes de llegar.
  • No es oro todo lo que reluce.

No lo olvides, la capital de Tailandia merece la pena ser visitada y, sobre todo, experimentada en primera persona. Si tienes oportunidad de hacer este viaje, no te lo pienses demasiado. Ármate de paciencia, intenta amoldarte a sus costumbres y conseguirás comprobar por qué es una de las grandes urbes del planeta. Seguro que encuentras algo interesante que llevarte para siempre grabado en tu retina. Bangkok ya te espera para acogerte con los brazos abiertos.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.