Blog de e-park

Consejos de ciberseguridad para empresas

El uso generalizado de Internet ha hecho que las empresas sean vulnerables a los ciberataques. La seguridad informática en el ámbito empresarial es una preocupación creciente. Todo negocio basa gran parte de su productividad en la conectividad, ya sea para comunicarse entre los propios empleados, para hacerlo con clientes o para archivar documentos o datos importantes. Por eso, la ciberseguridad se ha convertido en un pilar fundamental en cualquier empresa.

Cada día son más las empresas, tanto grandes como pequeñas, que toman conciencia de los riesgos que implica no prevenir los ataques cibernéticos. Por eso, la inversión del tejido productivo en materia de seguridad informática ha crecido en los últimos años.

No obstante, aunque se ha avanzado en este terreno, aún hay muchas entidades que ven el peligro como algo más teórico que real. Creen que solo corren riesgos quienes son más grandes y que ningún ciberdelincuente se fijaría en su negocio.

¿Cuál es la consecuencia de esto? Que, en realidad, son las pequeñas y medianas empresas las que están más expuestas y las que, consecuentemente, acaban teniendo que soportar un mayor número de ataques.

Piénsalo de esta manera: si tú tuvieses malas intenciones ¿a quién preferirías enfrentarte, a una gran empresa con una enorme seguridad y un mayor volumen de datos o a una pequeña empresa con seguridad nula aunque posea menos datos interesantes?

Los ciberdelincuentes buscan abrir brechas de seguridad en los sistemas informáticos de las empresas. Por eso, hoy queremos hablarte acerca de la ciberseguridad en empresas, su importancia y algunos consejos para que tu empresa esté protegida.

¿Qué es la ciberseguridad?

La seguridad informática es simplemente eso, un conjunto de acciones y medidas que te ayudan a que la información que está almacenada en tus ordenadores o en la nube se mantenga protegida y segura.

Si lo extrapolamos a lo más sencillo posible como, por ejemplo, conectar tu teléfono móvil por la mañana, el hecho de hacer que el propio dispositivo te pida un código de seguridad para iniciar su sistema operativo es una medida de ciberseguridad.

En este caso, está claro que una brecha o fallo en la seguridad que deberías evitar es tener una pegatina en la parte trasera de tu teléfono con tu número de seguridad escrito para que no se te olvide.

Es un ejemplo muy simple, pero es muy gráfico y nos sirve para entender la base de lo que es la seguridad informática y el peligro que pueden tener los fallos en la misma. En una empresa siempre hay que trazar planes preventivos. De esta manera, te podrás proteger y prevenir posibles ataques.

Quizá hayas escuchado hablar de estrategias de seguridad informática como los antivirus, los firewalls, las contraseñas complejas o la protección de la red wifi, solo por citar algunas medidas efectivas.

Cifras relacionadas con la seguridad informática

Mcafee, la empresa de seguridad, ha hecho públicos datos recientes y ha llegado a una serie de conclusiones bastante alarmantes. Solo durante el año 2017, por ejemplo, los ataques informáticos han supuesto un coste de alrededor del 0,8 % del PIB mundial. Esto quiere decir que han costado cerca de 600 000 millones de dólares. Solo hay dos delitos que superan esta cantidad: la corrupción y el tráfico de drogas.

Con estos números, se pone de manifiesto que los hackers se mantienen a la vanguardia de las tecnologías, mientras las empresas están todavía intentando adaptarse, algo que supone un gran peligro. Su forma habitual de proceder es utilizar una técnica denominada ransomware para, a través de un virus, robar datos que las empresas tengan digitalizados, impidiendo que puedan acceder a ellos.

Esta técnica se asemeja mucho a un secuestro de datos, pues lo siguiente que hacen es pedir un rescate a la empresa en cuestión para liberar esa información.

Los elementos de seguridad online, por tanto, están especialmente diseñados para evitar estos ataques. Por un lado, sirven para proteger los datos que se recogen de manera digital. Por otro lado, se usan para mantener a salvo los datos personales, tanto de clientes como de los trabajadores.

Esto resulta especialmente importante ahora, con el nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), para que toda la información sensible de la compañía se mantenga protegida.

Algunos consejos de seguridad informática que mantendrán protegido tu negocio

Nadie está exento de sufrir ataques cibernéticos, especialmente las empresas, pues tienen en su poder una gran cantidad de datos sensibles que resultan muy atractivos para algunos delincuentes informáticos.

Los ataques pueden acabar costándote una gran cantidad de dinero y disminuyendo enormemente tu reputación.

¿Qué puedes hacer? Veamos algunos consejos de ciberseguridad que puedes poner en práctica en tu empresa para estar completamente protegido.

1. Almacena los datos adecuadamente

Debes saber, en todo momento, quién y dónde se custodian los datos de tu empresa. Además de que la ley te obliga a tener especial cuidado con los datos de carácter personal, es clave para tu seguridad informática llevar registros sobre ello.

Hay quien utiliza diferentes soportes para los mismos, ya sean discos locales, la nube, dispositivos móviles, sistemas basados en discos o cualquier otro.

Asegúrate de almacenar en espacios seguros toda la información, elabora procedimientos para el tratamiento de la misma y planes de acción en caso de brechas de seguridad.

Lo esencial es que audites los datos que posees y que identifiques cuáles de ellos son públicos y no necesitan tener protección, cuáles tienen algo de importancia y habría que asignarles algún tipo de seguridad y cuáles son realmente importantes y deben tener una seguridad estricta.

Estos últimos son los más críticos, pues son los que afectarían en mayor medida a tu empresa en caso de verse comprometidos.

2. Realiza backups de manera periódica y crea puntos de restauración

Los backups harán posible que dispongas de copias de seguridad periódicamente, lo que puede resultar crucial en el caso de perder todos tus archivos debido a un ataque cibernético.

Dependiendo de tu volumen de datos, podrás hacerlos una vez al día o con mayor o menor frecuencia. También es importante saber usar los puntos de restauración, que te permiten que cualquiera de tus dispositivos vuelva al momento anterior a comenzar a sufrir problemas.

3. Registra los accesos a los datos

Elabora una lista para saber quién puede acceder a determinados datos, establece accesos limitados, contraseñas seguras y procedimientos claros, para que todos los trabajadores sepan cómo actuar en caso de fallos en los sistemas de seguridad. Además, lo ideal es registrar cada acceso en el momento en el que se produce, para identificar al empleado que lo lleva a cabo.

4. Controla los dispositivos a través de los cuales se accede a los datos

El teletrabajo es una práctica que se ha extendido mucho en los últimos años y que exige facilitar a los trabajadores el uso de sus propios dispositivos ordenadores, tabletas o teléfonos inteligentes para desarrollar su labor. Esto es algo que aumenta enormemente los riesgos a los que se expone tu empresa.

Una forma de asegurar la seguridad de estos procesos es activar un sistema de protección de dispositivos de última generación. De esta forma, los aparatos podrán establecer comunicaciones unos con otros pero, a su vez, se aislarán aquellos pueden ser víctimas de un ataque.

5. Realiza un estudio de riesgos

No es eficiente protegerte de todos los riesgos que existen, pues necesitarías mucho tiempo y un presupuesto elevado. En cambio, lo que facilita tu seguridad informática es realizar un estudio de riesgos.

Ya hemos hablado de que los hackers están siempre en la vanguardia de las tecnologías, por lo que los ataques varían y mejoran de manera constante. Por eso, es importante trabajar con herramientas que rastreen cualquier tipo de amenaza y que, además, actúen para eliminarla.

Hay empresas que, incluso, contratan a sus propios hackers para que intenten romper su seguridad y acceder a sus datos. De esta manera, pueden comprobar cuáles son sus puntos débiles y trabajar para que dejen de serlo.

6. Utiliza contraseñas sólidas y anima a tus empleados a hacer lo mismo

Una de las buenas prácticas que deben adquirir todos los miembros de una empresa que maneje datos de valor es el uso de contraseñas seguras. Hay que evitar las que hacen referencia a nombres o fechas de nacimiento.

Para obtener una mayor seguridad, es recomendable intercalar letras con números y símbolos, y utilizar mayúsculas y minúsculas. Las mejores contraseñas son las que, en esencia, no tienen ningún significado y que, además, se utilizan una única vez. Aunque esto solo sirve si no se dejan apuntadas en ningún sitio.

Como has podido comprobar, cualquier precaución que tomes para mantener la seguridad informática de tu empresa es poca. Sabes que los hackers van un paso por delante, así que, como mínimo, has de intentar ponérselo difícil. Lo ideal es contar con una empresa de ciberseguridad que se encargue de todo. Estará al día en este campo y podrá asegurarte una protección mayor que la que puedes conseguir por tu cuenta. En ocasiones como esta, cualquier gasto deja de serlo para convertirse en una inversión.

Esta página web utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.