Blog de e-park

Wifi en el coche. Dispositivos y tarifas de operadoras aconsejables

Hoy en día tenemos la impresión de que todo está conectado a Internet, y lo que no está conectado a esta red parece que queda como fuera del mundo. De este modo, ya no solo basta con tener nuestro smartphone, tablet u ordenador, sino que estos avances también han llegado hasta los altavoces inteligentes o las televisiones. Y aquí es donde surge una nueva duda e incógnita, ¿por qué los coches no quedan también como otro dispositivo más?

La conectividad también en los coches

Este concepto es algo que puede ser bastante útil para los coches familiares, sobre todo en los que los niños tendrían la posibilidad de conectarse a la red para jugar o ver contenidos en directo. Ahora bien, para conseguir Internet en el coche es necesario contar con una serie de requisitos. De hecho, el consumo de los datos es un factor que juega en contra de este aspecto ya que si disponemos de Wi-Fi en el coche también debemos tener en cuenta que la señal no sería del todo estable al estar siempre en movimiento.

Pero al fin y al cabo es la misma cantidad y calidad que la que poseemos en una vivienda o en un móvil. Para muchas personas resulta mucho más cómodo tener Wi-Fi en el coche, sobre todo para los viajes largos, ya que lo asimilan a tener conexión a la red como si estuvieran en casa.

Y una vez que nos decidimos, tenemos que ver que hay diferentes opciones para poder tener Wi-Fi en el coche, siendo unas más costosas que otras, pero también hay que tener en cuenta a las operadoras y las tarifas que podamos adquirir en ese momento.

Coches con Wi-Fi integrado

La opción más rápida para tener Internet en el coche es buscar un coche que ya tenga integrada esta tecnología, aunque optar por lo más rápido no es siempre acertar. De hecho, muchos fabricantes de automóviles incluyen en sus modelos una eSIM integrada y una antena que permite obtener una conexión como si fuera un router de casa. Aquí habría que destacar la marca Opel y su tecnología Open On Star, Audi con AudiConnect, BMW con BMW Car Hotspot LTE o Toyota con Toyota Hotspot.

Las dos primeras opciones se caracterizan por ofrecer una eSIM integrada, mientras que el caso de BMW y Toyota es diferente porque estos elementos los debemos colocar nosotros mismos. No obstante, esta opción puede ser hasta más beneficiosa porque, de ese modo, somos nosotros mismos quienes instalamos la SIM, la cual podemos adaptar a las diferentes tarifas del propio fabricante y a las redes que esté soportando en dicho momento.

– Opel On Star. Opel está siendo uno de los principales agitadores del mercado si hablamos de conectividad, gracias a la tecnología diseñada para poder tener una conexión a Internet. La marca alemana ofrece los servicios On Star gratis el primer año y con un coste de 100 euros cada 12 meses para los años siguientes. Mediante una conexión 4G se crea una red sin cables en el interior del vehículo para que los ocupantes puedan tener esa conexión de hasta siete dispositivos conectados al mismo tiempo.

El coche tiene una tarjeta SIM integrada, por lo que no es necesario buscar un elemento exterior. Esto, por partes, tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Lo positivo es que no tendremos que preocuparnos por buscar una SIM para el coche. Pero tampoco tendremos elección sobre otras tarifas y operadores que ofrecen este servicio, el cual quedaría ofrecido por el operador que tenga el acuerdo con Opel.

– Audi Connect. Audi también ha sido una de las marcas pioneras en desarrollar este servicio para sus coches, siendo una de las marcas que más tiempo llevan apostando por esta conectividad. Aquí hay que destacar dos casos distintos de conectividad, ya que algunos coches llevan un módulo en el que se puede insertar una SIM de tamaño estándar, mientras que los Audi A4, Audi Q7 o el nuevo Audi A3 cuentan una eSIM ya integrada, o bien una SIM virtual.

Por otro lado, la red Wi-Fi de Audi puede soportar hasta ocho dispositivos conectados a la vez, así como la conexión también alcanza velocidades 4G. En las alternativas de los modelos con la eSIM integrada se puede elegir entre diferentes tarifas, que son proporcionadas por el mismo fabricante en función de la duración y los países. O bien usar una SIM de nuestro operador si vemos que tiene unas mejores condiciones para nuestros intereses.

– BMW Car Hotspot LTE. BMW tampoco ha querido quedarse atrás en el mundo de la conectividad y también ha decidido apostar por implementar el Wi-Fi en sus coches, aunque de un modo diferente a los que se han citado anteriormente. De hecho, este dispositivo de la marca queda instalado en el reposabrazos central y necesita de una tarjeta SIM de usuario para poder crear una red de Internet.

– Toyota Hotspot. Además de los coches alemanes, también existen otras opciones como la que ofrece Toyota, con un sistema similar al de BMW, el cual consiste en un router que es compatible con cualquier modelo de la marca japonesa. Aquí el usuario tiene que insertar su propia tarjeta SIM para poder crear una red de Internet a la que se pueden conectar hasta cinco dispositivos, aunque es cierto que su precio es algo alto (300 euros).

Dispositivo MiFi para tener Wi-Fi en el coche

Estas opciones están bien si tenemos un coche de dichas marcas, pero ¿qué ocurre si nuestro coche es de otro fabricante o si el mismo no tiene coches que soporten esta opción? A simple vista podría parecer que estamos condenados a no tener conexión en el coche, pero nada más lejos de la realidad ya que siempre podemos recurrir a los dispositivos MiFi.

De hecho, hablamos de dispositivos que sirven como pequeños routers que quedan conectados al coche para lograr electricidad, aunque a veces funcionan con batería o de manera inalámbrica. Es decir, se trata de un router que se conecta al exterior a través de una SIM insertada y no a través de un cable de Fibra o ADSL. No obstante, no tienen por qué usarse siempre en un coche, pero es aquí donde se les saca un mayor partido si lo que buscamos es tener el Wi-Fi en el coche.

Por lo general, son unos elementos que permiten la conexión de entre cinco y diez dispositivos para tener acceso a variar, y aunque las velocidades pueden ser diferentes, normalmente ofrecen un máximo de 150 Mbps. Pero aquí también es necesario saber que cada modelo puede sufrir variaciones, así como también llega a influir la calidad de la señal y la velocidad que nos pueda ofrecer la operadora. Los modelos más populares son los siguientes:

– Huawei E5573C. Este sistema tiene velocidades de hasta 150 Mbps y un máximo de 10 dispositivos, con un precio de 67,67 euros.

– TP-Link Router 4G. Es un dispositivo con velocidades de hasta 150 Mbps, una batería de 2.000 mAh y con un máximo de dispositivos, el cual se puede encontrar por un precio de 61,72 euros.

– TP–Link Router 4G. Este dispositivo es similar al anterior pero se le añade una pantalla, por lo que su precio aumenta hasta los 83,78 euros.

– Likeitwell Router 4G. Con algo menos de velocidad que los anteriores (100 Mbps), puede abarcar hasta 10 dispositivos, por solo 33,89 euros.

Además, también podemos encontrar los dispositivos MiFi de las operadoras, y en España las dos principales compañías que ofrecen este servicio son Movistar y Orange, los cuales quedan integrados con las tarifas de las propias operadoras.

– Movistar Car. Ha sido una aparición reciente que permite tener entre 3 y 4 Gb de datos en modo 4G por 3 euros mensuales, y además ofrece un sistema de navegación, alertas, ubicaciones y más funciones extras.

– CarWiFi de Orange. Se trata de un invento que llegó en 2015 con Huawei como colaborador y es un caso similar al de Movistar, con un router 4G que permite tener una conexión con velocidades de hasta 120 Mbs y hasta 10 dispositivos conectados. El mismo funciona con un duplicado de la tarjeta SIM.

Smartphone como punto de acceso para tener Internet

Otra de las opciones que tenemos para poder conectarnos a Internet en el coche es usar el móvil como si de un router se tratara. Bien mediante un cable de carga o USB para conectarlo a un ordenador, o usando el modo de compartir datos, aunque para ello también debemos tener una buena tarifa que nos permita poder gastarlos sin que nos preocupe. Aquí la única desventaja sería la batería, pero también lo podemos ir cargando con el adaptador del coche.

¿Cuál es la tarifa más adecuada?

Las opciones anteriores necesitan tener una tarifa con el operador, bien por duplicar la SIM con la tarifa actual o bien por usar una SIM diferente. En estas opciones lo más recomendable es optar por la compañía que más datos nos ofrezca.

En definitiva, estas son las alternativas que tenemos en la actualidad para poder tener Internet en el coche, ¿cuál elegirías?

Aquesta pàgina web utilitza cookies per millorar els serveis oferts. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús i instal·lació. Per a més informació faci clic aquí.