Blog de e-park

Consejos de salud si viajas a países exóticos

¿Tienes previsto viajar al Caribe? ¿O quizás estás preparando las maletas para adentrarte en Tailandia? Si tienes pensado viajar a algún destino exótico, tropical o en vías de desarrollo, no puedes perderte nuestras recomendaciones. Piensa que tu salud es lo más importante.

Un viaje hacia lo desconocido, pero prevenidos

Cada vez son más las personas que optan por viajar hacia parajes insólitos y singulares. Dentro de estos destinos destacan los países tropicales.

La elección de estos enclaves conlleva un gran desafío para el turista. Por un lado, está el adentrarse en un país nuevo, con sus costumbres, prácticas y estilo de vida diferentes. Lo que provoca el fenómeno conocido como choque cultural. Un reto que, a su vez, puede suponer un crecimiento personal.

Sin embargo, el verdadero reto es enfrentarse a climas tropicales o subtropicales, hábitos alimenticios diferentes y unas condiciones sanitarias deficientes. Circunstancias que pueden acarrear enfermedades insólitas y peligrosas. Por eso, la información y la prevención son dos factores que tener en cuenta.

10 ‘tips’ imprescindibles para viajar a países exóticos

Para evitar riesgos innecesarios, el Ministerio de Sanidad nos facilita diferentes consejos que debemos atender antes, durante y después de este tipo de viajes.

1. Planifica el gran viaje con tiempo

El primer paso es una buena preparación. Es preciso que inviertas tu tiempo y el esfuerzo necesario para tenerlo todo bajo control.

En este caso, debes centrarte en recopilar toda la información necesaria. Información del destino, los posibles riesgos, las vacunas, etc. Pero, sobre todo, que esta información venga de fuentes fiables. Para asesorarte acude siempre a profesionales.

No se te ocurra dejar nada a la improvisación. Solo así te asegurarás un viaje de ensueño y evitarás sorpresas desagradables.

2. Lo primero que debes hacer: visitar un centro de vacunación internacional

Al menos un mes antes de emprender la aventura es necesario acudir a los servicios de vacunación internacional. Allí te facilitarán toda la información sanitaria del país en cuestión y las medidas de prevención que deberás adoptar.

Si el viaje es inminente, también es posible realizar una consulta médica exprés.

3. Lo más importante: la vacunación o seguir tratamientos preventivos

En este paso nos enfrentamos a un trámite obligatorio. Un trance poco agradable pero necesario para poder disfrutar al 100 % de nuestro viaje.

Nos estamos refiriendo al momento de conocer a qué vacunas nos enfrentamos. El tipo dependerá de la situación concreta del país de destino o de las características del viaje en sí mismo.

En este sentido, incidirá si se trata de una zona rural o urbana, el tiempo de duración del viaje, la época del año o, incluso, el estado de salud del viajero.

El Ministerio de Sanidad diferencia tres tipos de vacunación:

– La rutinaria. Se refiere a las vacunas que se supone (y presupone) que todos llevamos al día. Incluye la inmunización contra el tétanos, la difteria, la tosferina, el sarampión, la rubeola, la hepatitis B o la poliomielitis.

– La selectiva. En este caso inciden las condiciones del viaje, las características del destino y las circunstancias propias del viajero.

En este punto, tocaría vacunarse, en función de lo mencionado, contra la fiebre amarilla, el cólera, la fiebre tifoidea, la hepatitis A, la tuberculosis, la encefalitis japonesa o la meningitis meningocócica.

– La obligatoria. Ciertos destinos pueden impedir la entrada del visitante si no presenta el correspondiente Certificado Internacional de Vacunación.

Por ejemplo, para dejar constancia de estar vacunado contra la fiebre amarilla. Igualmente, si se viaja a La Meca es obligatorio estar inmunizado frente a la meningitis meningocócica.

Pero ¿qué es el Certificado de Vacunación Internacional? Es el documento que atestigua que el viajero está vacunado frente a determinadas enfermedades. Sobre todo, las que exige el lugar de destino.

4. No olvides tu medicación

Si el viajero tiene alguna enfermedad, alergia o sigue algún tratamiento, antes de emprender el viaje debe acudir a su médico de cabecera para que redacte un informe de su situación.

Es fundamental asegurar que llevamos la cantidad suficiente de medicación repartida entre la maleta y la bolsa de mano.

5. Lleva ropa y calzado adecuado

Aunque la temperatura de la zona a la que nos dirigimos sea elevada, para evitar las picaduras de mosquitos y otros insectos se debe utilizar, aparte de los necesarios repelentes, camisetas y pantalones largos. Y, preferiblemente, que las prendas sean de algodón y de colores claros.

Igualmente, los zapatos también tienen que ser cerrados y no te puedes olvidar de los calcetines. ¿O acaso quieres enfrentarte a la dolorosa picadura de un alacrán?

6. Utiliza un repelente adecuado para mosquitos

Es imprescindible que eches en tu maleta este ungüento para evitar las picaduras de mosquitos y otros insectos.

Piensa que los mosquitos son los principales transmisores de algunas de las enfermedades infecciosas de las que hablábamos anteriormente. Algunas tan graves como la malaria, el dengue y la fiebre amarilla.

En la farmacia es posible encontrar diferentes productos específicos para la zona a la que se viaja.

Asimismo, sería aconsejable que incluyeras en tu equipaje mosquiteras para dormir y redes protectoras para el cochecito de bebé.

Recuerda que debes aplicarte el repelente después del protector solar, ya que la crema de protección puede incluir alguna sustancia que atraiga determinados insectos.

7. Protégete del sol

El mejor consejo es que evites los lugares excesivamente calurosos en las horas en las que el sol más calienta. Además, no te expongas directamente a la luz del sol y no te olvides de tus gafas y crema solar (eso sí, con el factor adecuado para tu tipo de piel).

Es vital que tengas en cuenta que el riesgo de sufrir quemaduras solares aumenta con la altitud.

8. Evita males innecesarios

Quizás no habrás oído hablar de ella, o probablemente sí. Se trata de un mal que puede llegar a afectar al 40 % de los turistas que viajan al trópico.

¿A qué dolencia nos estamos refiriendo? A la denominada diarrea del viajero; también conocida como diarrea del turista o gripe intestinal. Se trata de un trastorno en el tracto gastrointestinal que produce dolor abdominal, heces acuosas o blandas, vómitos y, en el peor de los casos, fiebre.

No es grave, pero puede mantenerte en la cama de dos a tres días con todo el desajuste que supone para un viaje planificado.

Para evitar el problema procura no comer alimentos crudos. Igualmente, es mejor que peles las frutas y verduras. Y recuerda beber agua embotellada.

9. Incluye un pequeño botiquín

Viajar a un lugar recóndito supone adentrarse en lo desconocido. Por este motivo, nos toca ser más previsores que nunca.

Prepara un pequeño botiquín con lo más básico. Alguna pastilla para dolores comunes, alguna crema antiinflamatoria, desinfectante o vendas. Algo simple, pero que bien puede sacarte de un apuro.

10. No te olvides de contratar un seguro médico

Muchas veces la gente rechaza contratar un seguro médico por ahorrar unos euros o porque lo considera un gasto innecesario. Sin embargo, debería plantearse como una de las inversiones más importantes del viaje.

Ten en cuenta que el seguro médico no tiene por qué estar relacionado exclusivamente con las enfermedades tropicales, sino que puedes sufrir otros accidentes en el lugar menos esperado. Y más si tenemos en cuenta lo inusual del destino.

A nadie le gusta ponerse en lo peor, y menos durante la planificación donde todo es positivismo y alegría. Pero no podemos pensar que las cosas malas únicamente les suceden a los demás. Y en un viaje de semejante envergadura hay que ser más previsores si cabe.

Además, en algunas regiones es incluso un requisito obligatorio para poder entrar en el país.

Por ejemplo, si pretendes adentrarte en Irán necesitarás tener hecha la reserva de hotel, incluir dos números de contacto, llevar dinero en efectivo y el correspondiente seguro médico validado para dicho país.

Del mismo modo, si piensas viajar a Cuba, ten en cuenta que deberás contar con una asistencia al viajero para cubrir un posible gasto médico, el servicio de urgencias o la repatriación.

Si tu destino va a ser las islas Galápagos, también es obligatorio que conciertes tu seguro de viaje.

Finalmente, si te decantas por Argelia que sepas que el seguro de viaje es imprescindible.

En resumidas cuentas, apostar por un seguro médico de cobertura internacional puede evitarte grandes problemas (físicos y, sobre todo, económicos) y quebraderos de cabeza a tu vuelta.

Toma nota también de estas recomendaciones:

  • No consumas hielo o helado en zonas de alto riesgo, es decir, zonas con malas condiciones higiénico-sanitarias.
  • No te laves los dientes con agua que no sea segura.
  • Hierve la leche antes de consumirla si no está pasteurizada.
  • Bebe únicamente agua embotellada, hervida, filtrada o que haya sido potabilizada con pastillas especiales (se pueden adquirir en la farmacia).

En definitiva, viajar es un placer sin igual. Es la vía de escape perfecta para huir de la rutina o los problemas. Y apostar por un paraje exótico es la mejor forma de romper con todo y vivir una experiencia irrepetible.

Pero como dicen, más vale prevenir que curar. Así que haz caso de las recomendaciones y no te olvides de visitar a tu médico a la vuelta si notas algún síntoma extraño.

Es necesario que tengas en cuenta que algunas enfermedades tropicales no se manifiestan inmediatamente y pueden presentarse unos meses más tarde. Por esta razón, es imprescindible que lo pongas en conocimiento de tu médico lo antes posible.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.